No es país para innovadores

Todos conocemos a Google. Cada día, en casi cualquier rincón del mundo, millones de personas utilizan su célebre buscador para encontrar respuestas a sus preguntas. En menos de 20 años desde sus humildes comienzos, Google se ha convertido en un titán de la innovación tecnológica mundial. Un gigante de ganancias multimillonarias, admirado, deseado y envidiado por muchos emprendedores.

Pero, ¿qué hubiera ocurrido si el nacimiento de Google hubiera tenido lugar en la Universidad Complutense de Madrid en lugar de en las aulas de Stanford? Pues que, con mucha probabilidad, hoy no estaríamos hablando de él porque no habría salido adelante.

Las razones detrás de esta desoladora respuesta a esta hipotética pregunta son muchas pero, en esencia, se resume en una frase: La cultura del riesgo es un bien escaso en España. Ni la sociedad, ni los inversores y, ni mucho menos, el sistema están adaptados para la generación y fomento de arriesgadas empresas punteras en I+D. De hecho, las pocas y notables empresas innovadoras que se crean en España no aparecen gracias a la idiosincrasia española sino a pesar de ella.

A continuación, vamos a detallar con más profundidad cuáles son, en mi opinión, las principales barreras a la innovación en nuestro país en sus 3 frentes, totalmente interrelacionadas entre sí.

Sociedad

¿En qué piensa un español, normalmente joven, nada más terminar su periodo formativo? Exacto. En encontrar empleo y, a ser posible, lo más estable posible. Y, así, alcanzar el nirvana laboral es convertirse en funcionario de por vida. Va en nuestra cultura: Buscar empleo y exigir a los demás que creen empleo. A casi ninguna persona se le enseña, motiva ni plantea que él mismo podría tener la posibilidad de crear su propio empleo, su propia empresa.

En los países anglosajones, la mentalidad de oposiciones española no se concibe. Raramente hay puestos de por vida porque saben muy bien que tiende a matar la iniciativa, el esfuerzo y espíritu emprendedor. De hecho, los jóvenes de estos países no valoran tanto el funcionariado como aquí. Desde el extranjero no se concibe que haya personas que se maten a memorizar durante años para obtener un puesto de por vida, independientemente de la productividad. Esta figura es excepcional en estos países, dónde se suelen hacer evaluaciones anuales para valorar la continuidad de sus trabajadores.

De partida, ya existe una escasa predisposición a crear empleo pero, ¿qué ocurre entre los pocos elegidos en los que la semilla de la emprendeduría germina? Que la mayoría de los emprendedores montan bares, literal y metafóricamente hablando. Se crean empresas que son más de lo mismo, sin arriesgarse a apostar por algo verdaderamente nuevo. Se apuesta por lo seguro y por lo que dé más dinero a corto plazo. Por eso, las inmobiliarias y las constructoras florecieron tanto en los pasados años, eran un chollo seguro basado en una burbuja. También lo vemos en empresas que se dedican a copiar ideas e iniciativas que ya se sabe que tienen éxito en otros países.

Es muy tentador y lógico hacer un negocio sobre seguro, pero nunca un país va a despuntar económicamente sobre los demás si sus emprendedores no arriesgan en desarrollar servicios y productos que no había hasta ahora en el resto del mundo. La inversión en I+D de las empresas españolas es mínimo y, a menudo, se convierte en una forma de acceder al dinero de las subvenciones sin apostar verdaderamente por la innovación.  Si esta inversión ya era escasa antes, con la crisis actual este problema se agudiza aún más.Lo anterior es un camino a la perdición: si las empresas no evolucionan, mediante la innovación de sus productos y servicios, no podrán adaptarse a un mercado cada vez más competitivo y su futuro peligrará.

Por otro lado, el colectivo que más podría aportar a la creación de empresas punteras en I+D, los científicos, suele vivir al margen de las empresas, tanto por decisión propia como por presiones del sistema (que mencionaré más adelante). Desde la Universidad, todavía hay muchos que siguen viendo con malos ojos que un profesor cree o colabore con una empresa, como si fuera un sacrilegio al espíritu académico más puro consistente en enseñar, investigar y publicar artículos científicos.

Inversores

Los que manejan la pasta en nuestro país adolecen de los mismos estereotipos que la mayoría de los emprendedores: buscan el mínimo riesgo y la máxima y más pronta rentabilidad. Si en la sociedad española el nirvana laboral era el funcionariado de por vida, en los inversores el nirvana es el pelotazo económico: ingentes beneficios, caiga quién caiga.

Que haya muy pocos emprendedores con ganas de innovar y arriesgarse es un problema, pero que muchos de los potenciales inversores del país se nieguen a arriesgarse a financiar a los primeros, multiplica la magnitud de este problema. Nunca hay que olvidar que crear una empresa no es sólo cuestión de voluntad, también hay que disponer de dinero para ello, lo que frena la iniciativa de muchas personas. Esto es especialmente acuciante en el terreno de la I+D donde se suele requerir una importante inversión inicial (salvo áreas como la informática) para el desarrollo de la empresa, imposible de asumir sólo por sus fundadores.

Al margen de los inversores privados, la financiación pública de proyectos innovadores cojea muchas veces por su mentalidad. Suelen exigir un retorno de la inversión del dinero tan rápido que no es real para los modelos de negocio de empresas innovadoras. Buscan empresas innovadoras con retornos económicos de bares (seguros e inmediatos) y eso es como el santo grial: todos los buscan pero nadie lo encuentra. De hecho, ni siquiera Google fue rentable hasta muchos años después. Desde la creación de su idea (año 1996) la empresa no fue rentable hasta el año 2001, cuando tuvo 7 millones de beneficios. Tres años más tarde, salió a bolsa con un capital de 1,6 mil millones de dólares.

Otra de las barreras a la innovación procedentes de muchos inversores es que se encuentran en un “quiero y no puedo” de la empresa innovadora. La buscan, pero no quieren arriesgarse, así que apuestan por modelos de negocios innovadores… que ya han creado en otros países y saben que pueden ser rentables. Otras veces, valoran más la experiencia previa de los emprendedores en otros proyectos anteriores, que la idea actual en sí, lo que también obstaculiza la creación de empresas por parte de los más jóvenes (un colectivo que normalmente es más arriesgado) al no poseer esa baza de la experiencia a pesar de que su idea innovadora sea muy buena.

Por desgracia o por fortuna, la crisis aprieta y parece que cada vez más son los inversores que se han concienciado que si invierten un poco en una serie de empresas innovadoras, alguna de ellas cosechará bastantes frutos como para compensar el gasto conjunto.

