El invisible asesino de palmeras

Por Txema Campillo, el 8 febrero, 2011. Categoría(s): Biología
Publicidad

Hemos hablado en otros artículos de especies bandera, especies paraguas y, como parece que el tema de las especies invasoras está de moda, me centraré en que pasa cuando una invasora se nos va de madre.

Cuando una especie exótica/invasora llega a un ecosistema pueden darse varios tipos de evolución:

  • La especie no se adapta a las condiciones y muere. Ideal
  • La especie se naturaliza y no causa desequilibrio. No es del todo malo.
  • La especie desplaza a las autóctonas por ser más eficente que ellas. Ya empezamos a tener un problema.
  • La especie se convierte en una plaga. La cagamos, Luis.

El picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) es una especie de escarabajo perteneciente a la familia de los gorgojos procedente de Indonesia, donde por supuesto está perfectamente integrado, cuyas larvas se alimentan de la savia de las palmeras. Fue localizado por primera vez en España en el año 1994 en Almuñecar (Granada) donde unos empresarios de la construcción habían importado palmeras egipcias para decorar la urbanización que estaban construyendo. El picudo vino con ellas y su expansión desde el año es imparable.

“Bonito pero letal"

Sus favoritas son las del genero Phoenix, como la datilera y sobre todo la canaria, cuya popularidad ha permitido una rapidísima expansión de la plaga, pero ya ataca indistintamente a la de género Washingtonia, Butia, Cocos e incluso está atacando al palmito, la única palmera nativa de Europa. Una sola palmera infectada en un palmeral de 1000 palmeras es un foco importantísimo de infección.

Aspecto de una palmera afectada por picudo rojo con la característica perdida de porte de las ramas.

Cada picudo rojo en una sola puesta pone entre 300 y 400 huevos y procrean durante todo el año. Las cuatro fases (huevo, larva, pupa y adulto) conviven en el interior de un único individuo de palmera y es muy difícil la detección prematura de la infección. Se pensaba que era imposible sanar una palmera infectada pero si se coge a tiempo es posible con un tratamiento complejo que incluye cirugía y tratamientos químicos con insecticida y biológicos con hongo y nemátodos que atacan al adulto. Y todo esto ayudado con una red de trampeo y tratamiento endógeno, casi ná.

Los expertos consideran que su erradicación ya es imposible y se trabaja en paliar sus consecuencias pero en cuanto la administración pública se ha quedado sin dinero y el coste ha pasado a depender de ayuntamientos y particulares se ha dejado de tratar. La cosa pinta realmente mal para las palmeras del Levante español y Canarias.

Quisiera agradecer la colaboración de mi colega María del Carmen Sánchez, asistente técnica de la Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, servicio de Sanidad Vegetal y la revisión de Jesús Espí.

Para que comprendáis mejor el problema he subido 3 pdfs en los que podréis ampliar información:

Dossier informativo del Gobierno de Canarias (dossierCanarias)

Dossier informativo del Gobierno de Murcia (infopicudo)

Síntomas que presenta una palmera infectada (Fotos Sintomas Picudo)



Por Txema Campillo, publicado el 8 febrero, 2011
Categoría(s): Biología

 

Publicidad