¿Cuál es el tamaño adecuado de tu televisión? (Parte 2)

En el artículo anterior hemos estado analizando varios parámetros que explican la fatiga visual que puede producir una televisión, y muchos de ellos tienen relación directa con el tamaño de la pantalla y su proximidad al espectador.

Pero no hemos conseguido obtener cifras orientativas que nos ayuden a elegir el tamaño adecuado del televisor para una distancia de visualización determinada. Nos quedan tres factores más, a ver si tenemos suerte.

El estado del ojo

Nos podemos cansar porque notamos sequedad ocular mientras vemos la televisión. Pueden ser un ojo seco que de por sí ya de síntomas, o que sean pequeños condicionantes que unidos causan que en ocasiones notemos esas molestias. Concentrar la vista es uno de esos condicionantes: cuando nos fijamos con atención en algo, parpadeamos menos. Y necesitamos parpadear con frecuencia para extender la película lagrimal en la superficie del ojo.

Hay otras causas que pueden desencadenar fatiga, como una graduación mal corregida.

Eso lo sabe mucha gente con pocas dioptrías que no utilizan las gafas continuamente pero se la ponen para tareas concretas: leer, conducir, ver la televisión.

Y podríamos enumerar más factores del propio ojo que conducirían a producir fatiga. Pero lógicamente son totalmente individuales, dependientes de cada persona. Podemos aconsejar que si a uno se le cansa la vista con frecuencia al ver la televisión, acuda a revisarse la vista.

Pixelización de la imagen

Sobre este tema saben más los ingenieros que los médicos, así que hablaré poco de ello para no meter mucho la pata. Tener una televisión grande y con buena resolución está muy bien, porque tenemos a nuestra disposición imágenes grandes y nítidas …. siempre y cuando la señal de imagen que llega al televisor se corresponda con la resolución máxima que tiene éste.

Así que si estamos viendo un Blu-Ray con Full-HD, pues muy bien, pero si vemos la TDT el televisor de alta definición tendrá que hacer un apaño para mostrarnos la imagen. Es similar a cuando hacemos zoom en una fotografía en el ordenador: finalmente aparecen los pixeles grandes, y la imagen queda bastante fea.

Sigue siendo un juego de distancias y tamaños: cuanto más lejos nos pongamos para un tamaño dado de televisión, veremos menos los pixeles. Cuando la proporción tamaño/distancia sea alta, veremos los pixeles. Así, depende de para qué utilicemos principalmente el televisor (señales de baja calidad o películas en alta definición) y de cómo se perciba subjetivamente la pixelización, tomaremos una decisión u otra.

Nuevamente, pocas pautas podemos dar, porque no hay estudios científicos que indiquen que ver imágenes pixelizadas produzcan fatiga visual. Simplemente, queda feo, así que eso depende de nuestras preferencias.

El movimiento de los ojos

Hasta ahora hemos podido dar una serie de consejos y guías muy aproximadas de qué hacer para evitar o solucionar que no estemos cómodos viendo la televisión. Pero seguimos sin dar una respuesta concreta a la pregunta del artículo. Basándonos en algún criterio mínimamente científico, ¿podemos dar unas cifras aproximadas del tamaño adecuado?.

No tiremos todavía la toalla, todavía nos queda un as escondido: los movimientos que debe realizar el ojo para “barrer” continuamente la imagen del televisor. ¿Cómo es eso: vamos moviendo los ojos mientras miramos la pantalla? Pues así es, continuamente. Aunque el campo visual de un ojo es bastante grande, sólo tenemos nitidez de imagen en una pequeña zona central. Cuando miramos una imagen, no la capturamos “de una vez” como hace una cámara de fotos o de vídeo. Vamos desplazando los ojos rápidamente en las diferentes zonas de interés, y luego nuestro cerebro lo reconstruye. Apenas somos conscientes de que a la vez sólo vemos con nitidez una zona muy pequeña.

De esta manera, no fijamos nuestra vista en el centro de la pantalla para que nuestro campo visual periférico recoja el resto de la imagen. Tenemos que ir moviendo los ojos para abarcar toda la imagen. Por lo tanto, cuanto más grande y/o más cerca esté el televisor, más amplios tendremos que hacer estos movimientos oculares. Pasado un límite, los movimientos son tan amplios que nos ayudamos de la cabeza. Y ése es el límite que nos podemos poner, porque ciertamente no es cómodo estar viendo la televisión y estar cada dos por tres girando la cabeza de un lado al otro. Imaginémonos estar en las gradas viendo un partido de tenis. Para un rato, vale, pero no queremos tanto movimiento de cuello en el salón de casa, ¿no?.

Ya es hora de que nos pongamos a hacer unos números. Los movimientos oculares son rotatorios: los ojos no se desplazan de donde están, rotan en los tres ejes del espacio (sí, en los tres, no sólo arriba-abajo e izquierda-derecha; también giran a favor y en contra de las agujas del reloj; pero ese no es el tema del artículo).

Así, los movimientos del ojo los medimos en ángulos. Con un poco de trigonometría podemos averiguar, para un ángulo determinado y una distancia hasta la pantalla dada, qué longitud recorre el eje visual. Si el ojo se sitúa totalmente centrado en la pantalla y el movimiento se recorre desde el centro hacia un lado, la fórmula sería: D*sen(a), siendo D la distancia entre el ojo y la pantalla, y a el ángulo en radianes. Pero si a es el ángulo total que es capaz de recorrer el ojo en un plano desde un extremo al otro, y la posición frontal (en la que el eje visual es perpendicular a la pantalla) se encuentra en la bisectriz de este ángulo, entonces la fórmula sería: 2*D*sen(a/2).