Sistema

Seamos claros. Crear una empresa es un infierno en España, sea del tipo que sea. Mínimas facilidades, “burocracia” abochornante, trabas por todos lados… Desde el primer momento en que creas una empresa tienes un goteo de gastos constante aunque tengas cero beneficios. No es, desde luego, sorprendente que España se sitúe en el puesto 147 sobre 180 países en cuanto a dificultad para crear una empresa, equiparándose a los países africanos.

Mientras tanto, en países como Inglaterra, se dan facilidades a la creación de empresas hasta que alcancen cierto nivel de rentabilidad. Resulta curioso que, en un país con tanto paro y con una destrucción constante de puestos de trabajo, los Gobiernos no hagan absolutamente nada para favorecer ni agilizar la creación de empleo. ¿Por qué? Es una respuesta que se me escapa. El caso es que si ya de por sí resulta difícil crear una empresa convencional, con una empresa innovadora la experiencia puede resultar verdaderamente traumática, sobre todo porque se suele necesitar grandes desembolsos y retornos lentos de la inversión.

Por otro lado, desde el ámbito universitario y de centros de investigación se premia principalmente la enseñanza y/o la publicación de artículos científicos pero muy poco la creación de patentes y absolutamente nada la creación o colaboración con empresas que exploten los frutos de las investigaciones. Esto supone un doble riesgo para un científico que quiera montar o colaborar con una empresa ya que, además del riesgo inherente de la creación de empresas innovadoras, se encuentra con que destina tiempo a una actividad que no le van a valorar en su carrera universitaria/investigadora, dejándole en una situación de desventaja con sus compañeros.

Un factor importante para el desarrollo de las empresas innovadoras más punteras es su asentamiento en una ciencia básica de financiación sólida y estable. Los productos y servicios más novedosos surgen de lo que un día fue investigación básica. Por eso, si la ciencia básica cojea, las empresas innovadoras se arrastran irremediablemente tras ella.

Conclusión

En definitiva, España no es país para innovadores. La cultura del riesgo, necesaria para crear y financiar empresas basadas en I+D, es escasa y el sistema no hace nada para ayudar a su creación. Sin embargo, es el momento ideal para cambiar todo esto. Hemos llegado a unas cifras alarmantes de paro y a una destrucción masiva de puestos de trabajo yendo siempre a lo seguro. ¿Qué mal nos va a hacer intentar cambiar las cosas y arriesgar a crear empresas innovadoras? Como decía Einstein, “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Así pues, hay que apostar por cambiar la forma de crear empleo.

46 Comentarios

Participa Suscríbete

Juan Ignacio Pérez

En líneas generales, lo que dices en el artículo, Shora, es correcto. España obstaculiza la creación de empresas. Pero tengo dos observaciones que hacer. Una es la relativa a la idiosincrasia de los españoles. No estoy seguro de qué es lo que quieres decir con idiosincrasia. Si te refieres a que el apego a la condición funcionarial es cosa del carácter de los españoles, no lo veo así. Para mí es una cuestión cultural, pero esa cultura es el resultado del sistema de incentivos que ha funcionado durante décadas. Con esto quiero decir que es modificable. Se trata de modificar el sistema de incentivos.
Mi segunda observación se refiere al papel de la universidad en todo esto. Creo que la universidad no tiene que premiar la transferencia de resultados de investigación. Sí, ya sé que suena raro, pero estoy convencido de esto. Lo que tiene que hacer es facilitarla. No es lo mismo. La universidad tiene que perseguir el alto nivel académico y lo que tiene que hacer es premiarlo e incentivarlo. Y además de eso, tiene que dar todas las facilidades del mundo para que quienes crean que pueden ganar dinero con sus ideas, lo hagan. No haría falta premiar nada. De hecho, cuando se premian esas cosas se acaban premiando transferencias y productos que a nadie interesan. Cuando interesan siempre hay quien está dispuesto a pagar dinero por ellos; de lo que se trata es de facilitar eso.
Ganar dinero, en España, está mal visto, y en la universidad española, peor visto aún. A quienes quieren ganar dinero se les penaliza y se les pone trabas. Por eso falla la transferencia de investigación a los sectores productivos, por eso y porque cuando se implantan sistemas de incentivos, lo que se acaba incentivando son transferencias que no sirven a nadie, patentes que no se explotan, etc.
Enhorabuena por tu artículo. Me ha parecido especialmente pertinente y oportuno, y más aquí. Y perdón si no acabo de redondear los argumentos (ando con algo de prisa).
Salud
I

MiguelMiguel

Estoy en parte de acuerdo con tu análisis, pero lo voy a criticar un poco porque para eso están los comentarios :-)

El que tanto la sociedad como los inversores sean aversos al riesgo para invertir en la innovación, ¿es causa o consecuencia?

Desde luego que nuestra cultura es distinta a la estadounidense, que admira el individualismo y tiene el ideal de un “país de pioneros”. Sin embargo, si nos comparamos con otros países europeos yo no veo tan claro que valoremos más que los demás el tener un trabajo estable.

El riesgo no es cuestión de aceptarlo o no: el riesgo hay que gestionarlo. En este caso eso significa reducir la probabilidad de que la inversión fracase y reducir las posibles consecuencias de ese fracaso (o sea, la cantidad de dinero perdido). Y la forma en la que eso se hace en muchos países es a través de apoyo público, no solo mediante subvenciones sino a través de normas y organismos que faciliten la innovación: facilidades, reducción de impuestos, viveros de empresas en universidades, asesoramiento, etc. Hay que meter mucho dinero en innovación para sacar beneficio (que luego es mucho). O sea, hay que cuidar el sistema.

Y al final el sistema es el que elegimos nosotros, cada cuatro años. O sea, que al final sí tenemos un problema cultural. Pero tal vez no tanto de aversión al riesgo como de inercia. En España nunca hemos vivido en primera persona los beneficios de invertir en innovación (porque nunca lo hemos hecho demasiado). Y por no es una de nuestras prioridades.

Ahora sería el momento de que propusiera una solución a este problema, pero la verdad es que no se me ocurre ninguna. Así que sugiero un plan B: ¡copiar lo que hacen los otros! Claro que no va a funcionar inmediatamente, pero tampoco lo van a hacer todas las reformas/recortes (según el periódico que leas) que se están haciendo ahora.

