Nuevo interrogante ante las políticas de austeridad

Después de más de un lustro, seguimos inmersos en la peor crisis económica de los últimos tiempos. Una crisis con nombre y apellido —la Gran Recesión— que nadie parece saber cómo abordar, aunque seguro que, dentro de unos años, los libros de texto contarán con sesudos análisis de brillantes economistas que desmenuzarán hebra a hebra las causas y mecanismos de la ahora, para nosotros, torpes seres del presente, inescrutable recuperación. La coyuntura, con la imprescindible colaboración de nuestros dirigentes, ha dado lugar a las políticas de austeridad más duras y más discutidas —y discutibles— que han conocido las últimas generaciones de europeos.

Los argumentos esgrimidos con mayor frecuencia por los defensores de tales políticas —no así en España, donde los argumentos son un lujo que no lucen en pantalla de plasma— han sido los resultados publicados en 2010 por Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff en el paper Growth in a Time of Debt (Crecimiento en tiempos de deuda). En dicho estudio, los investigadores analizan las economías de una veintena de países a lo largo de periodos de tiempo que oscilan entre los 60 y los 200 años. El principal resultado que arrojan sugiere que los países con un valor de deuda superior al 90 % de su PIB, de media, no presentan un crecimiento sostenible de su economía. De hecho, esta media se sitúa en un valor negativo de crecimiento.

Muchos gobernantes han visto en este dato la justificación perfecta para imponer unas políticas de reducción del endeudamiento extremadamente agresivas, a pesar de las objeciones que suscita. La primera y más obvia pasa por cuestionar la representatividad de la media, dado que los propios investigadores afirman que la mediana se sitúa solo un 1 % (literalmente, aunque sospecho que querían referirse a “un punto porcentual”) por debajo de los casos con un nivel de deuda inferior. La segunda objeción consiste en invertir la entendida causalidad (aunque los autores señalen que solo han establecido una asociación): tal vez sea la desaceleración en el crecimiento la que provoca el aumento del endeudamiento. O tal vez no pueda establecerse una relación causal en absoluto debido a que ambos factores van de la mano y son consecuencia de un tercero (o múltiples terceros).

El hecho es que este estudio ha sido tremendamente influyente y, sin embargo, no ha podido ser replicado; hasta este mismo lunes. En un nuevo estudio titulado Does High Public Debt Consistently Stifle Economic Growth? A Critique of Reinhart and Rogoff (¿Una elevada deuda pública ahoga consistentemente el crecimiento económico? Una crítica de Reinhart y Rogoff), Thomas Herndon, Michael Ash y Robert Pollin consiguen replicar los resultados del anterior y, en este proceso, han encontrado importantes errores e irregularidades cometidas por el original. Principalmente tres, según estos investigadores:

  • Exclusiones selectivas. De los datos sobre países con un nivel de deuda superior al 90 %, Reinhart-Rogoff suprimen del análisis 14 años de los 110 disponibles sin ofrecer ninguna explicación. Casualmente, estos datos pertenecían a países que mostraban un crecimiento sólido a pesar del endeudamiento.
  • Ponderación poco convencional. Todos los países tenían el mismo peso en el promediado final a pesar de que el promediado individual se realizó con una cantidad de datos muy variable.

Error en la hoja de cálculo. La hoja de cálculo suministrada por Reinhart-Rogoff contenía un error que excluía completamente del análisis a cinco países.

Los resultados corregidos por Herndon-Ash-Pollin muestran una discrepancia crucial con el artículo original que afecta precisamente a la categoría con un endeudamiento superior al 90 %. La nueva media muestra un crecimiento todavía inferior a las otras categorías, pero positivo y palpablemente superior al obtenido por Reinhart-Rogoff. Así, el último gran pilar de la austeridad más agresiva queda severamente dañado.

Ahora, solo queda la pregunta que todos tememos: ¿contarán los economistas del mañana cómo una celda de Excel sin actualizar prolongó innecesariamente una crisis histórica?

28 Comentarios

Participa Suscríbete

Miguel ÁngelMiguel Ángel

Si hay algo que he podido aprender a lo largo de esta crisis y de la época de bonanza son dos cosas:

1.- cuando la crisis acabe, seguirán cometiéndose los mismos errores que se cometían antes de esta crisis.

