A ver si hay suerte y nos intervienen

En estos días de rescates, intervenciones y vigilancias por parte de la Unión Europea estamos acostumbrados a ver al Gobierno negarlo todo. Cierren sus ojos y repitan: no ha habido rescate, ni habrá intervención y por supuesto nadie le dirá a España lo que tiene o lo que no tiene que hacer con sus presupuestos, sus recortes y sus reformas. Los temidos hombres de negro no tienen nada que hacer por aquí.

No es esto lo que piensan un grupo de científicos españoles que enviaron una carta al Parlamento de la Unión Europea pidiendo, por favor, por favor, por favor, que nos rescaten de nuestros propios dirigentes.

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) junto con otras asociaciones científicas remitieron un S.O.S. a Europa pidiendo que intervengan en esta sangría a los presupuestos que sólo en este 2012 ha metido un tijeretazo del 25% a la ya maltrecha Ciencia española.

Además, en el día de ayer, la Revista Nature se hacía eco de esta llamada de auxilio por parte de la comunicad científica en su artículo “Spanish scientists ask for European intervention on national R&D policy” que se une al extenso y vergonzante repaso que Nature le está dando a nuestros recortes en un catálogo de artículos exponiendo la realidad de la ciencia española.

A este aluvión de bofetadas a la política de recortes en I+D del gobierno español desde Nature se ha unido hace poco nuestro amazings Sergio P. Acebrón al que publicaban una respuesta a la inconsciencia de Carmen Vela titulada “Spanish cuts: Careers come to abrupt end” y que podéis leer más detalladamente en la Sección de Ciencia que sabiamente dirige Gámez en El Correo.

La ciencia española se ahoga. El recorte del 25% del Partido Popular añade una losa insalvable a los recortes que ya arrastrábamos desde 2009 con el PSOE y alcanza casi el 40% en tan sólo 3 años.

La carta al Parlamento Europeo no es más que un manotazo de ahogado de un sector que, irónicamente, era de los poquitos que no estaban en quiebra pero que en su ciego afán de corta-corta lo están quebrando. Una hipocresía política continuada que promete buscar un modelo de economía diferente al ladrillo pero que corta las alas de la innovación y el desarrollo. Una pantomima que dura demasiado tiempo como para alguien se la crea ya.

Los científicos españoles están sobrepasados por la incompetencia manifiesta de unos políticos a los que la imaginación no les da para más. Su método es sencillo: Recorta a quien menos se oiga… y a la ciencia no se le oye, no se le entiende y en la mayoría de las ocasiones se llega a tergiversar hasta extremos esperpénticos.

Ayer me enteraba de que el Gobierno ultima otra tanda de recortes que puede llegar a 30.000 millones de euros para este mismo año.Con una deuda galopante que obligará a más y más recortes en los próximos ¿3? ¿5? ¿10? años… adivinen por dónde van a sacar las tijeras estas lumbreras que nos dirigen y administran… ¿A qué dejarán reducida nuestra malherida ciencia española en unos pocos años?

Normal, que escriban cartas, telegramas, mails y hasta señales de humo para que nos intervengan, para que alguien intervenga… lástima que sean como las comunicaciones que salieron del Titanic antes de pegarse de lleno con el iceberg.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.