¿Usted se ha alineado los protones?

Imagen Jan Ainali – Wikicommons

Yo sí.

Sin ir más lejos, hoy mismo me alinearon los protones.

No todos, sólo la mayoría de los de la cabeza. Una experiencia peculiar. Pero tampoco nada del otro mundo, considerando que todos tenemos protones para dar y prestar. Varios miles de billones de billones en un cálculo cauto.

Para alinearme los protones se aprovecharon del hecho de que yo, como todos los seres vivos, estoy hecho mayoritariamente de agua. Y nuestro cerebro es especialmente rico en agua. Las moléculas de esa abundante agua están formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, y el hidrógeno es el más sencillito de los elementos, ya que su núcleo está formado por un solitario protón, una partícula que por su composicion tiene carga electromagnética positiva.

Los protones de los átomos de hidrógeno se mueven libremente en distintas direcciones sin orden ni concierto, así que para alinearlos es necesario emplear un imán. Pero un imán tremendamente potente, tamaño burro. Más que un imán, un electroimán superconductor, porque para poder afectar a los protones de los núcleos de hidrógeno de las moléculas de agua de mi cabeza es necesaria una potencia considerable.

¿Qué tan considerable? Un buen ejemplo es el planeta en el cual vivimos. Como -casi- todo mundo sabe, la Tierra tiene un campo magnético que nos protege de los rayos cósmicos y el viento solar, produce las auroras boreales y australes, permite que naveguen las aves y peces que migran percibiendo el campo magnético y hace que la aguja de una brújula apunte al norte. Nuestro planeta consigue todo eso (y más) con un minúsculo campo magnético cuya fuerza es, según donde se mida, entre 25 y 65 microteslas (millonésimas de Tesla, que es la unidad de medida del campo magnético como el vatio es la medida la potencia eléctrica y el kilogramo es la medida de la necesidad que tenemos de volver al gimnasio).

Es decir, nuestro planeta tiene una fuerza magnética máxima de 0,000065 teslas.

Un imán como el que usamos para jugar tiene aproximadamente un centitesla de potencia (0,01 tesla). Los imanes con los que nos quieren ver la cara diciéndonos que tienen propiedades curativas llegan a tener hasta 8 centiteslas (0,08 teslas), aunque en realidad a nuestro cuerpo no le afectan en modo alguno ni para bien ni para mal (salvo por la sangrante herida que queda en la billetera al pagar dinero de verdad por terapias más falsas que un euro con la cara de Pocoyó).

Magnetoterapia, una pseudoterapia muy lucrativa

Para realmente afectar los componentes del cuerpo humano hace falta un poco más de potencia. O un mucho. El campo magnético con el que me alinearon los protones llegó a ser de hasta 3 teslas. Es decir, más de 37 veces el campo magnético de la chapucera “magnetoterapia”. Una potencia tal que exige que antes de que a uno le alineen los protones debe quitarse todo objeto metálico susceptible de ser atraído magnéticamente y que advierta si tiene implantes eléctricos o metálicos o si pudo haber sufrido un accidente en el que un trozo de metal pudiera haber quedado incrustado en su cuerpo, porque el campo magnético puede hacerlo salir dolorosa y peligrosamente. Vamos, que como le ponga una silla metálica cerca a ver cómo la rescata.

Obviamente, para producir un campo magnético así de potente, no sirve pegar en una plantilla de zapato cuatro imanes comprados en la ferretería, como hacen los vendedores de cuentos. Se utiliza,decíamos, un electroimán de dimensiones impresionantes… un donut gigantesco en cuyo orificio central metieron mi cuestionadora cabeza.

El electroimán aplica un campo magnético y los protones del hidrógeno de mi agua se ordenan como guardias británicos pasando revista: unos mirando hacia mis pies y los otros hacia la parte superior de mi cabez, pero todos alineados. Digamos que guardias británicos que se alinean para donde estuvieran mirando en el momento en que el sargento dio la orden de alinearse.

Pero en realidad, cuando yo sabía que mis protones estaban siendo alineados (por el ruido infernal que describo más adelante), trataba de sentir algo… lo que fuera… ¿se me aceleraba el corazón, se me tensaba la piel de los pómulos, me levitaba el meñique? Pero no. Fuera de una aburrición de nivel Grand Slam, no sentía nada.

Usted, lectora, lector, inteligente y avispado, podría preguntarse si este ejercicio de alineación de protones tiene algún sentido o me sometí a él por puro espíritu deportivo. Lo tiene.

Es más, explicar la utilidad de este procedimiento es bastante más fácil que explicar por qué para procedimientos como éste los profesionales de la salud encuentran indispensable vestirnos a todos con esas humillantes batitas que se atan por detrás con dos lacitos… y que, a menos que usted sea experto en nudos marineros, se le desatan las más de las veces provocando risitas entre la regocijada concurrencia.

Porque sí, estaba yo vestido (es un decir) con la batita hospitalaria de marras y esto ocurría en el Hospital de Cabueñes de Gijón y además me alinearon los protones con el tremendo electroimán.

El ejercicio de alinearlos es sólo el principio. Una vez que están alineados, otras bobinas dentro del electroimán me bombardearon con una radiofrecuencia (sí, una onda de radio como la que usa usted para desaburrirse mientras conduce por ciudad o en carretera, aunque a veces el remedio es peor que la enfermedad). Esta radiofrecuencia está entre los 40 y los 50 MHz. Al recibir las ondas de radio, algunos de los protones absorben la energía de éstas y cambian su posición. Y hasta allí sigue sin tener sentido que uno esté metido en un megadonut metálico vestido con la batita humillante y la orden de no moverse aunque tenga una pertinaz y arrebatadora comezón en la nariz.

Pero al detenerse la emisión de la radiofrecuencia (y si se mantiene estable el campo magnético del electroimán), los protones que cambiaron de posición vuelven a la que tenían originalmente y emiten una energía como la que recibieron produciendo una débil señal (un ejemplo un poco bruto es que actúan como un muelle electromagnético: al recibir las radiofrecuencias absorben energía y se comprimen, y al suspenderse las radiofrecuencias, vuelven de un salto a su estado y tamaño original con un distintivo “sproing”).

