Especial “Los caras de Bélmez” 3. Fernando Frías: Nada nuevo bajo el sol

El hecho de que el Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda y la Diputación de Jaén vayan a emplear fondos propios y ayudas europeas para montar un “Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez” está causando bastante indignación, y con razón. Pero lo curioso es que no es la primera vez que la idea de explotar la credulidad ajena con fines turísticos levanta más de una voz de protesta.

Vámonos a febrero de 1972. El supuesto fenómeno estaba en pleno auge. Cada fin de semana acudían miles de turistas a ver las “Caras”, y aparte de las diez pesetas (de entonces) que costaba entrar en la casa y comprar una foto de “la Pava”, muchos de ellos se dejaban también sus dineros en el bar del pueblo, el estanco o la tiendecita de la plaza mayor. Y aunque algunos periódicos hablaban abiertamente de “fraude” o “camelo”, la mayoría de los medios seguía presentándolas como un misterio misteriosísimo y paranormal.

Ese era el ambiente cuando el Diario Ya, en su edición del día 26, publicó un artículo firmado nada menos que por Antonio Ramos, uno de los periodistas que informaron por primera vez sobre las “Caras”, con el título de “El truco publicitario de Bélmez de la Moraleda”.

Antonio Ramos terminaba su artículo diciendo:

A Bélmez le hace falta ya una aclaración definitiva, porque el pueblo no tiene ni brujas medievales ni belmezanos endemoniados. Le hace falta que se acabe el serial de novela barata que vive desde hace cinco meses. Ni brujas ni rostros que le ganan la batalla al cemento… Un truco publicitario, a pelo limpio.

Han pasado cinco meses desde aquella primera visita. Me imagino que a Bélmez habrán ido ya miles y miles de amantes de “misterios”. Yo no volví. Quería seguir de cerca el asunto. Fui el primero en tropezarme con aquel “rostro” que se vendía a duro en fotografías. Durante este tiempo he estado fuera, en Roma, y desde allí me llegaron noticias de que Bélmez estaba turísticamente promocionado. Ahora, en el pueblecito jienense, al contrario que en Linares, se lidian “misterios” en lugar de toros. Promoción “perfecta”, solo que abusando del subdesarrollo y de otros “sub” que se prestan.

Desde que se publicó aquel artículo han pasado casi cuarenta años. El Diario Ya no existe, Antonio Ramos se ha jubilado, la dueña de la “casa de las Caras” (aquella mujer que aparecía en la prensa con su fajo de fotos listas para vender a los pardillos) falleció, y ni el Ayuntamiento de Bélmez, ni las instituciones públicas, ni nuestro régimen político tienen nada que ver con lo que había entonces.

Pero, cuatro décadas después, se sigue abusando del subdesarrollo, y de otros “sub” que se prestan.


11 Comentarios

Participa Suscríbete

IsabelIsabel

1. Quizás vendieron fotos al principio a modo de postal porque la gente las pedía, no era común poseer una cámara fotográfica. Pero siempre han permitido fotos en la casa sin pagar nada por ello, hasta que el periodismo comenzó a sacar tajada, y esto dejaron de permitirlo poco antes de morir la dueña.

2. En Bélmez de la Moraleda hasta hace no más de 4 o 5 años, no existía ningún lugar habilitado para pasar un día de campo, como exponía Antonio Ramos, ni siquiera un hostal donde dormir, ni un bar o restaurante donde pedir un plato de comida. En cuanto a tiendas, nunca se han vendido souvenirs referentes a las caras de Bélmez.

FerFrias

1. Quizá no, sin duda lo hicieron. Esta foto http://twitpic.com/64u41x aparece en el primer artículo sobre las “caras”, y en él puedes ver a María Gómez (aunque han puesto “López” en el pie de página) vendiendo sus fotos. En cuanto a lo de las fotos en la casa, es cierto que lo permitían, pero solicitándote con insistencia “la voluntad”. Y, respecto a que “dejaron de permitirlo” porque el periodismo sacaba tajada, según otras fuentes lo que pasó fue todo lo contario: que los dueños de la casa querían sacar una tajada mayor, pidiendo hasta 100.000 pesetas (600 euros) por la autorización para fotografiarlas.

