¿Por qué el “a mí me funciona” no es suficiente?

El argumento más utilizado por los defensores de las mal llamadas medicinas alternativas es el de “a mí me funciona”. La Dra. Harriet A. Hall escribió un buen artículo desmontando ese “argumento” en el recomendable blog Science-Based Medicine, artículo que traduzco a continuación:

¿Por qué necesitamos la ciencia?: El “lo vi con mis propios ojos” no es suficiente.

Recientemente escribí un artículo para un periódico local intentando explicar a lectores poco familiarizados con la ciencia por qué la “evidencia” testimonial no es fiable; por desgracia, decidieron no publicarlo. Pensé en utilizarlo aquí, pero me pareció demasiado elemental para esta audiencia. He cambiado de opinión y lo ofrezco más abajo (con mis disculpas para la mayoría de nuestros lectores), porque parece que unos pocos lectores todavía no entienden por qué debemos utilizar la ciencia rigurosa para evaluar las afirmaciones. Se puede engañar a la gente, amigos. A todo el mundo. Eso me incluye a mí y te incluye a ti. Richard Feynman dijo:

El primer principio es que no debes engañarte –y que tú eres la persona más fácil de engañar

La ciencia es el único modo de corregir nuestros errores de percepción y de atribución. Es la única manera de asegurarnos de que no nos estamos engañando. O Science-Based Medicine no ha hecho un buen trabajo explicando estos hechos fundamentales, o algunos de nuestros lectores no pueden o no quieren entender nuestras explicaciones.

Nuestros lectores todavía ofrecen con frecuencia testimonios acerca de cómo alguna medicina alternativa “realmente a mí me funcionó”. No consiguen entender que no tienen ninguna base para afirmar que “funcionó”. Lo único que realmente pueden afirmar es que observaron una mejora después del tratamiento. Eso podría indicar un efecto real o podría indicar una observación inexacta, o podría indicar un error post hoc ergo procter hoc, una falsa suposición de que la correlación temporal significaba causalidad. Tales observaciones son tan solo un punto de partida: necesitamos hacer ciencia para averiguar lo que significan las observaciones.

La pasada semana, uno de nuestros lectores escribía el peor testimonio hasta la fecha:

He presenciado de primera mano la vida que empezaba a fluir a través del cuerpo tras la eliminación de una subluxación.

¿Que significa esto? ¿Espera que alguien crea esto simplemente porque él lo dice? ¿Me creería él si le digo que he presenciado de primera mano el dragón invisible del garaje de Carl Sagan[1]?

Otro lector escribió

Aquellos a favor de SBM[2] que comentáis por aquí parecéis creer que incluso si ven algo con sus propios ojos, que no se lo pueden creer si no hay estudios de doble ciego oficialmente publicados que prueben que lo que vieron realmente sucedió.

Pues… Sí, eso es en buena medida lo que pensamos; y nos consterna que todavía no lo entiendas, puesto que es precisamente la razón por la que debemos hacer ciencia. Yo lo expresaría de una manera algo diferente: “Ver algo con mis propios ojos no prueba que es verdad y no excluye la necesidad de comprobación científica.”

No podemos creer en nuestros propios ojos. El mismo proceso de visión es una construcción interpretativa del cerebro. Existen dos puntos ciegos en nuestro campo de visión y ni siquiera somos conscientes de ellos. Vi a un mago cortar a una mujer por la mitad en el escenario – era una ilusión, una percepción errónea. Vi a un paciente mejorar después de un tratamiento– mi interpretación de que el tratamiento fue la causa de la mejora pudo haber sido un error, una atribución errónea.

Así que para aquellos que todavía no lo entienden, aquí está mi simplista artículo:
—————————————

A veces nos equivocarnos

¿Cómo puedes saber si un tratamiento médico realmente funciona? Si todo el mundo dice que funciona, y a tu tía Sally le funcionó, y lo pruebas y tus síntomas remiten, realmente puedes suponer que funciona, ¿no?

No, no puedes hacer tal suposición, porque a veces nos equivocamos. Durante muchos años, los médicos utilizaron sanguijuelas y bisturís para liberar a los pacientes de su sangre. Ellos SABÍAN que la sangría funcionaba. Todo el mundo lo decía. Cuando tenías fiebre y el doctor te practicaba una sangría, mejorabas. Todo el mundo conocía a algún amigo o familiar que había estado a las puertas de la muerte hasta que la sangría le curó. Los médicos contaban los éxitos por miles.

Toda esa gente se equivocaba. Cuando George Washington cogió una faringitis aguda, sus médicos le sacaron tanta sangre que su debilitado cuerpo no pudo recuperarse y murió. Finalmente conseguimos investigar las sangrías y encontramos que hacía mucho más mal que bien. Los pacientes que se recuperaban se habían recuperado A PESAR DE la sangría, no por ella. Y algunos pacientes habían muerto innecesariamente, como George Washington.