Otros detectores dentro de la estructura del electroimán detectan esta señal y sus variaciones, y envían los datos a un sistema informático de gran complejidad que interpreta las distintas señales y las sitúa en un espacio, creando poco a poco una imagen tridimensional del interior del cerebro y sus estructuras. En los tejidos donde hay mucha agua, la señal es más fuerte (porque hay más protones liberando la energía que absorbieron) y el sistema informático los presenta de colores claros, y donde hay poca, como en el hueso, la señal es débil y en la pantalla aparece como una zona oscura.

Distintas frecuencias y distintas intensidades del campo magnético se van sucediendo y el resultado va formando una imagen completa del órgano estudiado. Un rompecabezas de protones emitiendo energía que se convierte en una potente forma de diagnóstico.

Vamos, lo que se llama una resonancia magnética.

Esto, desde dentro del agujero del descomunal donut es, sin embargo, bastante menos emocionante. Sobre todo si a uno le toca una radióloga que tiene más práctica siendo borde que Nadal haciendo saques. Le ponen a uno unos auriculares para que escuche música, en teoría con objeto de enmascarar un poco el ruido infernal que emite la máquina. Pero el responsable de la programación musical que me tocó decidió que algo de lo más suave de Tchaikovsky sería muy desestresante… y lo sería, si se pudiera escuchar, cosa que era irrealizable; los suaves y románticos violines del ruso desaparecían tras el escándalo que hace la máquina. Una y otra vez, tres bocinazos como los que se usan para anunciar la inmersión en las peores películas de submarinos advierten que viene algo que es como estar metido en un bucle interminable de alguna de las primeras canciones de Kraftwerk a volumen de AC/DC o un ataque de tartamudeo del bajo de John Paul Jones a malas horas de la noche.

Por supuesto, cuando me bajé del aparato que estuvo media hora larga alineándome los protones para obtener una imagen completa de lo que llevo dentro del cráneo y que hasta hoy nadie había visto, para mi fortuna, pues viene sellado de fábrica, lo que se me ocurrió fue preguntarle a la radióloga por qué a ratos el ruido era tacatacabumbum y en otros momentos era zomba-zomba-zomba para cinco minutos después pasar a cucazuáca-cucazuáca-piiiip-mmmmm.

Me miró con desprecio y me dijo que era porque así tomaba fotos la máquina. O no me quiso explicar o no tenía ni idea del origen de las variaciones, cada una más molesta que la otra. Algo como pasar la noche con un DJ que cree que los tambores llevan la melodía. Me dejó pensando por qué alguien a quien el trato humano le resulta tan obviamente repelente toma la decisión de dedicar su vida a una profesión relacionada con el cuidado de la salud, especialmente una en la que interactúa continuamente con pacientes. Como alguien alérgico al pelo de los animales domésticos que pone una peluquería de mascotas.

Pese a la frialdad, y curioso que es uno, iba yo a preguntar por qué Tchaikowski si, lógicamente, un poco de Beethoven o de Rush serían mejor distracción contra los poco musicales ronroneos de la resonancia magnética, pero la radióloga me dio la espalda diciendo “se viste y se va”. Sonó poco amable. Si me hubiera hablado de tú, habría sido como una novia despechada dándole la puntilla a una relación tormentosa en una película B.

Y para remate, ya no tenía yo los protones alineados. Porque, afortunadamente para todos, el efecto se detiene inmediatamente al momento de desactivarse el elecroimán, sin dejar ninguna secuela ni efecto posterior, ni para bien ni para mal, información que podría arruinar a los vendedores de terapias magnéticas que creen que usted es un clavo que puede ser afectado por un imán normal y hasta quedar imantado.

Lo peor, claro, es que en el apretujado autobús municipal en el que volví a mis dominios, nadie se dio cuenta de que yo, a mis tantos años, por primera vez había tenido muy orondo alineados los protones del cerebro.

39 Comentarios

Participa Suscríbete

Ender Wiggins

ahora me has dejado intrigado con el por qué de los diferentes ruiditos. Es lo malo que tiene la curiosidad; una vez que empiezas a saber causas de las cosas, ya no puedes parar.

Enhorabuena por una explicación comprensible para cualquiera de lo que hace una resonancia magnética

RadiologíaRadiología

Está muy bien lo que comentas. Es muy divertido. Solo una cosa. Es muy probable que con quien hablases no fuera radiólogo sino técnico en radiodiagnóstico o auxiliar de enfermería. En los servicios de radiodiagnóstico quienes suelen manejar las máquinas son técnicos y quienes pasan a los pacientes suelen ser técnicos de radiodiagnostico o auxiliares de enfermería. Los radiólogos suelen dedicar su tiempo a interpretar las imágenes pero no a la rutina de obtenerlas. La mayoría de los hospitales tienen un código de colores que identifica a los trabajadores por su categoría. Cuando las personas protestan de médicos bordes sin saberlo muchas veces se refieren a celadores, auxiliares, técnicos, enfermeras, fisioterapeutas o personal administrativo. El hecho de que muchos lleven bata también no ayuda, pero es importante culpar al responsable real y no equivocarse. Bastante problema tenemos ya los médicos como para fomentar esa imagen de bordes que tantos desean vender: estar enfermo no es agradable, luego cualquiera a quien culpar de ello se va a llevar todo mi odio. Los médicos son lo peor… ganan más que yo, no me curan, tienen lista de espera, son bordes etc… Ahora los físicos son lo peor, hicieron la bomba atómica y gastan dinero de los contribuyentes en construir acelaradores de partículas enormes que terminarán destruyendo el mundo. Se disfrazan de profesores de instituto amantes de la ciencia pero si les dejas fabrican bombas y después se hacen los despistados.

