“Por amor a la Física”, de Walter Lewin

La primera vez que mi padre trajo un imán a casa yo tendría cinco o seis años. Recuerdo que quedé fascinado por aquellos dos objetos que no solo se atraían o se quedaban pegados al hierro, sino que se repelían con una extraña fuerza. Me gustaba tanto aquella sensación, que pasaba las horas muertas presionando un polo contra otro e intentando vencer la mano invisible que parecía interponerse. En aquel tiempo también pasaba horas jugando con trozos de espejos, montando pequeños circuitos o mirando los rayos de las tormentas.

Fue también por aquel entonces cuando empezaron a enseñarnos Física en el colegio. Los profesores nos hablaban de cosas como la luz, la electricidad o el magnetismo, pero todo quedaba en un plano tan abstracto que costaba pasar más allá de los nombres y números. En algún momento de mi vida, y en la de muchos otros adolescentes, perdimos la conexión entre los fenómenos reales y aquellos montones de ecuaciones con que llenábamos los cuadernos.

Los que tuvieron un profesor parecido a Walter Lewin, quizá corrieron otra suerte. Este astrofísico de 75 años pasó 43 años de su vida dando clases en el MIT y transmitiendo la pasión por la Física a sus alumnos. Los vídeos de sus clases lo han convertido en una especie de leyenda y son utilizados por profesores de todo el mundo para intentar transmitir esa pasión a los estudiantes.

El pasado miércoles tuve la ocasión de entrevistarle y su capacidad para transmitir el amor por la Ciencia es aún mayor en persona. Como no oía bien, antes de empezar la entrevista ya nos dio una pequeña lección de Física sobre el sonido y el cuadrado de la distancia. Después, igual que en la charla que tuvimos por la tarde junto con otros blogueros, se sumergió en el mundo de la Física y nos explicó cada detalle con la pasión de un niño que estuviera pasándoselo en grande y no pudiera dejar de dar detalles fascinantes. Y siempre, sin excepción, pegándose a fenómenos que todos podemos comprender y alguna vez hemos experimentado. (Mirad la entrevista:)

Imagen de previsualización de YouTubeWalter Lewin estaba en Barcelona para presentar su libro “Por amor a la Física”, publicado por la editorial Debate. En el libro se describe a sí mismo desnudo en la ducha y sujetando arcoíris con la mano, destruyendo una copa por resonancia o subiéndose encima de un péndulo como si fuera un columpio. Al mismo tiempo, es capaz de resumir con una sencillez asombrosa algunos conceptos bastante complejos de la Física y de contagiarnos de la felicidad de cada pequeño descubrimiento.

“Saber los nombres de las cosas”, insistía Richard Feynman, “no significa saber lo que son”. Y éste es el espíritu de cada enseñanza de Lewin. El libro se divide en dos partes, en las primera resume muchas de las lecciones que dio en sus clases del MIT, salpicadas con anécdotas personales de sus viajes por Europa, su infancia y los consejos de su abuela. En la segunda parte recuerda su labor como astrofísico y pionero en la astronomía de rayos X. Aunque se trata de una materia bastante más compleja (estrellas de neutrones, discos de acreción y agujeros negros), su talento para divulgar es tal, que consigue transmitirlo con la misma sencillez que las lecciones de Física más elementales.

Al final de las 300 páginas, uno tiene la sensación de que más que ante un libro está ante un verdadero regalo. El legado de Lewin quedará para siempre en este relato así como en sus lecciones. Y muchos volverán a conectar la Física con aquella sensación maravillosa que nos asaltaba cuando jugábamos con imanes.

Mi entrevista con Lewin: Walter Lewin: “Aburrir con una clase de Física es un crimen” (lainformacion.com)

Para los que quieran ver sus clases, aquí os dejo su última clase subtitulada en varias partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6.

13 Comentarios

Participa Suscríbete

kissu

Tuve la suerte de asistir a la presentación-conferencia del libro en el CosmoCaixa. Pocas veces se llena el auditorio hasta los topes en estas conferencias, y aunque no hizo experimentos tan espectaculares como los de los vídeos, mereció la pena. Casualmente llevaba la misma camisa de la foto.
Inspiró la última entrada de mi blog, cuando habló de Jocelyn Bell y las estrellas de neutrones.
Felicidades por la entrevista!

Francis

Hoy me he comprado el libro y he empezado a leerlo. No sé cuándo acabaré. Tengo seis en proceso de lectura en paralelo… pero el libro de Lewin tiene muy buena pinta.

Sergio MontoroSergio Montoro

Honestamente, no conocia a Walter Lewin aunque soy un entusiasta fanático de Feynman, por ejemplo. Después de ver la entrevista y algunos vídeos más de sus clases me ha parecido un enfoque apasionante y apasionado de “enseñar” (con comillas, porque seguro que mas de uno se queda pegado al vídeo sin percatarse que le están “enseñando” ciencia)

Gracias Aberron y Gracias Amazings !!!

PD: ¿Os imagináis una clase así en nuestro “querido” sistema educativo? cuantas cosas estamos haciendo mal!!!!

Arturo Quirantes

Bueno, aunque yo he marcado a Walter Lewin en mi lista de heŕoes personales, tampoco debemos ser tan negativos.