Estos errores son:
-Gastar en el año “i”, lo que se supone que vamos a ingresar en el año “i+1″
Y causa principal de la crisis de deuda en la que estamos.

-Endeudarse, precisamente cuando tenemos dinero de sobra (regalando 400 euros por la cara) en vez de intentar saldar deudas y guardar dinero.
Si uno engorda cuando tiene comida y deja de comer cuando no la tiene, lo normal es que el cuerpo lo achaque.

2.-La gente pensará que la crisis ha sido culpa de la libertad del mercado y de los bancos y que estos hay que regularlos. Lo que desembocará en otra crisis (precisamente, ¡gran parte de esta crisis es debido a las cajas de ahorro! ¿Las preferentes? ¡cajas de ahorro! más regulado que las cajas no había nada, y mira lo que han provocado.
Así que la gente, creyendo quelos bancos ya están bien regulados volverán a caer en timos como el de las preferentes. Ya lo veréis, ya…

AbraxasAbraxas

Estos errores son:
-Gastar en el año “i”, lo que se supone que vamos a ingresar en el año “i+1″
Y causa principal de la crisis de deuda en la que estamos.

No hay ningún error en gastar hoy lo que vamos a ingresar el año que viene. Eso es lo que llama “financiarse”, es el motivo por el que los bancos son esenciales para la economía y es la razón por la que las empresas pueden sobrevivir a pagos a 90 días, por ejemplo.

La financiación es una herramienta fundamental en la economía. La disponibilidad de ese dinero es la que permite que la economía marche con fluidez; y la causa principal de la crisis ha sido, precisamente, que se bloqueó la financiación. El dinero se le dio a gente que no presentaba las garantías mínimas, y la opacidad de los bancos unida a la caída de alguno de los grandes, provocó desconfianza y que nadie prestase a nadie. Eliminada la financiación se paralizó la economía.

AguafiestasAguafiestas

“No hay ningún error en gastar hoy lo que vamos a ingresar el año que viene. Eso es lo que llama “financiarse”,”
De hecho ese es todo el error. Y es en lo que falla este post. Aunque sea cierto lo que dice el artículo comentado (el bloguero lo da por bueno, ya veremos), el problema está precisamente en gastarse lo que no se tiene y tomarlo como algo normal. Aunque sólo fueran (i+1)/2 seguiría siendo jugar a las apuestas.

AguafiestasAguafiestas

(Sigo.) Al margen de pretender que la política económica de la UE está basada en un solo artículo y es el que se cita. Por favor.
La calidad en Naukas está cayendo últimamente (todavía me escuece el post de microchips del autor “IdeaSecundaria”). A este paso vais a coger a Punset.

AbraxasAbraxas

No es algo normal, es algo absolutamente necesario. Sin financiación no puede haber actividad económica (como hemos podido comprobar muy recientemente).

Imagínate que empiezas con un balance de cuentas neutro (0). Vas a fabricar tu producto, del que tienes un pedido que te va a llevar producir los siguientes seis meses. Lo primero que vas a necesitar es comprar la materia prima (suponiendo que la empresa ya está en marcha). En el caso de que te dejasen pagar a 90 días, a mitad del proceso tendrías que pagar por lo menos la mitad. Pasados los seis meses tendrás que hacer la entrega y esperar otros 3 meses (90 días) para que tus clientes te paguen. Igual la operación económica te reporta, a ti directamente, suficiente para mantener a la plantilla todo el año; más todo lo que ganaría la gente que te vende la materia prima, las eléctricas, tu plantilla en ese periodo, los transportistas y tus minoristas. Además de todo el beneficio social de tu producto (su utilidad para el consumidor). Pero claro, embarcarte en esa aventura quiere decir que tienes entre tus manos un “pufo” de 9 meses de pago a trabajadores, 9 meses de consumo electríco y demás, y 6 meses de materia prima. Imagínate que estamos hablando de 1 millón de euros que aportarían un beneficio neto de 500000.

Dos opciones: o renuncias a toda esa actividad económica (plantilla a la calle, proveedores que pierden un cliente, clientes que pierden una oportunidad de hacer negocio, logística y consumidores que se quedan sin su producto), o te financias.

