Wikileaks juega a los dados

Por Luigargo, el 21 diciembre, 2010. Categoría(s): Divulgación
Publicidad

Una tirada de dados, aunque lanzada en circunstancias de eternidad desde el fondo de un naufragio, jamás ABOLIRÁ el azar.

“Un coup de dés”, S. Mallarmé

Wikileaks juega a los dados con el poder. Introduce variables impredecibles. El azar domina sobre la necesidad sociopolítica, más política que social. La pregunta que me hago tiene que ver con las consecuencias de estas filtraciones. Creo que gana la libertad porque pone al descubierto la doble moral de la política aunque salte la duda sobre si los países son algo más vulnerables. Con este miedo último juega la necesidad de los mandatarios, aquellos que quieren instalar al culpable de tanta información sin control en el paredón de los inmorales cuando, en realidad, lo verdaderamente inmoral es corregir, manipular, mentir simple y llanamente a la opinión pública.

El control absoluto de las Tecnologías, especialmente de la Web, plantea un nuevo concepto de libertad, abre un camino nuevo sobre el que muchos quieren ver alambradas. El control quiere falsificar la realidad de las acciones y de los acontecimientos. El control no quiere azares indeseables. La guerra de poder no se da por casualidad, tiene causa. Si hay causalidad y no casualidad hay motivos para pensar que existen responsables. Cuando se quieren crear o recrear causas se nos enseña una supuesta necesidad de los hechos. Algunos esperan justificaciones, pruebas de gases y otros inventos.

Pero me resulta incómodo ver éste conflicto (que no se parece en nada a anteriores intervenciones mediáticas) como un enfrentamiento entre buenos y malos, ricos o pobres, nobles-plebeyos, cowboys-indios, o para-lelos irreconciliables. Ni siquiera es ya Ciudadano Kane. El peligro ahora es mayor, es global, la libertad posible también. El doctor Wiki nos salva de la ignorancia y la conformidad, nos reconforta cuando comprobamos cómo lo que todos intuíamos es cierto. Se han dejado los micrófonos abiertos.

Por otro lado los medios de comunicación que aprovechan estas filtraciones comprenden que esa es la noticia del futuro, que el hecho importa más que la interpretación y que los filtros dominantes. En fin, que la guerra mediática, cualquier guerra, conlleva un hilo con nudos de sinsabores y odios detenidos, reprimidos, sin oxigenar (será por eso que todas las guerras apestan y esa peste nos contagia a todos).

Recuerdo las palabras de Theodor Adorno después de la masacre de la 2ª Gran guerra, 1945: “¿cómo escribir después de Hiroshima?”, que viene a decirnos cómo creer en el hombre tras tanto holocausto.

A esto le respondió J. A. Valente poco después de los sucesos de Tian Men en Pekín 1989: ¿y cómo no escribir?, no nos queda más remedio que continuar a pesar de estas absurdas llagas en la conciencia general, en el inconsciente colectivo

Aquellos que no entran en la dialéctica de bandos, que no participan de los argumentos enfrentados son siempre presionados a estar en uno u otro sitio, se les ahuyenta del azar que les hace libres de la barbarie, surgen las posiciones, los dogmas, los gritos, los malos gestos. Llega la guerra.

La gran Causa

Relaciono el hecho Wikileaks con las grandes guerras por lo que está teniendo de enfrentamiento y falsedad, de manipulación y extorsión. Uno de los ejemplos más lúcidos en el analisis sobre el poder y las nuevas teconologías se lo debemos a Noam Chomsky, ese gran filósofó del siglo XX que todavía colea en su crítica a los abusos de poder.

Noam Chomsky escribió un artículo en el que señalaba “10 Estrategias de Manipulación Mediática“. Con Wikileaks todas ellas quedan inútiles.

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes… Podéis leer el artículo completo aquí.

¿Se podrá escribir libremente después de tanta filtración?

¿Cómo no escribir?: más y mejor.

Algo bueno tiene que tener la globalización internaúta. Escapa a controles. Esta wikiselva quizás evite muchas guerras y tensiones pues elimina el excesivo secretismo y un círculo concéntrico de separatismo. La navegación no quiere diques. Se me ocurre que gracias a estas filtraciones los gobiernos se pensarán mejor sus actuaciones, esconderán sus reliquias inconscientes, tal vez vegetarán más para dejarnos vivir en paz. Y que viva el azar de la noticia.

Azar proviene de la voz árabe “az-zahr” que era representada por una flor dibujada en una de las caras de los dados del juego. La flor era fatal y el jugador que la sacara quedaba inmediatamente eliminado, de ahí que az-zahr pasara a designar lo fortuito que da lugar a las desgracias, y que se convirtiera, al fin, en un símbolo de la malignidad del destino. De la mesa de juego a la mesa de la vida (en continua interacción y metáfora) el Azar, por extensión, señala todo lo casual, ya sea para bien o para mal. Creer que hay causas o necesidad para una guerra preventiva, una guerra que evite azares futuribles, significa afirmar cierta predestinación del hombre o soportar el “fatum” latino como una cruz, o erigirse en supremo protector de fines terrenales que se me escapan.

Demasiado reduccionismo. Azar se opone a necesidad: sólo en el futuro se imagina uno que tal o cual acontecimiento del pasado parecía necesario, pero eso es mera consolación, una vez más justificar lo que nunca estará en nuestras manos: las consecuencias inesperadas de lo que hacemos, esta guerra santa en los Medios o cualquier imposición a la WEB y al libre albedrío.

Pero callemos, haciendo un ruido incómodo para la torpe siesta de los poderosos, los que duermen en los laureles de su soberbia electoral. Y que este mundo global que preparan no nos atropelle aún.



 

Publicidad