El agua no tiene memoria, pero el pelo sí

Crédito foto: Pink Sherbet (creative commons)

¿Te encantó aquel trago de agua de manantial que probaste en tu excursión por el Pirineo aragonés? ¿Recuerdas con cariño lo que disfrutaste bebiendo un buen trago de agua en la fuente de tu pueblo? Pues si no lo recuerdas, tranquilo. Tu cabello lo hace por ti.

En efecto, aunque resulte increíble, muy pronto los científicos podrán ser capaces de seguir el rastro de los lugares en los que has estado, analizando los compuestos químicos presentes en tu pelo. Esto es posible porque las moléculas de agua difieren ligeramente en sus porcentajes de isótopos, dependiendo de los minerales presentes en el manantial del que brotan las aguas.

Recientemente, científicos estadounidenses han publicado un estudio en la revista The Journal of Agricultural and Food Chemistry, en el que han demostrado ser capaces de identificar el manantial en el que nace el agua de 33 muestras, tomadas en otras tantas ciudades de los Estados Unidos, simplemente analizando sus porcentajes de isótopos.

Dado que nuestro cuerpo descompone el agua en sus átomos constituyentes de H y O para construir con ellos las proteínas con las que se crean las células capilares, una muestra de cabello humano preservaría la “hoja de ruta” de la persona a la que se le extrajo.

Obviamente esta información puede ser importantísima para que los agentes de la ley sitúen a los sospechosos en alguna ciudad concreta (siempre que hayan probado el agua de sus manantiales). Lo cual me lleva a otra pregunta:

¿Beberán agua mineral embotellada los asesinos profesionales a partir de ahora, para despistar a los criminalistas?

Me enteré leyendo Science.



Por maikelnai
Publicado el ⌚ 8 julio, 2010
Categoría(s): ✓ Tecnología