Hitos en la red #81

Por César Tomé López, el 16 agosto, 2015. Categoría(s): Enlace Recomendado
cervantes
Imagen: Almudena M. Castro

El verano, ahora mismo en su momento álgido en el hemisferio norte, tiene la virtud, según aprecia este cronista, de modificar la expresión de los intereses del público haciendo que se desplace a temas algo diferentes a los del resto del año.

Así, un aficionado a la física pasaría de interesarse por Lo que tienen en común una red inalámbrica, el ritmo del corazón y la consciencia, a hacerlo más por aspectos de la física más aplicada y personal, Atención, pregunta: ¿Qué es mejor en un verano tórrido, ducha fría o ducha caliente? por Francisco R. Villatoro, o, en el otro extremo, por las reflexiones sobre el universo como un todo, ¿Influye la expansión cósmica en la galaxia, el sistema solar y nuestro cuerpo? o La energía oscura, la constante cosmológica y la masa de los neutrinos, ambos también de Francis, o La verdadera composición última del universo (II): Verdad verdadera.

También es posible que uno dedique más tiempo a imaginar el futuro, Cómo planea la NASA traer muestras de Marte a la Tierra por Daniel Marín, o a especular sobre el pasado, Ni lo más importante ni lo más divertido por Azuquahe Pérez. Asimismo cabe que te plantees cuestiones aparentemente triviales pero que no lo son tanto como (lee bien el titular y responde mentalmente antes de leer), ¿Por qué vienen los niños?.

Eso sí, el verano es tiempo de leer libros. Pero hay formas de leer y formas de leer. Raúl Ibáñez consigue que veamos la obra de Stieg Larsson desde una perspectiva completamente nueva: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

El mayor tiempo libre también nos da oportunidad de participar en causas nobles (o ennoblecidas) sobre todo si lo único que hay que hacer es unas cuantas operaciones ratoniles: Vota por la estrella Cervantes y el planeta Quijote de Dani o Una estrella llamada Cervantes de Arturo Quirantes.

Hay que reconocer que estás son tendencias del verano, pero no excluyentes. Seguirá habiendo interés por la incompetencia y mala praxis de los politicastros de turno, Los dummies del cementerio nuclear y la pifia de los mapas por Fernando Frías, el ciclo vital de los peces que ahumamos (pun intended), El viaje a la muerte del salmón sockeye de Juan Ignacio Pérez, o los cambios preocupantes asociados a la llamada sociedad “del conocimiento” (más bien la sociedad “del analfabetismo funcional con ínfulas”), La epidemia silenciosa del analfabetismo médico de Eduardo Angulo.

Una cosa está clara, la red no descansa en verano.

 



 

Publicidad