El humor y la clorofila

Por Luigargo, el 5 marzo, 2011. Categoría(s): Divulgación

La imaginación consuela a las personas de lo que no pueden ser.
El humor las consuela de lo que son.

Wiston Churchill

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=s2K9ZeBe-HA[/youtube]

1. Nuestra clorofila

Entiéndase terapia en sentido figurado. Estos son unos comentarios sobre la importancia que tiene el buen humor en relación con la salud mental y la salud física aunque esté lejos la aplicación de un método científico. La sal es a  la vida lo que el disparate es al humor. La sal de la vida: envenena la tierra pero conserva y da sabor a las cosas. Humor de la tierra. Razón para crecer. Necesidad vital. Clorofila.

Pero el humor, el buen humor, no es ironía ni sarcasmo, o al menos no solamente. Es lo excéntrico que oculta un sentido. Una locura cercana. Provoca la sonrisa, la risa o la carcajada porque no es un simple ton ni son. Hay inteligencia y supervivencia, ese querer sobrevivir a ataduras y desencantos. Por ello somos el único animal sobre la faz de la tierra, hasta donde sabemos (y si se descubre que los delfines ríen de verdad, estarán también entre nosotros), (-¡vaaale!, también los chimpancés) que podemos reír/nos de otros y de nosotros, de todo y de nada.

En el video seleccionado comprendemos y nos reímos con la enorme inteligencia en el hilo conductor de los gags y en la simbología, aunque no le demos sentido del todo, que transporta cada gesto sin palabras de Buster Keaton. Todo se destruye a su alrededor pero él queda intacto como una flor rodeada de tanques. No es sólo el batacazo fácil, hay mucho más en estos fragmentos traídos a la pantalla. Comentaré algunas de estas cuestiones sin dar demasiada explicación a los símbolos. El humor destruye para construir: provoca y procura crisis, cambio.

Lorca escribió en un texto póstumo, curioso y lúcido:

Existe una diferencia marcadísima entre todos los hombres y Charlot. Todos los hombres se ríen de los peces de colores y Charlot llora por los peces de colores. En ninguna estética se ha usado el llanto de esta manera tan pura. El llanto ha sido siempre una consecuencia. Charlot hace del llanto causa, fuente aislada sin relaciones con el tema que lo produce. Llanto redondo. Llanto en sí mismo.

(Federico García Lorca, Pez, Astro y gafas. Meditación 2ª, pg 109 Ed. menoscuarto 2007)

Podemos añadir: el llanto usado como causa para la risa ajena que es la consecuencia. Un llanto sin motivo salvo hacer reír, y reír para construir, desde la crítica o la melancolía. Charlot nos hace reír por su ternura excéntrica. Nos reímos con él por la infancia perdida y nos reímos con lágrimas, con cierta amargura inteligente en un doble camino de idea y vuelta (pasado-futuro)

2. Preguntas retóricas y algunos aspectos “terapéuticos” del humor.

¿hay amargura en el humor?

¿el humor expulsa los malos sentimientos?

¿la crítica del humor es creativa siempre?

¿el humor ácido envenena las relaciones?

¿a qué no es lo mismo humor e ironía o sarcasmo?

¿el humor no es un pasatiempo sin sentido?

¿el humor cura algo las enfermedades corporales?,

¿es mejor aprender con buen humor?

Pero el humor no es sólo tomárselo con filosofía, eso no pasa de cierto conformismo existencial con aras a la supervivencia del individuo. El humor es tomárselo con filosofía vitalista, con espíritu creador, con ganas, con cierto inconformismo y cierto placer epicúreo desencadenado. Con reglas pero con enormes dosis de imaginación. Recordemos la nutrida sarta de disparates de Alicia y su mundo de maravillas del libro de Lewis Carrol que no impiden estudios muy sensatos y sesudos sobre la anticipación (seguramente inconsciente) de la teoría de la relatividad que se intuye en este libro, sobre gran cantidad de juegos de lógica matemática, sobre tantos aspectos científicos que nos sorprenden a los que empezamos tarde a conocer lo intrincado de las cuestiones científicas. Todo ello detrás de los disparates.

La imaginación y el humor tienen un uso terapéutico. Al reír se producen endorfinas que contribuyen a elevar el nivel de linfocitos en sangre y así favorecen que el cuerpo se haga más resistente a las enfermedades. Pero el humor, como todo arte, se cultiva, hay que podar lo que estropea o estorba, hay que regar regularmente, hay que sentirlo desde dentro, con naturalidad.

El sentido del humor verdadero y auténtico requiere dosis de empatía, reírse con, pues reírse de solamente se queda en el sarcasmo, que tiene otras intenciones de sana o malsana destrucción.

No descubro nada si digo que cuando uno se ríe con naturalidad expulsa los demonios, se limpia, en una especie de exorcismo. Se ha puesto de moda reír, otra cosa es que forzar la risa me parezca interesante. Hasta hay una cadena de televisión que ofrece programas de humor casi de continuo, la sexta, los monólogos se han quedado entre nosotros como una forma teatral más, ¡ha vuelto el circo Price!.

