Esto de vagar por el universo sin que nadie se de cuenta en un poco aburrido. Al principio me pareció interesante… hasta divertido: ¡atravesar cualquier cosa que se me interponga como si nada! Pero al poco tiempo me di cuenta que tampoco se enteraban que yo los había atravesado… era como si yo no existiera… ya no era tan divertido. […]

No puedes tocarme. No puedes verme. No puedes percibirme con ninguno de tus sentidos… pero existo. Si te esfuerzas, podrás imaginarme (apenas), o al menos intuirme. Pero existo. Existo en un universo diferente al tuyo. Un universo sin cosas, pero con objetos. Un universo sin seres, pero con leyes. Un universo sin límites, pero con reglas. Mi universo es parecido […]

Todavía recuerdo el día que los humanos me descubrieron…. Pero claro, no podían darse cuenta quien era yo… aún tenían una tecnología muy primitiva. Fue un humano llamado Martinus van Marum, mientras estaba haciendo unos experimentos con la entonces novedosa “energía eléctrica” produciendo chispas sobre un poco de agua, cuando notó un olor fuerte y penetrante. No sabía lo que […]

Soy el agua […]

Soy omnipresente. Donde quiera que vayas, allí estaré… esperando tu llegada desde el principio de los tiempos. El universo me pertenece… o mejor aún, lo poseo. Cuando el último átomo del universo se evapore… estaré allí para verlo desaparecer. Existo desde el principio de Todo… y cuando Todo acabe, aún seguiré existiendo. En cada instante, el universo me obedece… […]

Nuevo artículo de la serie “Soy…” de Curioseantes […]

Soy un electrón […]

No puedes verme… pero estoy aquí. Justo frente a tus narices. No importa hacia donde mires, qué tan lejos o cerca… qué tan arriba o abajo, siempre habrá allí uno de nosotros… aunque no nos veas. No… no es un acertijo, es solo una metáfora para que te des cuenta de que todo lo que ves (y también lo […]

Soy un Inca… Por Curioseantes […]

Desarrollan una bacteria que “fabrica” fertilizante, por Curioseantes […]