Pues ya sólo necesitamos documentarnos un poco. Cogemos el libro de estrabología que seguro que todos tenemos a mano (ejem, es un decir), y buscamos los datos que nos interesan. Los movimientos oculares se miden desde el punto medio, cuando el eje visual está de frente. Desde aquí el movimiento máximo hacia cada uno de los cuatro puntos cardinales (arriba, abajo, izquierda y derecha) está en torno a los 40º.

Por lo tanto, desde la izquierda a la derecha tendremos 80º. Entonces, con una televisión que abarquemos dentro de nuestros 80º de rango de movimiento, podremos fijar nuestro eje visual en cualquier punto de la pantalla sin necesidad de mover la cabeza.

Ese sería nuestro límite a la hora de comprar una televisión, no deberemos comprarla más grande que eso.

¿Será una cifra correcta?. No seríamos unos buenos científicos si luego no experimentáramos para comprobar si nuestra hipótesis teórica es cierta. Hagamos una comprobación rápida. Para una televisión colocada a 3 metros de distancia, la fórmula expuesta antes nos daría un tamaño de 385,67 centímetros. Teniendo en cuenta que la distancia mayor en línea recta que podemos encontrar para un rectángulo es su diagonal, y precisamente el tamaño de los televisores utilizan esta diagonal, sólo tenemos que convertir centímetros en pulgadas para saber de cuántas pulgadas tenemos que poner nuestra televisión a 3 metros de distancia. Haciendo el cálculo, nos sale una televisión de más de 150 pulgadas. Mucho, ¿no?. Fijémonos en lo que estamos diciendo: a tres metros de nuestros ojos ponemos una pantalla de 3,86 metros de diagonal. Si hacemos la prueba de intentar recorrer de extremo a extremo un objeto de esas dimensiones, seguro que moveremos la cabeza.

Algo ha fallado en nuestros cálculos. No pasa nada: el buen científico no es el que no se equivoca, sino el que aprende de sus fallos. Teníamos prisa por hacer los cálculos y no hemos leído todo el párrafo del libro: en cuanto hemos visto esa cifra de 40º nos hemos puesto a meter números en la hoja de cálculo. No hay problema, leemos un poco más y efectivamente, descubrimos que aunque esos son los movimientos máximos, el sistema muscular se encuentra muy forzado en las posiciones extremas de mirada, y mucho antes se desencadena un movimiento de ayuda del cuello y la cabeza. Nos dan otro límite: los ojos se mueven con comodidad hasta 20º en cada dirección de la mirada. Son 20º a la izquierda y 20º a la derecha, tenemos 40º. Volvemos a la hoja de cálculo y nos ponemos a ello: 80 pulgadas de televisor, 2,06 metros de diagonal. Todavía parece una distancia grande.

Efectivamente, hacemos la prueba y mirar un objeto de 2 metros de lado a lado, a 3 metros de distancia, todavía es incómodo de hacerlo sin mover la cabeza. Si lo recorremos lentamente con la mirada podemos hacerlo, pero si saltamos de un extremo a otro con la mirada, tenemos que concentrarnos para no mover la cabeza.

Algo no funciona, pero no desesperamos. Le escribimos un mail a ese estudiante de Medicina que escribe un blog y que parece tan majo. Y nos contesta no se qué de los movimientos sacádicos. Volvamos a nuestro libro de estrabología, y el índice analítico nos lleva a otro capítulo. Esta vez nos leemos bien el párrafo. Resulta que cuando realizamos ese “muestreo” para recorrer la imagen, utilizamos una cosa que se llaman movimientos sacádicos, que son movimientos muy rápidos del ojo, que saltan de un punto a otro. Así, si vemos un detalle en una esquina de la pantalla y luego queremos ver otro detalle en la esquina opuesta, esta diagonal la recorreremos con un solo movimiento sacádico. Bien, esto es lo que necesitamos. Y el libro nos informa que, si bien el movimiento sacádico puede tener valores de 70-80º, a partir de los 20º se acompaña de movimiento de cabeza. Por lo tanto, ese sería el ángulo que buscamos: 20º en total desde el comienzo al fin del movimiento (no 20º a la izquierda y otros 20º a la derecha, como decíamos antes).

Antes de aplicarlo, nos damos cuenta que “20º” es una cifra bastante redonda, posiblemente los estudios en los que se basan dan cifras en torno a los 20º, pero lo mismo son 19º que 21º. Y aunque se basan en el funcionamiento del ojo humano, en principio similar a todos nosotros, también debe haber un margen a la variabilidad individual. Por otra parte, tampoco nos interesan que los movimientos amplios de parte a parte de la pantalla se encuentren tan cerca del límite este de los 20º que estén a punto de desencadenar un movimiento de cabeza. Parece que nuestro cuello va a saltar, pero sin decidirse al final. Tiene sentido dejar unos pocos grados de margen. Nos quedamos con, digamos, unos 18 grados.

