Sobre Alfred Wegener en el centenario de la teoría de la deriva continental…

Tal día como hoy de hace un siglo, 6 de enero de 1912, Alfred Wegener presentó sus ideas al público por primera vez en una conferencia ante la Asociación Geológica en Frankfurt-am-Main. La teoría de la deriva continental propuesta por Wegener representó un muy importante episodio en la historia de la ciencia ya que revolucionó el concepto de la dinámica terrestre. Desde su surgimiento, la idea de que los continentes podían desplazarse cambiando completamente la configuración de tierras y mares fue, además de impactante, polémica.

Wegener, soldado del ejército alemán, profesor de meteorología y viajero incansable, fue el primero en elaborar una explicación coherente sobre el desplazamiento de los continentes apoyada en una teoría geológica completamente audaz y novedosa a partir de evidencias paleontológicas, geológicas y geofísicas, lo que inicialmente suscitó una fuerte polémica en la comunidad científica.

El desarrollo posterior de los estudios paleomagnéticos condujo a la moderna teoría de la tectónica de placas y, si bien la teoría de Wegener fue incapaz de desarrollar una explicación convincente sobre el mecanismo de los movimientos horizontales de la superficie terrestre, la tectónica de placas, surgió, por el contrario, como resultado de estudios del fondo oceánico y paleomagnéticos que se convirtieron en la evidencia empírica que da sustento al movimiento de las placas tectónicas.

Wegener durante la expedición de 1930 a Groenlandia | (Alfred Wegener Institute).

Alfred Wegener, a diferencia de lo que se conoce actualmente, pensaba en términos de movimientos continentales y no de placas tectónicas, pero su gran idea sobre el desplazamiento fue y sigue siendo impactante, no solo por los resultados catastróficos que produce para la especie humana, sino porque implicó la audacia de imaginar una fuerza colosal capaz de mover continentes enteros hasta el punto de recomponer completamente la disposición de tierras y mares en el curso de las eras geológicas.

Si bien Wegener no pudo encontrar un mecanismo para explicar la deriva de los continentes, tuvo el mérito de reunir toda la evidencia posible en su época para establecer de forma sólida el movimiento horizontal de los continentes.

Desde sus inicios como estudiante, Wegener había tenido la ilusión de explorar Groenlandia y también se había sentido enormemente atraído por una ciencia relativamente moderna: la Meteorología. Como preparación para sus expediciones a la Antártida, Wegener se introdujo en programas de largas caminatas y llegó a dominar el uso de cometas y globos para observaciones climatológicas. Incursionó en la aeronáutica con tal éxito, que en 1906, junto con su hermano Kurt (1878-1964), estableció un récord mundial de 52 horas de vuelo ininterrumpido.

La preparación de Wegener tuvo su recompensa cuando fue elegido como meteorólogo de una expedición danesa que partió hacia el noreste de Groenlandia. La expedición, que llevaba como líder a Mylius-Erichsen, duró de 1906 a 1908. Durante los dos primeros años que pasó en Groenlandia, Wegener emprendió una variedad de trabajos científicos sobre Meteorología, Geología y Glaciología. Fue una expedición salpicada de fatalidades, que sin embargo no le impidieron adquirir reputación como miembro expedicionario competente y destacado viajero polar. Regresó a Alemania con volúmenes de observaciones climatológicas.

Wegener y el esquimal Rasmus Villumsen en una de sus últimas fotografías | (Alfred Wegener Institute).

En 1912 Wegener realizó una nueva expedición a Groenlandia con el explorador danés J.P. Koch, notoria por ser la travesía más larga hecha a pie sobre el casquete glaciar. En esta expedición el propósito fue realizar estudios en glaciología y climatología.

En 1927 Wegener decide hacer una nueva expedición a Groenlandia con un fuerte apoyo de la Asociación Alemana de Investigación. Su experiencia y reputación lo convertían en la persona idónea para dirigirla. El objetivo principal era construir una estación climática para obtener mediciones climatológicas sistemáticas de las tormentas y sus efectos sobre los vuelos trasatlánticos. Se bosquejaron además otros objetivos dentro de un amplio programa de meteorología y glaciología, con la intención de obtener pruebas geofísicas del desplazamiento continental. La expedición, una de las más importantes hasta entonces, se inició en 1929. De esa expedición se obtendría finalmente un dato relevante para su tiempo: el espesor del hielo interior sobrepasaba los 1800 m.

Las placas continentales, por orden, durante el Triásico Superior, durante el Cretácico Inferior, durante transición Mesozoico-Cenozoico, y en la actualidad.

En 1930 llevó a cabo la que sería su cuarta y última expedición. Hubo grandes dificultades desde el comienzo. Los abastecimientos de las instalaciones tierra adentro no llegaron a tiempo y la inminencia del invierno motivó a que Wegener se esforzara por prever una base en la que pudieran albergarse.

Partió desde la costa oriental de Groenlandia con una numerosa caravana y acompañado de nevadas y fuertes vientos, lo que provocó la casi inmediata deserción de los groenlandeses que había contratado. Los que quedaron, incluido Wegener, sufrieron durante todo septiembre. En octubre llegaron sin provisiones a la estación y con uno de los miembros del grupo casi congelado, quien ya no pudo continuar el viaje. La situación era extremadamente desesperada. Apenas había suficiente comida y combustible para dos personas, de las cinco que habían arribado.

