Experimento Naukas: 3D low cost

¿Qué vamos a hacer?

Aprenderemos un sencillísimo truco para ver en tres dimensiones nuestra televisión y nuestras fotografías.

Materiales necesarios:

Absolutamente ninguno, salvo tus ojos.

Es necesario que tus ojos fusionen bien. Si padeces ojo vago, foria, estrabismo, o problemas similares el experimento no tendrá mucho sentido para ti, aunque si lees hasta el final el motivo quizá te sorprenda.

La miopía, hipermetropía y astigmatismo no suponen problema alguno.

Procedimiento:

  1. Busca una fotografía que tenga profundidad. Por ejemplo, ésta:

    Tomada en Aranjuez por Pablo Rodríguez.
    Tomada en Aranjuez por Pablo Rodríguez.
  2. Mírala con un solo ojo.
  3. Si no percibes bien la profundidad, juega con la distancia entre tu ojo y la imagen. Seguramente tengas que acercarte un poco a la pantalla.

Explicación:

El principal mecanismo que tenemos para percibir la profundidad es la visión binocular. Al mirar con dos ojos un objeto cercano cada ojo percibe una imagen ligeramente distinta, siendo la diferencia más pronunciada cuanto más cerca esté el objeto. El cerebro es capaz de cuantificar e interpretar dicha diferencia sin que tengamos que pensar en ello.

Si quieres entenderlo mejor, prueba a mirar tu dedo con uno y otro ojo alternativamente; verás que su posición aparente cambia. Si haces lo mismo con un objeto más lejano, verás que su posición aparente cambia menos.

No obstante, éste no es el único mecanismo de percepción de profundidad de que disponemos. Las personas que padecen ojo vago, o que han perdido un ojo, se las apañan razonablemente bien observando el tamaño relativo de objetos conocidos. Es decir, cuánto más pequeño se ve algo cuyo tamaño se conoce, o se puede estimar, más lejos debe estar.

Lo que estamos haciendo en éste experimento es desconectar la visión binocular y funcionar con los mecanismos secundarios. Si miramos una foto con ambos ojos, nuestro cerebro inmediatamente se dará cuenta de que toda la imagen se encuentra sobre un plano… pero si lo hacemos solamente con uno, nuestro cerebro tendrá que apañarse con los tamaños relativos de los objetos que aparecen en ella y se creará así la ilusión de profundidad.

Una vez que le pilles el truco, descubrirás que también funciona con la televisión y el cine, e incluso con pinturas. Aconsejo vivamente probarlo con las perspectivas de Google Earth. Naturalmente, el efecto es menos llamativo que en las películas 3D, pero se trata de una alternativa realmente curiosa.

Por cierto, como dije antes éste experimento no tendrá demasiado sentido para aquellos que padezcan ojo vago, estrabismo, etcétera… ¡ellos llevan toda la vida mirando así las fotografías!

Pablo Rodríguez (Guadalajara, España, 1984) se siente inclinado de un modo casi suicida hacia las cosas complicadas. Esta cualidad le ha llevado a convertirse en físico, malabarista, ilusionista aficionado y humorista de cuarta categoría. Actualmente está finalizando un doctorado en matemática aplicada en la Universidad de Wageningen (Países Bajos). Más información aquí



Por Pablo Rodríguez
Publicado el ⌚ 17 diciembre, 2013
Categoría(s): ✓ Curiosidades • Experimentos Naukas • Fotografía