ABC y los océanos del manto terrestre

En los últimos meses he dedicado más tiempo a escribir sobre noticias publicadas en otros medios que en hablar de las propias noticias en sí. Y si lo hago así es porque últimamente afloran las barbaridades en nuestros medios patrios. Y la geología se lleva la palma de los errores.

El último, aunque tengo bastantes pendientes, es este texto que dedica el ABC al descubrimiento de una gran cantidad de agua en la estructura de algunos de los minerales que forman el manto inferior de nuestro planeta.

La noticia, tras el titular “¿Está la mayor reserva de agua de la Tierra bajo EE.UU?”, se pone caliente con el siguiente subtítulo “Ligada a las rocas en una sorprendente forma material” y remata en el primer párrafo con la siguiente afirmación “Pero no se encontraría en ninguna de las formas que nos resultan familiares -líquido, hielo o vapor-, sino que sus ingredientes estarían ligados a las rocas en una forma material.”.

Experimentos en el yunque de diamante para estudiar las reacciones minerales a alta presión y temperatura. Steve Jacobsen / Northwestern University
Experimentos en el yunque de diamante para estudiar las reacciones minerales a alta presión y temperatura. Steve Jacobsen / Northwestern University | Experimentos en el yunque de diamante para estudiar las reacciones minerales a alta presión y temperatura. Steve Jacobsen / Northwestern University

Mi pregunta es, ¿Qué quiere decir que está el agua ligada a las rocas en una forma material? ¿Es que acaso el agua puede encontrarse en una forma inmaterial cual Espíritu Santo?.

Por el momento, que nosotros sepamos, hasta el agua bendita tiene una entidad física. En mi infinita bondad quiero pensar que a lo que se refieren con esto es que el agua se encuentra dentro de la estructura de los minerales y no libre, y que a esas temperaturas y presiones el agua no está como la conocemos habitualmente, H2O, sino que esta se separa en grupos hidroxilos (HO) para poder acoplarse a la estructura mineral, porque en esas condiciones no suele haber hueco para moléculas muy grandes. El caso es que en el quinto párrafo vuelve a explicarlo, pero esta vez, sorprendentemente bien.

Durante años, los libros de ciencias naturales mostraban los acuíferos y yacimientos de petróleo como enormes cuevas en la roca. Eso es una simplificación tan grande que no se parece en nada a la realidad, puesto que las rocas porosas son capaces de almacenar y transmitir líquidos y gases. Es posible que por eso, el periodista afirme lo siguiente “ha descubierto cavidades repletas de magma en el manto terrestre, una señal probable de la presencia de agua”.

También podría haber descubierto cavidades repletas de hombres topo. Pero en realidad no se ha descubierto ninguna cueva o cavidad, imaginaos como tendríamos que apuntalar una cueva a esa profundidad para que no nos cayera encima el peso de 400 kilómetros de roca. Lo que si se ha descubierto son zonas del manto que están fundidas y que los autores atribuyen a la presencia del agua puesto que esta ayuda a disminuir el punto de fusión de las rocas.

el agua queda atrapada en una capa rocosa del manto de la Tierra situada entre el manto inferior y el superior, a profundidades de entre 400 km y 659 km.”. Decir que el manto es una capa rocosa, o que hay una capa rocosa en el manto, me parece una licencia poética bastante arriesgada. Es verdad que el manto está principalmente “sólido”, aunque hay zonas en las que ocurren fenómenos de fusión por diversos factores, pero se comporta de una manera viscosa que permite los fenómenos de convección por la diferencia de temperatura entre el núcleo terrestre y la corteza. Eso si, en escalas de millones de años. Pero no se puede ir con un martillo al manto a coger una muestra.

Una zona de subducción típica de la Tierra. USGS.
Una zona de subducción típica de la Tierra. USGS. | Una zona de subducción típica de la Tierra. USGS.

El agua de la superficie de la Tierra puede ser impulsada por las placas tectónicas, causando la fusión parcial de las rocas.”. Por si faltaban berenjenas, se vuelve a meter en un berenjenal. Con esta frase quiere decir que en las zonas de subducción, lugares donde dos placas tectónicas se encuentran y una de ellas pasa por debajo de la otra, son zonas a través de las cuales se introduce agua hacia el manto, por un lado, porque parte del agua de los océanos puede llegar a través de fracturas y fenómenos de difusión hasta el manto, y por otra a través de la deshidratación que sufren los minerales de la corteza que subduce, normalmente oceánica, al encontrarse temperaturas y presiones más altas. Cuando hablamos del ciclo del agua muchas veces olvidamos que además del ciclo corto, hay también un ciclo del agua de escala geológica del orden de los cientos de millones de años de duración.

Y ya por último comento que ni usa un criterio estándar para llamar a uno de los minerales, la Ringwoodita, que llama a veces, correctamente, Ringwoodita, y otras, “el ringwoodite”. Para echarse a llorar. Espero que solo sea cosa del mundial…

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.