Tituláridos: La edad es cuestión de tiempo

Gráfica publicada en statista.com
Gráfica publicada en statista.com

Dediquemos un momento a la gráfica sita sobre estas líneas. Adelante, no se corten, yo les espero aquí. Más de uno dirá «ya está otra vez el rarito de las gráficas…». ¿Qué es lo que le pasa a esta? Gráfica de barras que representa adecuadamente las proporciones, colores adecuados para comparar dos instantes de tiempo diferentes, el cero está en la base, como debe ser, muestra los porcentajes sin descuidar los valores absolutos… ¿todo bien, no? Pues no.

El proceso de crear una gráfica nunca puede tener un solo paso, a saber, coger los datos y vomitarlos en un estilo predefinido. Tampoco va a constar, en general, de dos ni de tres. La razón es bien sencilla: no conocemos los datos a priori y no vamos a acertar a la primera en la gráfica que saque todo el potencial de los mismos. Por tanto, se trata de un proceso iterativo: representación, reflexión e interpretación, cambio de representación, reflexión e interpretación… hasta que el resultado es adecuado. ¿Adecuado a qué? Al objetivo de la gráfica, recordemos: transmitir un mensaje.

Volviendo al ejemplo que tenemos entre manos, ¿qué mensaje se pretende transmitir? A juzgar por el tituláridoMillones de adolescentes abandonan Facebook desde 2011—, que algo muy malo le pasa a Facebook. Sin embargo, ¿qué información aporta la gráfica acerca de este asunto? Absolutamente ninguna. Cero. Por si alguno aún no ha caído, lo explicito: algunos individuos de las barras azul claro de 2011 habrán saltado a la siguiente categoría de edad en estos últimos 3 años, digo yo. Por tanto, la cantidad de información que aporta es nula y solo es un mero adorno.

¿Qué porcentaje de las caídas se corresponde con personas que han cambiado de tramo de edad —porque la gente cumple años; y todos los años, oiga— y qué porcentaje se corresponde con abandonos realmente? No lo sabemos. Y no lo podemos saber. No con esta gráfica. A lo sumo, podemos afirmar con seguridad que los adolescentes crecen o abandonan Facebook a un ritmo superior al que entran por primera vez en la red social.

Es evidente que el perpetrador de esta gráfica no ha seguido el proceso iterativo correspondiente. Como mucho, habrá vuelto sobre ella para añadir detalles, cambiar estilos y colores, pero, desde luego, no se ha parado a reflexionar sobre el resultado, sobre su interpretación —¡si es que la tiene, para empezar!—. En su lugar, se ha dejado llevar por el primer vistazo y el titulárido impactante. Y es evidente porque el ajuste es trivial: habría bastado con desplazar tres años las categorías de edades de la barra de 2014 y tendríamos toda la información necesaria en nuestra mano. Claro, que tal vez el autor no disponía de unos datos con la suficiente granularidad, o tal vez representándolos de esa manera no se leían esas conclusiones… ¿Patoso, tramposo o mentiroso? ¿Ustedes qué opinan?


8 Comentarios

Participa Suscríbete

IvanIvan

Tal vez pueda concluirse que hay menos “usuarios nuevos” (menos llenan el especio que dejan los que crecen).

TxemaTxema

A lo mejor el autor (o autora) se ha basado en el supuesto de que, de la misma manera que ciertos individuos se han desplazado una categoría hacia la derecha, otros han entrado nuevos en el gráfico, apareciendo en la categoría de 13-17, y ha hecho la suposición de que las diferencias entre los que entran y los que salen en cada categoría es despreciable, es decir, entran aproximadamente los mismos que salen, y por tanto, dicha migración no influye en los datos absolutos…

Para precisar mejor las variaciones correspondientes a abandonos, a cambios de categoría, o a fallecimientos, quizá debería hacerse una comparación con la evolución de la pirámide poblacional, en vez de suponer directamente que los demás son estúpidos o manipuladores y uno mismo está en posesión de la verdad.

Un saludo.

Iñaki

¿Entonces hay que imaginarse los supuestos que han hecho o dejado de hacer los autores de la gráfica? Ni yo ni tú ni nadie tiene que hacer ninguna comparación con ninguna pirámide poblacional. Quien hace una gráfica sobre el supuesto que indicas es el que debe justificar ese supuesto y realizar tal comparación.

