Los puntos sobre las íes… al hablar de productos químicos

Sense about Science es una organización sin ánimo de lucro que pretende proporcionar a la sociedad las nociones necesarias para entender y discutir las afirmaciones médicas y científicas.

Con el apoyo de más de 6000 científicos su objetivo es que la opinión pública tenga los suficientes conocimientos sobre ciencia y evidencias científicas, favoreciendo la participación de los científicos en debates sobre ciencia y evidencias científicas y elaborando diversos materiales y campañas de concienciación.

Con el apoyo de la Royal Society of Chemistry acaban de publicar un documento titulado Making sense of chemical stories. A guide for the lifestyle sector and anybody with questions about chemical stories, que se podría traducir como “Haciendo entendibles las historias químicas”. El subtítulo es bastante descriptivo y entiendo que va dirigido a todos aquellos gurús de los medios de comunicación (incluyendo redes sociales) que aconsejan y opinan sobre todo lo relacionado con nuestro estilo de vida. Vale, entro ya al trapo, es una guía para luchar contra los estúpidos argumentos que utilizan los publicistas para vendernos cualquier tipo de artículo “sin químicos”.

100x100El escaso interés de los publicistas por la realidad científica es conocido, lo novedoso en este caso es el poco interés por la gramática, porque ese sin químicos no es más que una mala traducción del término inglés chemicals. Para los hispanohablantes, químico es tanto sustantivo como adjetivo así que el término correcto sería sin productos químicos, dejando a los pobres licenciados (o graduados) en química tranquilos.

En cualquier caso, y tras este inciso, repetiremos tanto como sea necesario que todo es química y que la química está en todas partes. Pero esta vez me limito a traducir las principales aportaciones del documento que se puede descargar aquí, si bien es una traducción libre y resumida.

El prólogo del documento es una buena justificación de la necesidad de este tipo de trabajos:

La desconexión entre los comentarios sobre el estilo de vida y las realidades químicas.

Los científicos están preocupados sobre el creciente alejamiento entre el punto de vista social sobre los productos químicos y la realidad química del mundo. Están preocupados  no sólo porque no exista un mal entendimiento de lo que son y lo que hacen los productos químicos, sino también por las consecuencias que esto conlleva sobre decisiones acerca de la elección del estilo de vida, salud familiar y políticas sociales.

En muchas crónicas sobre modo de vida los productos químicos se muestran como algo que puede ser evitado o eliminado utilizando calcetines, jabones o dietas especiales y que solo producen daño a la salud y perjuicios al medio ambiente. La realidad es, por el contrario, que todo lo que nos rodea está formado por productos químicos, que los productos químicos sintéticos son, a menudo mucho más seguros para la salud humana que los denominados “naturales” y que la preocupación infundada por los productos químicos está dirigiendo a la gente hacia ideas o “remedios” con poca o nula base científica o médica.

La preocupación por los productos químicos ocupa una gran parte de las secciones sobre modo de vida- salud, alimentación, familia y medioambiente, que cada vez tienen un papel más preponderante en los medios de comunicación. Con este furor por la información/opinión los conceptos erróneos sobre qué son y para qué sirven los productos químicos no hacen más que extenderse y multiplicarse. Tanto es así que los hechos sobre los productos químicos parecen sorprendentes y contraintuitivos. ¿Sabe la gente que nada puede ser “sin químicos”? ¿Cuánta gente sabe que los números E solo significan que un aditivo ha sido aprobado para uso alimentario y que incluyen algunas vitaminas esenciales? ¿Sabía usted que su cuerpo funciona exactamente igual sigas una dieta “detox” o una dieta normal? ¿O que la idea de que mezclar distintos tipos de alcohol es malo es una leyenda urbana? Cuando se trata de productos químicos hay tantos errores de concepto que a menudo nos preocupamos y asustamos por lo que no hace falta preocuparse y somos complacientes con lo que no deberíamos serlo.