heybachheybach

A mí me ha gustado tu artículo, incluso me he reído con él, sobre todo con los sonidos que hacía la máquina, más que nada porque hace una semana me hice mi segunda resonancia magnética del tobillo y sé de lo que hablas. Lo cierto es que me ha venido genial tu explicación. Ahora entiendo por qué las zonas más claras del tobillo (más bien blancas) son donde se encuentra mi problema. Las zonas inflamadas son las que más agua tienen, o eso es lo que automáticamente produce el cuerpo, supongo.
Respecto a lo borde de la que te atendió, que veo que ha causado un ligero alboroto por aquí, creo que has contado las cosas como te han salido. Te parece que la tipa fue algo desagradable, pues ya está, es una opinión. No creo que hayas sido ni borde, ni has denunciado nada. Pasa igual cuando voy a comprar al chino y salgo pensando que no volveré a comprarles nunca más por lo antipáticos que pueden llegar a ser ;-) (también me ha pasado con españoles eh). Hay gente que de cara al público son estupendos y otros que quizá no tanto, pero supongo que un mal día también lo tiene cualquiera, y que llegue alguien preguntándole cosas para ellos insignificantes puede hacerles saltar a la mínimo. Seguro que todos tenemos alguna historia que contar de ese estilo :-P
By the way, a mí me toco una chica majísima que fue la que me hizo el estudio y la que me atendió. Curioso de mí, le pregunté, y me dijo que era técnica en imagen para el radiodiagnóstico o algo así.
Un saludo a todos. Es mi primer post aquí!

PEPINOPEPINO

No sé muy bien a qué viene tu comentario. Los pacientes son el centro de la actividad de un hospital y deben merecer nuestro máximo respeto. Tu corporativismo está fuera de lugar y no viene al caso. El paciente que se siente mal atendido suele protestar al primer sanitario que aparece y precisamente no suele ser el médico radiólogo que está en la sala de informes. El médico es un profesional más del hospital y debe ver a sus compañeros de trabajo como personas no como categorías

juanjuan

hola, interesante como cuentas la experiencia.
Se han descrito efectos fisiológicos sobre la corteza cerebral tanto dentro de la resonancia magnética como aplicando campos magnéticos estáticos de menor intensidad.
No, no es la powerbalance…. ni pretende ser la magia que cure todo. De momento se trata de un trabajo científico publicado en The Journal of Physioilogy, en el que se demuestra que una intensidad de campo margnético determinada (pues se aplican dos y solo una tiene efecto medible) durante un tiempo también determinado (como se podrá ver en el trabajo) aplicada sobre el cráneo puede afectar a una pequeña región de la corteza cerebral bajo el punto de aplicación.
Si os interesa el estudio… está hecho aquí, made in spain, mostrando por primera vez resultados de modulación cortical por campos magnéticos estáticos.
el trabajo se puede bajar en pdf y en la misma revista se publicaron comentarios de otros científicos que “han replicado el experimento” y tienen los mismos resultados. El paso ahora, es determinar en qué cosas se puede aplicar. Pues claramente no servirá para todo…

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21807616

J Physiol. 2011 Oct 15;589(Pt 20):4949-58. doi: 10.1113/jphysiol.2011.211953.
Transcranial static magnetic field stimulation of the human motor cortex.
Oliviero A, Mordillo-Mateos L, Arias P, Panyavin I, Foffani G, Aguilar J.
Source
FENNSI Group, Hospital Nacional de Parapléjicos, SESCAM, Toledo, Spain. antonioo@sescam.jccm.es
Abstract
The aim of the present study was to investigate in healthy humans the possibility of a non-invasive modulation of motor cortex excitability by the application of static magnetic fields through the scalp. Static magnetic fields were obtained by using cylindrical NdFeB magnets. We performed four sets of experiments. In Experiment 1, we recorded motor potentials evoked by single-pulse transcranial magnetic stimulation (TMS) of the motor cortex before and after 10 min of transcranial static magnetic field stimulation (tSMS) in conscious subjects. We observed an average reduction of motor cortex excitability of up to 25%, as revealed by TMS, which lasted for several minutes after the end of tSMS, and was dose dependent (intensity of the magnetic field) but not polarity dependent. In Experiment 2, we confirmed the reduction of motor cortex excitability induced by tSMS using a double-blind sham-controlled design. In Experiment 3, we investigated the duration of tSMS that was necessary to modulate motor cortex excitability. We found that 10 min of tSMS (compared to 1 min and 5 min) were necessary to induce significant effects. In Experiment 4, we used transcranial electric stimulation (TES) to establish that the tSMS-induced reduction of motor cortex excitability was not due to corticospinal axon and/or spinal excitability, but specifically involved intracortical networks. These results suggest that tSMS using small static magnets may be a promising tool to modulate cerebral excitability in a non-invasive, painless, and reversible way.
Comment in
Transcranial static magnetic field stimulation in man: making things as simple as possible? [J Physiol. 2011]
PMID: 21807616 [PubMed - indexed for MEDLINE] PMCID: PMC3224885 Free PMC Article

AguafiestasAguafiestas

Buen post de un tema difícil de explicar.
En medicina a esta técnica se le suele llamar resonancia magnética o resonancia magnética de imagen (MRI, por sus siglas en inglés). En química se usa muy a menudo (más que en medicina), pero como herramienta de caracterización de moléculas, no como herramienta de imagen. En ese campo se la llama con su “apellido” resonancia magnética nuclear, que no se usa en medicina porque espantaría a no pocos pacientes.
La verdad, Nocturno, es que prefiero cuando divulgas a cuando denuncias. En este post haces las dos cosas y me parece muy bueno, sin embargo a veces me da la impresión de que en la denuncia te pasas de frenada, como ya dije en otro post tuyo. Sin embargo la divulgación, sin más, se te da muy bien. Y no es tarea fácil. Entiendo que la proliferación de pseudociencias, curanderos, adivinos y demás, hace que algunos os inclinéis a combatirlos de manera activa. Yo la verdad, no estoy seguro de que sea efectivo. Y cuando digo que no estoy seguro es que no estoy seguro, no que piense lo contrario. De lo que tengo menos dudas es de que una actitud de “sobrao” (no lo digo con intención de ofender), de prepotencia, de hablar desde un altar, o incluso de condescendencia, puede hacer más mal que bien y hasta ser contraproducente (Noymer, A. J. Math. Sociol. 2001, 25, 299-323). No estoy diciendo que en Naukas/Amazings habléis así. Pero a veces estáis en la frontera. Lo digo con ánimo constructivo, como científico que valora vuestra labor. No es fácil divulgar ciencia. Y menos para no científicos, y entre vosotros hay unos cuantos. Yo lo hago de vez en cuando, en charlas y demostraciones en el laboratorio. Pero muy de vez en cuando porque, obviamente, tengo otras labores. Y la investigación se come todo el tiempo que tú dejes que se coma, que suele ser mucho. Por eso, de verdad valoro vuestra labor de divulgación científica. Desarrolladla con precaución y responsabilidad. Y disfrutad mientras nos hacéis disfrutar a los demás.

