Brutus, mi amigo peludo de 400 kilos

Por maikelnai, el 28 agosto, 2010. Categoría(s): Biología • Curiosidades
Publicidad


Esta es la breve historia de Casey Anderson, un chaval de Montana nacido en 1975 al que el hecho de vivir junto al Parque Nacional de Yellowstone marcó desde muy pronto. Cuando era niño, sus amigos le llamaban “el imán de animales”, y como podéis ver en el vídeo, el chaval ha vivido rodeado de hurones, mapaches, perros de tiro y demás bichos más o menos pequeños. Con el tiempo estudió biología, viajó a Kenia a un orfanato de elefantes, tuvo un pequeño altercado con un puma y terminó trabajando en el gran parque de Montana.

Más tarde Brutus se cruzaría en su camino. Este cachorro de Grizzly huérfano iba a pasar por la eutanasia puesto que la población de osos pardos estaba por encima de lo aconsejable. Casey lo adoptó y comenzó una relación personal con el oso que aún perdura. Al estar acostumbrado al hombre, Brutus es el asistente perfecto en las actividades conservacionistas que se ofrecen a los visitantes. Hoy vive en semilibertad y cuando no está participando en alguna película o rodando algún comercial, se dedica a pasear por las instalaciones del Montana Grizzly Encounter, un grupo fundado por Casey en el año 2004 dedicado al rescate de osos y a la concienciación medioambiental.

Salvando las distancias, la historia me ha recordado bastante a la de nuestras Paca y Tola, las dos osas asturianas huérfanas a las que el FAPAS rescató en 1989. He tenido el gusto de visitarlas varias veces, y realmente comprendo la fascinación que Casey dice sentir por este hermoso animal.

La información la encontré en National Geographic.



Por maikelnai, publicado el 28 agosto, 2010
Categoría(s): Biología • Curiosidades

 

Publicidad