Comprobamos los datos, y para 3 metros se corresponde una diagonal de 93,86 centímetros, casi 37 pulgadas. Si lo comprobamos, sí que podemos mover los ojos con comodidad, sin necesidad de girar la cabeza. Por fin tenemos los datos que queríamos, con un ángulo objetivo de 18º. Podéis hacer vosotros mismos una hoja de cálculo y jugar un poco con las cifras, poniendo la distancia de vuestro salón. Para los prudentes podéis buscar cifras de 16-17º, pero no os aconsejo bajar de 15º porque como decía más arriba, una televisión muy pequeña o alejada también puede cansar si no vemos bien los detalles. Por otra parte, si queréis realmente compraros una televisión grande y no os importa “forzar un poco” los límites, podéis ver lo que sale con ángulos mayores. De todas formas no os aconsejo pasar de los 22º: por mucho que inicialmente una imagen tan grande os guste, creedme que al final uno se fatiga.
Y si no os apetece haceros una hoja de cálculo, aquí van unos resultados para los 18º:

Distancia espectador-televisor (metros)

Tamaño del televisor (pulgadas)

2 25
2,5 31

3

37

3,5

43

4

49

4,5

55

5

62

5,5

68

6 74

Y un extra de regalo

¿Podemos utilizar estas fórmulas para estimar el tamaño adecuado de una pantalla de ordenador? Sólo si matizamos bastante. Delante del ordenador sacrificamos algo de confort para tener más superficie de trabajo, así que podemos tolerar los movimientos de cabeza. Veámoslo con un ejemplo: cuanto estamos trabajando con el ordenador, nos sentamos con normalidad, y cuando queremos ver un vídeo largo o una película en esa misma pantalla, involuntariamente nos “acomodamos” en la silla, echándonos hacia atrás y ganando 30-40 centímetros. Eso nos permite visualizar con comodidad la imagen porque aumentamos la distancia.

De forma más o menos empírica, para trabajar con un ordenador a una distancia de trabajo de 50-70 cm, los ángulos máximos que deberemos manejar rondan los 40-50º, lo que nos da unos monitores de 22-24 pulgadas. Para monitores mayores (por ejemplo 27 pulgadas) es mejor aumentar la distancia de trabajo a 80-90 cm.


Nota 1: No se ha maltratado ninguna televisión en la realización de este documental. Todas las bisectrices eran mayores de 18º en el momento del rodaje y decidieron participar perfectamente informadas y en plenas facultades mentales.

Nota 2: La narración por pasos de cómo llegar a la fórmula definitiva es un recurso literario basado en una ficción. Vamos, que no he tenido que dar tantas vueltas para hacer el cálculo definitivo, pero me parecía más ilustrativo explicarlo así para animar a la gente a discurrir sin que les de miedo no dominar el tema: creo que no hace falta ser un experto para hacer deducciones; basta con tener ganas de documentarse, preguntar un poco y aplicar el sentido común.

Nota 3: Obsérvese que al dar estas cifras aproximadas del tamaño del televisor, hablamos de límites superiores, por encima de los cuales podemos esperar cierta incomodidad para ver la pantalla. Pero no estamos garantizando que por debajo de este límite vayamos a estar cómodos. Estas cifras las hemos sacado de un solo factor: el movimiento de los ojos. Todo el resto de factores explicados antes afectarán de forma individual y variable a cada uno.

36 Comentarios

Participa Suscríbete

MarcosMarcos

La verdad es que yo tengo una 50″ (panasonic 50v10) a 2.5 metros, y hasta la veo pequeña. Vuestro razonamiento cientifico puede ser correcto, pero NO extrapolable a la realidad.

No solo no muevo la cabeza, si no que a veces hasta me acerco para ver detalles en las peliculas en Bluray.

Ahora solo queda que la TDT emita todo en 1080i como TVE-HD para sacarle partido, ya que hasta ahora el 100% de rendimiento solo se le saca con el Bluray o el htpc.

paynalton

lo que pasa es que este estudio se aplica a la óptica y la salud. En cuanto a las razones de ego creo que nunca podrá haber un televisor, auto o pene lo suficientemente grande.

Bictor86Bictor86

Comentario 100% correcto….
Marcos creo que eres la única persona que conozco a la que le pasa eso… Igual te la acabas de comprar y venias de ver un televisor algo precario y simplemente estas “flipando” con imagenes en HD pero cuando lleves un tiempo te daras cuenta de que es demasiado…y mas a 2,5m , demasiada Tv para un salón tan pequeño… La gente suele tirar a lo grande sin pensar en estas cosas, a lo que hay que sumar que si la compras en una gran superficie de 700m2 con techos de 5 m de alto suele parecer mas pequeña, y cuando la ves entrar por casa te llevas las manos a la cabeza. Yo con una de 47″ a 3,5 – 4 m ….casi casi me parece grande….

Foncu

Muy buen artículo, aunque he echado en falta un par de conceptos a tener en cuenta, más relacionados con el mundo de la tecnología, y más concretamente con el muestreo de la señal (resolución y tasa de fotogramas).

Los datos que te doy son los que recuerdo de las clases de Televisión durante la carrera, así que no estaría de más conocer la opinión de un médico u óptico al respecto.

1) Resolución. Según los datos que recuerdo, la capacidad de resolución del ojo humano es de aproximadamente 1 minuto de grado. Esto es que si estamos mirando a una pantalla, el ojo no podrá distinguir dos píxeles contiguos cuyos centros se encuentren separados una distancia tal que desde el asiento, el espectador los vea bajo un ángulo de 1 minuto de grado. (Esta capacidad varía según la separación sea vertical u horizontal). Esto es lo que explica que las pantallas de alta definición se puedan ver más de cerca sin apreciar pérdida de calidad.