Un saludo.

(¿Auriculares para escuchar música? Pensaba que los auriculares se hacían siempre con imanes entre sus componentes. ¡Está claro que no!)

Mauricio-José Schwarz

Curioso… yo siempre he pensado que soy demasiado blando con quienes abusan de otros, con gurús que abusan sexualmente de sus adeptos y se apropian de sus bienes, con médiums y videntes que figen hablar con los seres queridos ya muertos de personas dolidas, con tartufos médicos que venden curaciones que no funcionan, lesionando, matando y perjudicando gravemente a millones, con pseudoperiodistas que embrutecen a los jóvenes en los medios difundiendo que la ciencia es basura o al menos igual a la magia, con los mercaderes del miedo que que promueven la conspiranoia y con otros muchos del mundillo del misterio y lo alternativo…

¿Deberíamos aprender a no pasarnos de frenada y ser más condescendientes y suaves con esas personas? Darles palmaditas en la espalda mientras matan, engañan y roban…

No.

Chacales así merecen mucha más dureza de la que se puede ejercer con palabras: muchas veces la cárcel, el escarnio público y la exigencia de responsabilidades por su alta toxicidad social. No entiendo que se les defienda pidiendo “mano más suave” cuando caen víctimas todos los días en todo el mundo.

Cuando alguien grita “allí hay un hijo de puta abusando de otros y éstos son los datos que lo corroboran”, no está “combatiendo a las pseudociencias” porque a ello le “inclina” simplemente “su proliferación”. Es que hay víctimas _por_ las que se combate, no sólo las de hoy, sino las de mañana. No se trata de algo abstracto o de debate intelectual, se trata de personas reales de las que se abusa y si uno lo ve, tiene la simple obligación moral de denunciarlo sin más.

En un mundo dominado por los misteriólogos, la divulgación, por cierto, es imposible, habrían conseguido ya el rechazo de la idea de los protones, del diagnóstico, de la medicina, de la física, de la química y de la biología. ¿Es tan difícil para algunos ver esto?

Lord DamienLord Damien

Genial el articulo y la pregunta final del Aguafiestas:

Existen auriculares no-magnéticos que se usan especificamente para MRIs:
http://www.mriequip.com/store/pc/vie...product=317

Os imagináis que de pronto empieza una moda como la del gluten y la gente solo compra auriculares de estos?

Aquí una explicación de como funcionan los auriculares electroestáticos y hasta porqué tienen más calidad de sonido:

http://www.kenrockwell.com/audio/sta...ostatic.htm

miguelcmiguelc

Hay una pequeña errata en las cifras. 0,000065 teslas no son 0,65 microteslas, sino a 65.

BallenaBallena

Es bastante probable que incluso si era radiologa no lo tuviese del todo claro. Los radiólogos son expertos en analizar las imágenes que se obtienen con la RM pero no tanto en saber como se producen estas. Este campo del desarrollo de secuencias en general es de ingenieros y físicos, más que de los propios médicos.

Una resonancia es un aparato multiusos, del que se pueden obtener imágenes de muy diverso tipo, incluyendo las imágenes funcionales del cerebro que miden consumo de oxígeno a lo largo del tiempo, pero también muchas distintas específicas para diferentes tipos de tejidos (hay específicas para hueso, tumores, líquido, etc).
Cada una de estas imágenes se obtiene con una secuencia distinta con sus ventajas y desventas. Una secuencia se caracteriza por muchos parámetros que incluyen el orden en que se cogen los cortes, la separación entre ellos, el ángulo en que se lanza el pulso electromagnético, etc (no soy experto). Los diferentes sonidos vienen dados por las características de cada secuencia y se corresponden con las diferentes fases de la adquisición. Así dentro de una misma secuencia lo normal es que haya ciclos de un mismo sonido que se corresponden con los diferentes cortes, pero que sin embargo que el sonido de una secuencia distinta cambie casi por completo.
En un estudio de media hora se puede repetir muchas veces la misma secuencia (por ejemplo si queremos cortes similares de toda una pierna) en cuyo caso sería todo el tiempo repeticiones del mismo ciclo de sonidos, o por el contrario utilizar muchas secuencias distintas en una misma zona (por ejemplo es habitual buscando patologías cerebrales utilizar una secuencia especifica para ver tejido, otra para ver lesiones, otra para buscar posibles tumores en un mimso estudio). En este caso tendríamos cada aproximadamente 5 o 10 minutos tendríamos cambios en el tipo de sonidos al saltar de una secuencia a otra.

Mauricio-José Schwarz

Ya, pero ¿qué es lo que produce en sí el sonido? Los zumbidos pueden ser las bobinas vibrando, supongo (ni idea, sólo supongo)… pero ¿por qué los zumbidos son cíclicos y luego están mediados por sonidos metálicos tipo “clang” y “tacatacataca”? ¿Cuáles son los procesos en sí que generan ese ruido en las secuencias que mencionas?

jsjs

Sí, pero la razón última de la pregunta que se hace el autor del post ya me la había hecho yo antes. En los laboratorios en los que he trabajado (no muchos), los electroimanes no hacen ruido. Cierto es que no son 3 T, pero ruido … No, nada. Así que a mí también me queda la curiosidad de la fuente última del ruido … si alguien la sabe, lo agradeceré.

