Cigüeñas, piratas y éxitos económicos

Por Ambrosio Liceaga, el 17 agosto, 2010. Categoría(s): Divulgación
Publicidad

Las constelaciones nos engañan, nos hacen creer que estrellas muy alejadas están agrupadas y cercanas. Del mismo modo, cuando observamos dos acontecimientos simultáneos tendemos a relacionarlos y creer que uno es causa de otro. Y eso ocasiona todo tipo de errores.

Correlación no implica causalidad. Esta frase resumiría todo el contenido de esta anotación pero parece necesario explicarla un poco viendo como se confunden en el día a día. Imaginemos que un investigador intenta averiguar las causas de la calvicie. Un análisis muy simple demuestra que las personas sin pelo suelen tener peor audición. ¿Hemos descubierto una relación importante entre la calvicie y la sordera? Tal vez no. Todos perdemos audición con la edad. Y la mayoría también pelo.

Podemos encontrar otras muchas correlaciones sin causa real. Desde estudios que demuestran la relación entre la población de cigüeñas en una localidad y el numero de nacimientos a los que vinculan el aumento de la temperatura en nuestro planeta con la disminución del número de piratas en activo. Si las comparaciones son lo bastante chocantes, nuestro sentido común nos ayuda a rechazarlas. Pero es bueno recordar que, a veces, el sentido común se equivoca totalmente.

El gráfico lo deja claro

Imaginemos que un hipotético estudio médico descubre que los consumidores habituales de caviar de alta calidad sufren menos enfermedades y viven más años. Puedo imaginar ese titular en algunos periódicos, especialmente ahora que estamos en verano. Incluso suponiendo que el estudio este bien realizado eso no garantiza  el caviar sea la causa. Tener mas dinero, mejor atención médica o vivir en el primer mundo serían factores a considerar. Y, en ese caso, sería fácil sospecharlo.  Pero, ¿y si cambiamos el consumo de caviar por el consumo de bayas del goji? Ahí nuestra intuición no nos dice demasiado. Se necesitaría una detallada investigación para confirmar si un producto tiene o no efectos positivos. Aún más para descubrir el mecanismo y asegurarse de que no hay otros efectos implicados. Pero, en la práctica, un artículo sin verificar puede convertir un alimento en una moda y llenar titulares de periódicos. Después, da igual que la OCU descubra que acumulan tóxicos o que se denuncie, con buenos argumentos, que las famosas bayas del goji son un completo fraude.

Podemos ir más allá y extender esta filosofía a otros aspectos de la vida. Imaginemos un cambio de gobierno tras el cual mejora fuertemente la economía de un país. Esa mejoría ¿es gracias a sus medidas o a pesar del ellas? ¿Causalidad o simple correlación? Es difícil estar seguro porque cada postura suele tener el apoyo de prestigiosos informes económicos…. totalmente contradictorios. Un razonamiento similar nos llevaría a poner en duda muchas historias de éxito en política, finanzas o gestión de empresas. Para quien tenga curiosidad en el tema, recomiendo el fantástico libro “Fooled by Randomness” de Nassim Taleb. En mi modesta opinión, el universo puede ser mucho más sutil  y complejo que lo que parece a simple vista. Olvidarse de ello, es olvidar la principal razón para encontrarlo tan interesante.



Por Ambrosio Liceaga, publicado el 17 agosto, 2010
Categoría(s): Divulgación

 

Publicidad