Alerta magufo: tonterías de “aurora boreal”

Si tratara de escribir un texto humorístico tratando de parodiar la veta de productos milagrosos no me saldría un artículo tan descacharrante como el que se marca Guillermo Moratinos en El Confidencial. En un artículo sembrado de pseudociencia, el autor relata las bondades de una terapia llamada “gotas de lluvia” inspirada por la energía de las auroras boreales:

La aplicación de los aceites esenciales se realiza a partir de un tipo de masaje que se inspira en las enseñanzas de los indios Lakotas, nativos de Norteamérica. Éstos recibían la energía de las auroras boreales recogiéndola con sus manos para proyectarla, posteriormente, en la espina dorsal. La técnica producía mejoras espectaculares en su salud.

Como dice J. M. Mulet en la lista de Amazings, es una pena que los pobres indios Lakotas no utilizaran esos rayos energéticos, a la manera de los Caballeros del Zodiaco, para curarse la viruela que les contagiaron franceses e ingleses. Pero ahí no acaba la cosa. Este ungüento tiene aún más supuestas propiedades:

…los aceites llegan a los lugares más recónditos del cuerpo y expulsan las bacterias y los virus, lo que supone “una poderosísima herramienta para recuperarnos”. (…) pueden ayudar a curar enfermedades como la lumbalgia, la esclerosis, la fibromialgia, la gripe, el estrés o la escoliosis, de la que afirma que se puede llegar a conseguir una recuperación de la posición natural de la espalda del 90 por ciento. Esto se produce en casos en los que el factor bacteriano es el causante de la enfermedad, ya que los aceites, que viajan muy rápido por el cuerpo, eliminan los virus existentes.

Es decir, que estos señores han descubierto el origen bacteriano (o vírico, no se aclaran muy bien) de la escoliosis ¿y no optan al Nobel de Medicina? Qué gente tan humilde y desprendida. Por último, como no, aparece el recurrente “equilibrio”, que igual te entra por los poros, por las orejas, que por el nervio olfativo, oiga.

Los cambios en el estado emocional se producen porque las micropartículas de los aceites pasan del nervio olfativo al sistema linfático. Los olores llegan a la memoria haciendo efecto sobre la experiencia que necesitamos resolver para estar en equilibrio.

Dice la autora de estas “gotas de lluvia” que hay aceites que sirven “para sacar nuestro niño interior”. Lo que es seguro que le sacarán a usted si cae en uno de estos reclamos fraudulentos es el dinero y el valiosísimo tiempo que podría haber ganado yendo al médico. Lo que por lo visto no hay manera de sacar a algunos periodistas, como el autor de este panfletillo de aurora boreal, son los colores. | Vía: América Valenzuela

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.