Incluso los médicos modernos a veces se equivocan. No hace mucho tiempo, los médicos solían realizar una operación para enfermedades cardiovasculares en la que abrían el pecho y anudaban arterias de la caja torácica para desviar más flujo sanguíneo hacia el corazón. Tenían una impresionante tasa de éxito del 90%. Un doctor muy listo llamado Leonard Cobb quería asegurarse, así que hizo un experimento en el que únicamente hizo la incisión en el pecho y lo volvió a cerrar sin haber hecho realmente nada. Y descubrió que ¡justamente la misma cantidad de pacientes mejoraba tras la falsa cirugía! Los médicos dejaron de realizar dicha operación.

¿Cómo puede tanta gente estar tan equivocada? ¿Cómo podían creer que algo había ayudado cuando realmente había causado más daño que bien? Hay toda una serie de razones por las que la gente puede acabar creyendo que un tratamiento inefectivo funciona.

  1. La enfermedad puede haber seguido su curso natural. Muchas enfermedades están autolimitadas; el proceso de curación natural del cuerpo devuelve la salud a la gente después de un tiempo. Un resfriado normalmente desaparece en una semana o así. Para averiguar si un remedio para el resfriado funciona, tienes que llevar un registro de éxitos y fracasos en un número de pacientes suficientemente grande como para averiguar si realmente se recuperan más rápido con el remedio que sin él.
  2. Muchas enfermedades son cíclicas. Los síntomas de cualquier enfermedad fluctúan a lo largo del tiempo. Todos sabemos que la gente con artritis tiene días malos y días buenos. El dolor empeora por un tiempo, y entonces mejora por otro tiempo. Si utilizas un remedio cuando el dolor está fuerte, probablemente estaba a punto de mejorar de todos modos, así que el remedio se lleva un crédito que no merece.
  3. Todos somos sugestionables. Si nos dicen que algo va a dolernos, es más probable que duela. Si nos dicen que algo nos hará sentir mejor, probablemente lo hará. Todos conocemos esto: por eso besamos los raspones y cardenales de nuestros hijos. Cualquier cosa que nos distraiga de pensar en nuestros síntomas es probable que ayude. En los estudios científicos que comparan un tratamiento real con pastillas placebo, una media del 35% de la gente dice que se siente mejor después de tomarlas. El verdadero tratamiento debe hacerlo mejor si queremos creer que es realmente efectivo.
  4. Puede haber recibido dos tratamientos y el tratamiento equivocado se llevó el crédito. Si tu médico te da una pastilla y además te tomas un remedio casero, puedes darle el crédito al remedio casero. O quizás ha habido otro cambio en tu vida al mismo tiempo que ha ayudado en el tratamiento de la enfermedad y éste es la verdadera razón por la que has mejorado.
  5. La diagnosis o el pronóstico original pueden haber sido incorrectos. Mucha gente ha sido supuestamente curada de cáncer cuando en realidad jamás tuvieron un cáncer. Los médicos que le dicen a un paciente que sólo tiene 6 meses de vida están sólo estimando y pueden estimar mal. Lo mejor que pueden hacer es decir que el paciente medio con esa enfermedad vive 6 meses – pero la media significa que la mitad de la gente vive más tiempo.
  6. Una mejora de ánimo temporal puede confundirse con una cura. Si un practicante te hace sentir optimista y esperanzado, puedes creer que te sientes mejor cuando la enfermedad realmente no ha cambiado.
  7. Las necesidades psicológicas pueden afectar nuestro comportamiento y percepciones. Cuando alguien quiere creer algo con suficiente ahínco, puede convencerse a sí mismo de que ha sido ayudado. Se sabe de gente que ha negado los hechos – negarse a ver que un tumor sigue aumentando. Si han invertido tiempo y dinero, no quieren admitir que fue desperdiciado. Vemos lo que queremos ver; recordamos las cosas del modo en que queremos que hubieran pasado. Cuando un médico está intentando sinceramente ayudar a un paciente, el paciente siente una especie de obligación social de satisfacer al médico mejorando.
  8. Confundimos correlación con causalidad. Simplemente porque un efecto sigue a una acción, eso no significa necesariamente que la acción causase el efecto. Cuando el gallo canta y a continuación sale el sol, nos damos cuenta de que no es el cacareo lo que ha hecho que el sol aparezca. Pero cuando tomamos una pastilla y entonces nos sentimos mejor, suponemos que fue la pastilla lo que nos hizo sentir mejor. No nos paramos a pensar que podemos habernos sentido mejor por alguna otra razón. Saltamos a las conclusiones como aquel que entrena a una pulga para que baile cuando oiga música, entonces le corta las patas una por una hasta que ya no puede bailar, ¡y llega a la conclusión de que el órgano auditivo de la pulga estaba en las piernas!

