Ricitos de oro” (“Goldilocks”, en inglés) es una niña con unos preciosos cabellos rubios. Un día, paseando por el bosque (en los cuentos infantiles clásicos los niños siempre deambulan solos por los bosques y, claro, luego pasa lo que pasa…) descubre una casita vacía (ella no sabe que allí vive una familia de tres osos: papá, mamá y su cría). Como está hambrienta, la niña decide comer algo y se encuentra con tres platos de sopa, uno demasiado caliente, otro demasiado frío y un tercero, por el que se decide finalmente, con la sopita templada. Luego suceden una serie de chorradas, más o menos parecidas, que tienen que ver con las sillas y las camas de la familia oso, pero no me entretendré en ellas porque ya todos somos mayorcitos y nos sabemos el cuento. Y, a propósito de cuentos, ¿qué pinta éste aquí? Leed, leed un poco más y lo averiguaréis.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Átomo de Rubidio 85 diciendo ‘hola’ a la cámara. | Fuente imagen: Universidad de Otago.

Ahí lo tenéis, un átomo de Rubidio 85 “solo ante el peligro”. La tosca calidad de la foto puede haceros pensar que se trata de algo que carece de importancia, pero no es así. El pasado lunes, investigadores neozelandeses anunciaron su logro, habían sido capaces de atrapar un único átomo dentro de un rayo atractor (en realidad una pinza óptica) y ralentizarlo para poder tomarle la foto.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Presentadores del igNobel probando el sujetador-máscara antigás. | Fuente imagen: News.com.au.

No pude evitarlo. El año pasado justo en este mes de octubre, hablé en mi blog del sexo oral y del murciélago frugívoro de nariz corta en un mismo post. Un equipo de científicos chino-británicos habían revelado al mundo que las murciélagas adultas practicaban fellatios a los machos para que la cópula posterior fuera más prologanda.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

“Tiene usted mala cara, señor Martínez”. Imagina que te levantas de la cama, te diriges al baño y cuando te pones delante del lavabo el espejo revisa tus constantes vitales y realiza un diagnóstico de tu estado de salud esa mañana. La imagen la hemos visto en muchas películas, pero empieza a ser una realidad gracias a trabajos como el del estudiante del MIT, Ming-Zher Poh, quien explica en este vídeo cómo funciona el prototipo que ha diseñado.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Sir John Pendry. Físico teórico en el Blackett Laboratory del Imperial College London. Su carrera comenzó en el Cavendish Laboratory de la University of Cambridge (Reino Unido), para pasar a continuación a dirigir durante seis años el grupo de teoría del Daresbury Laboratory del Science and Technology Facilities Council (Reino Unido). Entre las distinciones que ha recibido se encuentran las de Socio Honorario del Downing College de la University of Cambridge y del IEEE (Internacional Electrical and Electronic Engineers), así como la distinción con el título de “Sir” por los servicios prestados a la ciencia.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

En el mundillo de las pseudomedicinas abundan los tratamientos estrafalarios. Los homeópatas elaboran “remedios” con la radiación del teléfono móvil, excrementos de perro o incluso agua diluida en agua, hay quien asegura “detoxificar” a los pacientes colocándoles una vela encendida en la oreja, y no faltan quienes emplean misteriosos aparatos que no hacen nada, pero en cuya descripción aparecen términos como “energía”, “cuántico” o “biorresonancia” que les dan una apariencia la mar de científica.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Roald Hoffman. Doctor en la Universidad de Harvard en 1962. Desde 1965 es catedrático de Ciencias físicas en la Universidad de Cornell. Descubrió que el mecanismo de muchas reacciones queda determinado, por el del mantenimiento de una simetría identificable en la descripción matemática de los orbitales afectados, formulando una serie de principios que constituyen la teoría de la conservación de la simetría orbital molecular. Recibió el premio Nobel de química en 1981 por su teoría sobre el transcurso de las reacciones químicas.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Sí, este tipo de preguntas son un poco absurdas e imprecisas pero a todos nos encantan, y más si la comparación del peso se hace… ¡en ballenas azules! ¿Cuántas ballenas azules pesa un huracán? La duda se la plantea el equipo de Robert Krulwich en la NPR, quienes han elaborado otro de esos fantásticos vídeos divulgativos para hacer un cálculo aproximado. Atentos:

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.