manifestacion
Simpáticos manifestantes que no tienen ni idea de ciencia

Entonces, ¿por qué hay una desconexión tan grande entre percepción y realidad?  Puede atribuirse en parte al resultado de campañas intensivas a favor de productos alternativos, ideas y campañas que juegan con errores de concepto sobre los productos químicos y cómo trabaja nuestro cuerpo. También es significativo que las personas que escriben sobre estos temas a menudo están excluidas de las sesiones informativas sobre ciencia y no tienen contacto con científicos que les puedan asesorar.  En este sentido es necesario que los científicos intervengan de forma que proporcionen una ayuda a los escritores de este tipo de secciones.

Este documento informativo señala los errores conceptuales más importantes que existen sobre los productos químicos y sugiere modos directos de evaluarlos dirigido a escritores y comunicadores. No pretende ser un “aquí está la verdad científica” sino que pretende ser una conversación que promueva una mayor conexión entre comentarios sobre modo de vida y realidades químicas.

El documento incluye diversas secciones, la primera de la cual se refiere a los seis malentendidos más habituales, que son a los que vamos a dedicar esta parte del post.

IDEA EQUIVOCADA 1. PUEDES LLEVAR UNA VIDA LIBRE DE PRODUCTOS QUÍMICOS

La realidad es que no es posible llevar una vida libre de productos químicos porque todo está formado por productos químicos. Los productos químicos son sustancias y la química es la ciencia de las sustancias: su estructura, propiedades y las reacciones que las convierten en otras sustancias. Las afirmaciones sobre productos “sin químicos” son falsas. No hay alternativas a los productos químicos, solo elecciones sobre qué productos químicos se utilizan y cómo se fabrican.

Uno que usaba los mínimos productos químicos
Uno que usaba los mínimos productos químicos

IDEA EQUIVOCADA 2: LOS COMPUESTOS QUÍMICOS SINTÉTICOS SON INTRÍNSECAMENTE PELIGROSOS

En realidad, que una sustancia sea sintetizada, copiada de la naturaleza o extraída directamente de la naturaleza no afecta en nada a sus propiedades. En términos de seguridad  química “industrial”, “sintético”, “artificial” o “manufacturado”  no significan peligrosos… y por supuesto “natural” no significa mejor.

IDEA EQUIVOCADA 3. LOS COMPUESTOS QUÍMICOS SINTÉTICOS PRODUCEN MUCHOS TIPOS DE CANCER Y OTRAS ENFERMEDADES.

En muchos casos la relación entre productos químicos y enfermedades únicamente indica que un producto determinado estaba presente cuando se produjo un efecto, más que indicar que el producto químico causa el efecto.  Es necesario ser extremadamente cautos cuando se trata de aparentes correlaciones, por la naturaleza de los experimentos científicos  muchos de estos efectos desaparecerán cuando se lleven a cabo experimentos adicionales o se pueda explicar de otra forma.

IDEA EQUIVOCADA 4. NUESTRA EXPOSICIÓN A UN COCTEL DE PRODUCTOS QUÍMICOS ES UNA BOMBA DE RELOJERÍA

En realidad, aunque los términos cóctel y bomba de relojería son alarmantes ni la presencia de productos químicos ni su bioacumulación son por sí mismos indicativos de que se vaya a producir un daño. Hemos estado expuestos a multitud de productos químicos porque la naturaleza es “un cóctel de productos químicos”. La tecnología moderna permite detectar cantidades minúsculas de sustancias, pero la presencia de estas cantidades mínimas de sustancias específicas no significa que estén teniendo ningún efecto distinguible en nosotros o las generaciones futuras.