Así que hay un montón de maneras de equivocarnos. Afortunadamente, hay una manera en que podemos finalmente acertar: mediante las pruebas científicas. No hay nada misterioso o complicado sobre la ciencia, es simplemente un juego de herramientas de sentido común para comprobar cosas. Si crees que has perdido peso y te subes a una báscula para comprobarlo, eso es ciencia. Si crees que se te ha ocurrido una mejor manera de plantar zanahorias y compruebas tu idea plantando dos filas lado a lado, una con el método viejo y otra con el nuevo, y miras qué fila produce mejores zanahorias, eso es ciencia. Para comprobar medicinas, podemos organizar un gran número de pacientes en dos grupos iguales y darle a un grupo el tratamiento que queremos comprobar y al otro un placebo, como una pastilla de azúcar. Si el grupo que recibió el tratamiento activo va significativamente mejor, entonces el tratamiento probablemente funciona realmente.

Jacqueline Jones era una mujer de 50 años que había sufrido asma desde que tenía 2 años. Leyó algo sobre un tratamiento milagroso de hierbas que curaba una gran cantidad de dolencias, incluyendo el asma. Supuso que la información era cierta, porque incluía un montón de testimonios de gente que lo había utilizado y que pudo dejar de tomar su medicación para el asma. Esta gente SABÍA que funcionaba. Lo habían VISTO funcionar. Cansada de los efectos secundarios de los medicamentos convencionales, Jacqueline dejó de utilizar sus tres inhaladores, esteroides y el nebulizador, y tomó el suplemento de hierbas en su lugar. En dos días estaba en el hospital.

Tuve un ataque de asma enorme. Estuve gravemente enferma en el hospital durante seis semanas, durante las cuales desarrollé pleuritis. No podía respirar y mis pulmones estaban tan sensibles que incluso tocar la zona por fuera era como si me estuvieran pateando.

Todos aquellos que decían que el remedio de hierbas había curado su asma se equivocaron. Los síntomas del asma fluctúan. Puede que sus síntomas hubieran mejorado de todos modos. Cualquiera que fuera la razón, el remedio no había sido testado científicamente y no era efectivo para tratar el asma, y creer en aquellos testimonios casi le cuesta la vida a Jacqueline.

La próxima vez que un amigo te recomiende con entusiasmo un nuevo tratamiento, párate a pensar que podría estar equivocado. Recuerda a Jacqueline Jones. Recuerda a George Washington. A veces nos equivocamos.

——————————————————

Este artículo traducido nos lo envía Jesús Rosino divulgador de la ciencia tras el cambio climático, traductor en Skeptical Science y autor del libro El cambio climático antropogénico. Podéis encontrarlo en su blog o en su perfil de Google+


[2] N. del tr.: SBM son las siglas del blog en que se publicó este artículo: Science-Based Medicine (Medicina basada en evidencias)

59 Comentarios

Participa Suscríbete

Foncu

En el punto 5 de tu lista de razones dice que la media significa que la mitad de la gente vive más. Deberías decir mediana entonces, que es el estadístico que deja a la mitad de la población por encima y la otra por debajo.

Si tenemos una población de 10 personas, de las que 5 viven 2 meses, 4 viven 4 meses y 1 vive 34 meses, la media son 6 meses y sólo hay 1 persona que viva más de 6 meses. La mediana estaría entre 2 y 4 meses, y la moda (el valor más frecuente) sería de 2 meses.

No es por ser quisquilloso, es que todos deberíamos manejar estos conceptos con la soltura precisa para que nuestras inferencias de los datos sean lo más correctas posible, sea en medicina o sea para valorar en su justa medida las noticias que dicen que el salario medio ha bajado en X puntos porcentuales.

José Trujillo CarmonaJosé Trujillo Carmona

Es cierto lo que dices, y hasta si en vez de decir la mitad hubiese dicho “es seguro que hay gente que vive más de seis meses, incluso puede que mucha gente y quizás hasta gente que vive mucho, pero que mucho más de seis meses” lo habría hecho perfecto; habría sido exacto: dando la media hay que tener en cuenta que por encima puede haber mucho más de la mitad o que por el contrario alguien se lleva el equivalente a muchos; pero ¿habría sido más claro y entendible el artículo? Si el artículo se dirige a un publico de más que dudosa formación científica hablar de la mediana habría sido igual de claro?

Soy estadístico de profesión y ya me gustaría que la cultura popular me permitiera hablar con claridad utilizando términos científicos como los que usa un médico por supuesto (nadie se imagina que tenga el páncreas en los piés) pero la realidad es la que es y me gusta respetar el esfuerzo de los divulgadores y no me molestan las licencias que permitan que el mensaje principal llegue; y eso lo ha conseguido, o al menos eso creo yo.