Por último, un comentario en favor de los funcionarios. La razón de que los puestos de funcionarios sean permanentes es que se trata de evitar que cada vez que cambie un gobierno despidan a los que están y contraten a sus primas, cuñados y amigüetes. Eso es un rasgo de nuestra cultura: somos muy familiares, para bien y para mal. Las mismas redes familiares del enchufismo sirven también de apoyo cuando uno está en el paro. Volviendo al tema funcionarial, nuestro sistema de acceso al empleo público es más justo que otros en Europa y favorece la competencia y el mérito.

Preparar una oposición es una apuesta de riesgo. Los funcionarios se han arriesgado, han invertido tiempo y dinero en estudiar y se lo han currado más que la mayoría que no lo somos, lo que les ha dado una ganancia personal. Además su trabajo nos beneficia a todos. Y encima les llueven palos de todas partes.

Kullman

La empresa bq Readers nacio en la Politécnica de Madrid, y hace nada se llevo el premio a la Creacion de Empleo en los Premios Pyme entregados por la comunidad de Madrid.

El problema no es tanto que la universidad no proporcione medios, sino que los emprendedores no quieren arriesgarse a montar algo y que les salga mal.

Yo de hecho tengo una idea interesante y me estoy pensando muy mucho si llevarla a cabo o no…

Contestando al ultimo mensaje, coincido en que el trabajo de los funcionarios nos beneficia a todos, el problema es que no trabajan mucho…

AbraxasAbraxas

“Contestando al ultimo mensaje, coincido en que el trabajo de los funcionarios nos beneficia a todos, el problema es que no trabajan mucho…”

¿Y eso lo sabes tú o te lo han contado? Me apuesto un sugus a que el 99% de todas esas personas que te han atendido mal en alguna ventanilla y que tú te crees que son funcionarios representativos de la especie funcionarial al pleno, son en realidad personal laboral.

anxova

Leído el artículo y los comentarios, creo que todos tienen su parte de razón. Mi experiencia es que montar una empresa innovadora es todo un reto. Nosotros hemos montado en Ferrol una escuela de arte, atípica y solitaria en toda la comunidad, pionera en su género, y vivir de ella ha sido posible durante casi 12 años (los últimos cuatro en declive, coincidiendo con el inicio de la crisis) pero sintiendo en todo momento que todo, absolutamente, era cuesta arriba. Ni siquiera hemos sabido/podido aprovechar el boom de las subvenciones.
Luego he querido entrar en el sistema, preparando mis oposiciones a enseñanza secundaria, y le doy la razón a Miguel: es muy duro y difícil entrar, supone un riesgo grande. Y encima, ahora veo que no me habrá valido de mucho, tal y como están las cosas.
Creo que España, en general, es un mal país para trabajar si no eres mediocre o te conformas con la mediocridad.
Creo que David Jiménez lo analiza de lujo en este artículo, “El triunfo de los mediocres”, que está circulando estos días atribuido a Forges:
http://davidjimenezblog.com/2012/02/...-mediocres/

I3D

Sólo el que haya intentado montar una empresa en este país se hace una idea de lo difícil que es si no tienes una gigantesca hucha detrás.
Al estado sólo le preocupa recaudar a corto plazo, de manera que mientras te labras una reputación y consigues clientes estás pagando aunque todavía no generases ni un céntimo de ingresos.
Apaga y vámonos.

PurnelioPurnelio

Un soplo de aire fresco semejante post entre tanto lloriqueo por los recortes del estado a nuestro gastazo favorito.

Hay un factor letal que aquí no es bien entendido, el que la mala moneda desplaza a la buena. Se quejan de que no hay dinero PÚBLICO, es decir, de los impuestos que nos sacan, para la investigación. Es la peor manera de administrar el dinero porque, como este se obtiene de la coacción, quien lo administra tiene que satisfacer a lo que le facilita la coacción y no a otros criterios. Y, en efecto, es tema conocido que entre proyectos interesantes hay quien saca mucho dinero en sbvenciones en base a rellenar papeles para satisfacer la necesidad de propaganda del político o para acallar a quien le va a poner en dificultades si no suelta la pasta. Lamentablemente, estas campañas basadas en “protestemos a los políticos todos juntos” se inscriben en esta dinámica: al final, si se salen con la suya será con el criterio de callar a los más “peligrosos” y no con criterios de relevancia cientifica.

Mejor dinero privado, vía donaciones (sí, se puede funcioinar así) o vía financiación de la empresa privada.

¡Ah! No has entrado mucho en el asunto de los impuestos a las empresas (que implican también costes de contratación, que no son otra cosa que impuestos a los contratos laborales) , que son extraordinariamente disuasorios.

MiguelMiguel

Por supuesto que lo mejor es la inversión privada, pero ésta se puede fomentar invirtiendo dinero público. Por ejemplo mediante incentivos fiscales a inversiones, donaciones y patrocinions, reducción en las cotizaciones laborales, creación de oficinas que den servicio especializado a las empresas (ventanilla única), organismos que comuniquen la universidad y la empresa (investigadores y estudiantes en prácticas), promoción exterior, etc. Todo eso (que ya existe y probablemente pueda mejorarse) lo paga el dinero público, que no son solo las subvenciones.

mugicamugica

Amén!!
Todo lo que aquí se ha dicho compañeros emprendedores y yo lo estamos sufriendo punto por punto las empresas basadas en I+D,

tengo 29 años y llevo desde los 18 años emprendiendo ( y compaginando con los estudios tb…)
primero tuve una empresa de diseño gráfico y programación que vendimos para meternos en la buena aventura…
Actualmente junto a mi socio, tenemos una empresa de inteligencia Artificial ( sistemas expertos con capacidad de procesamiento de lenguaje natural)

A lo que habéis dicho, yo sumaria;

1) nivel de inversión:

la inversión media en empresas tecnológicas en España ronda los 250.000 Euros.

si os vais hacia cualquier país de Europa esta suele subir a unos 500.000.

En estados unidos, esta suele ser la inversión mínima.

2) baja cualificación técnica de los inversores;

si, lo se, suena ridículo pero es cierto, hemos estado en la mayoría de los fondos de inversión fuertes de España y los comités que “auditan” tu tecnología la mayoría de las veces no tienen la suficiente cualificación para saber si tu tecnología es buena o no, y no lo digo yo, esto me lo han reconocido miembros de los mismos comités, en I+D esto es sangrante.

3) Capital riesgo, sin riesgo:

Actualmente en nuestra empresa estamos negociando con dos multinacionales que juntas facturan 17.000.000 millones de euros/año, para implantar nuestra tecnología en sus sistemas de búsqueda e indexación a nivel mundial.
pues bien, los inversores nos dicen que hablemos con ellos cuando el acuerdo ya esté cerrado…Y si cerramos por fin el acuerdo?? para que necesitamos inversores??