El tamaño de las pantallas, que todo el mundo quiere más grandes se elige para buscar sensación de inmersión. Queremos vivir la película. Pero, si mantenemos una resolución estándar, cuanto más grande sea la pantalla, más separados estarán los píxeles, y si se supera la separación angular de 1 minuto de grado, serán claramente distinguibles y ya no veremos una imagen contínua sino un montón de píxeles bailando. De ahí que los sistemas cada vez tengan mayor definición, de 576 líneas efectivas hemos pasado a 720 o 1080 y el objetivo no es otro que poder tener imágenes más grandes, más reales porque nos envuelven. Por eso en Japón tienen sistemas que multiplican por 4 la resolución Full HD.

2) Otro hecho que cusa fatiga al ojo es el ‘parpadeo’ de la imagen. Al mirar una fuente de iluminación que parpadea, existen tres comportamientos en función de la frecuencia de parpadeo. El primero es en el que el ojo claramente distingue una imagen que parpadea, ahora hay luz, ahora no. Si aumentamos mucho esta frecuencia, el ojo no puede distinguir el parpadeo y ve una imagen que tiene la luminosidad promedio de cuando hay luz y cuando no. Pero existe una tercera zona, llamada zona de flicker o parpadeo, en la que el ojo produce una sensación molesta y lo que vemos es una cantidad de luminosidad incluso mayor a la que aporta la imagen cuando está encendida. Esta frecuencia es aproximadamente 1/20 segundos, por lo que ¡CARAY! Si el cine tiene 24 fotogramas por segundo y la televisión en europa 25 fotogramas por segundo estamos JUSTO JUSTO en ese rango incómodo. La elección de estas cifras está relacionada con la capacidad de percibir movimiento contínuo en una secuencia. El ojo es capaz de percibir movimiento continuo justo en estas frecuencias, el problema es que lo hace a través de fuentes directas de luz. ¿Solución? En el cine, se muestra dos veces el mismo fotograma, dando una tasa real de parpadeos que es el doble de la tasa flicker, y santas pascuas. En la televisión, como hace 50 años no podía hacerse ningún tipo de sistema que almacenara una imagen completa para poder emitirla dos veces y enviar 2 veces la misma imagen era un desperdicio de ancho de banda, se inventó el ENTRELAZADO. Lo que se hace es enviar por un lado las líneas pares de la imagen y luego las líneas impares, así en el tiempo que dura un fotograma (en este caso se llaman CUADROS) se presentan 2 imágenes, la que contiene las líneas pares y la que contiene las líneas impares (estas imágenes se llaman CAMPOS), duplicando así la tasa de refresco y evitando la sensación incómoda de parpadeo. Esto se hizo así porque era fácilmente implementable con televisores de rayos catódicos, y por tanto no suponía sobrecoste.

Estas limitaciones han sido actualmente superadas por la tecnología, pero para mantener el parque de televisores existente, todavía los modernos sistemas de visualización (DVD, Blue-Ray, etc) funcionan en cierto modo basándose en este tipo de soluciones, como la del entrelazado, que luego se demostró eficaz para imágenes con cambios rápidos como el deporte.

MalonezMalonez

Colega ingeniero, a la SGAE vas. Hablé del flicker en el primer post, pero bueno, tú obviamente lo has hecho mucho mejor.

En cuanto a lo que dices, entiendo que es la opinión de muchos, y es la experiencia subjetiva: es mejor grande y tener sensación de inmersión, aunque te canse un poquito el visionado por el movimiento del cuello.

victorvictor

me aprece interesante, pero si tenemos en cuenta que la mayor aprte de los directores siguen la ley de los tercios a la hora de grabar y que ademas tambien se rigen por el tamaño de la imagen en la televisión, y no solo pensando en el cine. Con lo cual, quien mira realmente de una esquina a otra de la televisión a toda velocidad viendose obligado a girar la cabeza? quizas si ves un partido de futbol, pero si no…

shapeleyshapeley

La fórmula final se acerca mucho a la que siempre había conocido, que es multiplicar los metros de distancia entre el sofá y la TV por 12. O sea, para 3 metros, 36 pulgadas, 1 menos que la recomendada en el artículo. A mí siempre me ha funcionado muy bien, ahora mismo estoy por debajo de ese factor de 12 en mi salón y mi TV se me queda pequeña y unos amigos que en poco más de 2 metros tienen una de 40 pulgadas me resulta tremendamente incómoda.

Lo que algún día entenderé es de dónde surgió la moda (impulsada por los fabricantes, imagino) de tener una TV cuanto más grande mejor, cuando que yo sepa nadie en el cine pide entradas para la primera fila.

Gracias por el artículo!

Foncu

En el cine la gente no se pone en primera fila por el esfuerzo de enfocar cerca, creo yo. Porque los cines tipo IMAX en los que la imagen te envuelve, sí tienen su público. Eso sí… yo creo que cansa un poco más, y las películas deben tener la duración y contenido adecuados. Al fin y al cabo, está muy bien vivir la película, pero nuestra vida es bastánte más relajada que una peli de acción… quizá por eso nos cansemos.