RobertoRoberto

3 pequeñas reflexiones como respuesta rápida:

1. Hay que hablar siempre con el máximo rigor, porque si no se hace se contribuye a vulgarizar en lugar de a difundir. Vamos, que simplificar no es vulgarizar.
2. La entrada es una traducción, por lo que puede que o bien el texto original ya esté mal, o bien la traducción sea mala.
3. ¿Cómo se puede hablar de rigor en las decisiones sobre nuestra salud y de la estricta veracidad del método científico cuando no aplicamos el rigor o la precisión a nuestro vocabulario?

Jesús R.

Cuánto interés la anécdota de la mediana. Lo que dice el artículo literalmente es:

“el paciente medio con esa enfermedad vive 6 meses – pero la media significa que la mitad de la gente vive más tiempo”

“the average patient with that condition lives 6 months – but average means half of people live longer than that”

En esa frase, el promedio no se refiere al tiempo de vida, sino a los pacientes. ¿Cuál es el paciente promedio? ¿El que vive el tiempo promedio? ¿O el paciente que está en medio (es decir, la mediana)? ¿Seguro que realmente está mal?

Sobre el punto 2 (que puede que la traducción sea mala) ya contesté más abajo (23/07/2012 @ 10:12):

“El problema es que se trata de una mera traducción, y el original dice eso (“but average means half of people live longer than that”). La idea de todos modos no es hacer una cuantificación, sino explicar cualitativamente que ese tipo de estimaciones, a nivel individual, tienen un gran margen de error.”

José Trujillo CarmonaJosé Trujillo Carmona

Average, en Statistic, es literalmente el promedio o media aritmética. Además es lo que se suele avisar cuando a alguien le dicen: “le queda unos seis meses de vida” y para que se entienda y en lenguaje que PRETENDE ser más coloquial y de cara al paciente que científico: “en promedio” o “de media”.

Media y mediana son estadísticos que se denominan de “localización central” Cuando se da una explicación a un paciente lo más probable es que no sea razonable una explicación científica y exacta , como si fuese una publicación en “medline”, sino algo intuitivo y con un lenguaje accesible al paciente. Le dices media y no le explicas que en realidad no es lo mismo que mediana …

Supongo además que por la misma razón es una estimación que en realidad no tiene por qué ser ni una, ni la otra; sino aproximadamente una o la otra.

Para mí es una licencia. Al inicio del artículo se excusa por el nivel que quiere dar al artículo. Esa petición de excusa es la que me permite admitirlo como licencia.

Repito mi reflexión inicial: con mediana ¿hubiese sido igual de accesible? Además no creo que haya ningún médico que use la palabra mediana (si acaso aparece el “percentil” 50 y eso pidiéndole un buen esfuerzo a los padres que se preocupan por el tamaño del hijo y eso ni de broma en un caso de enfermedad terminal).

No me sirve “¡que la gente aprenda!”, esa es la idea, pero no todo a la vez (nadie puede, si hay demasiadas cosas nuevas en un texto, no entendemos nada y lo dejamos).

Y la idea fundamental sigue valiendo: o más de la mitad de la gente vive más o alguien vive mucho más de 6 meses. En relación con lo que quiere decir (no en la pulcritud sobre la que se excusó al principio): ¿Donde está el problema?

El artículo pretende decir: 6 mese de promedio no significa un certificado de defunción ¿En qué está mal esto?

Alfonso A.Alfonso A.

En general, creo, estos casos tienen una distribución símil normal, de ser así, media, moda y mediana tienen el mismo valor, y la afirmación es correcta.

Jesús R.

Para echarse a temblar, y encima es una revista española…

Elsevier ya ha dejado bien claro que lo que le importa es la pasta:
http://www.libraryjournal.com/articl...658357.html

De todos modos, a pesar de llevar publicándose desde finales de 2008, no figura en el ISI (que para mí es el criterio para calificar una revista como científica) y confío en que nunca recoja revistas de este tipo.

LLector@hotmail.comLLector@hotmail.com

Por que es “supuestamente”. Los artículos de esa revista están mejor redactados, mejor formulados y con mucho mayor rigor que otras como Quo o Skeptikal Inquirer. Estas últimos también le juegan a la pasta, aunque con el sensacionalismo característico que le han impregnado.

Jesús R.

Buena observación. El problema es que se trata de una mera traducción, y el original dice eso (“but average means half of people live longer than that”). La idea de todos modos no es hacer una cuantificación, sino explicar cualitativamente que ese tipo de estimaciones, a nivel individual, tienen un gran margen de error.