Al final nos queda agarrarnos los machos y sacar la negociación por nuestra cuenta.
ahora nos estamos comiendo las negociaciones, mi socio y yo frente a 15 de ellos en cada reunión.

por tanto hemos llegado a conclusión de que no existe en españa el capital riesgo, solo hay…”banca privada”.

4) (en el país vasco sobre todo)…maquina = inversión,desarrollo de software=sueldo= gasto;

esto implica un problema enorme, que hace que todas las empresas de software o de cualquier desarrollo “no tangible” no parezcan una buena inversión, cuando el gasto de estas es mucho mas controlado.
delante nuestro hemos visto inversión pública en empresas industriales de varios millones de euros, que para ser realmente rentables deberian estar por encima del 800% previsto en sus espectativas, peeero las maquinas paradas, también son inversion parece ser…creo que se debe a la vieja costumbre de los bancos de ” si te va mal por lo menos te embargo las máquinas”.

5) facilidades a las nuevas empresas:

sobre esto sinceramente con una pena enooorme nosotros nos estamos planteando mover la empresa a Inglaterra, por presión fiscal, por facilidad de trámite y aunque me joda, por prestigio, parece que una empresa española no fuera capaz de hacer buen I+D, es muy triste pero cierto, cada vez que vamos a un congreso de inteligencia artificial, como empresa lo notamos.

y bueno no voy a poner mas que me caliento y me vuelvo muy pesado jajaja.

un abrazo a todos, si os interesan datos sobre el tema o se puede ayudar en algo,yo en cantado

José MariaJosé Maria

Creo que ha hecho falta decir “no apostamos, criticamos…” Ya puede ser la mejor idea del mundo, pero simplemente nadie va hacer nada por ella. Desafortunadamente en nuestro país nadie va a apostar por ti, no solo buscamos las cosas fáciles, si no que nos atamos al dicho: “Si funciona bien, no lo cambies” Por eso nunca innovamos a comparación de otros países, los ingresos generados por los modelos de negocio obsoletos como el de la música o el cine nunca cambiaran porque una vez alguien dijo: “Es mejor así que crear algo nuevo que nos generé perdidas” Ya puedes tener una buena idea o escribir el mejor post que simplemente lo criticaremos porque nunca seremos capaces de ver nuestra propia realidad para salir adelante. Enhorabuena Shora por tu post, de verdad que quienes alguna vez han intentado emprender se sentirán identificados porque sabrán que es una realidad, en este país es algo casi imposible vivir de tus ideas. España es un lugar con mucho potencial, lleno de buenos genios pero lastimosamente de pocos recursos y poca fé.

Luis Arean

De acuerdo con Shora pero también con Juan Ignacio, sobre todo su segunda observación. Las Universidades de EEUU facilitan la transferencia de tecnología, pero siguen premiando la excelencia académica.

En cuanto al funcionariado, en el Reino Unido hay algo muy similar, el Civil Service. Yo creo que la cultura europea es menos emprendadora que la estadounidense; en toda Europa se valora el tener un empleo estable. Algunos más, otros menos.

Investigadora CientíficaInvestigadora Científica

Felicito a la autora, porque considero que este artículo no tiene desperdicio, pero sobre todas las cosas, porque es una española la que llega a estas acertadísimas reflexiones. Yo no soy española, ni europea; soy americana, con lo cual, pese a que soy de la misma opinión de la autora, me he limitado a comentar este tipo de reflexiones sólo con mi esposo a lo largo de los años que llevo viviendo en España y he evitado mucho hacerlo delante de colegas y amigos españoles para no herir susceptibilidades. Respeto vuestra cultura y agradezco enormemente la oportunidad que me ha dado el gobierno español de desarrollar mi trabajo de investigación científica en una de sus casas de estudio. Sin embargo, yéndome a un punto anterior al de la transferencia de conocimiento desde la I+D+I hasta la empresa, sería muy oportuno acrecentar que, muy desafortunadamente, ya en las bases de la investigación científica per se nos encontramos con todos los obstáculos/problemas que se reseñan aquí.

Por ejemplo, cuando eres doctorando resulta difícil vender una idea nueva sin que tus jefes primero te critiquen, antes de evaluarla y ver el lado positivo de la innovación; resulta complicado desarrollar nuevos protocolos experimentales utilizando técnicas conocidas, porque les da miedo salirse de las rutinas que han fijado en sus años de investigación, que al final (para mí) se convierten en recetas de cocina de tanto implementarlas; se obliga al estudiante de doctorado a trabajar bajo esquemas y objetivos de hace 20 años o dándole continuidad a las tesis de los directores/tutores, sin añadir nada nuevo, más que cambiando una condición del experimental y/o introduciendo una que otra técnica nueva, es decir, haciendo los tomos B, C, D…etc, de las tesis doctorales de los directores de tesis; se excluye y se acusa al doctorando que ha invertido el doble de tiempo y de esfuerzo desarrollando sus nuevas ideas y/o experimentales y se aplaude al que trabaja con las recetas de cocina, porque ciertamente éste último tiene mayor productividad científica que el primero, si dicha productividad se cuantifica a partir de la cantidad de publicaciones, y no de la calidad de los mismos; etc…Probablemente, esto es lo que yo he observado en mi entorno inmediato y mi experiencia sea sólo una excepción de la regla. No obstante, otras personas, en su mayoría españoles, han manifestado ésta misma preocupación.

También me gustaría añadir que, una vez que ya eres doctor y decides presentar tu propio proyecto, con lo que generas tu propio puesto de trabajo y además puedes ofrecer la posibilidad de hacer un grupo pequeño de investigación, contratando así licenciados que quisieran ampliar sus horizontes en el mundo científico; pues te encuentras con mil trabas burocráticas para presentar el proyecto, eso sin contar los meses invertidos en redactar la memoria del proyecto. Ese tiempo nadie te lo paga y puede llegar a alcanzar hasta un año, según la convocatoria a la que estés aspirando; pero como seres primarios que somos, con necesidades primarias que cubrir (tanto personales, como familiares), la presentación de proyectos y las aspiraciones de formar un pequeño grupo de investigación te dejan en una situación económica muy desfavorable. Al final, la carga económica familiar recae sobre un solo miembro de la familia y en los momentos actuales, no se puede vivir así.

