“Los homeópatas no somos curanderos”

“Los homeópatas no somos curanderos, somos médicos”, sentencia Inmaculada González-Carbajal, presidente de la Federación Española de Médicos Homeópatas (sic) en La Vanguardia. Podéis acceder al artículo pinchando en la imagen:

Entrevista en La Vanguardia a la presidenta de FEMH

Continúa la pataleta de los homeópatas a raíz del reciente estudio del Ministerio de Sanidad sobre la inutilidad de esta timomedicina.

El genial Mauricio-José Schwarz ya les dio caña en su blog con la entrada La mala respuesta de los homeópatas pero por supuesto no se dan por vencidos. Y como no hay mejor defensa que un buen ataque, su presidente atribuye a la ignorancia los ataques racionales contra la homeopatía:

“Un defecto que tiene mucha gente en este país es la ignorancia (…) es un argumento que no tiene ningún tipo de fundamento más que la ignorancia como actitud”.

Poco importa que una revista médica tan prestigiosa como Lancet publicara en 2005 un metaanálisis que concluía que el único efecto de la homeopatía era el placebo, conclusión aceptada por el Parlamento Británico antes que por nuestro Ministerio de Sanidad.

Los homeópatas -esta vez doña Inmaculada- siempre contraatacan con pseudoargumentos, como la falacia de autoridad:

“La practicaron médicos muy importantes de la época”; “recientemente ha salido un oncólogo recomendando que los pacientes complementaran el tratamiento de la medicina convencional con acupuntura o con homeopatía”.

O el sofisma populista:

“Muy asentada en países como Alemania o Francia, va en aumento también en España”; “llevo trabajando 30 años con muchos éxitos en mi consulta ¿Usted cree que la gente es tonta?”

Desde las filas homeopáticas se insiste en que no puede haber placebo si “funciona” con niños y con animales (aunque se les puede dar un ¡zas! en toda la boca con este estudio y con este otro):

“La veterinaria homeopática es muy interesante porque además en los animales las respuestas son muy rápidas ¡y aquí no puede haber placebo! Y yo tengo en mi consulta cantidad de niños de 0 a 3 años ¿a ver qué componente de placebo puede haber aquí?”

Parece ser, cómo no, que (aunque no las cita directamente) las malvadas multinacionales farmacéuticas conspiran contra los honrados homeópatas:

“Pero a nivel general sí que nos tenemos que enfrentar a esas ‘opiniones’ que quizá vienen más del sector médico. Y probablemente haya intereses…”

Otra perla de la entrevista:

“-¿Están reconocidos como medicamentos? -Sí, en la ley de Garantías. Por tanto son legales como lo son los medicamentos tradicionales. Si esto es así, es porque en su día, el Ministerio de Sanidad los reconoció atendiendo a sus particularidades pero reconociendo su eficacia”.

Lo que Doña Inmaculada se calla es que lo de atendiendo a sus peculiaridades quiere decir que a los “medicamentos” homeopáticos, a diferencia de los de verdad, no se les exige que demuestren su eficacia.

Aunque a mí, personalmente, lo que más me ha gustado de la entrevista es que…

“La homeopatía es una medicina muy barata”.

Es obvio que yo no opino igual. Ni es barata ni, lo que es peor, es efectiva; y como no es efectiva, la homeopatía es peligrosa. Es cierto que muchos titulados en medicina ejercen como homeópatas, pero eso no justifica la siguiente afirmación de su jefa:

“No somos curanderos ni buhoneros. Somos médicos, gente formada”.

Porque es una afirmación contradictoria: servidor, que se gana el pan dando clase de Ciencias, sabe que en el temario de Química de tercero de ESO entra el número de Avogadro, así que en todo caso pueden decir que son gente titulada, pero no formada.

Aún añadiría más. Tienen razón en lo de que no son ni curanderos ni buhoneros. Son magos, pero al estilo de Merlín o de Harry Potter, y a las pruebas me remito. Y por si acaso os queda alguna duda del carácter pseudocientífico y de la nula efectividad de esta timomedicina encontraréis la respuesta en ¿Qué es la homeopatía?

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.