Obviamente esto es un caso muy simplificado, pero es para que te hagas a la idea de cómo funciona todo esto. Desde el momento en el que tú tienes que comer todos los días pero no cobras, en el mejor de los casos, hasta que has terminado de hacer tu trabajo; o te dedicas a una actividad económica que reporta dinero en base diaria (como limpiar casas por horas), o probablemente tendrás necesidad de financiarte. Si tu empresa crece (por ejemplo, la del ejemplo obtiene un contrato al año siguiente para producir el triple), la financiación va a ser OBLIGATORIA.

Pero vamos, que es sentido común elemental: ¿de verdad crees que un empresario renunciaría a un % de sus beneficios si no fuese estrictamente necesario para conseguir esos beneficios?

AguafiestasAguafiestas

Abraxas, lamentablemente conozo de cerca el caso que expones. En general estoy de acuerdo con lo que comentas, aunque en vez de “Sin financiación no puede haber actividad económica” yo diría en “Sin financiación la actividad económica se resiente mucho”.
Pero…
Pero el post y el artículo del que habla tratan de deuda pública. ¿No?

0 (0 Votos)
AbraxasAbraxas

Aguafiestas, insisto, no es que se resienta, es que no es posible. Las necesidades se cubren día a día, pero mientras haya una diferencia de tiempo entre el trabajo que haces y cuándo te renta, habrá necesidad de financiación (o ese trabajo dejará de ser rentable y cesará). Y cuanto más “avanzado” es ese trabajo o mayor es la actividad económica, mayores son las necesidades de financiación.

Y ahí entra el estado, que es el mayor motor de la economía de un país. El estado mueve cosas tan grandes (como la construcción de carreteras u otro tipo de mega-infraestructuras) y tan “avanzadas” (la investigación científica, relaciones diplomáticas, burocracia del estado…) que la única manera en la que puede subsistir un estado es mediante una financiación (y bastante fuerte en proporción).

Si el nivel de deuda pública fuese tan importante para el crecimiento de un país, países como Alemania y EEUU estarían muy por debajo de España, por ejemplo. Tanto en términos relativos como absolutos.

Tienes que pensar en términos macroeconómicos. El dinero, todo, sale de alguna parte. Cuanta mayor actividad económica (movimiento de dinero), más dinero hace falta. Ahí entran los bancos, que se hacen cargo de tus necesidades a base de un sistema fiduciario (ellos dan fe de tu solvencia ante tus deudores) y permite que esa actividad económica se lleve a cabo.

0 (0 Votos)
Arturo Quirantes Sierra

En primer lugar, enhorabuena a Enchufa2 por traernos y aclararnos un tema que llevamos oyendo unos días, y que nos ha explicado muy bien.

En segundo, quiero chillar, iiiiiiiiihhh! Este es un ejemplo perfecto de mal uso de la estadística. Precisamente estoy preparando un curso MOOC sobre anumerismo y método científico, y he visto pocos casos tan claros de mal uso de la estadística.

Incluso si estuviésemos dispuestos a dejar de lado los fallos que nos han comentado aquí (sesgos, fallos de Excel, cuál es la causa y cuál el efecto), el hecho es que los autores originales han cogido un conjunto de datos y han intentado extraer algo. Pero de donde no se puede sacar, no se puede.

El mero hecho de agrupar los datos en bloques (0-30%, 30-60%, etc en el eje X) hace el resultado sospechoso. ¿Por qué esos bloques, en lugar de otros mayores o menores? O mejor aún, una gráfica x-y convencional, donde no se agrupen los datos. Herndon et al lo han hecho, y lo que se obtiene es una maraña de puntos sin forma ni orden. Han intentado hacer un ajuste (que en mi opinión es estadísticamente cuestionable, pero aun así algo nos dice. Y los resultados son:
– Si la tasa Deuda/PIB es inferior al 40%, hay una curva suave, del 5% de crecimiento (sin deuda) al 3% (deuda del 40%)
– Para tasas Deuda/PIB del 40 al 80% (más o menos), la tasa del crecimiento del PIB se mantiene constante, en un 3% aproximadamente.
– Para valores superiores Deuda/PIB (más del 80%), se observa un decrecimiento en el PIB. Pero hay que resaltar dos elementos importantes. Uno: incluso a Deuda/PIB del 150% la curva predice un crecimiento del PIB del 2%. Dos: a valores Deuda/PIB muy altos, hay tan pocos datos que no se observa una clara tendencia. De hecho, el dato con mayor valor Deuda/PIB (casi un 150%) ¡muestra un crecimiento del PIB del 6,5%)

¿Cómo se explica todo eso? Evidentemente, mal si lo agrupas en bloques, sesgas y te inventas las conclusiones. El estudio original RR es una verdadera basura. Una vergüenza de la peor calaña. Vamos, que estoy por escribir un artículo a Naukas. Ah no, que está escrito. De nuevo, gracias.