En fin, España tiene un potencial increíble a nivel de talento científico y de infraestructura, pero no tiene visión a largo plazo para invertir lo suficiente en I+D+I, como tampoco tiene el sistema político-económico adaptado/disponible para promover investigadores jóvenes, con ideas nuevas y sin miedo a enfrentar nuevos retos.

Pedro GPedro G

El otro día vi una comparativa de la burocracia que hacía falta para montar una empresa, en España y en un país nórdico europeo que no me acuerdo, creo que Noruega o Finlandia. El caso es que en ese país del norte se podía hacer hasta por Internet. Y en España había un montón de papeleo (personándose en ventanilla, claro) y una media de espera que echa para atrás a cualquiera. Que sí, que en España no hay cultura del emprendedor desde que Cortés y Pizarro se marcharon, pero es que la pasión española por la burocracia no puede ser tan farragosa.

Javier

Sólo un apunte, la ecuación: Funcionario=acomodado + no innovador no se cumple siempre.

En el mundo de la enseñanza secundaria, donde llevo unos años trabajando, hay un montón de gente,me incluyo, que se esfuerza en buscar cosas nuevas y trabajar duro, más allá de sus obligaciones, no por dinero o beneficios, sino por el propio placer de hacerlo y el bien que reciben los hijos de nuestra sociedad.

Por otra parte los funcionarios que no están sujetos a los vaivenes del poder y que no tienen que rendirles cuentas a ningún interés privado, pueden ser y en muchas ocasiones son, la garantía de un servicio público de calidad e independiente.

Saludos

Javi

Shora

Toda la razón, y en ningún momento insinuo eso. Pero el sistema de funcionariado (sin evaluaciones) no potencia la innovación. Las personas que innovan lo hacen, como tú bien dices, por el propio placer de hacerlo y no porque, además, haya alguien detrás estimulándole o premiándole por innovar.

Pedro J.

¿Y la aspiración de la gente al funcionariado no tendrá nada que ver con que las condiciones laborales en las empresas privadas son pésimas comparadas con el norte de Europa? Un ejemplo obvio es el horario partido, tan típico en España y sin embargo excepcional en el norte de Europa. Eso lo incluiría en una tónica más general de la flexibilidad con los trabajadores. Por ejemplo

Más del 50 % de los trabajadores de los Países Bajos y los países escandinavos tienen la opción de adaptar su horario de trabajo (hasta ciertos límites) a sus necesidades particulares. En cambio, menos del 25 % de los trabajadores de los países del sur y del este de Europa disfrutan de esta posibilidad (19,4% en España). [http://bibliotecavirtual.mtin.es/bibliotecacentral/182807.pdf]

Shora

Exactamente, aparte de la estabilidad laboral, suelen ofrecer unos horarios difíciles de encontrar en la empresa privada (aunque también depende del tipo de funcionariado, véase médicos, profesores, etc…). Aunque me temo que los recortes, la adición de horas y la sobrecarga de trabajo hagan ahora al funcionariado una opción cada vez menos atractiva.

AbraxasAbraxas

No estoy del todo de acuerdo con lo que dices.

Para empezar, en España los riesgos de montar una empresa son muchísimo mayores que en países como EEUU, donde es esencialmente gratuito hasta que tengas beneficios por encima de un cierto nivel; eso hace un mundo de diferencia. Si yo montase una empresa con los ahorros de toda mi vida podría tenerla abierta de 6 a 8 meses, en los que tendría que buscar a la desesperada la manera de conseguir dinero para cubrir los gastos fijos, luego tampoco estaría montando una empresa para hacer lo que quiero (esto les ha pasado a algunos amigos).

Además, montar una empresa es cosa de empresarios. ¿Por qué tengo que montar una empresa si a mi no me gusta dirigir empresas? No me gusta buscar clientes, no me gusta hacer papeleo, no me gusta buscar inversores, no me gustan las leyes fiscales ni la administración de empresas (¡Yo voy todos los años a que me hagan la declaración!) Me resulta tedioso, poco creativo y nada satisfactorio. Prefiero buscar una empresa que esté haciendo algo interesante y en lo que me apetezca aportar, y tratar de conseguir un empleo para ellos. Me realiza mucho más poder dedicar todo mi tiempo y mi concentración a resolver problemas interesantes, y no a la gestión y la administración de empresas. ¿Por qué el summum de toda carrera profesional tiene que consistir en ser empresario? Se trata de ser feliz y sentirse realizado, y si lo tuyo es administrar empresas cojonudo (además está mucho mejor pagado), pero si no…. PUES NO.

Sobre los funcionarios, por un lado la carrera funcionarial es complicada. Es difícil entrar, requiere mucho tiempo y esfuerzo, y no tienes ninguna garantía. Por otro lado, a diferencia de lo que pasa en otros países con el cuerpo de funcionarios del estado, en general en España se gana más como funcionario que haciendo la misma tarea para la empresa privada. ¿Cómo no van a preferir ser funcionarios? Mejor sueldo, mejores condiciones laborales, más vacaciones… ¿Mentalidad de asalariado? Algo de eso hay, no te digo que no, pero no creo que sea una diferencia sustancial con otros sitios. Habría que mirar las proporciones de empresarios/asalariados de otros países comparados con España.

Shora

Sí, tienes razón, aquí hay un gran riesgo en montar una empresa y eso, sin duda, disuade a crearlas, pero también está el hecho de que no exista un fomento de la creación de empresas en nuestra cultura/educación. ¿Qué fue antes, que el sistema castigase la creación de empresas y disuadiera a las personas de crearlas o que las personas no estaban antes por la labor y se dificultó la creación de empresas? Yo creo que son dos factores que están muy superpuestos.

AbraxasAbraxas

Probablemente. Ahí no me voy a meter porque solo tengo mi experiencia personal y estoy rodeado de gente bastante inquieta en ese sentido. Lo que sí está claro es que hasta que no baje la presión fiscal a los emprendedores no vamos a ver un nivel de iniciativa como en EEUU, y no lo vamos a ver porque económicamente posible. La gente no tiene tanto dinero… :-S

DarylDaryl

No del todo de acuerdo. Es cierto que la estructura Politico-Económica frena la creación de nuevas empresas y ahi está el principal lastre. Y por supuesto el capital riesgo en España ni existe. Aqui el único capital que se mueve es el que cuenta con el beneplácito y protección del politico de guardia. Solo hay inversión si la subvenccion lo cubre todo: desde el cine al aerogenerador y fotovoltaica.