AndreaAndrea

Aca va una respuesta rapida…prometo extenderla cuando tenga un poco mas de tiempo!…pero no queria dejar pasar la oportunidad para contestarte Mauricio y Js: Los imanes que generalmente se utilizan para la caracterizacion quimica, son “solo” imanes, por eso no hacen ruido (da lo mismo que sean electro imanes o imanes superconductores). Los que se usan en medicina, que son para obtener imagenes, ademas del iman, tienen un poderoso sistema de gradientes. Estos gradientes son campos magneticos extras que dependen de la posicion y son los que hacen posible que en vez de obtener un espectro promedio para toda la muestra, se obtenga una imagen (es decir, informacion por cada pixel). Para ello es necesario variar estos gradientes durante la secuencia y es por eso que las intensidades (ruidos) van variando durante la adquisicion de la imagen. Los “pulsos” a los que hacen referencia, no hacen ruido, son pulsos de radiofrecuencia my cortos.
Espero que aclare algo!

AgenorAgenor

Veo que pese a todo no te han resuelto la duda de los ruiditos…
Para obtener una imagen que resulte diagnostica ,el técnico se hace uso de una serie de protocolos ,este protocolo dependerá de sí se quiere descartar patologías concretas, o simplemente se va a realizar una prueba de”rutina”.
Cualquier protocolo tiene unas diferentes secuencias , que duran un tiempo determinado y su sonido dependerá de los protones de hidrogeno que nos interese ver o destacar (grasa, sangre , agua ) cada uno de ellos necesita unos pulsos de radiofrecuencia concreto por lo que los sonidos que producen son diferentes.
Para qué te hagas una idea ,si quiero ver los tejidos del parenquima ,hará unos soniditos, en cambio si lo que busco es un tumor usare otra secuencia que sonara de otra manera, si por el contrario busco saber la totalidad de una zona isquemica usare otra diferente a las otras anteriores que sonara de otra manera .

juanjuan

datos sobre los efectos a nivel de excitabilidad cortical que una resonancia magnética hace en humanos. En realidad, aparecen alteraciones fisiológicas transitorias… varía la excitabilidad de la corteza cerebral. Aunque en los estudios de diagnóstico clíncio e incluso en los que se hacen para investigar la conectividad entre áreas cerebrales no se tiene mucho en cuenta. Es un problema de la técnica que hay que asumir, como en cualquier modelo experimental, y es que esa excitabilidad alterada queda enmascarada como “actividad en situación control”.

Acad Radiol. 2010 Mar;17(3):277-81.
Short term effects of magnetic resonance imaging on excitability of the motor cortex at 1.5T and 7T.
Schlamann M, Yoon MS, Maderwald S, Pietrzyk T, Bitz AK, Gerwig M, Forsting M, Ladd SC, Ladd ME, Kastrup O.
Source
Department of Diagnostic and Interventional Radiology, University Hospital Essen, Hufelandstrasse 55, 45122 Essen, Germany. marc.schlamann@uni-due.de
Abstract
RATIONALE AND OBJECTIVES:
The increasing spread of high-field and ultra-high-field magnetic resonance imaging (MRI) scanners has encouraged new discussion of the safety aspects of MRI. Few studies have been published on possible cognitive effects of MRI examinations. The aim of this study was to examine whether changes are measurable after MRI examinations at 1.5 and 7 T by means of transcranial magnetic stimulation (TMS).
MATERIALS AND METHODS:
TMS was performed in 12 healthy, right-handed male volunteers. First the individual motor threshold was specified, and then the cortical silent period (SP) was measured. Subsequently, the volunteers were exposed to the 1.5-T MRI scanner for 63 minutes using standard sequences. The MRI examination was immediately followed by another TMS session. Fifteen minutes later, TMS was repeated. Four weeks later, the complete setting was repeated using a 7-T scanner. Control conditions included lying in the 1.5-T scanner for 63 minutes without scanning and lying in a separate room for 63 minutes. TMS was performed in the same way in each case. For statistical analysis, Wilcoxon’s rank test was performed.
RESULTS:
Immediately after MRI exposure, the SP was highly significantly prolonged in all 12 subjects at 1.5 and 7 T. The motor threshold was significantly increased. Fifteen minutes after the examination, the measured value tended toward normal again. Control conditions revealed no significant differences.
CONCLUSION:
MRI examinations lead to a transient and highly significant alteration in cortical excitability. This effect does not seem to depend on the strength of the static magnetic field.
Comment in
Magnetic fields and the brain at high field strengths what do we know? [Acad Radiol. 2010]

juanjuan

Según los datos de los artículos de los que he dejado el resumen, los efectos biológicos duran al menos entre 10 y 15 minutos después de dejar de aplicar los campos magnéticos. No sé si los protones dejan de estar alineados de inmediato (como sugiere el autor de este artículo) pero, se puede pensar que si esa fuerza magnética llega a modificar la actividad de los protones, antes habrá modificado la actividad o la estructura de moléculas o compuestos para los que se necesitaría menos energía.
Aunque no se recoge habitualmente en trabajos científicos, hay personas que dentro de la resonancia describen visión nublada, problemas de equilibrio (aunque están en la camilla el campo visual les da vueltas o perciben movimiento de su cuerpo), sabor metálico, etc,. Algunos de estos efectos podrían ser debidos a claustrofobia, algo de ansiedad por estar metidos en el tubo, pero se dejan pasar y no se estudian en profundidad. Podrían ser alteraciones de la fisiología del sistema nervioso… sin que ello cause problemas ni secuelas, pero al fin y al cabo alteraciones transitorias que se podrían estudiar para un mejor conocimiento de los efectos de los campos magnéticos (de alta intensidad) sobre los sistemas biológicos.

