“Hey tío, conduces de pena”

Típico conductor matón Neanderthal que no tiene Smartphone. | Fuente imagen: Portalcoches

Seguro que en ocasiones te ha apetecido decirle al coche de al lado lo que piensas de su “depurada” forma de conducción. Si has bajado la ventanilla para “expresarte”, mal hecho. La ira y el acoso son pésimas actitudes, recuerda que la violencia nunca es la solución. En lugar de eso prueba con una nueva app para Smartphone llamada Bump.

Si te la instalas, lo único que tienes que hacer es sacarle una foto a la matrícula del coche de delante con la cámara del teléfono. Luego la app enviará la foto a la base de datos donde el software asociará el número de la matrícula con el del teléfono del propietario comprobando si también es usuario del servicio. Si es así, Bump enviará mensajes a su teléfono sin revelar el número de teléfono del emisor. De este modo se cumple con la ley de protección de datos ya que solo los usuarios registrados que se descargan la aplicación (aceptando sus condiciones legales) recibirán los mensajes en el móvil.

Si el servicio se populariza, los extraños podrán decirse cositas de coche a coche. Obviamente Bump advierte a los usuarios de la app que solo deben usarla con el vehículo parado. ¡Veremos que dice la DGT cuando la app llegue a España!

La aplicación se ha presentado la semana pasada en California, lugar donde la empresa tiene su sede y funciona para iPhone y Android.

Claro que la cosa puede ser útil. ¡No todo va a ser acordarse de la madre de uno! Esta app podría servir para avisar al coche de delante de que pierde aceite, que tiene las luces apagadas, o la puerta abierta, o advertirle del próximo control de alcoholemia. Y sí, también tiene futuro como método novedoso de ligar con la rubia del descapotable.

El jefe tecnológico de la empresa, John Albers-Mead, cree que Bump también podría ser útil en los parkings (instalando cámaras) para poner en contacto a los responsables del garaje con los usuarios, bien sea para dar avisos de emergencia, o para hacerles llegar alguna clase de oferta.

Los propietarios de flotas de camiones también podrían econtrarla de utilidad, ya que con este servicio podrían recibir mensajes de otros usuarios de la carretera, que evaluasen la forma de conducción de los chóferes contratados (o sea, “espiar” al trabajador).

La idea me parece estupenda, y le auguro una buena recepción siempre que el precio de la app no sea prohibitivo y no provoque un aumento en el número de accidentes.

Visto en New Scientist.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.