Pero la innovación ¿tiene que pasar forzosamente por lo nuevo? ¿no es tambien innovación hacer lo de siempre pero mejor gestionado? Vender ropa o comida es más viejo que la pana. Todo el mundo lo hace. Hay una competencia feroz. No hay que ser muy complejo tecnicamente para dedicarse a eso y sin embargo empresas españolas como Zara o Mercadona se han desarrollado, expandido y sus propietarios entran en el Forbes (y tienen sus puntos oscuros, como todas incluidas guays de la innovación como apple, facebook o google).

Por eso lo de montar bares puede ser hasta innovación. Diseñar y vender un movil queda innovador pero ¿elaborar un procedimiento para vender hamburguesas no lo es? ¿no es innovación la cadena de los 100 montaditos? o ¿acaso si consideramos innovación cuando vienen con nombre raros com McDonald o Starbucks?

Shora

No me he detenido a explicar qué es innovación porque ya me ha quedado bastante largo el artículo, pero coincido contigo, hay muchas formas de hacer innovación como las que mencionas. Yo me limito a referirme a aquellas sustentadas en la I+D.

pasaba por aquípasaba por aquí

Completamente de acuerdo con Abraxas. Hace la tira de años, no había mucho interés entre los jóvenes por ser funcionarios. Había que estudiar una materia-peñazo, esperar a tus exámentes (todo esto, si tenías con qué mantenerte mientras) y si al final aprobabas, te condenabas a trabajar en el mismo sitio para el resto de tu vida. La empresa privada tenía mejores sueldos y además podías cambiar de trabajo. Ahora aguantas un minisueldo y rogando porque no te echen del curro.

Enrique

Estando de acuerdo con Abraxas, también lo estoy con Shora.
He tenido una idea y para llevarla a cabo, de momento me voy a hacer autónomo. Lo que me horripila de esto es la parte de buscar clientes o la parte económica… de la cual (como científico), no tengo ni idea.

Si la idea tiene éxito, me gustaría montar una empresa. Pero amigos que lo han hecho antes que yo, me han mostrado la clase de infierno dantesco que es… Parece que las pequeñas empresas (o aquellas que están empezando) son para el estado, agentes a los que sangrar. De este modo se dificulta su crecimiento y desarrollo.

AbraxasAbraxas

Que conste que yo no estoy en total desacuerdo con Shora. Opino que no le falta razón en muchos casos, pero también se nota que tiene una visión sesgada de la situación. Seguramente Shora tendrá espíritu empresario o no ha intentado ni conoce a nadie que haya intentado crear una empresa (yo voto por la primera).

Shora

Te equivocas. Conozco de primera mano gente muy cercana a mí que ha intentado o está intentando llevar adelante la creación de una empresa. Además, próximamente me incorporo a una empresa innovadora que todavía no tiene ni 5 años.

AbraxasAbraxas

Entonces, no me equivoco xD

PD: ¿Te incorporas como socia o como empleada?

Shora

No, no tengo espíritu empresario (al menos no de momento, no descarto en un futuro) trabajaré como empleada.

0 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

Yo lo decía porque mis compañeros y amigos, los que tienen una opinión tan “alta” de la ¿emprendiduría?, son gente que o no ha tenido experiencias cercanas a ella (y lo idealizan) o gente que es emprendedora por naturaleza (y también lo tiene idealizado, pero de otra manera).

Mucho ánimo y mucha suerte con tu trabajo en la start-up, será mucho curro pero también tendrás la posibilidad de hacer la parte interesante del trabajo, no solo la tediosa ;-P

0 (0 Votos)
RaülRaül

Hubo un proyecto muy interesante en la Universitat Jaume I de Castelló, a mediados de los 90. Salvando las distancias, podría haberse convertido en un Google pero puede servir para ejemplificar este artículo.

Quien esté interesado, puede encontrar información en http://donde.uji.es/themakingof.html.

Michael MadisonMichael Madison

El virus del neoliberalismo económico es muy resistente. España se hunde y algunos alaban el veneno que los mata. De no creer. ¿Emprendedores? No, señores. Vamos a trabajar por una nación soberana, y para ello hay que liberarse de los mitos neoliberales.

PurnelioPurnelio

¡Nada de emprendedores! emprendedores = explotadores ¡viva el órgano de planificación central!

¡Salud, camarada!

OdiseoOdiseo

Acá en Argentina la situación es diferente, si bien los empresarios siempre buscan la ganancia rápida, la Universidad, la Academia también tiene buena parte de la culpa: en Argentina las empresas carecen de ingenieros y empleados de los conocimientos técnicos necesarios (Entonces las empresas se anquilosan tecnológicamente y ni siquiera se molestan en invertir en I+D, lo cual es esperable: si no hay personal adecuado para aplicar el conocimiento ya existente, los empresarios no se verán muy dispuestos a invertir en desarrollo de nuevo conocimiento).
Esto en parte pasa porque todo el sistema universitario argentino está dedicado de un modo autista a producir investigadores básicos. Se prepara a los matemáticos, físicos, químicos, biotecnólogos, incluso a los informáticos, para que investiguen en la Universidad y no en otros sectores. Encima, hay todo un sistema que penaliza a aquel científico que se dedica a actividades de transferencia de conocimiento en ámbitos no universitarios. Si un egresado dedica un par de años de su vida a trabajar en una empresa privada y luego decide volver al mundo académico, como en ese par de años no publicó papers, no asistió a todos los congresos académicos, no hizo los cursos de posgrado de la Universidad, entonces pierde los concursos y no puede ingresar como docente o investigador a la Universidad. De este modo se pierde toda su experiencia adquirida en la empresa, experiencia que ayudaría a oxigenar la educación e investigación y sincronizarlas un poco con el mundo productivo.

@petri_nets@petri_nets

Muy de acuerdo con Shora: “La inversión en I+D de las empresas españolas es mínimo y, a menudo, se convierte en una forma de acceder al dinero de las subvenciones sin apostar verdaderamente por la innovación. ” (léase innovación, o investigación o lo que sea).
Por ello, no estoy tan segura de que el mayor problema sea la dificultad de que emprendedores jóvenes creen empresas (que también), sino de cómo falla toda la cadena de inversión en I+D por lo menos a lo que se refiere a las empresas (privadas). Las subvenciones a la I+D en empresas no llegan a generar en muchos casos ni resultados, ni patentes, ni, lo peor de todo, nuevos puestos de trabajo relacionados con esa inversión. Eso no sólo provoca que se despilfarre la inversión o que incluso se actúe como competencia desleal hacia otras empresas sino que impide el desarrollo de investigadores que vean la posibilidad de convertir su puesto de trabajo en una empresa. Es mucho más fácil empezar como emprendedor cuando tienes experiencia, contactos, tu antigua empresa (o su competencia) puede ser tu primer cliente y otro compañero de trabajo se puede encargar de la gestión mientras uno se dedica a las cosas chulas técnicas como menciona Abraxas. Gran parte de los emprendedores que conozco han salido escaldados de centros tecnológicos por la filosofía de trabajo subvencionista. Al menos eso sí que ha sido un resultado positivo.
En cuanto a lo que comenta Juan Ignacio Pérez sobre que falla la transferencia de investigación a los sectores productivos, así es, entre otros problemas, las empresas serias que realmente investigan desconfían de las colaboraciones con la universidad: plazos interminables, personal que cambia (lo de siempre, se va un becario pues ya empiezo casi de cero con otro), problemas con la propiedad intelectual siendo además los objetivos de unos y otros son muy diferentes.