2. Yo he comido en Bélmez, he tomado café, he comprado tabaco y no me compré un llaverito de las “Caras” o un libro sobre ellas porque no me dio la gana, no porque no hubiera dónde comprarlos. Lo cual, de todos modos, no quiere decir gran cosa: es difícil que algo tan cutre como las “Caras” den para montar un gran negocio del timo paranormal a lo Rennes-Le-Château con sus librerías esotéricas, pero no por ello dejan de resultar rentables para algunas personas del pueblo a las que no les importa que el nombre de Bélmez quede ligado para siempre a esta bobada. Para lo que no dan, eso sí, es para justificar el gasto del “Centro de Interpretación”, un despilfarro en una población que, como sin duda sabrás, tiene necesidades mucho más reales que cubrir.

IsabelIsabel

Quiero decir, que si la familia quiere hacer negocio, tiene derecho a ello, pueden pedir 600 ó 6000 euros si les apetece, para eso es su casa (más cobra la Obregón por las fotos de sus pechos falsos); la cuestión de cobrar y cuánto dependerá de su estrategia comercial, si lo ven como negocio. Pero ello no hace que sea un fraude, las caras están o estaban en el suelo y se veían; si se pagaba o se paga es por entrar a una propiedad privada y ver dichas caras. Que sean pintadas o no es una cuestión que me interesa descubrir, pero a pesar del supuesto fraude, no deja de ser una especie de leyenda que atrae visitantes crédulos e incrédulos. ¿O acaso todo el que va al lago ness, visita su museo, se hospeda en sus hoteles y se monta en sus atracciones cree en los monstruos?¿incluso después de que el autor de la famosa fotografía de Nessie confirmara que era falsa? En Escocia los escépticos lo ven igual de cutre que en España se ve a las caras de Bélmez, pero ¿recibirá o habrá recibido en algún momento la región de Highlands fondos públicos?
Si ese millón de euros contribuye a que dicho pueblo mejore su economía a medio o largo plazo habrá estado bien invertido, sean o no las caras creación de la mano del hombre. Y sí, siempre hay algo más necesario
Yo pienso al respecto que son un fraude, pero es una opinión sin rigor científico, al igual que la tuya mientras no aportes más datos. A tal respecto se posicionaron dos de los investigadores paranormales más importantes de España, uno en cada extremo. De forma que yo necesito alguna evidencia de que son un fraude, aunque como te digo, la inteligencia me dice que huele raro.

En cuanto a lo del llavero u otros souvenirs te diré que actualmente en Bélmez hay 3 tiendas de artículos varios o bazares, 1 quiosco de prensa, 3 quioscos de golosinas, 6 tiendas de alimentación y 5 bares. En ninguno de ellos existen artículos relacionados con las caras de Bélmez, salvo en el quiosco de prensa se puede o se podía encontrar algún ejemplar de un libro de la historia de las caras, que se puede encontrar en cualquier librería.
Evidemente en los bares se puede comer, pero hasta hace 1 año en ninguno se servían comidas más allá de tapas y raciones. Quiero decir esto porque ya he visto y leído a supuestos periodistas decir que dicho pueblo vive de aquel fraude, cosa que ha llevado a la opinión general a creerlo, y a insultar a sus habitantes con eso de “los caras de Bélmez”.

Buscando es fácil encontrar y comparar cifras de inversiones públicas en museos de historia y costumbres para el desarrollo local, como los 6 millones de euros invertidos por la junta de Andalucía en el Centro de Interpretación del Bandolerismo Romántico de Lucena, basado en la figra de José María “el tempranillo”, y en otros centros peculiares, así como las subvenciones que reciben museos municipales y religiosos, museos de artes y costumbres y las millonarias subvenciones a museos privados.
Las caras, fraude o no, forman parte de la historia de Bélmez y es cierto que recibe muchos visitantes por ellas.

