Aventuras marburguesas: la BATcueva

Por Dolores Bueno López, el 16 febrero, 2018. Categoría(s): Biología
Publicidad

El castillo de Marburg se encuentra en lo alto de la colina de la ciudad, con una altura de 290 metros sobre el nivel del mar. El primer castillo fue construido en torno al año 900 y todavía se conservan restos de las paredes así como azulejos que datan de los siglos XI y XII, y una capilla del siglo XIII con las pinturas originales restauradas. El castillo es famoso, entre otras cosas, porque acogió el Coloquio de Marburg: el Landgrave Philip el Magnánimo invitó en 1529 a Martín Lutero y otros representantes del protestantismo. El castillo cuenta con una bodega de 32,5×12,6×6 metros que es un conocido hibernáculo de murciélagos Pipistrellus pipistrellus.

castle-marburg-239201_640

Sí, seguimos hablando de murciélagos, aunque esta vez no son africanos ni transmiten el virus de Marburg, sino que se trata de la especie más común en Europa. P. pipistrellus es un pequeño mamífero de 5,5 g considerado el ser más pequeño que hiberna en el hemisferio norte.

En realidad, el murciélago P. pipistrellus engloba dos especies, muy parecidas morfológicamente pero que se diferencian en las frecuencias que emiten como ecolocación: a 45-kHz y 55-kHz. En el hibernáculo del castillo de Marburg solo se ha localizado a la especie de 45-kHz de P. pipistrellus.

zwergfledermaus_in_hand-900002417-23001-11

El invierno es un reto energético para los animales endotérmicos que viven en zonas templadas, y que recurren a distintas estrategias para sobrevivir a la escasez de comida y las bajas temperaturas: desde migraciones, a adaptaciones morfológicas o de comportamiento, hasta reducir su metabolismo hibernando. La mayoría de murciélagos insectívoros en zonas templadas suelen hibernar aunque a veces también migran. Escogen un lugar específico como hogar invernal o hibernáculo, diferente de sus refugios de verano. Y aunque los hibernáculos, sobre todo los subterráneos, no solo se usan en invierno, la mayoría de las especies hibernan en los alrededores de donde pasan el verano. Así que los hibernáculos son un elemento central en la vida de los murciélagos y se pueden usar para estudiar sus dinámicas poblacionales. Esto se suele hacer por medio de métodos de captura-recaptura usando redes de niebla (o neblina) y marcando los ejemplares por anillamiento.

Se sospecha que las poblaciones de murciélagos sufren un aumento de mortalidad en primavera: aunque hay abundante comida disponible, el despertar al final de la hibernación tiene un coste energético que junto a las reservas de grasa reducidas tras el invierno puede suponer un aumento en el riesgo de mortalidad, especialmente en murciélagos ligeros como P. pipistrellus.

Las tasas de supervivencia difieren entre sexos y edades y están directamente influidas por las condiciones ambientales como la temperatura. De ahí que los murciélagos seleccionen hibernáculos protegidos frente a los cambios de temperatura ambiente. Aun así, se conoce que P. pipistrellus selecciona para hibernar sitios que pueden incluso congelarse, y por lo tanto, son más susceptibles que otras especies a las condiciones variantes del invierno.

Aunque parezca contradictorio, los murciélagos suelen preferir hibernáculos fríos como cuevas verticales con una entrada alta porque cuanto más baja sea la temperatura corporal del murciélago (que se corresponde aproximadamente con la temperatura ambiente del hibernáculo) más se reduce su metabolismo durante la hibernación. Los murciélagos P. pipistrellus suelen esconderse en fisuras para evitar temperaturas ambientes demasiado bajas.

batcueva
A la izquierda la tienda de cómics de Marburg, a la derecha la verdadera BATcueva.