PepePepe

Cansina eres, maja. Llevas cinco años quejándote de lo mal que están las cosas en el país. Durante ese tiempo no has hecho nada productivo.

Emigra y deja de dar la vara.

Atlas

Y digo yo, ¿no será que el problema es que la mayoría de los habitantes somos unos pobretones de mierda y no podemos permitirnos la ruina que es el empezar una empresa porque la mayoría (creo que la última vez que lo miré el porcentaje estaba por encima del 70%) no sale adelante? ¿No será que el paupérrimo nivel educativo y tecnológico de nuestras escuelas no dan para más? ¿No será que tenemos unas leyes laborales y empresariales que son una pura basura? ¿No será que…?

carvalcarval

Solo un par de datos:
“El peso del sector público en España es inferior a la media europea. Mientras que aquí supone el 45,6% del PIB, la media de los países de la zona del euro es del 50,9%, según Eurostat”.
“En los países europeos con las economías más competitivas, como Dinamarca, Suecia o Finlandia, el porcentaje de funcionarios sobre la población activa era del 26% en el primer caso, y del 22% y el 19% en los otros dos. En España, sin embargo, el número de empleados públicos es del 13%.”
Ya vale de esa tontería de que en España solo queremos ser funcionarios y demás tópicos-basura neoliberales. Eso sí, luego, con toda la razón, os quejáis cuando el estado deja de invertir en ciencia.

Pedro J.

Aunque no coinciden tus datos con los de este enlace (http://www.elpais.com/graficos/econo...ueco_1/Ges/), está claro que el número de funcionarios en España no es más elevado que en otros países de su entorno. Y la gente parece no pensar que tenemos (o teníamos) un sistema sanitario público en el top ten mundial y que nuestro sistema educativo público (por mucho que se le critique y por supuesto muy mejorable) está en la media de resultados de la OCDE. Eso no se consigue con funcionarios que se estén rascando la barriga todo el rato o que no valoren su actividad profesional.

Manuel

Llevo años diciendo lo mismo, y obteniendo siempre las mismas estúpidas y absurdas respuestas: ‘Es que en España no tenéis espíritu emprendedor’.

He pasado por empresas .com que en apenas un año había obrado poco menos que un milagro, ofreciendo servicios por delante de la competencia, pero que luego se veían frenadas y lastradas por las exigencias de los ‘grupos inversores’ que solo querían ver beneficios y no invertir ni un solo € más en seguir mejorando y ganar más cuota de mercado.

He buscado las supuesta ayudas para emprendedores que se dan desde la Admnistración, que ni son ayudas ni nada… préstamos a devolver en X años, salga o no salga el proyecto, y en la mayoría de los casos solo para la compra de HW.

He ayudado a algún amigo a presentar un proyecto ya puesto en marcha y funcionando a concursos de emprendedores, para terminar viendo cómo se quedaba fuera para ‘premiar’ a proyectos absurdos y ridículos que nunca han llegado a nada (pero que debían tener a alguien amigo detrás).

Y es que la realidad es la que mencionas, aquí solo se busca el cortoplacismo, los que dicen ‘arriesgar’ dinero en proyectos, lo hacen solo para modelos ya establecidos, poniendo cantidades ridículas para iniciar un negocio (200.000€ NO es capital riesgo, es una limosna) y encima a cambio del control casi total del proyecto.

Si encima a esto le sumamos los salarios miserables, te encuentras que tras salir de la Universidad a lo más que puedes aspirar es a encontrar un trabajo para subsistir, así que normal que la gente solo piense en encontrar algo estable.
Tras más de 15 años de trabajo resulta que no tienes ni ahorros suficientes para poder arriesgarte con tu propio dinero e iniciar un proyecto.
Así que terminanos en una espiral donde a lo único que puedes aspirar es a seguir trabajando para subsistir y hacer esfuerzos extras en tu casa para intentar iniciar algo. Si tienes MUCHA suerte igual consigues lanzar algo y empezar a ganar algo de dinero al cabo de 3-4 años, pero nunca suficiente para dejarlo todo y dedicarte en cuerpo y alma al tema.

Y es que esto es España, y aquí los que tienen el dinero ya controlan el cotarro lo suficiente como para no querer que surjan nuevos jugadores en el tablero.

danieldaniel

Sobre qué hubiera pasado si internet se inventara en Europa, no have captain imaginar, ya ocurrió, se llamaba Minitel, lo hicieron en Francia en el 70, murió de avaricia y por una mentalidad cerrada. Buscad en Wikipedia.

kikekike

Y no olvideís el doble castigo al que fracasa, por los motivos que sean, por un lado el económico, no sólo puedes perder todo tu patrimonio, sino que además te persigue para los restos la responsabilidad y la imposibilidad de conseguir financiación, por otro lado, eres para siempre un fracaso o bien un “capullo” que quiso forrarse siendo empresario en vez que buscar un chollo en la administración….

yoyo

Yo trabajé unos años en Inglaterra. En un hotel limpiando. Ganaba hace 16 años más que aquí ahora. Tenía días libres, tres descansos en mi jornada laboral, el respeto de los jefes era increíble. ¿Para qué ser funcionario fuera si encuentras muchos mejores trabajos sin cualificar y ganas mucho más? Aquí? O eres funcionario, o cajera de Mercadona, o cajera de Carrefour, o cajera de…(tengo una carrera y master, domino tres idiomas bla bla bla eso es lo que sirve para ser cajera). Por favor…si los trabajos fuesen buenos y respetuosos, con derechos laborales y esas pequeñas cosas, ser funcionario sería como hace años: algo a lo que se acogía determinada gente.
En cuanto a crear empleo, no todo el mundo vale para ser empresario. Y menos en un país en donde solo se respeta al empresario con Mercedes y demás parafernalia…