Una cuestión que me surge al leer otra vez el artículo orinal, el autor dice que el “efecto pasa al desactivarse el electroimán”. Creo, que es al salir del radio de acción del electroimán, ya que no se desactiva (excepto en caso de avería o similar). Es muy costoso desactivarlo y reactivarlo. No es una máquina como la de rayos-x, o un láser que con un interruptor enciende y apaga… es otra cosa.
pero bueno, tampoco tiene mayor importancia más que el detalle.

salud

BallenaBallena

Pues en mí produce un efecto específico muy concreto… Me entra muuuuuuuho sueño y a los 5 minutos estoy completamente dormido… aunque no estoy muy seguro de que tenga que ver con el imán :-)

Por cierto, comentar también que en algunas secuencias muy específicas (fundamentalmente de investigación) la estimulación electromagnética puede llegar a estimular receptores periféricos, y notas un pequeño calambre en cada ciclo de la imagen. Lógicamente no es agradable así que se suele modificar la secuencia para minimizar este efecto. Además también algunas secuencias llevan a que se recaliente mucho el interior de la resonancia, especialmente cuando hay una persona de mucha mas corporal, y hay que ralentizar la secuencia para reducir la temperatura.

juanjuan

Ballena, pues es más frecuente de lo que piensas. Muchas personas se quedan completamente dormidas en la resonancia. Y es algo que incluso aparece descrito en algunos artículos científicos aunque nadie le ha metido manos al asunto, me refiero a determinar si es un efecto del imán o es cuestión placebo que la gente se relaja ahí dentro o en realidad se induce sueño (creo recordar que en algún artículo se ha tocado el tema…). Bueno, con ese ruido estar relajado… es difícil. Como puedes imaginar, en estudios de conectividad (lo que es la resonancia funcional propiamente dicha) que el individuo esté entrando en sueño no es muy bueno, por eso siempre se está hablando con él, haciendo una tarea cognitiva etc.
Sobre la estimulación de nervio periférico que describes también es verdad. Lo que lleva a pensar la magnitud de tanto de los campos magnéticos que se utilizan como de las frecuencias concretas de estímulo. Por lo tanto, no solo se afectan los protones, como sugerí antes, si hay energía para afectar la actividad de los protones (alinearlos) con niveles más bajos de energía se modifican otras estructuras moleculares, y un ejemplo es la acumulación de calor… ni más ni menos que un efecto físico sobre el tejido…
salud

AbraxasAbraxas

Con mucho ruido, con poco ruido, en posición horizontal, vertical o inclinada… hay gente que puede dormirse en unas circunstancias y gente que no, no tiene nada de raro que alguien se quede dormido en una resonancia magnética. Te obligan a estar muy muy quito y a respirar despacio, seguro que todos esos que se duermen en las resonancias también se duermen en sus casas en similares circunstancias y sin campos magnéticos.

A mi me han hecho un buen puñado de resonancias en distintas partes del cuerpo, y jamás he notado absolutamente nada. Como ya te han explicado, los cambios que se producen son, en realidad, minúsculos. Si el aparato que los mide no fuese extremadamente sensible, no se vería nada.

ManuelManuel

Si no recuerdo mal, la fracción de protones alineados es minúscula (¿del orden de la millonésima?), pero suficiente para producir señal.

El lenguaje es tramposo, realmente no hay tantos protones alineados. Lo que ocurre es que la proyección del momento dipolar total sobre cierto eje se aparta del valor 0 (el que tendría sin campo externo) en una cantidad equivalente a tal proporción de protones alineados.

juanjuan

De acuerdo Abraxas, está claro lo que explicas. Yo digo arriba que dado que en artículos científicos (publicaciones con revisores etc..) se expresa que aparece somnolencia, había que descartar si es debido a lo que tú muy bien expones, o a efectos del imán. Y es que también hay datos de que la excitabilidad cortical se puede alterar dentro de la resonancia. Y no lo digo yo, es un artículo que he citado arriba. Y otro más arriba sobre campos magnéticos estáticos.

Que se altere la excitabilidad cortical no tiene por qué ser percibido por el individuo, si es a lo que te refieres cuando dices que no has notado nada. Esto sucede con las técnicas de neuromodulación no invasivas como TMS y DC, que alteran la excitabilidad cortical pero las personas no notan nada. No son dañinas ni dejan secuelas, sin embargo tienen efecto fisiológico. Como ejemplo, aunque no es la misma cosa que la resonancia, la DC es una técnica que aplica intensidades de corriente bajísimas, no se nota nada físicamente por el individuo cuando se aplica sobre el cráneo, y sin embargo consigue modular la excitabilidad cortical, además la incrementa o la reduce dependiendo de la polaridad utilizada.
Los estudios principales que se han hecho sobre fMRI son de seguridad para garantizar que no produce daño, no deja secuela etc. sin embargo, como cito arriba algún trabajo encuentra que el campo magnético (de determinada intensidad, no cualquiera) es capaz de alterar la excitabilidad cortical. Teniendo en cuenta que en algunos individuos se consiguen activar nervios periféricos cuando están dentro de la resonancia, que refieren perdida de equilibrio, o visión nublada… podría deberse a estrés, o a efectos fisiológicos.
a veces es necesario hacer más experimentos, con la pregunta concreta y la metodología correcta…
en fin…
salud.

AbraxasAbraxas

Esto sucede con las técnicas de neuromodulación no invasivas como TMS y DC
De la DC no sé nada (no sé ni lo que es), de la TMS sí. No tiene nada que ver con la MRI y sus efectos son claros y perceptibles. Si la MRI hiciese algo parecido a la TMS, vaya si lo notaríamos. Con la TMS se inducen corrientes en el cerebro con un campo magnético variable, los campos en la MRI no varían (por lo que yo sé) lo suficientemente rápido como para inducir ningún tipo de corriente.