IDEA EQUIVOCADA 5. ES BENEFICIOSO EVITAR LOS PRODUCTOS QUÍMICOS MANUFACTURADOS

Necesitamos los productos químicos sintéticos. Cuando se habla de los riesgos potenciales de los productos químicos debemos considerarlos en su contexto: cómo se utilizan, cuáles son los límites de exposición y si existen alternativas para lograr idénticos beneficios.  La vida moderna es altamente dependiente de productos químicos. Los procesos de saneamiento, el desarrollo de medicinas y todo tipo de materiales y la tecnología alimentaria están íntimamente relacionados con el progreso y el aumento de la expectativa de vida. Incluso aun cuando a veces son peligrosos debemos considerarlos en su contexto. Un ejemplo es las dudas existentes en el siglo XIX sobre la desinfección de agua con lejía que se despejaron rápidamente ante la posibilidad de erradicar la fiebre tifoidea.

IDEA EQUIVOCADA 6. SOMOS SUJETOS DE UN EXPERIMENTO NO REGULADO E INCONTROLADO.

Existe un amplio sistema regulatorio que controla estrictamente qué productos químicos pueden usarse, qué experimentos pueden llevarse a cabo, qué puede utilizarse, con qué propósito, cómo debe transportarse, utilizarse y desecharse y cómo su uso debe ser controlado y monitorizado. Esto incluye regulaciones específicas para productos químicos que se utilicen como medicamentos, aditivos alimentarios, medicamentos veterinarios, instrumentos médicos, biocidas, etc., así como regulaciones que atañen a la calidad del aire que respiramos y el agua que bebemos.

Además de estas ideas resulta muy interesante leer el documento completo, pues hacen un análisis de cómo los términos químicos se utilizan frecuentemente con acepciones negativas.

23 Comentarios

Participa Suscríbete

LEGVIIGPFLEGVIIGPF

Siempre se me escapa una sonrisita cuando los apóstoles de antiquímicos glosan las virtudes de los productos naturales como el vidrio, el acero, la cerámica, la porcelana, y tantas un tantas cosas, algunas de ella que sí se encuentran en la naturaleza, pero que solo son utilizables tras un procesado.

LuLu

Un 10! Haré de vuestros tuits, lecturas obligatorias en el aula. Muchas gracias por vuestro trabajo!

Josefa Cobos

No puedo decir ni que esté en contra ni a favor de lo que comenta en su artículo, pero si puedo decir que es un buén artículo que pone el punto sobre muchas ies, que quedaban por ahí átonas.
parece que los humanos somos capaces de aceptar que progreso y natural, es casi imposible, ya que siguen linéas divergentes. Yo por mi parte acepto el progreso y no añoro cualquier tiempo pasado, ya que no creo que fuera mejor, era simplemente diferente, me gusta toda la comodidad que el progreso, la química y la física ha traido a mi vida, pero eso si, mas que a la química hay que controlar al comercio que con ella se hace, y eso lo hace el hombre y no la quimica como tal.

txanki eustxanki eus

La ciencia no es mala ‘per se’. El progreso técnico es muy bueno, el problema es la comercialización. Entonces llegan los intereses y el qué es más fácil vender; entonces se elije el retorno rápido y eso lo da la publicidad y lo que se vende rápido no es fiable ni esta contrastado. Se gasta más en marketing.

!!

¿Qué es el sentido común y qué es el espiritu crítico? para Uds es una obviedad; pero ¿cómo explicarlo?

Claudi Mans

Celebremos el texto de Sense for Science, que compila de forma excelente lo que desde hace ya años vamos predicando desde artículos, blogs, libros, conferencias y otros medios.
El último comentario “Qué es el sentido común y qué es el espíritu crítico” es muy pertinente, En el momento actual el “sentido común” está desviado hacia terminologías relacionadas con lo natural, bio, eco, y orgánico, Yo no haría hincapié en el sentido común, porque a veces es profundamente erróneo. Los agricultores no buscan el equilibrio natural, sino huir del equilibrio; de lo contrario no podrían producir nada, porque cosechar es llevar el campo de cultivo lejos del equilibrio. Y mil ejemplos más.

!!

“En el momento actual el “sentido común” está desviado hacia terminologías relacionadas con lo natural, bio, eco, y orgánico,” he ahí la cuestion; le distes en toda la diana.
Por ende, si no haces hincapié en el sentido común; entonces, ¿en qué?

