Sol, vitamina D y cáncer

Por Sergio Pérez Acebrón, el 4 agosto, 2011. Categoría(s): Medicina

Durante la última década hemos sido bombardeados con las bondades de ciertos productos anticancerígenos o antioxidantes. Complementos vitamínicos, alimentos e incluso actividades que según sus defensores podrían prevenir la aparición de ciertas enfermedades, especialmente cáncer.

Dichos productos se mueven entre un amplio espectro que abarca desde productos milagro con un bajo o nulo apoyo de datos científicos hasta unos pocos apoyados por un creciente número de investigaciones. Entre estos últimos se encuentra la vitamina D*, la cual podría jugar un importante papel en la prevención de algunos tipos de cáncer.

La conexión entre la falta de vitamina D y el cáncer de colon se sugirió hace ya más de 3 décadas. Un análisis de la mortalidad por este tipo de cáncer en EEUU indicó una clara correlación con la falta de exposición solar y no con otros factores como la alimentación. ¿Qué relación tiene la exposición solar con nuestro metabolismo?: la radiación solar, en especial la UV, es necesaria para la síntesis de vitamina D. Esta vitamina tiene que ser sintetizada en nuestro organismo ya que los niveles procedentes de los alimentos (el salmón, por ejemplo) no son normalmente suficientes.

“Mortalidad por cáncer de colon en EEUU indicada de azul (baja; ) a rojo (alta). La magnitud de la insolación anual viene indicada por isolíneas de verde (baja insolación) a rojo (alta).

Desde entonces se han realizado numerosos estudios sobre la importancia de la vitamina D y su relación con diferentes tipos de tumores. En la mayoría de los casos su papel protector no está nada claro pero en el caso del cáncer de colon las evidencias empiezan a acumularse en favor de esta hipótesis.

En primer lugar un meta análisis de estudios de prevención de cáncer de colon sugiere una reducción del 50% en la incidencia en pacientes que tomaron suplementos de vitamina D de forma controlada. Dichos complementos fueron administrados hasta alcanzar niveles en sangre similares a los de una persona que, por ejemplo, se encuentre en la zona del Mediterráneo en verano**.

En segundo lugar los complementos de vitamina D potencian la acción de algunos tratamientos contra el cáncer de colon.

Finalmente, existe una clara relación entre el metabolismo del intestino y la vitamina D. Recientes estudios, entre los que destacan los llevados por el Dr. Antonio Muñoz del IIB , demuestran que derivados de la vitamina D y su receptor inhiben una señal celular íntimamente ligada con la regeneración del intestino y cuya desregulación es esta relacionada con más del 80% de los tumores de colon.

¿Es recomendable tomar complementos de vitamina D?

Esta es una pregunta difícil. En primer lugar hay que tener en cuenta que un exceso de vitamina D también es perjudicial ya que puede derivar la aparición de depósitos de calcio. Por tanto los niveles tienen que ser siempre controlados por un profesional médico.

“Vitaminas: de izquierda a derecha píldoras de glinko biloba, complementos multi-vitamínicos y complementos de vitamina D”

En segundo lugar no hay consenso sobre su eficacia: El Instituto Nacional de Cáncer de EEUU no se posiciona a favor o en contra de los complementos de vitamina D, por otro lado la Organización Mundial de la Salud considera que hay evidencias claras que apoyan la relación entre los niveles de vitamina D y exposición solar con la baja incidencia de algunos tipos de tumores incluido el de colon, aunque no he podido confirmar su posición frente a los complementos de vitamina D.

Está claro que una exposición solar adecuada se postula como una buena y agradable solución para la prevención del cáncer de colon, pero desgraciadamente no todo el mundo tiene esa oportunidad. Mi opinión es que dada la incidencia del cáncer de colon (alrededor del 7% a lo largo de la vida) bien merece la pena que los organismos públicos de la salud inviertan en meta análisis sobre los complementos de vitamina D y/o sus análogos; o bien realicen estudios propios para determinar si estos complementos podrían ser útiles para aquellas personas que viven en zonas con poca insolación anual.

Referencias y aclaraciones:

Vitamin D signalling pathways in cancer: potential for anticancer therapeutics. Deeb et al. Nature Reviews Cancer (2007)
National Cancer Institute (Vitamin D)
Vitamin D and Wnt/beta-catenin pathway in colon cancer: role and regulation of DICKKOPF genes. Pendas-Franco et al. Anticancer Research (2008)
Vitamin D Insufficiency Due to Insufficient Exposure to Sunlight and Related Pathology. Johnson, Lana R. (2010)

*No hay que confundir vitamina D con la vitamina C. El suplemento de vitamina C no se ha probado efectivo en el tratamiento de varias enfermedades e incluso podría ser contraproducente para la salud (ver MalaCiencia).
**85 nmol de 25(OH)D3 por ml de sangre. La estimación de radiación que corresponde con esos valores fue recogida en una conferencia del Dr. A. Muñoz.



Por Sergio Pérez Acebrón, publicado el 4 agosto, 2011
Categoría(s): Medicina

 

Publicidad