Ununcuadio

Hola,
De acuerdo con casi todo lo que se dice el artículo. Efectivamente, para afirmar que algo científico es verdad, tiene que ser demostrable por el método científico, pero es que no todo en esta vida es ciencia: hay cosas que no lo son, y no por ello dejan de ser reales. Esto no es una defensa de las pseudociencias, pero sí es una reivindicación de que querer demostrarlo todo científicamente es una “pseudociencia” como otra cualquiera.

Daniel SantosDaniel Santos

Pon un ejemplo de algo que no sea ciencia. Seguramente no sea ciencia porque has planteado mal la pregunta, no porque la ciencia no pueda responderla.

AbraxasAbraxas

Yo creo que estaba hablando de la homeopatía. Mi segunda opción va a por el reiki.

AmazingaoAmazingao

Pues después de que más abajo hayas explicado a qué te referías exactamente, no entiendo a qué viene el comentario inicial.

El artículo habla de la necesidad del método científico a la hora de comprobar si un tratamiento funciona realmente, no se mete en ningún momento en si la Ciencia puede darnos el conocimiento absoluto o si hay disciplinas no científicas que tienen su utilidad en determinados ámbitos.

Ununcuadio

Estoy en contra de la acupuntura, de la homeopatía, del reiki, etc.
Me he pasado la carrera defendiendo que los “iones” no tienen propiedades curativas susceptibles de ser “captadas” en una manta o una plantilla. Así que se pueden imaginar hasta que punto me pueden rallar las pseudociencias…
Pero no considero una pseudociencia ni una ciencia empírica la filosofía, el arte, la literatura, las relaciones familiares, y un largo… Esto no entra dentro del campo de la ciencia empírica

Daniel SantosDaniel Santos

Repito lo anterior, depende de hagas la pregunta. Literatura, filosofía no son preguntas. ¿Como afectan las relaciones familiares al desarrollo de una persona? Eso es una pregunta científica que puede responderse mediante estudios sociológicos, el cómo realizar éstos y su complejidad es otro tema, pero teóricamente es posible. Lo mismo sobre como el arte y la literatura afectan a las personas.

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Obviamente no puedes pintar un cuadro desarrollando la ecuación del cuadro primero (Bueno, si puedes, pero es una estupidez). Pero eso no significa que puedas, por ejemplo, realizar un estudio científico sobre qué elementos pictóricos gustan más o menos a la gente (como si fuera un estudio epidemiológico), o incluso puedes estudiar la actividad cerebral según los patrones pictóricos que vea el sujeto de estudio y tratar de sacar conclusiones.
Eso no te servirá para pintar mejor, pero tal vez te sirva para conocer qué es lo que hace que el arte sea atractivo para el ser humano.

De todos modos nadie dice que todo en esta vida sea ciencia, por supuesto que no lo es, y no pasa nada. Lo que se dice es que todo tiene un por qué, lo conozcamos o no, y que no hay fuerzas místicas o sobrenaturales.

Por ponerte un ejemplo personal, a mi me interesa mucho la ciencia que hay detrás de un sentimiento tan fuerte como es el amor romántico. Hay gente que prefiere no saberlo, que cree que por saber más acerca de ello, la “magia” desaparece. Pues no es así, que haya una razón detrás de ello no cambia el sentimiento que percibes. Y lo mismo con el arte, con la ética, con cualquier tipo de sentimiento…

Pedro J.

De momento no se pueden pintar cuadros, pero si que se puede crear música utilizando algoritmos de selección http://darwintunes.org/
La ciencia tiene la capacidad de afrontar cualquier cuestión con tal de que esté convenientemente planteada.

papaspapas

La ciencia nunca podrá demostrar si algo es bueno o malo o cualquier otra cuestión ética.

Igual que nunca podrá hacer saber a un ciego que es ver.

TonyTony

Sam Harris realizó una charla en TED de lo más interesante en el que precisamente argumentaba lo contrario a tú primera frase. Seguramente si lo ves te darás cuenta de que la ciencia tiene mucho que decir en muchos más aspectos de los que nos imaginamos muchas veces. :-)

0 (0 Votos)
papaspapas

Lo bueno para mí, es malo para ti.

Os pensais que decir que la ciencia no puede afrontarlo todo es desprestigiarla, nada más lejos de mi intención.

Y que la ciencia le pueda devolver la vista a un ciego, no quiere decir que pueda explicar con fórmulas y datos la visión. La visión se conoce viendo.

¿Quien sabe más de sexo, un sexólogo virgen o cualquier analfabeto que lo haya practicado?

-2 (0 Votos)
Doctor Mapache

¿Como que no puede pintar cuadros? Yo de ti vería lo majico que quedan la visualización de ciertos fractales. Incluidos aquellos algoritmos que te pintan un pollock en menos de que canta un gallo. 😉

AmazingaoAmazingao

Hombre, es que comparar “el arte” con “la ciencia”, así, en bruto, es como decir que los macarrones con tomate no son dragones voladores. Churras y merinas, tocino y velocidad.

