Bebidas deportivas vs. Gastroenteritis

Por Colaborador Invitado, el 10 septiembre, 2019. Categoría(s): Biología • Divulgación
Botella de Aquarius (bebida isotónica)

Cuando sufrimos alguna dolencia leve siempre intentamos recurrir a remedios caseros antes que acudir al médico, por pereza o por “no molestar”. En el caso de la gastroenteritis, una enfermedad que sufrimos casi todos los años, uno de los remedios más extendidos entre la población es el consumo de las conocidas como bebidas isotónicas o deportivas, pero ¿realmente son útiles?

Para acercarnos a esta enfermedad lo mejor es dividir la palabra en cada una de sus partes: “gastro” significa estómago, “enter(o)” hace referencia al intestino delgado e “itis” es la terminación de las enfermedades por inflamación, por lo tanto, la gastroenteritis no es más que la inflamación del tracto digestivo que comprende al estómago y al intestino delgado. Representa una de las enfermedades más comunes en todo el mundo, registrando hasta 5 mil millones de casos al año, principalmente en niños.

Microscopía electrónica de barrido de Campylobacter jejuni (agente causal de gastroenteritis)

Su origen se debe al consumo de agua o alimentos contaminados con determinados microorganismos, o al contagio directo por entrar en contacto con personas que presenten la enfermedad. La gastroenteritis más común es la de origen vírico, siendo provocado en los niños, principalmente, por virus del género Rotavirus, mientras que en adultos el principal agente lo encontramos en virus del género Norovirus, debido a que durante nuestra infancia vamos adquiriendo inmunidad frente al primer grupo de virus (-algo bueno tiene que tener que los niños “se pongan tanto enfermos”-). Las bacterias son el segundo grupo de microorganismos más importantes causales de gastroenteritis. De entre ellas, destaca la denominada como Campylobacter jejuni, principalmente transmitida por carne de ave contaminada, pero también podemos encontrar otras bacterias como Escherichia coli, Shigella o Salmonella. De forma mucho más reducida pueden darse casos de gastroenteritis provocadas por parásitos como Giardia lamblia (protozoo flagelado), Entamoeba histolytica (ameba) o Cryptosporidium (un ampicomplejo, al igual que el parásito causante de la malaria [Plasmodium]). Pero también existen gastroenteritis que no son provocadas por otros microorganismos, como es el caso de la celiaquía, el consumo de determinados medicamentos o la enfermedad de Crohn.

Simulación 3D de un Norovirus (agente causal de gastroenteritis)

La sintomatología de la enfermedad se caracteriza por dolores punzantes abdominales, vómitos y diarrea. A consecuencia de ello, el paciente puede llegar a sufrir una deshidratación grave. Por ello, sin olvidar el uso de antibióticos, antivirales u otros medicamentos específicos contra el agente causal de la enfermedad, el principal tratamiento para curar la gastroenteritis es la rehidratación con las denominadas como sales de rehidratación oral (SRO), puesto que en el vómito y la diarrea se pierden agua y sales imprescindibles para nosotros.

Es aquí donde surge la polémica de si las denominadas como bebidas isotónicas sustituyen al uso de las SRO. Estas bebidas han sido diseñadas para hacer que los deportistas se hidraten y recuperen los elementos perdidos a través del sudor, en este caso, principalmente sodio. Mientras que en los vómitos y la diarrea perdemos principalmente potasio y escasamente sodio. Precisamente, aquí encontramos la primera diferencia en la composición de bebidas isotónicas frente a las SRO, puesto que las primeras presentan hasta 10 veces más sodio que potasio, mientras que el contenido en potasio en las SRO es hasta 4 veces mayor que en las bebidas deportivas. Además, el contenido en azúcar (con el fin de hacerlas más atractivas y “energéticas”) de las bebidas isotónicas es, en muchos casos, muy elevado, lo que aumenta, aún más, la diarrea, al dificultar la correcta absorción de agua en el intestino debido a una excesiva concentración osmótica del líquido ingerido.

En resumen, en caso de gastroenteritis la mejor elección para nuestra salud siempre va a ser el consumo de SRO, no debemos olvidar que su concentración exacta en cada uno de sus componentes es el resultado de muchos años de investigación y se encuentra plenamente establecida y estandarizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como si no existiera

Este artículo nos lo envía Jorge Poveda Arias, Graduado en Biología y trabaja en una empresa dedicada a la cría a nivel industrial de insectos con fines de alimentación. Además, realiza una tesis doctoral en el estudio de las interacciones planta-microorganismo. Entre sus campos de interés, destacan la biotecnología, la agricultura, la alimentación, la microbiología, la entomología y la divulgación científica en general, dentro de los cuales presenta una variada formación, destacando un Máster Universitario en Agrobiotecnología, un Máster Europeo en Calidad y Seguridad Alimentaria, o diferentes Posgrados de Experto Universitario, en Biotecnología Alimentaria, Entomología Aplicada, Diagnóstico Molecular Ambiental y Divulgación Científica.

Podéis encontrar más artículos de Jorge Poveda en este enlace.

Referencias bibliográficas y más información:

Bányai, K., Estes, M. K., Martella, V., & Parashar, U. D. (2018). Viral gastroenteritis. The Lancet392(10142), 175-186.

Carson, R. A., Mudd, S. S., & Madati, P. J. (2016). Clinical practice guideline for the treatment of pediatric acute gastroenteritis in the outpatient setting. Journal of Pediatric Health Care30(6), 610-616.

Dennehy, P. H. (2019). Infectious Gastroenteritis. In Introduction to Clinical Infectious Diseases (pp. 157-168). Springer, Cham.

Kubli, M., Scrutton, M. J., Seed, P. T., & O’Sullivan, G. (2002). An evaluation of isotonic “sport drinks” during labor. Anesthesia & Analgesia94(2), 404-408.

Leśniewicz, A., Grzesiak, M., Żyrnicki, W., & Borkowska-Burnecka, J. (2016). Mineral composition and nutritive value of isotonic and energy drinks. Biological trace element research170(2), 485-495.

Maestre, A. B., & de Miguel Durán, F. (2015). Gastroenteritis aguda. Pediatría Integral, 51.

Narasimhaiah, D. (2009). Abdominal pain, gastroenteritis and dehydration. The Foundation Years5(2), 58-61.

Narasimhaiah, D. (2009). Abdominal pain, gastroenteritis and dehydration. The Foundation Years5(2), 58-61.

Onyon, C., & Dawson, T. (2018). Gastroenteritis. Paediatrics and child health.

Ostrowska, A., Szymański, W., Kołodziejczyk, Ł., & Bołtacz-Rzepkowska, E. (2016). Evaluation of the erosive potential of selected isotonic drinks: in vitro studies. Advances in Clinical and Experimental Medicine25(6), 1313-1319.

Rao, S. S. C., Summers, R. W., Rao, G. R. S., Ramana, S., Devi, U., Zimmerman, B., & Pratap, B. C. V. (2006). Oral rehydration for viral gastroenteritis in adults: a randomized, controlled trial of 3 solutions. Journal of Parenteral and Enteral Nutrition30(5), 433-439.

Zart, S., & Fröhlich, M. (2019). Effects of Commercial Isotonic Sports Drinks during Intermittent Exertion. International Journal of Kinesiology and Sports Science7(1), 1-8.



Por Colaborador Invitado, publicado el 10 septiembre, 2019
Categoría(s): Biología • Divulgación

 

Publicidad