AMoN-AMoKAMoN-AMoK

El IMAX si tiene mayor definición que una pelí estandar… por eso se tolera mejor la disposición en filas más cercanas (aparte de por un diseño mejor de la sala y la pantalla ligeramente curva).

AMoN-AMoKAMoN-AMoK

El asunto de la primera fila en los cines, también es por el propio enfoque de la película sobre la pantalla… que no tiene tanta definición como los empresarios de las salas quieren hacernos creer y ponen filas por encima de los umbrales aceptables.

DiegoDiego

Aunque tus cálculos parecen correctos a priori (no los he comprobado) hay un factor que no has tenido en cuenta: no hay nada interesante en los bordes de las peliculas.

Me explicaré un poco mejor: cuando se encuadra una escena se pone todo lo interesante en el centro, o dentro de un recuadro un poco alejado de los bordes. Si has visto algún “make of” puede que te hayas fijado en que las cámaras tienen un recuadro dibujado en la pantalla. Eso quiere decir que no va a haber detalles que enfocar en los bordes, sólo el fondo de la escena.

Si en vez del tamaño total de la televisión tomamos ese recuadro como valor máximo para nuestra pantalla, podemos usar una un poco más grande. Yo soy partidario de la de 50 a 2,5 metros por el tema de los detalles en las películas FulHD.

Bictor86Bictor86

Hola Diego , tu comentario me parece acertado , pero sigo creyendo que este tema depende también del enfoque y uso que se quiera hacer la Tv, yo quizá si que sacrificaria un poco de comodidad y veria una peli Full HD en una 50″ a 2,5 …..pero solo eso…teniendo la Tv como “pantalla de cine casera”. Pero en cambio no es nada cómodo para tenerla como Tv clasica y ver mas de un programa seguido , o ver X emisiones seguidas, telediarios , y programación en general.. Otra cosa es que solo la usemos para jugar y ver peliculas jejeje. P.D: Tengo un amigo que se tuvo que cambiar la posición de los muebles del salón solo por recolocar su Led de 55″ regalo de bodas jeje xD un saludo.

maty

Ejem, ejem, ejem… mejor leed mi anotación. En ella hay dos enlaces muy interesantes, que no pongo aquí porque seguramente el comentario sería moderado automáticamente, digo.

Nauscopio Scipiorum Panasonic TX-P37X10. HDReady (720p) versus FullHD (1080p). 17.06.2009

Tu cálculo peca de muy conservador, en mi opinión (para televisores). Creo que es más óptimo:

2,5m   31″  ->  37″    

3m     37″  ->  42″

HugoHugo

Bueno, que sepas, que tras leer los artículos he ido a mi cama a comprobar si la tele de 37” estaba a 3 metros y me he quedado sobado comprobandolo, así que he llegado tarde al trabajo… me debes una caña en un guachinche! avisado quedas! magnifico artículo gracias! la historia es estùpidamente real.

KyuuKyuu

Soy el unico que quiere que hagais un post sobre la rotacion de los ojos? xD Rotacion ocular ya! xD

Rober

No creo que sean tan malos algunos movimientos de cabeza en las pocas ocasiones en las que la imagen muestre detalles de interés en los bordes.

Al fin y al cabo, la realidad tiene 360º y no nos va tan mal con ella :-)

Angus

Me parecen unas medidas un poco conservadoras. En los foros de Home Cinema se manejan distancias más cortas, sobre todo para alta definición. Hay que tener en cuenta que se si esta muy lejos, no se notará diferencia entre una imagen normal o de alta definición.

Héctor

Ante todo, me ha gustado mucho el artículo. Sobre todo por lo claramente que lo has expuesto.

Por otro lado, soy también de la idea de que hay que tener en cuenta también la resolución de la imagen que se va a ver, y que ciertamente, raro es el fotograma donde en los bordes aparece algo realmente interesante de observar.

Yo suelo usar una pantalla de unos 3 m de ancho a unos 5 m de distancia, y hay veces que, si la peli es en 2.35:1, le meto un poco de zoom para llegar a lo mejor a los 4 m y tener mas sensación de ‘inmersión’.

Eso si, sería bueno que editaras la primera parte para poner un enlace a la segunda, aunque éste aparece al final de la página, creo que ponerlo justo al final del artículo, cuando hablas de la segunda parte, sería mas adecuado.

Ocularis

Marcos: dices que el razonamiento dado no es extrapolable a la realidad, porque tu experiencia personal no parece refrendarlo. Me temo que es una forma incorrecta de entender el método científico. En el artículo doy un razonamiento concreto y objetivable para ofrecer unas cifras, aproximadas pero indicativas, en base a un parámetro relativamente reproducible en humanos: movimientos de ojo y de cabeza. No son datos que yo me invento. Dices que tú no mueves la cabeza; teniendo en cuenta que son movimientos no conscientes y de ángulo pequeño, es una percepción tuya no demostrada. También puede pasar que no muevas la cabeza y entonces los ojos hagan movimientos demasiado forzados, que se entienden como incómodos para estar durante horas.
¿Que tú prefieres las ventajas de tener una televisión más grande y no percibes la incomodidad?. Perfecto, eso nadie te lo discute. No se trata de convencer a nadie ni de desaconsejar ciertos tamaños, simplemente doy unos rangos por encima de los cuales puede encontrarse cierta incomodidad. Luego la percepción subjetiva y consciente de esa incomodidad es variable. Pero no queda invalidado el razonamiento porque alguien no note lo que explico en el artículo. No se puede equiparar opinión con argumento científico.