Como disciplinas, los objetivos de la ciencia (el conocimiento, resumiendo) y del arte (la expresión, resumiendo también) no tienen nada que ver. Entonces, pues claro que el arte no es una ciencia empírica, pero es que tampoco es un deporte de equipo, ni una religión milenaria, ni las instrucciones de un radiocassette.

Lo cual no quita que la ciencia pueda estudiar determinados aspectos del arte. E incluso de los macarrones con tomate.

Ununcuadio

Ok. Buenas respuestas :)
Muchas gracias, me ayudan, jaja. Aunque perdonad que enfatice lo de “no todo es ciencia”, si lo fuera…, creo que le quitaría parte de aventura: incluso la aventura de conocer. Me interesan mucho las neurociencias y la psicología, la verdad. Pero eso no explica por qué Dostoievsky no escribe como Tolstoi, ni Cervantes como Quevedo…
A veces por quedarnos solo en “ciencia” (que está genial, yo estudié Química) nos perdemos cosas interesantes.
Un saludo

guardiolajavi

Te recomiendo una lectura:
Destejiendo el Arcoiris. Richard Dawkins.

El conocimiento no quita belleza, solo añade matices que pueden ser incluso más bellos.
Otra cosa ya es filosofar sobre si está a nuestro alcance todo el conocimiento, etc, etc, o la línea pragmática.

Jesús R.

Qué curioso, a mí me pasó precisamente eso con el arco iris: siempre me ha parecido muy bonito, pero cuando me dio por entender cómo se generaba paso a paso, por qué tiene forma de arco (bueno, en realidad sería circular), etc…. Desde entonces me maravilla mucho más, y como ya entiendo que basta con que tenga el sol a mi espalda y haya agua, cada vez que paso cerca de un aspersor de riego, de las duchas de la piscina, de cascadas en los ríos, me asomo a verlo, y es un placer encontrarle siempre ahí y saber por qué está ahí. Ahora que le “conozco” me gusta mucho más :)

AmazingaoAmazingao

Me voy a poner cursi 😉

La curiosidad y el conocimiento científicos marcan la diferencia entre estar enamorado del mundo o simplemente encoñado con él.

Conocer el funcionamiento de la naturaleza es apreciarla tal cual es, no una versión simplificada y mágica que no existe.

AbraxasAbraxas

Ununcuandio, por mucha gracia que me haga el póster que compartes (que me la hace, ojo), dime, ¿por qué es una mala idea clonar un T-rex? ¿Cómo usas las humanidades para saber eso?

+1 (0 Votos)
Ununcuadio

No sé si es mala idea clonar al T-rex, nunca me lo he planteado. Al respecto solo he leído las novelas que inspiraron Jurassic Park: mi personaje favorito es el matemático que aplica la teoría del caos para explicar por qué resultó un desastre tratar de “manipular” la naturaleza.
La imagen la puse porque me hizo reír, jaja

Ununcuadio

No creo que las humanidades estén para loque dice la imagen. En realidad no tengo claro (no soy humanista) cuál es su función frente/con la ciencia que hacemos nosotros.
En cualquier caso, me parece que el hombre y lo que hace a nivel intelectual no es reducible a mecanismos neuronales, y que ellos (los humanistas) tienen una visión alternativa que nos puede aportar a los científicos (aunque no sepa concretar más). Pero, aunque haya empezado yo, esto es una digresión del hilo del artículo, que me parece muy bien explicado. Lo que me pasa es que en las introducciones se usan frases que generalizan demasiado y que me “chirrían”: “La ciencia es el único modo de corregir nuestros errores de percepción y de atribución. Es la única manera de asegurarnos de que no nos estamos engañando.”, pienso que no es la ÚNICA, aunque sea correcto que nos ayuda a conocer mejor.
Un saludo

AbraxasAbraxas

De hecho, sí es la única. Si crees que no lo es, pon un ejemplo y podremos estudiar si es verdad que hay otro método para evitar los errores de la subjetividad. A día de hoy, y que yo sepa (que no lo se todo, claro), el único método para evitar dichos errores es el método científico. Tal cual se dice en el artículo. Por eso preguntaba que de qué manera las humanidades ayudan a decidir si cierta aplicación científica es o no es una buena idea. También hasta el día de hoy, que yo sepa la misma ciencia da la respuesta.

danieldaniel

Creo, este es artículo que mejor explica la gran diferencia entre método científico y método “a mi primo le va genial”, de cuantos he leído. Gracias por la traducción.

pichichi

el artículo esta en lo cierto. Pero a la gente igual le gusta creer que “a mi me funciona” ……se trata de una creencia más.