Y aunque así fuera y estuviese debidamente justificado con más datos, sigue siendo absurdo trabajar con dicho supuesto cuando es tan jodidamente sencillo desplazar los rangos de 2014 tres años, con lo que tienes los datos REALES, sin supuestos, sin extrapolaciones, sin posibles efectos en los datos absolutos.

TxemaTxema

Estamos de acuerdo en que la gráfica sola está coja, y que no deberíamos tener que imaginar los supuestos en que se basan los autores de la gráfica, y que debería venir acompañada de un detalle completo del método seguido, las fuentes de datos, su proceso, supuestos considerados y justificación de las conclusiones obtenidas. Incluso estaríamos de acuerdo en que, si lo que se busca es analizar las tendencias de uso, mejor que utilizar datos absolutos de usuarios, como se hace en esa gráfica, deberían utilizarse datos relativos, es decir, cuántos de los que están en una franja de edad utilizan Facebook, con lo que efectivamente, sería innecesaria ninguna comparación con la pirámide poblacional, porque esos datos quedarían implícitamente incluidos.

Incluso estaría bien que hubieran incluido en el análisis el hecho de que el acceso a internet es variable con el tiempo y las franjas de edad, ya puestos a hilar fino.

Por otra parte, la comparación con la pirámide poblacional me parece un medio más preciso que el jodidamente sencillo desplazamiento de las categorías, porque, aunque parezca mentira, la gente es tan creativa como para morirse a cualquier edad (aunque quizá pudiera ser despreciable esta influencia), no todos los años nacen la misma cantidad de humanos, y hay fenómenos migratorios, por lo que cada categoría puede (y de hecho, tiene) distinto tamaño en esta pirámide, además de ser variable. Y doy por hecho que no hace falta explicar que no es lo mismo que haya 90 personas en Facebook en una categoría que tiene un tamaño de 100, que si el tamaño es de 500.
Tampoco se mueren la misma cantidad de ancianos en valores absolutos, porque no hay la misma cantidad de ancianos cada año, porque es una categoría más amplia (no tiene límite superior), y porque hay años más productivos que otros.

Por todo esto, el simple desplazamiento de categorías no proporciona datos REALES, sino aproximaciones en base a supuestos: todos pasan a la categoría siguiente sin morirse, nadie entra en una categoría sin haber estado en la anterior, los que salen de una categoría entran en la siguiente… Supuestos que no cuentan con muertes ni migraciones, y podríamos seguir. Dichas suposiciones tampoco se habrían declarado y habría que… Imaginarlas (vaya).

En cuanto a que nadie tiene que hacer comparaciones, estoy de acuerdo en general, porque en general, nadie tiene que opinar públicamente. Pero si voluntariamente se va a escribir de forma pública para declarar que el trabajo de otro está equivocado, o incluso calificar al “perpetrador” de mentiroso, hay que demostrarlo. Y para ello, hay que tomarse el trabajo de completar lo más cabalmente posible los datos que falten (las suposiciones dichosas), y desmontarlos. O limitarse a criticar la falta de datos, sin juzgar las conclusiones. Y como esas suposiciones son nuestras, no podemos tomar las conclusiones propias como verdad absoluta, no sea que aparezca el autor y diga que se ha basado en otras que sí dan validez a sus conclusiones y quedemos como “mentirosos por maldad o por desconocimiento”, o como que criticamos a otros porque no tenemos nada mejor que aportar.
Como nuestras conclusiones tampoco son verdad absoluta, debemos manifestarlas con las debidas precauciones, expresadas en forma de respeto y provisionalidad, para que también nos respeten y asumiendo que también podemos habernos equivocado.

Soy consciente de que todo esto es mucho trabajo, pero no realizarlo puede llevar a pensar que se pretenden fabricar “tituláridos” aprovechándose de “tituláridos” ajenos, y discernir la diferencia entre ésto y no tener que hacer una tésis doctoral para cada comentario puede tener tantas variables como se quiera, desde la excesiva confianza en el juicio rápido propio o la autoestima exagerada, hasta la falta de tiempo o suponer que el lector no va a interesarse por este análisis y por tanto, no es necesario, junto con otras muchas consideraciones entre estos extremos.