Foncu: gracias por los datos que aportas. Hay varios artículos de mi blog que hablan del tema, pero no voy a empezar a poner enlaces aquí que no es plan. Si te interesa te aconsejo que trastees un poco con el buscador de mi blog. La definición de un minuto de arco es válida, es la “agudeza visual del 100%” (aunque normalmente no lo medimos en porcentaje). Pero es muy habitual que encontremos en la población agudezas superiores. La agudeza visual la solemos medir en escala decimal o en fracciones, siendo un minuto de arco la AV de 1 o 20/20. Es muy habitual encontrar encontrar visiones de 1,2 o incluso de 1,5. Yo tengo una agudeza que oscila entre 1,5 y 2,0 ; y no soy un bicho raro. Así que si quieres afinar al máximo el pixel, habría que hacerlo más pequeño. De todas formas, esta agudeza visual máxima sólo se alcanza en condiciones de máximo contraste y con algo de tiempo para que el sistema visual “perfile y afine” siluetas.
Por otra parte, la resolución es la misma tanto vertical u horizontal en el ojo humano sano (no pasa así en astigmatismos no corregidos)

Lo del parpadeo de la imagen: es un tema complejo y largo, el origen de la fatiga visual está en el efecto estroboscópico, que tiene más importancia en los CRT que en las pantallas más modernas. De todas formas, los límites de fotogramas por segundo se han hecho en base a estudios con personas sanas, pero hay una variabilidad grande en la población. La imagen parpadeante, aunque sea percibida como luz continua por nuestra consciencia, afecta a fenómenos de motilidad ocular, estabilización de imagen en la fóvea, compensación de forias latentes, …. es complicado explicarlo, en un artículo que escribí sobre fatiga visual lo expongo más. Simplemente apuntar que hay mucha variabilidad individual, y de la misma manera que hay fluorescentes que producen fatiga visual en individuos predispuestos, por el mismo efecto estroboscópico con algunas televisiones puede ocurrir lo mismo.

Malonez: se trata de eso, poner en la balanza la sensación de “realidad” al verte tan rodeado de la imagen, frente a lo que supone fatigarse. Para el cine, que sólo es un rato, merece la pena. Para una televisión, pues depende de cada uno. Pero si uno va a estar bastantes horas a la semana delante de la TV, conviene ser prudente.

victor: entiendo tu razonamiento, pero me temo que hay un error de concepto. No hay que entender el movimiento sacádico con que fijemos nuestra atención en unos puntos concretos de la pantalla. Los movimientos sacádicos son involuntarios y muestrean la imagen de forma involuntaria, no somos conscientes de lo que hacemos. La mayor parte de nuestra fijación queda en los puntos de mayor interés, que raramente están en los extremos de la imagen. Pero muestreamos toda la pantalla: la resolución del campo visual periférico es baja y siempre hacemos capturas de pocas décimas de segundos de la periferia de la pantalla, aunque no seamos conscientes.

Foncu: aunque nos pongamos en primera fila, hay suficientes metros para que no sea relevante la acomodación, entendida de forma técnica como la he explicado en el primer artículo. Podemos especular con otras formas de fatiga relacionadas con la proximidad, o con la ilusión de proximidad (al ver primeros planos tan aumentados, da la sensación de estar más cerca de lo que está), pero no tengo datos que respalden esos razonamientos.

Diego: me remito a lo dicho antes a victor; estamos confundiendo movimientos sacádicos con centrar conscientemente la atención en los aspectos de interés. No somos conscientes de los movimientos sacádicos que hacemos. Y barremos la pantalla. Es cierto que el número de “batidas” a la periferia son menores, y que las batidas de diagonal a diagonal son poco frecuentes. Hemos puesto para calcular una serie de parámetros conservadores para establecer un ángulo de 18º y cubrirnos en salud, ya que el límite de 20º de los libros tiene una variabilidad en la población. Por otra parte, luego en el artículo animo a jugar un poco con las cifras, y algunos pueden jugar con ángulos mayores, de hasta 22º, precisamente por eso, porque la variabilidad individual puede favorecerles y porque como los movimientos de parte a parte son infrecuentes, se puede “forzar un poco”.

maty: volvemos a lo mismo, me parece fenomenal que se critique y matice lo que he expuesto en este artículo, pero yo no he dado mi opinión. No he dicho cómo tengo la televisión de mi casa, ni lo cómodo que estoy, ni cómo me gusta a mí. Razono en función de datos objetivos. Por lo tanto, entiendo que es mejor rebatir o matizar con datos objetivos, o razonamientos, más que con opiniones.

Kyuu y Ácido: lo de los movimientos torsionales del ojo es un post que pensaba escribir en mi blog, si los “jefes” de amazigs considerar el tema lo suficientemente relevante, por mi encantado que se publique en ambos sitios.

Rober: depende de lo que llamemos “algunos” y la cantidad de tiempo que pasemos delante de la televisión. Es una decisión individual, pero por lo menos ofrezco unas cifras orientativas, no conviene pasarse mucho de esos 20º

Angus: me remito a lo dicho antes, no se trata simplemente de opinar, sino de razonar por qué son muy conservadoras. Los foros están muy contaminados por tablas, reglas, etc, de dudosa procedencia. No hay información a largo plazo del uso continuado de pantallas que posiblemente sean demasiado grandes.