Claudi Mans

Que una idea sea de “sentido común” no significa que sea cierta. Por citar una idea trivial, el sentido común llevaba a pensar que la gallina clueca calentaba los huevos que empollaba, cuando resulta que los enfría.
Por ello hay que hacer hincapié en las certezas, aunque vayan aparentemente en contra del sentido común y de los lugares comunes, tópicos y preconceptos. Y estas certezas no las dan los predicadores ni los activistas, sino los científicos serios cuando están en su papel de científicos (véase a Pedro Echenique, de Podemos, defendiendo los transgénicos como científico y votando contra ellos, como miembro de un movimiento)

EleanorEleanor

Creo que hay un problema de posicionamiento: parece que si cuestionas el uso que se hace de los productos químicos de síntesis, o expresas miedo a que los intereses comerciales sean los que dicten la regulación, en lugar de la salud pública, eres un hippie que no tiene ni idea de ciencia. Los mismos que cuelan la homeopatía en las leyes europeas dictan qué pueden echar en mi comida, ¿y tengo que desconfiar en el primer caso y no en el segundo? Anda ya.

Teresa Valdés-Solís

Aquí hay dos cosas diferentes.
Por una parte está la parte de riesgo medioambiental o riesgo para la salud humana que se asocia a menudo con el uso de productos químicos. Está claro que el riesgo 0 no existe y que te puede caer una maceta en la cabeza y producir un daño sin que eso implique que el uso de arcilla en macetas sea perjudicial para la salud.
Cuando las leyes europeas aprueban la seguridad de un producto o un alimento es porque se han hecho estudios contrastados de que ese producto o alimento es seguro según los estándares actuales. De hecho productos que antes se podían consumir ahora no están permitidos, un ejemplo de estos lo pone JM Mulet en su libro, Comer sin Miedo sobre una harina que se usaba tradicionalmente en La Mancha y que ahora no se puede comercializar para consumo humano.
En ese sentido la homeopatía es segura, salvo que debas limitar tu ingesta de azúcar no producirá un problema su consumo.

Otra cosa es la regulación de medicamentos. Aquí no solo tienen que demostrar que son seguros, sino también que son eficaces. Esto la homeopatía a día de hoy no lo ha demostrado (ni lo demostrará nunca, añado). El problema es que con la regulación que acaban de aprobar podrá venderse en las farmacias igual que se venden los caramelos o las pastillas de regaliz. Claro que cuando nos tomamos un caramelo somos conscientes de lo que hacemos y a menudo cuando nos colocan un producto homeopático no sabemos lo que es.

EleanorEleanor

Mi argumento es que la homeopatía se ha colado en la legislación europea por motivos mercantilistas, y eso crea un precedente muy visible que obliga a cuestionar la confianza en los sistemas de regulación. Si veo que las leyes de salud pública no se hacen atendiendo a la evidencia científica, sino a intereses económicos, ¿por qué voy a pensar que las que regulan los productos químicos añadidos funcionan de otra manera? ¿O debo asumir que la ética de la corrupción política pone una línea roja en un ese punto por algún motivo arbitrario?

Claudi MansClaudi Mans

La suspicacia es comprensible, y no hay manera objetiva de eliminarla. La única manera es acudir a los datos básicos. La EFSA (agencia europea de seguridad alimentaria) publica periódicamente un boletín (http://www.efsa.europa.eu/en/publica...journal.htm) donde aparecen todos los estudios que hacen de cada producto, opiniones científicas, quiénes los firman, los datos experimentales, las evidencias en cualquier sentido, los debates, etc. A veces dicen que un producto es tolerable, a veces no. Ahí están todos los datos, al alcance de un clic (y de horas de lectura, si quiere).
No es comparable con la homeopatía. Su regulación no es exactamente la de medicamento, y no hay una unificación de todas las normativas en los distintos estados europeos. Por otra parte, un producto químico puede hacer algún daño en según qué casos, pero los caramelitos homeopáticos no (salvo si se es intolerante a la lactosa).
Si lo que le preocupa on los productos químicos en general (en detergentes, cosméticos, pinturas, etc) en este enlace puede encontrar algo: http://www.portalreach.info/ .