Era necesario que algunos regresaran a por provisiones. Se decidió que Wegener y su compañero esquimal Rasmus Villumsen volvieran a la costa. Wegener celebró su cincuenta aniversario el 1 de noviembre de 1930 y salió a la siguiente mañana. La última fotografía muestra a un Wegener determinado, con su bigote empastelado con escarcha de hielo y con un Villumsen de gesto no muy complacido a su lado. Se sabe que el viento era fortísimo y había una temperatura de -50º C. Nunca más se les volvió a ver vivos.

El cuerpo de Wegener fue encontrado bajo la nieve el 8 de mayo del siguiente año envuelto en su bolsa de dormir y con una piel de reno. Sus manos no mostraban congelamiento, lo que indica que no murió durante el camino a causa del frío, sino probablemente dentro de su tienda de campaña a causa de un paro cardiaco producido por un esfuerzo físico extremo.

El cuerpo de Villumsen nunca se recuperó, como tampoco el diario de Wegener que posiblemente contenía sus últimos pensamientos. La esposa de Wegener, Else, recibió el ofrecimiento del gobierno alemán para enviar un acorazado por el cuerpo y honrarlo con un funeral público, sin embargo, ella declinó insistiendo en que su cuerpo se dejara intacto dentro de la capa de hielo. Allí continúa todavía, descendiendo lentamente dentro de un enorme glaciar, que algún día se desprenderá y quedará flotando como iceberg.

La teoría de la deriva continental de Alfred Wegener representa una de las teorías más importantes del siglo XX. La importancia actual de la tectónica de placas es indiscutible y ha sido pieza fundamental para poder explicar la formación de las grandes cordilleras y la actividad sísmica, y ha provisto una herramienta central a la biogeografía histórica para reconstruir la distribución pasada y entender la distribución actual de los organismos.

La fama de Wegener descansa hoy tanto en su intenso trabajo como explorador y meteorólogo así como por haber desarrollado una teoría coherente sobre la deriva continental. De hecho, la estatura de Wegener como científico continúa creciendo y es mucho más conocido hoy que en ningún momento de su vida. Es posible decir que, a diferencia de muchos de sus contemporáneos para quienes la audaz idea del movimiento de los continentes les resultaba simplemente inimaginable, a Wegener, el caminante incansable, no le produjo el menor vértigo.

—————————
Este artículo participa en los Premios Nikola Tesla de divulgación científica y nos lo envía Marcos A. Castro  Ingeniero Técnico Industrial y Licenciado en Ciencias Ambientales. Actualmente realizando estudios de la Licenciatura de Antropología. Trabaja como profesor en Bureau Veritas Formación y es autor del blog Observatorio Redes.

11 Comentarios

Participa Suscríbete

MarlonGSMarlonGS

Que interesante articulo. Gracias!
Tal vez se encuentre algun dia el diario perdido y ofrezca nueva luz sobre los ultimos momentos de su muerte.

JUANJUAN

Estos sí que son personajes relevantes en la Historia de la Humanidad.
Gracias por el recuerdo

SimplicisimusSimplicisimus

Un grano en el culo de los geólogos fijistas de la época. Hoy, le llamarían troll e iluminado.

Maria de Lourdes Cardoso

o cientista Alfred wagner contribui com seus estudos para o esclarecimento da formações dos continentes. Em 14.03.11 em editei em meu blog: Mexendo com livros, breves palavras sobre o trabalho de Wagner, lembrando-me dele no momento da catástrofe do Japão. Cada dia que passa mais evidente fica que ele estava no caminho certo. Excelente publicação de Amazings, e continuem esclarecendo os internautas…

MANOLO DEL CARMELOMANOLO DEL CARMELO

La revista ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS DE LA TIERRA publicada por la AEPECT (Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra) editará este año su primer número monográfico de 2012 sobre el centenario de Wegener, donde se incluyen la traducción española de los primeros artículos que publicó Wegener sobre la deriva continental y otros artículos (biográficos, epistemológicos, etc.)

DayanaDayana

estos si son personajes muy famosos ke ayudaron ala humanidad y gracias x todo

Maria de Lourdes Cardoso

Depois dos naturalistas Charles Darwin, com as viagens exaustivas e com a Teria das Espécies, Alexander von Humboldt também se embrenhou pelos mais difíceis pontos da terra com seus variados estudos no século XIX, encerra-se o ciclo no século XX, com Wagner que trouxe valioso estudo sobre a expansão dos continentes e ainda deixou sua a vida, muito cedo, enterrada no gelo.

7 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Tal día como hoy de hace un siglo, 6 de enero de 1912, Alfred Wegener presentó sus ideas al público por primera vez en una conferencia ante la Asociación Geológica en Frankfurt-am-Main. La teoría de la deriva continental prop…..

[...] La fama de Wegener descansa hoy tanto en su intenso trabajo como explorador y meteorólogo así como por haber desarrollado una teoría coherente sobre la deriva continental. De hecho, la estatura de Wegener como científico continúa creciendo y es mucho más conocido hoy que en ningún momento de su vida. Es posible decir que, a diferencia de muchos de sus contemporáneos para quienes la audaz idea del movimiento de los continentes les resultaba simplemente inimaginable, a Wegener, el caminante incansable, no le produjo el menor vértigo. Fuente:http://naukas.com/2012/01/06/sobre-a...riva-contin… [...]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>