La alternativa a un análisis tan profundo es limitarse a manifestar una respetuosa opinión discrepante (“repetuosa” y “opinión”), y estimular el juicio crítico de quien quiera profundizar. Por muy buenos que nos creamos (todos), debajo de cada piedra hay mil personas mejores que nosotros, y si empezamos en una dinámica de mentiroso, manipulador, o incapaz, todos acabaríamos formando parte de las tres categorías, por lo que si buscamos educar y construir, quizá deberíamos ser más prudentes a la hora de juzgar las intenciones de los demás y calificarles de mentirosos o manipuladores, o despreciarles con el calificativo de “perpetradores” u otros más divertidos, y que pueden acabar de vuelta con la misma falta de argumentos. Los datos pueden estar mal, las conclusiones pueden ser erróneas, los supuestos inadecuados, los métodos inaplicables, y todos debemos estar abiertos a discrepancias que echen por tierra nuestro trabajo y nos hagan empezar de cero, pero esto siempre es menos incómodo si lo que se critican son los trabajos, los procesos o las conclusiones, y no las personas. Y sin duda alguna, todos estamos o estaremos en ambos lados del análisis, así que mejor intentemos que haya buen ambiente, aunque la crítica sea a alguien que no sabe que existimos. Así todos aprenderemos más y seremos mejores.

Un saludo.

J.DiazJ.Diaz

Durante muchos años trabaje en la pequeña publicidad o en los medios escritos (?)
Perdi muchos clientes por insistir en solo presentar informacion real y correcta.
Tanto a los “medios” como a los clientes, sobre todo la mafia del ladrillo, que dicho sea de paso, SI EXISTE por mucho que digan que es un invento de los rojos, solo les interesaba “promocionar” y no la verdad.

En algun caso, un tal Molineros de Lugo me llego a decir que me dejara de informacion veraz, que de lo que se trataba era de que la gente “pique”, si luego se sienten engañados que les jodan.
«nosotros ya habremos cobrado»

Bueno, lo dehabremos es un decir, me dejo un pufo considerable.

Por descontado, mis escrupulos me arruinaron.

¿Alguien se puede sorprender por que se publiquen estadisticas y graficos absurdos?

Como decia un catedro de matematicas de la USC cuando tenia que dar clase de herramientas estadisticas a profesiones como sociologia, sicologia, politicas, etc.

«La estadistica es una herramienta cientifica con la que podemos hacer que los numeros digan lo que mas nos convenga pero siempre por una buena causa: El dinero»

Puro pragmatismo gallego.

Y al autor le preguntaria; ¿de verdad te sorprende todo esto o es una simple pataleta por la humillacion de ver como se destroza una herramienta cientifica?
No seras tan ingenuo como para creer en los graficos y estadisticas de la prensa y los medios, ¿verdad?

Atentamete.

J.Diaz

Iñaki

Querido lector, me alegra ver a alguien de ese mundillo con conciencia y escrúpulos.

Por otro lado, respondiendo a tu pregunta, ni me sorprende ni es una simple pataleta. Asumo que se miente, con maldad o por desconocimiento, y por ello trato de divulgar y educar —desde mis posibilidades— al lector en la interpretación de gráficas, que no es sino otro lenguaje más.

En un mundo ideal, la gente sabría identificar perfectamente un gráfico bueno de uno engañoso y, como consecuencia, no habría sitio para especuladores en los medios. Nunca vamos a alcanzar esta utopía, pero esa es la dirección en la que hay que moverse. Solo trato de aportar mi granito de arena a tal efecto con charlas como la enlazada más arriba o artículos como este.

J.DiazJ.Diaz

Lo mio si es pataleta, maño.
O quizas amargura de tanto cabezazo a la pared.

Por eso, porque tengo escrupulos hace años que no estoy en ese mundillo y si en multiples listas negras de los gobernantes de la mariña lucense, paraiso de mafias ladrilleras, que me obligaron a emigrar.

Podria relatar pero lo mismo os cierran el chiringuito.

Ya sabes, la libertad de expresion depende de opinar lo que el gobernante desea.

Elogio tu afan de educar, aunque supongo, y no lo critico, no lo haces por amor al arte, porque en este mundo que hemos ido cimentando a base de callarnos, yo el primero, hay que elegir entre comer de cuando en cuando o ser escrupuloso.

No se si tambien tendra relacion que me queden cinco meses de vida, ve te a saber.

El caso es que me “apena” que las reacciones pasen por buscar explicaciones que justifiquen la necedad del ejemplo, antes que asumir ese postulado de mundo ideal que mencionas.

Bueno, segun las estadisticas me toca arrastrarme a la cocina a fregar los platos.

Un saludo de otro utopico.

J.Diaz.

geriongerion

Creo que a la gráfica le falta indicar si se cumple el principio de José Mota para determinar el equilibrio del sistema: ¿cuántas gallinas entran?

Responde a Iñaki

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar