¿Puedes visualizar imágenes en tu mente?

Foto por Christina Michaud. Fractal Eye. https://www.flickr.com/photos/urbantales/3291832840/
Fractal Eye. Foto de Christina Michaud. Flickr CC

Este mes, en la publicación científica Córtex1, una condición que no tenía nombre hasta el momento ha sido bautizada: aphantasia, basada en la palabra griega phantasia, la cual Aristóteles utilizó para describir el concepto de imaginación o la capacidad de visualizar imágenes en nuestra mente.

Resulta que ciertas personas no pueden imaginar. Es difícil de comprender tanto como para aquellos que sí pueden conjurar imágenes el que alguien no pueda ser capaz, como para los que no tienen la capacidad que algo así sea posible. Hasta que esta condición fue descrita, algunas personas con aphantasia simplemente pensaban que cuando alguien les decía que podían ver un objeto, lugar o persona en su mente, que era una forma de hablar, una metáfora.

Normalmente asumimos que todos aquellos que conocemos experimentan el mundo de la misma forma que nosotros, pero condiciones como ésta nos hacen preguntarnos cómo de diferentes podemos llegar a ser. Como la pregunta filosófica: ¿Tienes la misma experiencia cuando ves el color rojo que cuando yo lo veo? Tal vez tu experiencia de rojo es mi experiencia de azul, quién sabe.

En una publicación anterior2, el Dr. Zeman describió el caso de un inspector de edificios de 65 años, ya jubilado, al cual lo identifican como MX. Después de una operación quirúrgica menor, MX se dio cuenta de que ya no podía conjurar imágenes mentales.

El Dr. Zeman no podía encontrar ninguna descripción similar de esta condición en la literatura médica. Tras una serie de pruebas, se confirmó que MX no sufría ningún otro déficit: su memoria era buena para un hombre de su edad, y no mostraba dificultades resolviendo problemas. Lo único que había cambiado era su habilidad de visualizar mentalmente.

Escáneres cerebrales también fueron realizados mientas MX desempeñaba tareas adicionales. El Dr. Zeman y su equipo le mostraron caras de personas famosas mientras estaba en el escáner, y MX tenía que nombrarlas. Los científicos encontraron que las regiones que se activaban más eran las mismas que cuando personas sin la condición miraban imágenes de caras. Todo normal.

Después, simplemente le mostraron nombres a MX y le pidieron que visualizara las caras correspondientes a cada nombre. En cerebros comunes, algunas de las áreas que se activas más cuando se están viendo caras que reconoces, también se activan. En el cerebro de MX, ninguna de estas áreas se activaron.

De todas maneras, esto no quiere decir que MX no pueda responder a preguntas que parecen requerir la habilidad de visualizar algo mentalmente, lo cual es muy interesante. Aunque no pueda imaginarse la cara del presidente, aun así puede decir de qué color son sus ojos (por ejemplo), y distinguir letras del alfabeto según sus características físicas sin tener que escribirlas. Esto indica que el cerebro utiliza diferentes estrategias para resolver problemas visuales.

Y MX no es el único. Desde la publicación de este caso en 2010, otras personas que tienen problemas al pensar escenas visuales contactaron con el Dr. Zeman y sus colegas. De ahí la realización del reciente, más formal (en lugar de sólo tener un caso), estudio en Córtex.

Esta vez con 21 sujetos, los científicos les pidieron cosas como imaginarse un amanecer. Los sujetos lo intentaron y la mayoría simplemente no podían ver nada. Algunos comentaron que podían ver, involuntariamente, imágenes espontáneas, pero fluctuantes. En estos casos, cuando se les mencionaba el nombre de un amigo, por ejemplo, podían ver una rápida imagen de la cara de ese amigo, como un flash.

Cuando se les pidió a estos 21 sujetos que contaran las ventanas en su casa o apartamento, más de la mitad pudieron hacerlo, presentando la misma estrategia alternativa para no depender de imágenes mentales que fue descrita en MX. Las similitudes en ambos estudios son llamativas.

¿Cuál es la mayor diferencia? Estos 21 voluntarios nunca en su vida han tenido la capacidad de pensar imágenes, mientras que MX perdió esta habilidad. Aparentemente, esta condición puede aparecer de nacimiento o después de una lesión

Ahora, la pregunta es cómo de común es aphantasia. Si encuentran suficientes personas, un mayor estudio escaneando sus cerebros podrá ser posible, para comparar estos cerebros con aquellos de personas que pueden ver imágenes mentales de forma muy vívida, por ejemplo.

¿Qué puedes ver tú? En mi caso, estoy en el medio. Ni imágenes vividas ni una falta completa de imágenes. Puede que esto sea lo más común, pero no se de ningún estudio que lo confirme.

Este artículo nos lo envía Eva Vico. Neurocientífica, actualmente realizando el doctorado en la Universidad de McGill en Canadá. Podéis seguirla en su twitter @Cantarell4 en donde habla sobre neurociencia y ciencia en general

Referencias y más información:

1. Zeman, A., Dewar, M., & Della Sala, S. (2015). Lives without imagery–Congenital aphantasia. Cortex. 2. Zeman, A. Z., Della Sala, S., Torrens, L. A., Gountouna, V. E., McGonigle, D. J., & Logie, R. H. (2010). Loss of imagery phenomenology with intact visuo-spatial task performance: A case of ‘blind imagination’. Neuropsychologia,48(1), 145-155.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.