BallenaBallena

A ver:

lo del sueño lo decia en BROMAAAAAA… tengo claro que no es por el efecto magnético, sino por los 45 minutos dentro de la máquina que me tocaban a las 16:00

Lo de equilibrio o visión nublada es más difícil saber si es efecto placebo o real y no se si se ha estudiado, pero está más que comprobado el tema de la estimulación periférica con algunas secuencias muy exigentes para la máquina. Se sabe cuales suelen producirlos y como reducirlos. En mi caso notaba un pequeño calambre en los dedos de la mano cada 4 segundos en el momento exacto que la máquina hacía el máximo ruido. Tanto este efecto como el del excesivo recalentamiento están muy bien descritos y referenciados en el articulo de MRI en la wiki inglesa (http://en.wikipedia.org/wiki/Magneti...n_.28PNS.29):
Copio de wikipedia: The rapid switching on and off of the magnetic field gradients is capable of causing nerve stimulation. Volunteers report a twitching sensation when exposed to rapidly switched fields, particularly in their extremities.[85][86] The reason the peripheral nerves are stimulated is that the changing field increases with distance from the center of the gradient coils (which more or less coincides with the center of the magnet).[87] Although PNS was not a problem for the slow, weak gradients used in the early days of MRI, the strong, rapidly switched gradients used in techniques such as EPI, fMRI, diffusion MRI, etc. are indeed capable of inducing PNS.

También muy recientemente ha habido un estudio en el que se ha mostrado que la resonancia provocaba un pequeño nistagmus del ojo (que el sujeto ni notaba), que se atribuía a que el cerebro interpretaba que había habido rotación de la cabeza cuando en realidad lo que había habido era una interacción entre el campo magnético y el agua del laberinto auditivo. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21945276)

Así que si bien es cierto que la alineación y desalineación de los protones es muy rápida también es cierto que sí que pueden notarse (y medirse) sus efectos (secundarios) de manera directa en el cuerpo.

juanjuan

muy interesante el artículo que citas, en el que además de estudiar perfectamente el fenómeno, alerta sobre el hecho de que ese fenómeno estaría alterando el “estado basal” que se toma en algunos estudios funcionales. Igual que hay que tener en cuenta si los ojos están abiertos o cerrados, este movimiento del nistagmo introduce un ruido en el sistema por entradas sensoriales y actividad motora no deseadas.

Por otra parte se observa que los efectos que miden continúan un tiempo (ver figuras y resultados del trabajo) después de estar sometido en determinado ángulo al campo magnético. Como el artículo que cito arriba (y no sé si habéis leído) en el que se expresa y demuestra (claro) que la alteración de la excitabilidad cortical que se sufre dentro de la resonancia dura tiempo después de estar expuesto al campo magnético. Y utilizan la TMS como técnica de valoración de la excitabilidad después de salir de la resonancia…
Estos dos datos me llevan a una pregunta, si bien en el sistema biológico los efectos tardan en iniciarse cuando se entra en la resonancia, y en volver a estado normal cuando se sale, aquí de todas formas se “asume” que los protones se alinean “inmediatamente”, pero ¿es algo que se asume o hay datos físicos?.
La otra cuestión que se ha expuesto aquí es que no se alinean todos los protones, entonces, la pregunta es: ¿es muy rápida para una fracción de protones y conforme se permanece más tiempo en el campo sube la probabilidad de reclutar más alineaciones o es una fracción fija la que se recluta independiente del tiempo y supongo dependiente de la intensidad del campo?.
Si la fracción es fija la señal será estable, si la fracción aumenta con el tiempo de exposición, entonces la señal es variable, ¿no?. En fin, siempre hay cosas que se conocen y cosas que se asumen.

Contestando a Abraxas, la TMS claro que produce respuestas inmediatas al estímulo, pero sobre la duración del efecto postestimulación me refería a que cuando se aplican protocolos de modulación tipo theta-burst o de frecuencia lenta, se consiguen cambios en la excitabilidad cortical que se mantienen minutos después de que cese el protocolo de estimulación, pero el individuo no detecta (conscientemente ese cambio de excitabilidad). Y eso es comparable a los efectos de la aplicación de corriente directa transcraneal (tDCs) (si buscas transcranial direct current stimulation, descubrirás una forma de neuromodulación no invasiva que se está utilizando mucho en investigación y en clínica), donde tanto durante la estimulación un tiempo después de cesar el estímulo los efectos de alteración de actividad cortical permanecen sin en que individuo sea consciente… excepto cuando realmente el tratamiento consigue modular alguna patología. Generalmente trastornos del movimento, dolor neuropático,…
Y finalmente, de verdad que entiendo que dormirse dentro del tubo es fácil para algunos (como a otros les da nistagmo o vértigo etc..) y que es difícil discernir si es efecto del aburrimiento o del campo magnético. Yo he hablado con una persona que percibía su cuerpo girado dentro de la resonancia (claramente tendría afectado el sistema vestibular) y la explicación que le dieron en el sitio de la resonancia es que tendría claustrofobia… y ahora este trabajo explica que quizás no era eso… así que siempre que hay que ser un poco exceptico :-))
En algunas publicaciones se cita el efecto de somnolencia de pasada, y fuera de publicaciones hay muchos investigadores que te dicen que si…que detectan ese fenómeno en “demasiados” individuos…. pero de momento, a falta de une estudio claro, lo más normal es pensar en que estar ahí dentro, a pesar de los ruidos etc… aburre y da sueño :-))
salud.

EduardoEduardo

Una pregunta, el hierro de los globulos rojos no es afectado? O como solo es un atomo suelto no es magnetizable?

Gracias

BallenaBallena

Pues es precisamente en las propiedades magnéticas de la hemoglobina en lo que se basa la resonancia magnética funcional.

La hemoglobina sin oxígeno no tiene propiedades magnéticas (o al menos son mucho menores), mientras que la deoxihemoglobina o hemoglobina oxigenada sí que las tiene (el mecanismo químico por el que una tiene estas propiedades y la otra no ya se me escapa). La resonancia magnética funcional consiste precisamente en ver como cambian las propiedades magnéticas del tejido cerebral a lo largo del tiempo que dure el experimento, atribuyendo este cambio a la presencia de mayor deoxihemoglobina en una zona por un mayor consumo de oxígeno de las neuronas de dicha zona.

juanjuan

Hola Ballena,
solo matizar que la hemoglobina sin oxígeno es la “deoxihemoglobina” y la que lleva oxígeno es la oxihemoglobina.
Me da la impresión que tu respuesta anterior las confunde.
Salud

juanjuan

una confusión le pasa a cualquiera :-), lo que sucede es que además aquí (como en otro sitios) jugamos a tener el máximo de precisión. Eso no es siempre posible si queremos escapar del lenguaje científico y hacer las cosas más abiertas y entendibles.
En fin… salud!!!!

