El gran telescopio. Grabado en Caras y Caretas (1900) | Fuente: Biblioteca Nacional de España

Esta es la historia de una máquina, un monstruo metálico que fue concebido casi como una broma, se llevó por delante un presupuesto nada desdeñable y, tras varios meses de gloria siendo objeto de admiración por parte de medio mundo, terminó sus días como vulgar chatarra. Una pena, ciertamente, porque aunque el gran telescopio de la Exposición Universal de 1900 fuera un fiasco, sólo por su tamaño y su original concepción, merecía un destino más amable.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Problema de la mosca y los trenes. | Fuente imagen: Revistasacitametan.

John von Neumann (1903-1957) [matemático y científico húngaro, nacionalizado estadounidense] era bien conocido por su asombrosa y casi instantánea capacidad de cálculo. Para que el lector se haga una idea de esta increíble capacidad de von Neumann, expongo una anécdota relacionada con un problema matemático que tiene dos formas de resolverse, una sencilla y otra compleja. Veamos el enunciado:

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Campaña de vacunación | fuente Unicef

No sé a vosotros pero a mí me parece la noticia del día. Sí, lo reconozco, le tengo pánico a las agujas… Me mareo, me quedo blanco y no puedo mirar ni siquiera cuando aparecen en alguna película. Y la verdad es que no lo podía entender: Hemos llegado a la luna, enviamos sondas a casi cualquier planeta, descubrimos los sorprendentes caminos de la mecánica cuántica y somos capaces de colisionar hadrones a velocidades cercanas a la luz… vale, muy bien: y ¿por qué seguía existiendo esa diabólica tortura medieval punzante? 🙂

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Los servicios ecosistémicos son algo esencial en nuestra vida. No los percibimos habitualmente, es cierto. Hasta que nos faltan o lo que nos dan se convierte en escaso. Es decir, hasta que hay que ponerles precio. De hecho, que un ecosistema (o algo que nos proporcione) tenga precio es una mala noticia. Significa que es escaso.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Esquema de la pila en la pista de squash. | Fuente imagen: Kos.net.

El 2 de diciembre de 1942, científicos de la Universidad de Chicago produjeron en secreto la primera reacción nuclear autosostenida y controlada del mundo ¡bajo las gradas de una instalación deportiva! El experimento formaba parte del Proyecto Manhattan y al mando del grupo de investigadores se encontraba el Premio Nobel Italiano Enrico Fermi.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Michio Kaku | Imagen: Skeptic cards

A la tierna edad de 17 años, y como proyecto de ciencias para su instituto, el popular físico y divulgador Michio Kaku construyó un colisionador de átomos en el garaje de sus padres con la intención de crear antimateria (ahí es nada). Los que somos seguidores de Kaku, le hemos leído la anécdota en más de una ocasión, la última en el prefacio de su libro “Física de lo imposible:

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Transbordador Challenger aterrizando en el Centro Espacial Kennedy después de la misión STS 41-G | Fuente NASA

Diez de octubre de 1984. El transbordador espacial Challenger orbita la Tierra a 365 km de altura durante la misión STS 41-G con siete tripulantes a bordo. Era el sexto vuelo del Challenger y la primera vez que dos mujeres formaban parte de una tripulación. Una de ellas, Kathryn Sullivan, realizaría el primer paseo espacial de una norteamericana en lo que sería el momento álgido de la misión.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.

Traje canino espacial soviético de la década de 1950 | Crédito imagen: Greyherbert.

Este traje canino, capaz de soportar presiones a grandes alturas, fue diseñado por los soviéticos a finales de la década de los 50, en plena carrera espacial. Antes de que los rusos se atrevieran a mandar al espacio a Yuri Gagarin, los primeros astronautas eran cánidos, a quienes se subía a la cápsula que coronaba un cohete y se lanzaba a 80 kilómetros de altura, esperando que regresaran luego a tierra en paracaídas vivitos y “coleando”. Todos recordamos a Laika, el primer animal que orbitó la Tierra y regresó para contarlo (aunque apenas sobrevivió siete horas en el Sputnik 2, probablemente a causa del estrés y sobrecalentamiento) pero lo cierto es que antes que ella la carrera espacial estuvo plagada de víctimas anónimas peludas que no pasaron a la historia.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.