NamlessNamless

Lo descrito por el artículo es la interpretación incorrecta del método hipotético-deductivo de la ciencia. Al crear una hipótesis para comprobar si esta es cierta se deben AISLAR las variables las cuales influyen en nuestra hipótesis, siño llegaremos a conclusiones del tipo de que las patas son el órgano auditivo de las moscas como se describe en el artículo.

DaigualDaigual

Sólo un pequeño apunte respecto al apartado 5: eso no es la media, es la moda, que no tienen por qué coincidir 😉

AbraxasAbraxas

Un pequeño apunto respecto a tu comentario: como ya han dicho en el primer comentario, eso es la mediana. Ni la moda (el valor más repetido), ni la media (el cociente entre la suma del valor de las muestras y el número de muestras).

FernFern

Pues sí. A veces nos “equivocaRnos”. 😉 Deberías dejarlo así. Es curioso.

Por cierto. ¿Qué se puede hacer cuando un ser querido cree firmemente en todo esto, y además es su único sustento de vida? ¿Y qué se puede hacer cuando no sólo es su sustento de vida, sino que ha supuesto un soporte espiritual, algo que da sentido a su vida tras una fuerte tragedia? Dar pequeñas pildoritas de información poco a poco, con cariño, no sirve. Sigues destruyendo un sistema de creencias que da sentido a la persona en un momento delicado de su vida.

Yo pienso igual que el artículo. Y me gustaría poder batallar todo esto. Pero es fácil batallar cuando no hieres a nadie a quien amas, y muy difícil o imposible cuando sí.

¿Alguno más vive algo parecido? ¿Cómo os enfrentáis?

Jesús R.

Jaja, sí, tiene gracia que me haya equiRvocado justo en esa palabra (yo no lo puedo editar, y he pensado que no merece la pena comentarlo a los administradores). Curiosamente, la autora del artículo original (Harreit Hall) me lo hizo notar también por e-mail (resulta que estudió español y estuvo viviendo en España 7 años).

En cuanto al ser querido, yo personalmente no haría nada. En un caso individual puedo dar prioridad al bienestar y estabilidad emocional más que al conocimiento y a la racionalidad. Estos tratamientos suelen ser inocuos y, como dices, pueden ser un apoyo psicológico fundamental (igual que una religión o cualquier otra creencia irracional). Y sí, esto es un efecto positivo, aunque sea placebo. Salvo que haya un peligro real al acecho (que abandone tratamientos que sí funcionan o aconseje a otros que lo abandonen) yo personalmente no intervendría. En mi caso particular tengo bastante separados el ámbito de divulgación del ámbito de las relaciones personales.

AmazingaoAmazingao

Yo diría que la edad de la persona es clave.

Si es alguien joven, quizá sería mejor sacarlo de esa fantasía.

AlvaroAlvaro

En primer lugar, darte la enhorabuena por esta entrada, con la cual coincido plenamente. Ahora bien, pese a que soy un ferviente defensor del método científico y comparto tu argumentación, hay que ser conscientes de que a veces la ciencia también se equivoca. Por ello, puedo entender que, en determinados casos, haya gente que prefiera probar métodos alternativos/naturales antes que someterse a procesos traumáticos que no garantizan la curación. Por ejemplo, en la época de G. Washington, ¿habría hecho lo correcto alguien al no querer someterse al método de la sangría y, en su lugar, optar por un tratamiento alternativo? Para sus coetáneos científicos no, pero como tú mismo has evidenciado, no hay duda de que sí. En definitiva, aunque el método científico sea el que más garantías ofrece, ni siquiera este es infalible…

Jesús R.

Yo entiendo perfectamente que alguien desesperado acuda a medidas desesperadas, pero lo que no podemos admitir es que se afirmen cosas que no pueden afirmar. Decir que todos podemos equivocarnos es, con perdón, una perogruyada que en el fondo no aporta nada útil para tomar decisiones. No existen las verdades absolutas, lo que existe es un balance de las evidencias; teorías que son capaces de explicar los fenómenos que observamos y permiten hacer predicciones, y teorías incompatibles que no lo hacen. Si alguien es escéptico con algo, puede diseñar un experimento, como se hizo con las sangrías o con la operación de pecho, y demostrar que una práctica está equivocada. La ciencia no es inmutable y está abierta a estas demostraciones, por eso precisamente es la manera racional de tomar decisiones. Entiendo perfectamente y puedo justificar la toma de decisiones no basadas en evidencias, pero eso puede servir para inventar evidencias que no existen.

Jesús R.

Perdón, me he comido un “no”. Al final, donde digo “pero eso puede servir para inventar evidencias que no existen”, debe decir “pero eso NO puede servir para inventar evidencias que no existen”.

