El mayor observatorio de neutrinos del mundo ya está terminado: a 2.500 m bajo la Antártida

El observatorio IceCube, en comparación con la torre Eiffel | Imagen: National Science Fundation

Para hacerse una idea de lo que estamos hablando, conviene echarle un ojo al gráfico y ver la comparativa de la profundidad a la que están enterrados los componentes del observatorio. Después de casi una década de trabajos, las obras de construcción del mayor observatorio de neutrinos del planeta, el IceCube, terminaron el pasado sábado 18 de diciembre con la introducción de los últimos 86 cables con fotodetectores sensibles hasta una profundidad de dos kilómetros y medio bajo el hielo antártico.

El proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de un consorcio internacional y los esfuerzos de ingenieros y científicos de varios países. Cada uno de estos cables ha descendido a través de profundos agujeros en el hielo, realizados con una taladradora especial que utiliza agua caliente y que ha horadado el terreno hasta colocar más de 5.000 equipos sensores, del tamaño de una pelota de baloncesto. En total, la instalación ocupa alrededor de 1 kilómetro cúbico bajo el hielo y todo con un solo objetivo: detectar el esquivo neutrino y tratar de determinar su masa y su naturaleza.

IceCube es un telescopio que toma una imagen del Universo utilizando neutrinos en lugar de luz“, asegura Francis Halzzen, investigador principal del proyecto. Estas diminutas partículas atraviesan nuestro planeta, nosotros incluidos, por trillones cada segundo, pero por su escasísima masa (menos de una milmillonésima de la masa de un átomo de hidrógeno) rara vez colisionan con algún átomo y resultan prácticamente indetectables. Por eso se construyen instalaciones gigantescas en lugares apartados de las interferencias: para detectar algunas de estas raras colisiones con el núcleo de los átomos que contiene el hielo.

http://www.youtube.com/watch?v=GEYwBOKVwGE Aunque el observatorio lleva ya varios años realizando mediciones (y su predecesor, AMANDA), el profesor Halzzen cree que el fin de las obras puede traer buenas noticias. “Con la culminación de IceCube”, asegura, “estamos en el camino de alcanzar el nivel de sensibilidad que nos permita ver neutrinos de fuentes más allá del Sol“.

¿Y para qué puede servir todo esto?, se preguntará alguno a estas alturas. Pues los datos que se recojan en esas pequeñas esferas enterradas en el hielo pueden proporcionarnos valiosa información sobre el Sol, sobre la formación de supernovas, la radiación cósmica de fondo y la materia oscura, y ayudarnos a dibujar un mapa más preciso del universo que aún no somos capaces de ver.

Más info y fuentes: Into the Ice: Completing the IceCube Neutrino Observatory (Berkeley Lab), Construction of the World’s Largest Neutrino Observatory Completed: Antarctica’s IceCube (Science Daily), World’s Largest Neutrino Observatory Built at South Pole (LiveScience)

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.