Veo dos problemas en las clases de Lewin. La primera, que es muy bonito tener una hora completa para jugar con un péndulo. Pero, por experiencia (soy profe de Física en la UGR), si haces esas cosas, sencillamente, no tendrás tiempo para enseñar ni la mitad de la mitad del temario. Los estudiantes del MIT son gente selecta, con buenas notas y listos para aprender. Si alguien me dice que, con dar sólo la cuarta parte del temario, mis estudiantes se aprenderán por su cuenta el resto, me apunto. Pero mucho me temo que va a ser que no.

El segundo problema es … bueno, ¿habéis visto cómo sufre el pobre cuando hace el péndulo? Estoy seguro que mi esposa no me dejaría intentarlo. Yo estoy dispuesto a sacrificarme por amor a la docencia, pero antes quiero un complemento docente de peligrosidad extrema y dolor de huevos :-)

Javi Maravall

Estoy de muy de acuerdo. Además, Lewin es un profesor extraordinario con una forma de enseñar extraordinaria, pero hacer lo que él hace con todos los recursos de los que dispone es relativamente fácil. Muy pocos profesores pueden provocar esas reacciones en sus alumnos sólo con una tiza.

Sergio MontoroSergio Montoro

Totalmente de acuerdo con los dos y esta claro que no podemos montar un pequeño espectaculo en cada clase por cuestiones de tiempo y recursos. Por otro lado, pase cuatro cursos de física antes de pasarme a una ingenieria y os puedo decir que hay profesores que te hacen amar la asignatura y otros … ,bueno, hay otros.

Creo que lo que deberiamos fomentar y tener es una forma de hacer atractiva la ciencia a los chavales, esos que son nuestro futuro, para que se interesen por aprender y no asuman que ciencia=aburrimiento o =cosa inutil. En esto, si un video de Walter sirve para inspirar a un chavalin, pues genial. Y ¿por que no poner ese video un día en clase y luego analizarlo?

De nuevo, gracias a los dos por vuestro feedback y … venga Arturo, animate a ser un pendulo humano !!!

fabian ayalafabian ayala

la docencia inspira, entusiasma, orienta….
el hambre de conocimiento no depende de un profesor,,, crece con un maestro…..

daviddavid

Ojalá mi viejos profesores de física y química hubieran sido así, es muy curioso, mi profesor de tecnología industrial, era de esas personas que te hacen querer saber mas y él siempre nos daba mas materia, usaba dibujos de maquinas sacados del comic “TBO” del profesor franz de copenague para aplicarlo a sus clases , saqué siempre sobresaliente con el en bachillerato,curiosamente la mayoría de los de mi clase aprobaron ( incluyendo a vagos y gente que no aprobaba ni gimnasia ) sin embargo , cuando llegaba a las clases de física… eran fórmulas, sin sentido, sin conexión, aprender números y ya está… :/ , creo que es un gran cambio que todos debemos apoyar,no perder la conexión entre lo teórico y la realidad. :)

ManuelManuel

Sin duda este tío es un genio, pero la comprensión de la física a nivel universitario (la verdadera antesala del principio del goce) exige de un mínimo esfuerzo personal y una cierta soltura matemática que son difíciles de evitar con unos vídeos ;)
Esta claro que con alumnos tan motivados (cualquiera que haya sondeado el MIT sabrá de su “exquisito” proceso de selección… minuta aparte) y temas tan golosos como la mecánica, el electromagnetismo y las ondas es más fácil ser creativo.

Envidio sin duda a los que durante todos estos años han tenido la magnifica oportunidad de asistir a sus clases. Espero haber intentado poner toda mi creatividad y compromiso en las mías ;)

THK-1176THK-1176

Probablemente si en el instituto hubiese contado con profesores como el Sr. Lewin o el Sr. Palacios, quizás mi opción profesional se hubiese volcado más hacía otros derroteros…Y eso que la física me encantaba (y la nota se correspondía), aunque nunca pude con las matemáticas. Supongo que era cuestión de abstracción. En fin, que este señor es todo genio y figura, y que su libro ya está en el “top” de mi “wishlist”, y antes de que termine la semana caerá!

Un saludo!

yack

El problema de dar el temario completo es que después, pasados diez años, se ha olvidado el temario completo. aunque eso ya no le importe a nadie.

Habría que concentrarse en enseñar a los alumnos la naturaleza básica de la realidad física empleando ejemplos viuales antes que fórmulas.

¿Quien sabe la ley de Ohm, la definición del trabajo o la diferencia entre peso y masa? Me conformaría con que los alumnos al menos se hubiesen quedado con esas tres ideas, pero ni eso.

Saludos.

Javi Maravall

No creo que todo sea así de malo. Aunque los los alumnos son tratados como un colectivo, la realidad es que la aplicación de los conocimientos que adquieren en la universidad se realiza como individuo, y los profesores deben potenciar a los que vean más interesados.

4 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: La primera vez que mi padre trajo un imán a casa yo tendría cinco o seis años. Recuerdo que quedé fascinado por aquellos dos objetos que no solo se atraían o se quedaban pegados al hierro, sino que se repelían con una e……

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>