Almudena

jeje, Arturo, vas a tener que ponerte de acuerdo con Iñaki y hacer los dos una charla para Naukas. Sobre el mal uso de la estadística y de las gráficas basadas en esa estadística, que también se las traen…
Me encantaría veros tirándoos de los pelos en el escenario 😛

Arturo Quirantes Sierra

No me seas morbosa, Almudena, que dentro de nada estarás pidiendo una piscina de barro 😛 En realidad, como los datos están disponibles, ya me los he bajado y estoy jugando con ellos. Va a ser divertido.

Iñaki

La agrupación de los datos en categorías puede ser perjudicial o no, depende del objetivo. Si tu objetivo es saber en qué rango se concentra la renta de la población con la intención de gravar con impuestos, es absolutamente crítica dicha agrupación, y puede producir resultados muy dispares, evidentemente.

Ahora bien, el objetivo aquí es mostrar una tendencia. Si en las categorías hay suficientes datos, como es el caso, no va a afectar a la tendencia, así que no veo problema en ello. Y no han hecho ningún ajuste: simplemente la nube de puntos ya te muestra la tendencia claramente y, además, marcar la media ayuda.

A mí, la gráfica que ilustra el post me ha parecido muy clara y muy reveladora (a expertos en estadística me consta que también).

Arturo Quirantes Sierra

No estoy en contra de la agrupación de datos, pero es que ni así tiene sentido el estudio RR

En primer lugar, si tomas la mediana en lugar de la media (“average”), las cosas cambian como de la noche al día. No hay más que ver el artículo RR, figuras 2 y 4

Segundo, los datos están terriblemente sesgados. Por encima del 120% casi todo lo que tienes son a) Japón en la última década y b) los países aliados (Reino Unido, Australia, EEUU) ¡entre 1946 y 1955! Eso no es representativo ni de coña. No aparece Alemania hasta 1951, y lo hace con una deuda del 6% Eso tampoco es representativo, porque la pusieron a cero, y además, los países destrozados tenían crecimientos espectaculares. Claro, partían de lo más bajo.

Y respecto a eso de las “tendencias,” es el recurso de los homeópatas y demás pseudocientíficos cuando quieren colar algo, en plan “sí, mira, parece que sube.” No hay tendencia, ni umbral, ni nada de nada. Tan sólo un montón enorme de puntos que no dicen nada

Iñaki

¿Representativo? ¿Representativo de qué? Es el conjunto de datos que hay. Ni más ni menos. Y no será tan obvio que países destrozados tienen crecimientos espectaculares cuando los hay que no. A mí se me ocurren millones de políticas que dejarían que un país destrozado siguiese destrozado. ¿O no? La cuestión aquí es: ¿hay políticas que permitan crecer aun cuando se está destrozado? La respuesta es sí.

Y no me compares aquí con homeópatas, Arturo, que la tenemos… 😛

GoomerGoomer

Considero equivocado que una página de ciencia entre en asuntos políticos o económicos donde evidentemente la ideología tiene un gran peso.

Aquí se presenta un informe que corrige otro anterior, y eso pudiese parecer algo objetivo, pero creo que ese informe original no se presentó anteriormente y no se le dio la misma oportunidad que a este.

Por otra parte, los comentarios que aparecen en el artículo no son objetivos. Hablar en España de austeridad agresiva cuando seguimos endeudándonos por encima del 7% durante el último año me parece una broma macabra. Durante los primeros 3 años de la crisis “estimulamos” la economía con unos 100.000 millones de euros al año de déficit cada año, y esa es la causa de tener que echar el freno ahora, no seguir cargando los derroches de unos y otros en enchufismos, aeropuertos fantasma, y AVEs vacíos a las siguientes generaciones. Usando una expresión políticamente correcta, se trataría sin más de economía sostenible, es decir, no agotar en unos pocos años los recursos de las siguientes generaciones. Y hablo en condicional, eso sería si hubiésemos conseguido bajar a 0 el déficit, algo que no se ha conseguido aun entre las diferentes administraciones del Estado.

