La genética podría resucitar al mítico Uro

Se le puede considerar como el padre de la mayor parte de los bóvidos actuales y no hace tanto tiempo poblaba las praderas europeas. El Uro (Bos taurus primigenius) era una raza de enorme toro que nuestros antepasados paleolíticos ya pintaban en las cavernas y que desafortunadamente desapareció hace unos 400 años. La caza indiscriminada y la desaparición de sus hábitats naturales, los grandes bosques europeos, los fue exterminando, y sólo sobrevivieron en Polonia hasta el siglo XVII. Ya en la Edad Media sólo se los veía en Alemania y en los bosques polacos de Jaktorów y Wiskitki. En estos últimos sobrevivieron más tiempo porque eran propiedad del rey, y sólo él tenía derecho a caza allí.

Algunos ejemplares llegaron a medir 2 metros y su imponente imagen estuve presente por todos los bosques de Europa hasta 1627, año en el que pasó a la infame lista de especies extintas. La comparación con el toro actual ya nos da una imagen del impresionante animal ante el que nos encontramos.

Sin embargo, en estos días ha surgido una interesante iniciativa llevada a cabo por un consorcio de científicos europeos que utilizan ADN secuenciado de dientes de uro para llevar a cabo un innovador programa de reproducción. Los investigadores del proyecto están seleccionando ganado bovino vivo que aún tiene genes de uro.

Los criadores cruzarán después ese ganado para conservar el ADN pertinente, desechar el resto y conseguir bóvidos que, en una década, se espera tengan el aspecto de sus extintos ancestros y actúen como ellos.

Más información y fuentes: National Geographic | Natura Curiosa

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.