EleanorEleanor

Exacto: si quiero confianza, debo invertir un tiempo que no tengo. Por eso decía al principio que es un poroblema de posicionamiento: el argumento a favor de los productos químicos añadidos no puede basarse en “la legislación los garantiza, y si no te fías eres un paleto”.

Gracias por los enlaces, por cierto.

0 (0 Votos)
teretere

Me gusta la campaña “no sin evidencia” y también aplica a la ciencia “oficial” como dice el dr. Juan Gervas, crítico con algunas prácticas y protocolos de la medicina “oficial”, o el caso del dr. Nicolás Olea y sus estudios sobre disruptores endocrinos.
Hay mucha información y no voy a dar la brasa, ya sabemos todos, espero, contrastar informaciones.
Enhorabuena por el artículo y la página que lo alberga.
Tere

Elvis

Quizas su problema es Productos químicos procesados por humanos… es que ellos dirian algo asi ‘confiamos en la quimica’ pero no confiamos en los quimicos… una respuesta naturalista seria que ‘los humanos formamos parte de la naturaleza, asi que no tiene sentido el termino artificia… es decir, todo es natural’ jeje eso es extremo…Conclusion, el tema es la desconfianza de la población y las grandes empresas que solo quieren lucro y mas lucro, que como en mi pais (Peru) no les interesa el tema ambiental… algo deberia hacer el estado para que no hayan esos problemas..
Pero acabar con la deaconfianza es lo primordial… gracias…

SamuelSamuel

Artículo altamente recomendable. Pero tengo una duda que quisieran que me aclararan, yo soy de los que piensa (pensaba) que mezclar alcoholes hacía que te emborracharas más rápido y además te aseguraba una buena resaca. ¿Por qué estoy (estaba) equivocado?
Gracias y a seguir así

Claudi MansClaudi Mans

Lo que dicen expertos es que lo que emborracha es la dosis, que depende de la masa corporal, constitución física y sexo. Los cócteles de alta graduación no emborrachan más que las bebidas individualmente, si se toma la misma cantidad. La ingestión simultánea de gas carbónico acelera, parece, la velocidad de absorción del alcohol hacia la sangre (“el champán sube a la cabeza más rápido”). La resaca es una consecuencia de la lenta metabolización del excesivo alcohol, y el gusto que se tiene depende de qué tipo de alcohol se hubiera ingerido.

Teresa Valdés-Solís

Hola a todos. Quería daros las gracias por vuestros comentarios, especialmente al profesor Mans por sus reflexiones y respuestas ya que yo he estado desconectada estos días.
Los comentarios acerca del “sentido común” son muy relevantes. Tal vez lo que deberíamos tener en cuenta ante cualquier producto es que siempre hay “productos milagro” que se ponen de moda una temporada y luego desaparecen y esto se puede aplicar para los productos “sintéticos” véase las modas cosméticas: ácido hialurónico, coenzima q10, etc. o para “productos naturales” bayas de lo que sea, etc. Y otra cosa que hay que tener en cuenta es que el mercado está en todas partes. Se acusa a las empresas químicas y farmacéuticas de buscar solo el lucro, como si las empresas de “productos naturales” que venden semillas ecológicas o abonos ecológicos o las empresas que fabrican homeopatía no buscasen también ganar dinero. Vivimos en una sociedad de mercado y lo que deberíamos hacer es procurar tener la formación y la información suficiente como para ser capaces de discernir lo que es información y lo que es publicidad.
Un saludo