¿A que esto no tiene nada que ver con ciencia?

Arturo Quirantes Sierra

Al contrario. Estamos hablando de la aplicación de políticas económicas basadas en un estudio estadístico que puede estar equivocado. Eso es ciencia pura y dura.

kurodo77kurodo77

Hasta donde yo se el método científico se puede usar en la economía. De hecho existe una rama llamada “economía científica”.

CharlyCharly

Nadie aquí relaciona esto con lo que enseña Huerta de Soto? Hace años que les viene dando palos a los “videntes” de la economía, a los bancos y sus “salvatajes” por parte del dinero público dado por los gobiernos.
Pues será liberal, pero no hay que dejar de escucharle con atención sin prejuicios ideológicos, como cualquier escéptico que se precie debe hacer ante argumentos no mágicos.

CharlyCharly

Pues soy un simple aficionado a quien le parecen mejor las explicaciones que ha escuchado de integrantes de esa escuela o corriente que de otras.
Como aficionado que soy te pregunto porque afirmas que “es lo opuesto a la economía como ciencia”?

AbraxasAbraxas

Pues por ejemplo, que no dan explicaciones. Hacen afirmaciones que “suenan” bien a la gente que no tiene mucha idea, pero que son sinsentidos desde el punto de vista de la economía. Simplemente recurren al “sentido común”. Por ejemplo, el tema del patrón oro. Te dicen: “lo suyo sería que el dinero estuviese respaldado por oro, ¿no? ¡Si es que es de sentido común! ¿No es lógico?”, pero no te dicen por qué ni en base a qué.

Llaman intervencionismo del estado a lo que a ellos les conviene, pero otras cosas que podrían llamarse intervencionismo desde el mismo punto de vista, esas no, esas ni las comentan.

Todas sus afirmaciones las hacen a modo de explicación de lo que ha pasado, muchas veces fallan en explicarlo, y absolutamente nada de lo que proponen sirve a modo predictivo. Es decir, no es ciencia sino más bien filosofías basadas en una especie de intuición muy mal guiada (en concreto, guiada por los intereses de gente muy muy muy rica).

Manuel Campos

¿Huerto de Sota, el mismo que dice que los intelectuales no entienden de economía[1] y que el imperio romano cayo por ser socialista[2]?

¡¡¡¡¡LA ESCUELA AUSTRIACA NO SIGUE EL MÉTODO CIENTÍFICO!!!!!

1]http://goo.gl/BAMgj
2]http://goo.gl/v6J8W

kurodo77kurodo77

Esto es el colmo: estas personas son directamente mentirosas manipulando un estudio con resultados irreproducibles(el estudio no se había podido reproducir, lo dice Paul Krugman), ¿y hasta ahora se dan cuenta de las mentiras?….. Que descaro(y los gobiernos avalan semejantes mentiras)……

Jesús Rosino

Las políticas de austeridad NO se basan exclusivamente en Reinhart-Rogoff 2010 y la sustancia de la crítica a dicho estudio vertida por Herndon-Ash-Pollin 2013 (en adelante “el nuevo estudio”) no es tan relevante.

Tanto el antiguo estudio como el nuevo confirman que más deuda se correlaciona con menor crecimiento (que fue realmente la conclusión principal del antiguo estudio, que por cierto se basaba en el análisis de otros dos sets de datos más que no son mencionados en el nuevo estudio). La discrepancia es de cuantificación: cuánto de menor es el crecimiento cuando la deuda es superior al 90%:

Según el nuevo estudio:
Deuda ; Crecimiento
0-30% ; 4,2%
30-90% ; 3,1-3,2%
>90% ; 2,2%

Según uno de los 3 sets de datos del estudio criticado (porque los otros dos sets de datos daban otras cuantificaciones, insisto en que el objetivo del antiguo estudio era buscar si había correlación, la cuantificación era accesoria):
0-30% ; 4,1
30-90% ; 2,8
>90% ; -0,1.