El hibernáculo de Marburg nunca llega a congelarse, pero suele alcanzar una temperatura media de aproximadamente 7ºC con lo que es más frío y seco que otros hibernáculos subterráneos usados por otras especies de murciélagos. La bodega está parcialmente a nivel del suelo y los murciélagos entran por un alféizar. Los murciélagos se refugian en grietas estrechas de las paredes y el techo. Este hibernáculo es usado casi exclusivamente por P. pipistrellus, aunque ocasionalmente se encuentran otras especies que no llegan al 1% del total. Alrededor de 5000 murciélagos hibernan allí, y bastantes más se encuentran durante el verano de junio a septiembre.

El interior de la bodega se encuentra  protegido de las condiciones ambientales. Esta protección térmica tiene como resultado que las fluctuaciones térmicas del exterior están amortizadas y retardadas.

bodega
Vía Sendor&Simon, 2003

Los murciélagos se despiertan periódicamente de la hibernación. Algunos estudios muestran que P. pipistrellus necesita alimentarse durante el invierno para compensar la pérdida de grasa durante la hibernación. Debido a que el hibernáculo de Marburg se caracteriza por la baja humedad, lo más probable es que se despierten para beber.

En Marburg, la mayoría de los murciélagos hibernan dentro de las grietas profundas, que son más húmedas. Aun así, unos cuantos cientos de individuos se refugian cerca de la superficie de las paredes, y están consecuentemente más expuestos a las condiciones frías y secas del invierno. A pesar de todo, no hay más mortalidad tras el invierno, en contradicción con lo que se espera por la reducción de las reservas de grasa. En este caso, la supervivencia invernal es  independiente del tiempo meteorológico.

En verano, los murciélagos llevan a cabo una extensa actividad nocturna en el que ha sido su hibernáculo durante el invierno. Los murciélagos llegan y dejan el sitio en la misma noche sin usarlo como refugio diurno. A principios de verano la población consiste casi exclusivamente en adultos macho que son gradualmente reemplazados por hembras reproductivamente activas después de mediados de julio, y cuya presencia se superpone con las crías hasta que las crías son la única población después de mediados de agosto. Hay varias teorías acerca de la función de este comportamiento: alimentación, emparejamiento y exploración del hibernáculo que se usará durante el siguiente invierno. En el último caso, se trataría de maximizar el éxito reproductivo a través de la transferencia de información de las hembras a su descendencia. Probablemente esta sea la función principal,  mientras que el emparejamiento y la alimentación no estarían relacionados, al menos directamente.

Recuerda: si visitas Marburg entre mayo y agosto, el último sábado del mes puedes participar en una excursión para conocerlos mejor.

 

Referencias:

https://www.marburg.de/portal/seiten/zwergfledermaeuse-in-marburg-groesstes-bekanntes-winterquartier-in-deutschland-900001132-23001.html

http://meinewanderlust.com/blog/alemania/marburg-alemania-un-ciudad-verdaderamente-de-cuentos-de-hadas/

http://zoologik.naukas.com/2014/02/02/por-la-candelera-sale-el-oso-de-la-cueva/

Hibernación flexible

Nagel&Nagel, How do bats choose optimal temperatures for hibernation? Camp. Biochem. Physiol. 1991, Vol. 99A, No. 3, pp. 323-326

Schaik et al., Bats Swarm Where They Hibernate: Compositional Similarity between Autumn Swarming and Winter Hibernation Assemblages at Five Underground Sites. PLOS ONE 2015 DOI:10.1371/journal.pone.0130850

Sendor&Simon, Population dynamics of the pipistrelle bat: effects of sex, age and winter weather on seasonal survival. Journal of Animal Ecology 2003, 72, 308–320

Simon, Population ecology of the pipistrelle bat (Pipistrellus pipistrellus Schreber, 1774): the significance of the year-round use of hibernacula for life histories, Dissertation zur Erlangung des Doktorgrades der Naturwissenschaften (Dr. rer. nat.) 2002



Por Dolores Bueno López, publicado el 16 febrero, 2018
Categoría(s): Biología
Etiqueta(s): , ,

 

Publicidad