Decía Quevedo que el de Vizconde era un Título crepúsculo entre dos luces, si titulece, si no titulece (y no dijo mucho más, que once de los catorce versos del soneto son en realidad de su editor y amigo González de Salas). Evidentemente, los que hemos obtenido estos días el título (o los títulos) de homeopatía expedidos nada menos que por Boiron, la mayor industria homeopática del mundo, no pensamos eso: los diplomas no valen ni el papel en el que están impresos. Y eso, teniendo en cuenta que la mayoría ni siquiera los hemos impreso.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Réplica del Telescopio Hubble, Museo Ciencia Londres | imagen Javi Peláez

El año pasado conmemorábamos, con el año internacional de la astronomía, los 400 años desde que Galileo Galilei mirara por primera vez a través de un telescopio. Desde aquel lejano 1609 han ocurrido muchas cosas y los telescopios se han convertido en una de las mayores fuentes de asombros y descubrimientos con las que cuenta la ciencia en la actualidad.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Amuletos hallados en el ajuar de las momias atacameñas | (Crédito: Museo de América).

En el año 2002, un grupo de investigadores del Museo de América de Madrid que se encontraba catalogando una serie de piezas pertenecientes a la cultura atacameña descubrieron con sorpresa dos objetos totalmente inesperados.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Comentaba una amiga el otro día que cada cultura tiene sus propios cánones de belleza y sus costumbres para embellecer o adornar.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Llamamos Pepito a un dinosaurio más temible que el velocirraptor y cuatro veces más grande porque ya está muerto, que si no… ¿de qué? ¡Sería Don José!

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.