FlashbackFlashback

No creo que nadie se tome esto en serio, además atrae dinero debido al turismo, lo único censurable es ese centro que van a montar, lo demás, un sitio atraeturistas más. No tiene más historia

PedroPedro

Isabel: Lo que se dice hay que probarlo.

……..”2. En Bélmez de la Moraleda hasta hace no más de 4 o 5 años, no existía ningún lugar habilitado para pasar un día de campo, como exponía Antonio Ramos, ni siquiera un hostal donde dormir, ni un bar o restaurante donde pedir un plato de comida. En cuanto a tiendas, nunca se han vendido souvenirs referentes a las caras de Bélmez.”

Ahórrame el trabajo de investigar semejante información, es que no me lo creo, sobre todo los `souvenirs´, y da los datos tú misma. A ver.

IsabelIsabel

Hasta hace 4 o 5 años no había ningún lugar para pasar un día de campo. Han creado varias casas rurales por iniciativa privada, creo que 3 o 4. Ya he dicho antes que no venden souvenirs en ninguna parte. En cuanto a hostales hay un restaurante de carretera a unos 3 km, abierto hace unos 30 o más años, con pocas habitaciones. Con todo eso es con lo que dicen que se forran los caras de bélmez

M. Montes

Me llama poderosamente la atención que en buena parte de los debates que se han generado en torno a este centro de interpretación y al dinero que va a costar se oigan comentarios del tipo “¿qué más da que las caras sean un fraude? El caso es que esa inversión va a servir para atraer más visitantes al pueblo y la cosa saldrá rentable a medio o largo plazo”. ¿Son estos los valores que nos guían? ¿Que un negocio basado en un fraude genere buenos beneficios hace al fraude menos fraudulento? ¿O lo que suaviza el engaño es el hecho de que un fraude sustente los negocios de un colectivo más o menos numeroso, en lugar de enriquecer sólo al creador del engaño?

Francisco

SI la familia dueña de la casa quiere lucrar con la estupidez de la gente, que va, bien venido, nadie le pone una pistola a la gente para que se acerquen a ver tal “espectáculo.” No es nada muy diferente de la basura que se encuentra en los medios. Pero otra cosa muy diferente es el lucro con los fondos públicos. No es que las entidades políticas se caractericen por ser muy eficientes con el dinero o transparentes con este, pero vamos, un mínimo de decencia a la hora de gastar el dinero del pueblo.

JoseJose

Soy de Bélmez. Soy universitario, tengo un máster y una licenciatura. Soy ateo. Nunca podré decir que las caras son un fraude porque no se ha demostrado jamás que lo sea, a lo sumo se han aportado hipótesis estúpidas sobre manchas de humedad o ¡de aceite!
No crean si no quieren, pero no insulten a los belmoralenses. Efectivamente, en el pueblo apenas hay algún que otro restaurante, dos o tres casas rurales (que llevan muy poco tiempo abiertas), y el hostal más cercano está a 3 km.
También es cierto que hoy mismo he visto en una tienda souvenirs sobre “el fenómeno de las nuevas caras de Bélmez”, y me ha dado vergüenza, porque hace una semana unos amigos me hicieron una visita y no pudieron comprar ni una triste postal en todo el pueblo.
Lo dicho: no crean, pero no insulten.

TheTouristTheTourist

Curiosamente, en mi país, Chile, salio hoy una noticia de las caras de Belmez.

-> http://www.lun.com/Pages/NewsDetail....38;bodyid=0

En la noticia salen frases como esta:
“Científico las define como -teleplastias sorprendentes-”

El supuesto científico, es del grupo de investigaciones parapsicologícas de Belmez. Un científico de verdad jamas diría que son teleplastias si como dices tu, nadie sabe quien dibuja o de donde salen las caras.

El diario que cito, es uno de los mas leídos de mi país y a la vez uno de los peores en contenido. Siempre da noticias de farándula o fenómenos paranormales absurdos que caen por su propio peso.

Si aparecen caras, es porque alguien las dibuja.

1 Trackback

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: El hecho de que el Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda y la Diputación de Jaén vayan a emplear fondos propios y ayudas europeas para montar un “Centro de Interpretación de las Caras de Bélmez” está causando bastante indigna…..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>