En fin, bromas aparte, se nota que la gente sabe de los beneficios del buen humor. En relación con esto tuvo un papel importante el estudio de la inteligencia emocional, en ella se destaca el control de las emociones, el optimismo sobre el pesimismo, para saber superar las trabas que impone la vida. Esta parte de la Psicología no se estructura como una ciencia, no aplica un método, no niega otras investigaciones, añade únicamente el estudio del cociente emocional como algo fundamental, no tenido en cuenta en la historia de la psicología, aventura nuevos estudios del funcionamiento de la mente que huyen de la pretensión cientifista de Skinner y los conductistas.

Hoy cualquiera habla de inteligencia emocional y muchos dicen haber leído el libro de Goleman (al final incluyo algunos conceptos claves de la inteligencia emocional). Incluso en algunas empresas se invierte en ilusión, optimismo y buen humor para que sus trabajadores resistan mejor los envites diarios, cosa que aumenta la productividad, como sabemos.

Me gustó, por ejemplo, la introducción que hace Emilio Duró (que se está haciendo famoso, incluso fue entrevistado por Buenafuente) en la conferencia que traigo a continuación. Dos son los motivos fundamentales por los que resulta atractivo este showman: sabe mantener la atención buscando la interacción con el espectador, y justifica todos los chascarrillos con una sinceridad pasmosa. Sirva como un ejemplo más. Nos reímos por empatía, complicidad y naturalidad con la puesta en escena.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=FKIkjJOI6Ww[/youtube]

Si alguien quiere saber más sobre qué es la risa, dónde se aloja en el cerebro, cuáles son sus beneficios  a partir de varios estudios hechos con pacientes puede echar un vistazo al interesante artículo que adjunto aquí:

3. Humor e inteligencia emocional.

No es necesario reír exteriorizando los sentimientos para estar de buen humor, a veces la fiesta va por dentro, como en otras ocasiones es la procesión la que lo hace. En realidad lo que Daniel Goleman explicó con su ya famosa teoría de la inteligencia emocional es que fomentar conductas optimistas (no confundir con positivas en el plano de los beneficios materiales) nos da más posibilidades de éxito, es decir, nos prepara mejor, nos hace vivir mejor. Por el contrario el pesimismo nos hace débiles (la enfermedad también acecha más fácilmente en este caso). Los esfuerzos que se hacen para que la gente explote sus mejores cualidades revierten en beneficio para todos, en salud y economía.

Por eso creo que si queremos superar los listones que ponen la circunstancias una de nuestras mejores herramientas es el humor, que también se autoeduca como nos enseña la inteligencia emocional. Por ello reseño, para finalizar, algunas de las ideas más notables del libro de Daniel Goleman “Inteligencia emocional”:

El cerebro emocional
Durante la década de los 80, numerosas investigaciones se centraron en la biología de la personalidad y de las emociones del ser humano. Entre las conclusiones, encontraron que al menos una porción de la inteligencia y personalidad están determinados por los genes.
Cociente intelectual e inteligencia emocional
El cociente intelectual (CI) contribuye con apenas un 20% de nuestro éxito en la vida el 80% restante es el resultado de la inteligencia emocional, que incluye factores como la habilidad de auto motivación, la persistencia, el control de los impulsos, la regulación del humor, la empatía …
Conócete a ti mismo
A primera vista, podría parecer que nuestros sentimientos son evidentes. Sin embargo, a menudo ellos se esconden de nosotros. La autoconciencia emocional es un estado neutral que le sigue a la autoevaluación, incluso durante las emociones intensas.
Mayer lo denomina estar “consciente de nuestro humor y de nuestros pensamientos sobre ese humor”. Para fines prácticos, reconocer un humor desagradable es sentir el deseo de superarlo. Este reconocimiento se distingue de los esfuerzos que hacemos para no actuar movidos por un impulso emocional.
Esclavos de la pasión
Un sentido de auto dominio y la habilidad de soportar las tormentas emocionales han sido elogiadas como virtudes desde los tiempos de Platón. Una vida sin pasión sería aburrida; la meta es tener las emociones apropiadas, sentir de manera apropiada a las circunstancias.
La aptitud magistral
La motivación positiva es una clave para el logro de cualquier objetivo. Los atletas, músicos, y grandes maestros del ajedrez exitosos se distinguen por la capacidad de motivarse ellos mismos para llevar a cabo una rutina de entrenamiento implacable.
Las raíces de la empatía
Las emociones rara vez se expresan en palabras es más frecuente que se manifieste por otras vías. La clave para intuir los sentimientos de otro está en la habilidad para interpretar los canales no verbales: el tono de voz, los ademanes, la expresión facial, etc.
Las artes sociales
Una competencia social clave es lo bien o mal que la gente expresa sus propios sentimientos. Por supuesto, las demostraciones emocionales tienen consecuencias inmediatas en el impacto que producen en las personas que la reciben.
La mayor parte del contagio social es muy sutil.
Oportunidades
Luego de haber demostrado la modificación de pautas emocionales que han sido aprendidas, queda una pregunta importante por hacer ¿qué pasa con aquellas conductas que pertenecen a nuestra herencia genética? Esta variedad emocional cae dentro de la gama del temperamento.
Alfabetismo emocional
Los estudios en niños demuestran un declive en las condiciones emocionales a lo largo de la industrialización del mundo. Esta tendencia refleja ansiedad y depresión, desórdenes de atención y conductas delictivas.
Tanto a niños como a adultos se les debería entrenar en las habilidades emocionales básicas.


Por Luigargo, publicado el 5 marzo, 2011
Categoría(s): Divulgación

 

Publicidad