Foncu

Estupendo comentario Ocularis, me parece que todo ha quedado mucho más claro después de la conversación. Muchas gracias por las respuestas.

Supongo que me habré hecho pequeño lío con lo de la agudeza visual vertical y horizontal, no se si podrás editar el comentario para tachar el error, así si alguien no termina los comentarios no se lleva una idea equivocada.

En cuanto a lo que dices sobre el parpadeo, es cierto que muchos de los motivos que dieron lugar a las relaciones de aspecto de la TV y a sus especificaciones técnicas iniciales se basan en estudios con personas sanas o en situaciones no equiparables a las que se dan hoy para ver la televisión.

maty

Es difícil objetivar lo que es una sensación subjetiva.

El problema de la distancia afectaba a las pantallas de tubo y no a las nuevas pantallas. Aquellos problemas tecnológicos están bien resueltos en una pantalla moderna y más si es de plasma.

Se tarde un tiempo en que el ojo se acostumbre a la nueva distancia, siempre y cuando no se acerque en demasía.

A 2,5m, 37″ está muy bien para ver la televisión TDT. Más cerca se nota la porquería de señal. Si la emisión es en HD o se ven películas/series en HD, 42″ a 2,5m también es un tamaño aceptable.

En fin, tendría que hacerse un estudio estadístico, para obtener lo que es aceptable por la mayoría, pero dependerá de multitud de factores (edad, enfermedades oculares… ).

Ocularis

Creo (es una opinión personal) que faltan equipos multidisciplinares. Es difícil juntar oftalmólogos con ingenieros/telecos. Los oftalmólogos geeks escasean y se dedican más las enfermedades tradicionales que a cómo pueden afectar las nuevas tecnologías.

PeregrinoPeregrino

Tal vez eso se deba a que los oftalmólogos son médicos y como tales están especializados en patología y no en temas de óptica, sobre los cuales la mayoría tienen unos conocimientos algo escasos. Creo que ya hay otros profesionales cuyo perfil podría estar mucho más encaminado a esa misión de comprobar como pueden afectar las nuevas tecnologías.

Ocularis

No es así, supongo que es la percepción que se tiene de fuera, pero es totalmente errónea. No existe “patología” y “óptica”. El especialista del funcionamiento del ojo es el oftalmólogo, no hay áreas del funcionamiento del ojo que estén fuera de su competencia. La óptica del ojo es inseparable del sustrato orgánico. Las herramientas avanzadas para el estudio del sistema óptico del ojo, como el aberrómetro, son herramientas del oftalmólogo.
Lógicamente, el espectro de la oftalmología es muy grande, y no le pidas a un retinólogo que valore la repercusión clínica de un trifoil. Pero los conocimientos prácticos de un especialista en refractiva o un oftalmopediatra son difíciles de igualar.

PeregrinoPeregrino

Entonces, ¿qué opinión tienes tú de los físicos que trabajan en óptica? o ¿de los ópticos-optometristas?
¿Deberían desaparecer ya que existiendo los oftalmólogos no tienen sentido?

Aitor - Somos Medicina

Bueno, bueno, eso tal vez es cuestión de un par de años. Yo ya tengo la asignatura aprobada (de ahí que no tenga el libro de estrabología en la mano) y seguro que muchos otros estudiantes geeks de medicina también andan sueltos por ahí.

Antonio RenteroAntonio Rentero

Post sobre la rotación ocular YA, con entrevista a Marujita Díaz ;-)

Sobre las distancias, no habéis mencionado a los proyectores, que superan ampliamente esas 50, 60 y 70″ que recomienda el cuadro para distancias de hasta 6 metros.

En mi caso me siento a 4,5 m. de la pantalla donde tengo una imagen de 100″. Según vuestro cuadro una aberración visual que casi duplica lo recomendado para esa distancia, y aunque en ocasiones me planteo incluso instalar una pantalla de 120″ (el proyector está a 4 m. de la pantalla y aún queda habitación para atrasarlo yu ganar tamaño de pantalla) quizá eso ya sí sea excesivo, aunque ahí vamos a la segunda parte: la sensación de inmersión y los detalles en el extremo de la imagen.

La sensación de tener una pantalla de 2 m. de ancho es incomparable a la de un televisor de apenas 1 metro. Efectivamente es determinante lo que comentáis de la resolución, a mayor tamaño de pantalla una peli bajada de Internet tiene píxels de palmo ;-) mínimo calidad DVD y el proyector FullHD con BluRay se hace casi imprescindible para tamaños mayores de 120″.

En cuanto a los detalles, lo normal es que la acción esté más o menos centrada en la pantalla, o en un lateral, pero salvo batallas espaciales de miles de naves zumbádose rayos de protones a la vez el espectador no tiene que fijarse en tres sitios diferentes de cada punta de la pantalla al mismo tiempo ni tiene que estar media película mirando de un lado a otro como en un partido de tenis.

Al final depende también de la película y del espectador, para ver un drama intimista igual no necesitas llenar una pared de fotograma y para un documental de naturaleza o una película auténticamente ES-PEC-TA-CU-LAR como “Baraka” solo le hace justicia (como la vi yo en casa de un amigo) un proyector FullHD y una pantalla de 4 m. de ancho. sentado a 6 m.