NuriaNuria

Yo fui emprendedora en los 90 y me dejó un agujero que tardé 10 años en pagar. Los gastos fijos al mes superaban (entonces) las 80.000 pesetas. Además había que invertir en material para vender, en publicidad, etc.
Después de casi 10 años las cosas apenas han cambiado, los gastos son incluso mayores, Seguridad Social, IVA, Recargo de Equivalencia y/o otros impuestos, IBI, luz, agua, teléfono, Internet, alquiler de local (si procede)… la lista es interminable. No hay préstamo que aguante eso, a no ser que tengas beneficios desde un principio, algo absurdo… a no ser que montes un bar…
Así no se puede montar un negocio.
Además hay otro problema añadido. Los inversores, aquellos que suelen tener suficiente dinero para proporcionar dinero a gente con ideas innovadoras, pertenecen a una generación, de la época franquista, educada en la estulticia y la dejadez, se les ha educado para, por un lado, vivir de presumir de que son ricos y esto si que es muy típico de España, el vivir de las apariencias, y, por otro lado, evitar que otros puedan sobresalir por encima de ellos. Por otro lado, curiosamente, se les ha enseñado, que ser diferente a los suyos es malo. Nada de ideas originales. No entienden el trabajo en equipo ni el hecho de que, si invierten en una idea, aunque otros se lleven el mérito, ellos habrán sido partícipes y podrán sacarle rendimiento, aunque menor que el que ha tenido la idea. O lo controlan todo y lo hacen aparecer como suyo o no juegan. No entienden el concepto de prestigio, el concepto del bien común, el riesgo necesario para crecer, la transferencia de talento…
No estoy de acuerdo con la idea del chic@ que quiere ser funcionario. Eso empezó a ser así cuando el trabajo en España empezó a deteriorarse y a ser temporal. No hace falta decir que la gente tiene que comer y que tiene que dar de comer a sus hijos con lo que no puedes estar saltando de un trabajo a otro con periodos de paro en los que no cobras nada. Que es que en este país un sector de la población parece pensar que la gente vive del aire, esos que luego presumen de que tienen mucho dinero para comprar cosas, dinero que quizás deberían estar invirtiendo en hacer de este un país puntero, y que están muy bien relacionados, aunque quizás deberían relacionarse con gente capaz de aportar algo a la sociedad en su conjunto.
En resumen en este país gusta mucho sentirse importante humillando al contrario y a los que podrían invertir se les ha enseñado que son los más guays y que, si hay talento a la vista, hay que matarlo para que no se pueda comparar. Lo peor de todo es que eso traspasa a otros niveles sociales y hay que oír muchas cosas en bocas humildes que deberían callarse.
En fin, con la situación actual me he visto obligada a emprender de nuevo. Pero he aprendido mucho desde entonces y algunas cosas han cambiado, aunque no lo han hecho ninguna de las mencionadas anteriormente.
Y Kike, totalmente de acuerdo contigo. Doble castigo para el emprendedor y un proyecto puede no salir adelante por muchas causas y no ser por tu culpa.

bonzobonzo

¡AMÉN! Coincido punto por punto y coma por coma con lo que ha expresado la autora del artículo, a lo que ha que sumar el enchufismo y el “compadreo” como otros males que menoscaban la I+D en este país, sobre todo en el sector público.

En cuanto a humillar al prójimo, afortunadamente, iniciativas como este sitio demuestran que siguen el camino opuesto: en vez de humillar, compartir, colaborar y enseñar.

Mis felicitaciones a la autora.

jorgejorge

El articulo es muy bueno y hace una autocritica y reflexion importante, y creo que es extendida dicha mentalidad, lamentablemente, en los paises de origen latino (america y europa), aunque reconozco el gigantesco esfuerzo de cambio de paradigmas que hace actualmente Brasil, que ya es la sexta economia del mundo, aunque en gran parte impulsada por sus inmensos recursos naturales en un territorio muy grande que produce mucha materia prima, cosa que casi no hay en europa y eso obliga mas a los negocios de tecnologia y procesos. Acoto que actualmente hago un master en tributacion, y me sorprende igualmente, y casi no se menciona, la gigantesca carga impositiva que soporta el pueblo español, y sobretodo los empresarios, lo cual se hace mas nocivo en los nuevos emprendidmientos: Impuesto actividades economicas, plusvalia, impuesto de sociedades, impuesto de actos juridicos documentados, el icio, ibi, un iva muy alto (21%) y declrado cada 3 meses, Imuesto de vehiculos de traccion mecanica, tasas de notarias y registros, impuesto provincial y autonomico, impuesto al tabaco, bebidas alcoholicas con una base imponible extensa, y sobre ella nuevamente el iva, los aranceles de aduanas que ahora son comunitarios, y algunos han sido eliminados, pero por contrapartida el gobierno los impone como arancel provincial y lo descuenta a las provincias a traves de la ley de regimen presupuestario, y un sinfin de ordenanzas impositivas mas, lo que hace de España un pais poco atractivo para la inversion vistos sus costes nada mas por concepto de tributos. Si, otros paises europeso tienen tasas mas altas en algunos de ellos, pero hay menos tipos impositivos, y hay exenciones como incentivos, de no pagarlos los primeros aos en actividad comercial para consolidar el crecimiento de la industria y el comercio, caso dinamarca, suecia, luxemburgo, holanda, noruega y gran bretaña. Lo increible que he observado como extranjero, es como el ministerio de hacienda engaña o promueve una campaña publicitandose como un pais de impuestos bajos y no es asi. Para un joven debe ser muy dificil salir adelante con un proyecto en esas condiciones, lo cual ha hecho que muchos empresarios españoles sean tan exitosos en el extranjero al no contar con una barrera impositiva tan pesada. Por alli comienzan los problemas, cuando un Estado asume que recaudar mas por crisis, es poner mas impuestos y cuotas mas altas cuando la verdad lo que hace es desestimular el consumo y la competitvidad porque todos los bienes y servicios son mas caros, y quebrar negocios por tantos gastos. La recaudacion se incrementa solo si hay consumo y esto es bajando los impuestos y eliminando otros, y propiciando inversiones y estimulos al emprendimiento. Saludos a todos y felicitaciones por el articulo.

8 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Todos conocemos a Google. Cada día, en casi cualquier rincón del mundo, millones de personas utilizan su célebre buscador para encontrar respuestas a sus preguntas. En menos de 20 años desde sus humildes comienzos, Google……

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>