Humorsofía

Dos reseñas sobre un género que últimamente (cosa rara en la Historia) está teniendo publicaciones regulares. Me refiero a los libros sobre Filosofía con humor o que destacan anécdotas, rarezas, retuercen rumores sobre filósofos o filosofías, concentran el discurso en lo más plástico o literario…

En fin, divulgaciones más o menos editables que buscan, yo creo, algo de hueco en las publicaciones y algún caudal (aunque escaso) en el capital.

Sin embargo de entre todos los que he revisado (y no son pocos) me han complacido sólo cuatro o cinco. La condición que me he puesto en este comentario es que tengan algo de humor y filosofía. Por ello, y para no agobiar, citaré tres que me han resultados atractivos y sugerentes:

Platón y un ornitorrinco entran en un bar, de Thomas Cathcart y Daniel Klein.

Estos dos autores fascinan en la estructura del libro y en algunos de sus chistes. El libro se lee de un tirón y resulta atractivo e ilustrativo. Sin embargo peca de cierta superficialidad cansina en chistes obvios o excesivos (esta es una parte pequeña de los textos así que no decae la originalidad). Muy recomendable y fresco.

Y para los que aprecien el entresijo de las vidas de los autores y su anecdotario:

Filosofia para bufones, Pedro González Calero

No creo que con este último se vaya a aprender filosofía en cantidad pero sirve para estructurar la “Histeria” de la Filosofía con autores imprescindibles aunque excéntricos y con esquemas cognitivos que van formando un interés por las líneas ideológicas básicas a base de carcajadas pero recordemos que la alegría despierta el ánimo, oxigena el cerebro y dispara las endorfinas para hacernos la vida más filosoportable (y más longeva, como demuestran los estudios).

Yo nunca he sido amigo de saber mucho sobre la vida de los otros, tampoco la de los “grandes hombres” (“somos enanos en brazos de gigante”) pero reconozco que, sobre todo, la parte moderna y contemporánea del libro es especialmente interesante.

Y por fin un libro de gran y reciente éxito, que puede encantar a los que amen a los famosos personajes televisivos y que intenta no desencantar a los amantes de la sabiduría dando profundidad y rigor a las tesis que plantea. ¿Para qué analizar la personalidad y andanzas de estos ciudadanos televisivos? Entre otras cuestiones considero que los autores intentan demostrar los vínculos con la sociedad norteamericana y occidental por extensión y capitalista por antonomasia.

Los Simpson y la Filosofía.

En los Simpson hay una sátira muy adulta (no creo que sea una serie para niños, ni siquiera para mandriles preadolescentes) además de una crítica, pone en crisis el sistema, es decir lo analiza, descaradamente, dispara contra todo lo que se mueve en las nubes del poder.

Y, como ellos dicen este libro “no busca reducir la filosofía a un mínimo común denominador: no nos hemos propuesto bajar el listón para que lo entiendan los tontos.

Al contrario, esperamos conseguir que nuestros lectores no especializados lean más filosofía, del tipo del que no necesariamente se ocupa de la televisión.”

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.