EmilioEmilio

Cuando pienso en productos químicos pienso en Mon$anto, y la verdad no me da buena espina este tipo de multinacionales que pueden presionar a los políticos para que den vía libre a sus productos sean los que sean, es evidente que necesitamos la química y sus productos y que nuestra sociedad depende de ellos pero la seguridad de cualquier producto debe estar debidamente regulada y contrastada por científicos independientes.
Por otra parte hay una sensación generalizada, que comparto, que la incidencia de enfermedades tipo cáncer se deben en gran medida a la exposición continua a “productos químicos” véase contaminantes, herbicidas, etc, etc.
No en vano se habla siempre de productos cancerígenos y el común de los mortales pensamos automáticamente en productos fabricados por el ser humano.

Teresa Valdés-Solís

¿Y por qué Monsanto y no Basf, Bayer, Dupont, Novartis, Dow o alguna de las empresas químicas realmente relevantes?

A mí lo que me da grima es el volumen de negocio de Boiron, que presiona a favor de sus intereses como todas las demás sin tener que demostrar nada.

La incidencia del cáncer aumenta. También la esperanza de vida (gracias a la medicina y a la química). Aumenta también la supervivencia frente al cáncer, gracias al desarrollo de fármacos (química de nuevo) y la calidad de vida, refiriéndonos a estado de salud a edades avanzadas o tras enfermedades superadas es mejor que nunca.
Es verdad que actualmente podemos detectar la presencia de compuestos químicos en muy bajas concentraciones. Otra cosa es que esas bajas concentraciones tengan alguna influencia sobre la salud o el medio ambiente.

Francisco SanchezFrancisco Sanchez

No se libra ninguna.En cuanto a Boiron no se la puede tocar,genera tantisimo dinero vendiendo aire que deja mucho a las arcas generales y de paso a alguien le ira bien.
NO VEIS LO QUE PASA EN VUESTRO PAIS CON LOS POLITICOS?.
En el tema del cancer,es gracias a la deteccion precoz del cancer,no a los tratamientos. Cancer estirpado , cancer con posibilidades de curacion. Cancer metastatico, quimioterapia de efecto paliativo y lo que el cuerpo aguante,pero al final al hoyo.
Salen al mercado cuatro señores con plantas que no saben que son los salvestroles y tienen resultados en el metastatico sin ser cientificos nio doctores ni nada parecido
¿a quien cree la gente?, al cientifico que sabe como se ataja el problema,pero que no vera nunca su trabajo materializado porque la criba es la economia o al señor que sale por internet con testimonios de curacion

oscaroscar

Y que opinaís del Plomo en las gasolinas?; tras 40 años de litigios al final la industria tuvo que eliminarla. Y el DDT. Y el bisfenol A en casi todos los productos plásticos..
HAblaís de científicos, pero los laboratorios de empresas con intereses comerciales también contratan a “cientificos” algunos de prestigio.
LA industria tiene intereses y se defiende.
Lo de los productos naturales es un camelo, otra forma de vender lo mismo.