Ocularis

Tomo noto de la propuesta sobre los movimientos de rotación, después lo tienen que aprobar los “jefes” de amazings. Lo de pedir colaboración a Marujita ya no lo tengo tan claro, tiene un caché muy alto y con lo que me pagan por los post no sé si me llega ;)

EsquesvuelveEsquesvuelve

Joe, que no había visto esta segunda parte. A parte del Betis, ¿y lo bien que se ven las pornos en esos pantallones?

pacopaco

Los cálculos están mal hechos.
Me explico: para empezar, hagamos la prueba de, al doble de la velocidad de andar normal, recorrer la distancia de una carrera de 100m (unos 50seg) y la distancia de un maratón (unas 6h). Observaremos, sin duda sorprendidos, que a pesar de ser la condiciones iguales (unos 7Km/h) en el primer caso NO nos cansamos y en el segundo sí… ¡¡bienvenidos a la cuarta dimensión, el tiempo!! Es decir, a no ser que nos dediquemos a ver durante horas y horas retransmisiones de campeonatos de pong (http://es.wikipedia.org/wiki/Pong) adaptados a 16:9, la diagonal de la nos da lo mismo, lo que importa es donde se desarrolla la acción la mayor parte del tiempo.

En las retransmisiones deportivas y en las pelis y series de TV, siempre procuran mantener lo interesante cerca del centro de la pantalla, y eso significa en la práctica entre el 50% y el 75% de la horizontal, ya que en general las cosas suceden de lado a lado y a la misma altura (la gente suele mirarse a los ojos mientras habla). Además, muchas cosas se filman de forma que se vean bien en 16:9 y en 4:3, y eso significa poner la acción todavía más en el centro.

En la práctica, la dimensión que nos interesa no es la diagonal, sino entre el 50% y el 75% de la horizontal. Para adaptar a esos cálculos los datos de la tabla, tenemos, para la misma distancia, que multiplicar por 1.53 (75% de la horizontal) o por 2.3 (50% de la horizontal), con lo que sale, por ejemplo, que si vemos la tele a 2m, ni de coña nos cansamos con una tele de 38′, aunque probablemente sí con una de 58′. Si vemos la tele a unos 3.3m, las de 60′ son totalmente seguras según este criterio. Esto es mucho más acorde con la realidad experimental, yo he visto sesiones de TV de horas en televisores de 50′ sentado a menos de 2m y no he experimentado fatiga visual…

Claro que si te dedicas a ver sesiones maratonianas de porno quizá sí tengas que tener en cuenta la dimensión diagonal. Aunque al cabo de 3 o 4h, no se si será precisamente tu vista lo que se haya fatigado…

Ocularis

Me temo que no existe “realidad experimental” consistente. No hay estudios publicados en condiciones. Como he explicado antes, la ciencia no se hace con percepciones subjetivas individuales.

Y vuelvo a explicarlo, el sistema visual no funciona realmente como creemos que funciona. Al margen de que “lo interesante” se sitúe habitualmente en el centro de la pantalla, nuestros ojos barren y recorren toda la pantalla. Las esquinas menos, claro que sí, pero también lo recorren.
Sí que es cierto que he puesto parámetros muy conservadores, porque el santo de esquina a esquina podemos considerarlo como poco frecuente. Por eso animo después a experimentar con diferentes ángulos. Llámalo deformación profesional si quieres, pero cuando se da alguna pauta general en un ámbito médico, siempre eres muy conservador: con los ángulos que propongo yo es realmente difícil que se produzca fatiga visual por los saltos en la mirada. Se puede estirar algo el ángulo, pero no mucho. La pantalla debe poder abarcarse correctamente sin mover la cabeza. Si te pasas, se produce la “experiencia cine”: te metes mucho en la película gracias a la pantalla grande, pero no es para estar varias horas todos los días.

Así que, me temo que los cálculos no están mal hechos ;) , es aconsejable no ser tan categórico.

MarcosMarcos

Madre, que mal “karma” tiene mi opinión…. ¿Me habré expresado mal?

No estoy discutiendo ni la validez cientifica de los calculos, ni los ensayos practicados. Simplemente aportaba mi version en relación a mi experiencia. Las alusiones al ego, o al quien la tiene más larga, me resbalan.

En la misma salita donde tengo ahora una 50″ colgada a 2,5-2,8 m del sofá (depende de como me repanchigue), tuve una tv LCD 32″ y otro plasma de 40″ previamente, además de un proyector (no full-hd) con pantalla de 1,8m de base, que por baja calidad deseché. La sensación de no abarcar la imagen dura dos segundos (IMO). Hoy hubiese comprado una mayor.

Comentar además, que suelo ver las peliculas sólo en HD, cosa que influye muchisimo con el cansancio, con la luz general apagada, pero con 4 metros de leds blanco calido de retroiluminación tras la TV como luz indirecta, para mejorar la sensación de contraste, evitar reflejos y poder ver varias horas seguidas sin fatiga aparente.

La discusión por el tamaño-distancia es una de las más frecuentes en foros especializados en video (forodvd, avsforums, mundodvd…) y nunca se llega a un compromiso “estandar” de que tamaño corresponde a la distancia.

4 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: En el artículo anterior hemos estado analizando varios parámetros que explican la fatiga visual que puede producir una televisión, y muchos de ellos tienen relación directa con el tamaño de la pantalla y su proximidad al espe…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>