Un falo con redecilla

Imagen

Existe una familia de hongos denominados phallaceae por su evidente forma de falo. El ejemplo más notable de la especie tiene el descriptivo nombre de Phallus impudicus. Su olor nauseabundo suele ser detectado incluso a 20 metros de distancia, hasta el punto de que los campistas que tienen la mala suerte de colocar su tienda cerca de uno de estos ejemplares acaban por tener que mudarse de sitio. El capuchón con forma de colmenilla desprende un olor fétido a carroña que tiene como objetivo atraer a las moscardas y moscas verdes; ya que, a diferencia de otros hongos que esparcen sus esporas por el aire, estas especies se sirven de las moscas para transportar las esporas que quedan adheridas a sus patas.

El hongo en su fase inicial adopta forma de huevo, que generalmente huele a rábano, y es comestible. En su fase adulta no tiene valor culinario. Pero quizás no resulte sorprendente que en China se consideren un delicatessen y, como no podía ser de otro modo, ¡un afrodisíaco!

Entre los hongos de la familia phallaceae destaca Dyctiophora duplicatus una especie muy rara en España que presenta una red colgante membranosa y frágil, a modo de faldilla, denominada indusio. En zonas tropicales abundan especies muy bellas con estos indusios.



Por Paco Bellido
Publicado el ⌚ 30 marzo, 2012
Categoría(s): ✓ Biología • Curiosidades