0 (0 Votos)
JerbbilJerbbil

Os lo tengo que contar. No puedo callarlo por más tiempo. Para que se vea lo poco que conocen el electromagnetismo algunos que deberían tenerlo como compañero inseparable.

Como algunos saben, trabajo en un departamento de siniestros de una correduría de seguros. Y ahí se ve de tó.

Lugar: centro médico de radiodiagnóstico. Omito el nombre para evitar el escarnio.
Aparato implicado: Resonancia magnética.
Protagonista: el director del centro.
Necesidad a cubrir: instalación de extintores en las cercanías de la sala de resonancia magnética.

El director del centro llamó a una empresa suministradora de extintores, y solicitó que se le enviasen unos hechos de material que no se viera afectado por los campos magnéticos ya que eran para instalarlos en las cercanías de un aparato de resonancia magnética. Al cabo de unos días, siempre según el relato de este buen hombre, le llegaron los extintores, pero a él le dio en la nariz que se trataba de extintores normales, que se ven afectados por los campos magnéticos como siempre, pero no lo tiene por seguro.

¿Y qué es lo que hace para realizar la comprobación? ¿Coge un imán de una nevera y lo prueba? No. Se mete en la sala del aparato de resonancia, se abraza bien abrazado a uno de los extintores del pedido y solicita al operario que pulse el botón de “on”.

Evidentemente, apenas pulsar el botoncito, o como demonios se ponga en funcionamiento un aparato de esas características, el extintor, que efectivamente era corriente y moliente, y el hombre pegado a él, salieron volando a una velocidad absurda en dirección al inmenso donut. Las lesiones que se causó fueron la rotura de un brazo y una pierna (en este punto, al gestionar las lesiones de este hombre por su póliza de accidentes, es cuando en mi oficina nos enteramos de este siniestro). Los daños en el aparato también fueron importantes, y parte de ellos fueron pagados por la aseguradora de la maquinaria del centro (por suerte, tenían contratado “avería de maquinaria por impericia”).

Es que no me lo podía guardar para mí. Y como no he dado datos, no he violado la cláusula de confidencialidad de mi contrato. Pero es una buena historia, para ilustrar que a veces por muy director que se sea, no siempre se guía uno por la lógica.

Saludos.

BallenaBallena

Me he reido mucho leyendo tu post, (aunque suena un poco exagerado en cuanto al tono). De todas formas accidentes de estos ha habido en todos los centros con resonancias, con mayores o menores consecuencias, así que tampoco me extraña tanto (aunque no creo que en todos haya sido el direcotor del centro, je je je).

Un par de puntualizaciones:

1-Como han dicho más arriba las RMs ni se encienden ni se apagan con un botón. Siempre existe un campo magnetico mientras no se quite el helio, (y quitarlo de urgencia además de complicado supone mucho dinero).

2-Si entras con un extintor a una resonancia dificilmente vas a salir volando. Saldrá volando el extintor y puedes quizás dislocarte un brazo del tirón que tengas o algo así. Por ejemplo si un adulto entra sentado en una silla de ruedas la silla lo más probable es que salga volando una vez se levante la persona pero no mientras esté sentado (otro tema sería un niño, que no quiero ni imaginarme lo que podría pasar…)

BallenaBallena

Hubiese preferido que el comentario fuese público, igual que cuando alguien hace un comentario sobre ortografía, porque creo que iba a venir bien a muchos otros autores, pero bueno…

Además, si bien la cita al autor es una mejora siendo un poco puntillosos sigue siendo incorrecta, ya que wikicommons no existe, siendo el nombre correcto “wikimedia commons”, y por otro lado se exige también un link a la licencia (simplemente con un link html desde el texto de la licencia bastaría). Ya la leche sería otro link por debajo del texto “wikimedia commons” a la imagen en sí allí…

juanjuan

algunos datos recientes, aunque tristemente no tengo acceso a la revista y por tanto al trabajo original.
salud

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23091174
Radiology. 2012 Oct 22. [Epub ahead of print]
Cognition and Sensation in Very High Static Magnetic Fields: A Randomized Case-Crossover Study with Different Field Strengths.
Heinrich A, Szostek A, Meyer P, Nees F, Rauschenberg J, Gröbner J, Gilles M, Paslakis G, Deuschle M, Semmler W, Flor H.
Source
Department of Cognitive and Clinical Neuroscience and Department of Psychiatry and Psychotherapy, Central Institute of Mental Health, Medical Faculty Mannheim, Heidelberg University, Square J5, D-68159 Mannheim, Germany.
Abstract
Purpose:To establish the extent to which representative cognitive functions in subjects undergoing magnetic resonance (MR) imaging are acutely impaired by static magnetic fields of varying field strengths.Materials and Methods:This study was approved by the local ethics committee, and informed consent was obtained from all subjects. In this single-blind case-crossover study, 41 healthy subjects underwent an extensive neuropsychologic examination while in MR units of differing field strengths (1.5, 3.0, and 7.0 T), including a mock imager with no magnetic field as a control condition. Subjects were blinded to field strength. Tests were performed while subjects were lying still in the MR unit and while the examination table was moved. The tests covered a representative set of cognitive functions, such as memory, eye-hand coordination, attention, reaction time, and visual discrimination. Subjective sensory perceptions were also assessed. Effects were analyzed with a repeated-measures analysis of variance; the within-subject factors were field strength (0, 1.5, 3.0, and 7.0 T) and state (static, dynamic).Results:Static magnetic fields were not found to have a significant effect on cognitive function at any field strength. However, sensory perceptions did vary according to field strength. Dizziness, nystagmus, phosphenes, and head ringing were related to the strength of the static magnetic field.Conclusion:Static magnetic fields as high as 7.0 T did not have a significant effect on cognition.© RSNA, 2012.

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <p> <q cite=""> <strike> <strong>