En todo caso, antes de sumergirnos en estas discusiones de cuantificación, conviene tener presente que puede haber un error de base: pensar que se puede inferir un numerito que nos de el crecimiento en función de la deuda para cualquier país (ya vemos que el crecimiento EEUU soporta mayor endeudamiento que cualquier país mediterráneo).

En todo caso, las políticas de austeridad no se basan en ningún estudio, sino en una aritmética muy simple: máyor deuda pública exige mayor gasto público para pagar los intereses y, por tanto, mayores impuestos que resienten la demanda interna. La mayor deuda pública además va asociada a mayores tipos de interés exigidos por los prestamistas, lo cual aumenta el anterior círculo vicioso.

Respecto a los supuestos errores mencionados en el artículo:

•Exclusiones selectivas. De los datos sobre países con un nivel de deuda superior al 90 %, Reinhart-Rogoff suprimen del análisis 14 años de los 110 disponibles sin ofrecer ninguna explicación. Casualmente, estos datos pertenecían a países que mostraban un crecimiento sólido a pesar del endeudamiento.

Obsoleto. Los autores del estudio antiguo repitieron el análisis incluyendo todos estos datos omitidos inicialmente:
Reinhart, Carmen M., Vincent R. Reinhart, and Kenneth S. Rogoff. 2012. “Public Debt Overhangs: Advanced-Economy Episodes since 1800.” Journal of Economic Perspectives, 26(3): 69-86.
http://www.aeaweb.org/articles.php?d...jep.26.3.69

•Ponderación poco convencional. Todos los países tenían el mismo peso en el promediado final a pesar de que el promediado individual se realizó con una cantidad de datos muy variable.

Esto (que es realmente la sustancia del nuevo estudio) no es ningún error. Es una elección metodológica que depende de tu concepción del problema. Si consideras que el crecimiento esperado es un único número igual para todos los países, entonces te quedarás con la ponderación del nuevo estudio. Si consideras que el crecimiento esperable para EEUU y Grecia sería diferente aunque tengan los mismos niveles de deuda, entonces te quedarás con el estudio antiguo. Más detalles aquí:
http://www.econbrowser.com/archives/...rogoff.html

•Error en la hoja de cálculo. La hoja de cálculo suministrada por Reinhart-Rogoff contenía un error que excluía completamente del análisis a cinco países.

Es un error vergonzoso, pero sin impacto alguno. Incluir esos países tan sólo hubiera cambiado sus resultados en unos 0,003 puntos porcentuales.

Para concluir, existe consenso académico en que hay correlación entre un elevado endeudamiento y un menor crecimiento (aunque no haya consenso sobre la cuantificación exacta). También existe consenso en que no sabemos como interpretar esa correlación: no está claro que sea el el menor crecimiento esté causado por el elevado endeudamiento.

Jesús Rosino

Tengo que corregir bastante de mi anterior comentario:

El estudio antiguo diría que la causalidad no estaba establecida, pero la dejaba entrever por todas partes. Un ejemplo:

“This may lead us, if anything, to understate the adverse growth implications of debt burdens arising out of the current
crisis”

El estudio antiguo buscaría si hay correlación, pero sus conclusiones eran que por debajo del 90% de deuda no había correlación, y hacía énfasis en la barrera del 90%:

“it is evident that there is no obvious link between debt and growth until public debt reaches a threshold of 90 percent. The observations with debt to GDP over 90 percent have median growth roughly 1 percent lower than the lower debt burden groups and mean levels of growth almost 4 percent lower.”

Los autores del nuevo estudio están preparando una segunda parte en la que pretenden mostrar que el crecimiento por encima del 90% de deuda es estadísticamente indistinguible de los anteriores tramos:

“the purpose of the second half of our paper is to argue this point. In Table 4 we show that differences in average GDP growth in the categories 30-60 percent, 60-90 percent, and 90-120 percent cannot be statistically distinguished”
http://www.businessinsider.com/hernd...zz2S2X0SXbX

Y la tabla 4 es esta:
http://static4.businessinsider.com/i...20t%204.png

Y por último, en este artículo de Expansión demuestran cómo la Unión Europea ha utilizado reiteradamente el estudio antiguo para justificar sus políticas de austeridad:
http://www.expansion.com/blogs/roig/...rogoff.html

De todos modos, la disciplina fiscal es un objetivo político muy anterior a este estudio de 2010 😉

3 Trackbacks

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>