Philae

rosetta

Eres lo que soñaban

los primates que alzaron la cabeza

para mirar al cielo,

el fruto de su sed, de sus preguntas.

Encontraste la roca perseguida,

ese núcleo desnudo

. del cometa:

sobre el fondo sin nombre del espacio

un perfil desgarrado recortándose

como un grito en la noche.

Has dudado al tocar su piel primera,

las huellas de aquel tiempo detenido

que atesora la luz de la memoria.

Tras diez años de frío y de silencio,

a quinientos millones de kilómetros

llegas

. para decirnos

. lo que somos.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.