¿Qué aspecto tiene de verdad el ADN?

Lo que veis es la primera imagen de un paquete de fibras de ADN obtenida con una nueva técnica de microscopía electrónica de transmisión (TEM). Investigadores del Istituto Italiano di Tecnologia han obtenido una imagen de un haz de siete moléculas de ADN formando una especie de cable. Hasta ahora, se había inferido la doble hélice mediante técnicas como la cristalografía de rayos X, pero este estudio, publicado en Nano Letters, ofrece una nueva vía para la observación directa y una imagen de muy alto contraste. De hecho, aunque no se ve la doble hélice de la molécula de ADN, se intuye su estructura donde apuntan las flechitas rojas.

Desde que Watson y Crick descubrieran su estructura, allá por 1953, se han obtenido todo tipo de evidencias indirectas, pero hasta ahora no se están obteniendo imágenes como esta. ¿Por qué? Pues porque trabajar a este tamaño entraña una gran dificultad. De hecho, explican en New Scientist, la observación fue meticulosamente preparada para este efecto y lo que se ve son varias fibras de ADN porque “la energía del microscopio electrónico es lo suficientemente alta como para romper una sola molécula de ADN”.

Francis lo explica mejor en su blog:

Quizás no sepas que las primeras imágenes de la molécula de ADN obtenidas por Franklin, Wilkins y Gosling mediante difracción de rayos X se obtuvieron utilizando un procedimiento similar, pero con haces de moléculas de ADN que formaban fibras con un diámetro de decenas de micrómetros, en lugar de las decenas de nanómetros del nuevo experimento. Con los avances actuales en la nanotecnología podemos imaginar que en un futuro no muy lejano se logre fotografiar una sola molécula de ADN colocada entre dos pivotes; pero antes habrá que reducir la energía del haz de electrones, para minimizar el daño que sufre la molécula.

¿Cómo se descubrió la estructura del ADN?

Probablemente, cuando piensas en “ciencia”, una de las primeras imágenes que se te pasan por la mente (y por Google Images) sea la famosa doble hélice del ADN. Sin embargo, esta sencilla y famosa estructura no se descubrió hasta 1953 y supone uno de los hitos científicos del siglo XX. Ese año, James Watson y Francis Crick publicaron su paper, de una sola página, en la revista Nature. Watson era un estudiante de postdoctorado de 25 años. Crick, un licenciado de 37. Ambos (junto con M. Wilkins) recibieron el Premio Nobel 9 años más tarde.

Su hipótesis revolucionó la biología, pero sólo fue posible gracias al trabajo de muchos otros científicos que también trabajaban entonces persiguiendo una respuesta. Principalmente, gracias al trabajo de Rosalind Franklin y Maurice Wilkins. En 1951 Franklin, bombardeando el ADN Rayos X y analizando cómo se diseminaba la radiación, había calculado las distancias entre los grupos de átomos de la molécula. De alguna manera, tomó las “medidas” de la figura en la que debían encajar las piezas y que Watson y Crick utilizarían más tarde para construir su peculiar “mecano” de nucleótidos. Sin embargo, fue Wilkins quien le enseñó este trabajo (a espaldas de Franklin) a J. Watson y quien terminó llevándose el mérito.

Cuando en 1958 se adjudicó el Nobel de la Medicina al descubrimiento de la doble hélice, Rosalind Franklin no estaba entre las laureadas. Pero, en contra de lo que se podría esperar, el motivo fue que los premios Nobel no se conceden de manera póstuma: Franklin había fallecido en 1958 a los 37 años a causa de un cáncer de ovarios.

Visto en: What DNA actually looks like (Alex Wild, Scientific American) | Más info

Fe de errores: hemos modificado la entrada para aclarar mejor que lo que se ve no es una sola molécula de ADN sino varias fibras. Mäs detalles técnicos en: Fotografian un haz de siete moléculas de ADN suspendido entre dos micropivotes (Francis)

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.