Francisco SanchezFrancisco Sanchez

La exposicion es la pura realidad, NO HAY NADA SIN QUIMICA .Quien piense lo contrario se equivoca.
Agradecer a la autora la exposición tan precisa de lo que piensa. Sin embargo, veo lo que toda mi vida he visto. Universidades, centros de investigación instituciones que dependen del estado en el ámbito científico son y han sido islas de conocimiento y descubrimientos pero desconocedoras de la realidad .
La verdad es que los químicos tienen mas bien poca o nula consideración, de hecho uno vera proyectos que competen al ámbito de la química y sin embargo podrá ser un tecnico eléctrico o mecanico quien firme el proyecto(solo se pide que sea ingeniero técnico o superior).
Dicho esto, la química y los quimicos llegan hasta donde llegan . A partir de aquí vienen las empresas y los mercados, que no funcionan con las mismas reglas del gas ideal.
¿Seria posible un mundo sin tanta química sintetica?. La respuesta es si. Utilizamos pesticidas sinteticos (la mayor parte son nuevas moléculas)para mejorar las cosechas.A dia de hoy tenemos las mismas plagas pero mas resistentes….algo falla. Creamos tanto para comer hoy , que muchas veces lo tiramos, o comemos sin necesitarlo.Todo diseñado para crear productos menos perecederos y lo mas importante , MUY BARATOS. El agricultor se asfixia, el ganadero se muere…..¿vale la pena seguir en esta línea de desarrollo?.Habria que potenciar el químico natural,el que ha estado con nosotros siempre y se sabe que funciona.Los únicos que tienen asegurado el precio de sus productos son las compañías que comercializan los productos químicos aplicados, no el que los utiliza.Cuando ganan poco o no ganan desaparecen o sacan al mercado otros
¿Por qué, se ven pesticidas permitidos y en años retirarse del mercado?….esto es la ley del mercado , no de la química.Y aquí caiga quien caiga.Tienes herbicidas prohibidos en Europa y permitidos en USA.Al pasar el Atlantico,¿cambian de estructura , cambian las leyes o cambien las personas que lo autorizan?.
¿Es lo mismo comer una manzana no tratada y otra tratada con pesticidas autorizados?.La respuesta es NO.Si vas a carbohidratos ,proteínas y mayoritarios es lo mismo,pero la letra pequeña no se ve nunca, siempre se cuentan verdades a medias(mirense los SALVESTROLES).
El caso de las químicas farmacéuticas, mejor ni hablar, demonizan los tratamientos herbales , pero sacan los principios activos de las mismas plantas.Cuando quieren ganar mas , recurren a la ingenieri a genética y fabricar en masa, hasta que agotan el filon del monocompuesto( en este momento tenemos la resistencia).Luego modifican el compuesto original y ,agotan de nuevo el filon y por ultimo combinan varios .Se tiene constancia de plantas usadas por mas de 1500 años sin resistencia y en menos de una década ,sus productos ser inútiles.Se prohíben las plantas conocidas de toda la vida como tratamientos médicos y se autorizan los extractos purificados de las mismas.hasta hace poco permitidas como hierbas medicinales, hoy prohibidas como tales.Hoy las encuentras como tes o complemntos alimenticios. Esto es saber hacer las cosas bien para vender mas.Los antibióticos ya no son negocio porque curan , asi que la investigación es casi nula(es una relidad).Es ,mas atractivo producir una sal de frutas para la acidez del estomago que un antibiótico(no lo digo yo ,lo dijo una directora de planta).Sacan al mercado sus productos muchas veces con informes dudosos o simplemente los sacan sin los protocolos vigentes(vacuna de ebola de GSK).No por lo que ganan con sus vacunas, sino por la compra de empresas y cotizaciones en bolsa. Y esto no es una teoría de la conspiración, es el mundo real
Ahora visto una pequeña parte de cómo funciona el mundo, pero que es la mas visible porque nos afecta muy directamente, pregunta a la gente que opinan de la química que nos venden.
Hay que salir de los despachos y de los laboratorios para saber que QUIMICA hay mas allá de las ilusiones que cualquier profesional pone en su trabajo.

2 Trackbacks

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Sense about Science es una organización sin ánimo de lucro que pretende proporcionar a la sociedad las nociones necesarias para entender y discutir las afirmaciones médicas y científicas. Con el apoyo de más de 6000 cien…

[…] El escaso interés de los publicistas por la realidad científica es conocido, lo novedoso en este caso es el poco interés por la gramática, porque ese sin químicos no es más que una mala traducción del término inglés chemicals. Para los hispanohablantes, químico es tanto sustantivo como adjetivo así que el término correcto sería sin productos químicos, dejando a los pobres licenciados (o graduados) en química tranquilos. En cualquier caso, y tras este inciso, repetiremos tanto como sea necesario que todo es química y que la química está en todas partes. Pero esta vez me limito a traducir las principales aportaciones del documento que se puede descargar aquí, si bien es una traducción libre y resumida.  […]

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>