AlvaroAlvaro

Totalmente de acuerdo con lo que comentas, Jesús R. De hecho, he querido hacer hincapié en que coincido plenamente con la entrada y en que soy un ferviente defensor del método científico. Simplemente pretendía constatar una “perogruyada”, como bien dices, pero que para algunos no lo es tanto: que la ciencia no es sinónimo de certeza absoluta. Ahora bien, no hay duda de que es el mejor camino. Saludos.

Jesús R.

Es cierto que a veces, con la intención de divulgar, se cae en el error de criminalizar a las víctimas y de enconarse en los juicios de valor, lo cual me parece un obstáculo para la propia divulgación (más ruido y menos señal).

Jónatan RojasJónatan Rojas

Muy bien artículo, lo único que no me parece apropiado es concluir con un caso puntual y concreto, ya que precisamente con el método científico se trata de huir de estos.

EpicureoEpicureo

Es que el artículo va dirigido a los que se dejan convencer por los casos concretos, y lo que hace con este caso concreto es demostrar que no se puede sacar conclusiones a partir de casos concretos. Me parece muy inteligente.

EpicureoEpicureo

Además el método científico no trata de “huir” de los casos concretos, sino de darles su justo valor y utilizarlos adecuadamente.

AngelaAngela

El articulo esta genial y ofrece una argumentacion con una base solida pero paremonos a pensar, la pregunta correcta seria: Por que la gente se empena en creer en ese tipo de “curaciones milagrosas”? En mi humilde opinion no creo que se trate en verdad de que la gente rechace la ciencia o prefiera tratamientos mas rapidos y supuestamente efectivos, simplemente que su propia ignorancia y, probablemente, la falta de una buena base educativa que les ayude a discriminar la informacion juega claramente en su contra en este tipo de situaciones.
Por lo tanto abria que preguntarse, viendo el numero de gente que cree en este tipo de pseudociencia, si el problema realmente reside en las personas o en la sociedad en si y en su estructura educativa, pesima en espana en mi opinion.
P.D esta opinion la da una alumna de 1 de bachillerato que conoce bastante bien el sistema educativo espanol.

Rebeca Ruiz

Perdonad que sea un poco tiquismiquis. La manera en que el autor utiliza el guion – es antinatural en castellano y correcta en inglés. Que pruebe a sustituir los guiones por el punto y coma ; y el texto se entenderá mejor.

Saludos :)

Verkoven

¿Por qué a la economía se la considera una ciencia si no lo es de hecho?

Rompo una lanza por emplazar a la economía a su justo sitio. El del arte de la especulación, con la ayuda de herramientas matemáticas, rumores, y cruce de intereses.

AmazingaoAmazingao

La economía, ¿es una pseudociencia, o es una disciplina en la que algunos aplican el método científico siempre que resulta posible, mientras que otros se guían puramente por ideología o interés?

DanielDaniel

Quiero citar un famoso artículo del BMJ:

Conclusions As with many interventions intended to prevent ill health, the effectiveness of parachutes has not been subjected to rigorous evaluation by using randomised controlled trials. Advocates of evidence based medicine have criticised the adoption of interventions evaluated by using only observational data. We think that everyone might benefit if the most radical protagonists of evidence based medicine organised and participated in a double blind, randomised, placebo controlled, crossover trial of the parachute.

http://www.bmj.com/content/327/7429/1459

Jesús R.

Jaja, muy bueno, Daniel, pero ese artículo tiene dos fallos: aunque no haya ensayos clínicos aleatorizados,

1º La eficacia del paracaídas puede deducirse de principios teóricos físicos elementales sin necesidad de prueba experimental.
2º Los datos observacionales muestran una relación señal/ruido elevadísima: el 100% de los que han caído de un avión sin paracaídas han muerto y el 100% de los que han saltado con el (que son muchísimos) no han muerto.

Dada la elevada señal en los estudios observacionales y la consistencia con principios físicos elementales, no creo que haya que esperar a un ensayo clínico controlado para recomendar el uso del paracaídas al saltar de un avión.

DanielDaniel

Totalmente de acuerdo, era solo para sacarnos una sonrisa aprovechando el Xmas issue del BMJ. Y también por algún problema ético en el reclutamiento de un croosover trial de paracaídas :)

ZamukaZamuka

De hecho, esas cifras están mal: es posible y ha sucedido, que alguien que se avienta con paracaídas muera de todas formas. Puede ser que el paracaídas no se abra por alguna razón… poco probable que ni el original ni el de emergencia funcionen, pero se han dado casos.

8 Trackbacks

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: El argumento más utilizado por los defensores de las mal llamadas medicinas alternativas es el de “a mí me funciona”. La Dra. Harriet A. Hall escribió un buen artículo desmontando ese “argumento” en el recomendabl……

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>