Manual de NO actuación cuando interactuamos con alguien que piensa diferente

“You’re not thinking; you’re just being logical.”

Niels Bohr

Hace unos días leí un post en Naukas titulado “¿Homeopatía? No, gracias. (Y sin ellas)”.

Para mí, es éste un texto que, además de las virtudes de ser informativo, encarna algunos de los prejuicios que lastran la labor de muchas y muchos de los que se dicen del lado de la ciencia. Verás, ser escéptico, si nos referimos a la primera acepción del diccionario de la RAE, es:

escepticismo.
(De escéptico e -ismo).
1. m. Desconfianza o duda de la verdad o eficacia de algo.

Es decir, dudar o desconfiar. No imponer visiones, creencias o sistemas de valores alternativos. Al final corremos el riesgo de parecernos a los que están del lado de la ciencia con el mismo ímpetu y presbicia de quien argumenta que el Islam, el cristianismo o las versiones más pintorescas del gnosticismo, Hermes trismegisto y compañía tienen una verdad absoluta y autoevidente que el resto debemos aceptar. No para nosotros ni los nuestros, pero sí para los que no están de éste lado y… ¿quién y por qué necesita predicar al converso?

No digo que no anden en lo cierto los azotes de la homeopatía, digo que así andarán pero no llegarán a ningún lugar. El mundo está hecho de personas, no todas comulgan con los valores de la ciencia y el método científico; también hay quien comulga con esos valores sin practicarlos. Si creemos que este mundo será mejor con un porcentaje mayor de cerebros entrenados en el Método, eduquemos, convenzamos al personal. Yo soy el primero que lo cree y que trabaja en mil proyectos de divulgación para ello. Pero creo que hacen falta más voces que aspiren a seducir y convencer a los indecisos. Voces que eviten la admonición y la severidad digna de un cura en favor de la empatía de un amigo o un mentor. En definitiva, propongo una visión algo más estoica y estratégica sobre el asunto de la homeopatía. Un punto de vista que aplico a éste y muchos otros ámbitos de la vida y de los inevitables conflictos que ésta conlleva.

  1. Aprender a debatir: Usar argumentos que parten de premisas no aceptadas por toda/os [en este caso, aquella/os que deciden tomar homeopatía para lo que sea y no creen en las bondades del método científico] es un error grueso y de base. –> Solo sirve para predicar al converso.
  2. Acusar de ignorante, insultar, denigrar explícita o implícitamente a la supuesta víctima es poco probable que funcione. Si todo lo que se dice aquí es tan obvio y claro [que estoy con vosotros, no me malinterpreten, por favor] entonces quien no lo entiende o sepa es poco menos que imbécil. –> Un insulto no te granjeará la atención y/o simpatía de los no conversos.
  3. En última instancia: ¿Qué daño es mayor: el de la salud privada de alguien que tiene total libertad para hacer lo que buenamente crea que le conviene o el de un derecho que alguien se arroga de decidir por otros qué es mejor y quién está en lo cierto de otros -cuya salud no parece estar en juego porque, entre otras, no pretenden curarse con agua y poco más-? Yo voto por la libertad personal para todo. Incluso cuando me fastidia.
  4. En cuanto a los designios europeos y ministeriales: no sin un poco de cinismo siempre he pensado que tiene una cierta lógica macroeconómica y que tal vez, si lo que un porcentaje de la población quiere es su dosis de “soma”, el “soma” cuesta cero y van a estar contenta/os… ¡¿Qué alternativa tenemos?! Lo mejor que puede suceder es NADA. Lo peor, una nueva presión selectiva -autoimpuesta- en la población que favorezca una reducción de los que escogen no tratarse.

Cerrando ya yo diría, que para que una mayoría de la población comprendiera los motivos por los que tomar homeopatía puede no ser la mejor de las ideas, antes tenemos mucho trabajo que hacer en educación [educación real, a los no conversos], tenemos que aprender a seducir y convencer [no a rayar en el insulto con admoniciones que no nos acercan al pretendido objetivo que perseguimos]. Porque reinan disposiciones y actitudes así es por lo que seguimos a la zaga de los charlatanes, los fundamentalistas religiosos y las “celebrities” de distintos pelajes. Porque no convencemos. Pero, eh, no perdamos la fe [en su 4a acepción, claro].

Recuerda lo que dijo Mario:

La culpa es de uno cuando no enamora

Mario Benedetti

54 Comentarios

Participa Suscríbete

Juan RJuan R

Chapeau!. Y extendería esa actitud de “escéptico fundamentalista” que describes a otras discusiones, no solo la homeopatía. A veces, se da demasiada creencia al discurso de los consagrados (en cualquier tema o campo) sin usar la razón también para entender y destripar ese discurso en vez de darlo por válido, solo porque viene de donde viene.
saludos

JavierJavier

Pues yo no estoy de acuerdo en que con mis impuestos se financie el “soma”, o incluso que se regule. Quien quiera “soma” que se lo agencie por sus propios medios. Tampoco me parece bien regular la actividad de los curanderos por iguales motivos.

Luis Quevedo

Estoy de acuerdo con tu negativa. Para ello existen medios políticos de base democrática para que hagas notar tu postura y la del colectivo que piensa como tú (que es enorme en mi opinión y poco activo políticamente).

TxemaCG

Realmente no se le va a financiar nada con nuestros impuestos. Realmente es al revés: van a cotizar un IVA que no cotizaban.

¿Qué hay que educar? Sí, mucho pero esto es un particular pagando su soma y, de paso, los impuestos correspondientes 😉

Fernando Frías

Eh… no, Txema, el IVA ya lo están cotizando. Lo ilegal (o, siendo bondadosos, irregular) es que se vendan como medicamentos sin la correspondiente autorización,

Eso sí, están gravados con el tipo superreducido del 4%, cuando legalmente deberían estarlo al tipo general del 21%, al menos mientras no se lleve a cabo su regularización.

CarlosHCarlosH

Genial, echaba de menos una visión así en los artículos de los medios divulgativos.

Á.

Los dogmas son dogmas, aunque algunos se validen con empirismo. El escepticismo en su apogeo también debe desconfiar del método científico positivista, teniendo siempre en cuenta que las pruebas empíricas validan pero nunca verifican, es decir, son altamente probables pero no completamente ciertas. La ceguera se puede dar también en esta dirección, de hecho he tenido experiencias terribles con personas autodenominadas escépticas que por otro lado interiorizaban e identificaban evidencias científicas con verdades completamente inmutables, haciendo, además, gala del peor de los proselitismos en el nombre de la ciencia. En realidad, siguiendo y profundizando la idea general de tu artículo, para debatir con cualquier persona, sea cual sea su ideología, sólo hay que seguir las reglas de la lógica clásica, y evitar caer en las falacias más típicas (ad hominem, petición de principio, ad consequentiam, etc.) para así, de una vez, intentar avivar la llama de un verdadero debate y no otra de las muestras (tanto en el lado “escéptico” como en el “magufo”) de monólogos a dos…

ScilaScila

No puedo estar de acuerdo con los puntos 3 y 4. Es un tema que se ha debatido largamente en este blog.
El problema de la homeopatía no es que en sí te haga daño, ya que no es más que un placebo, sino el daño que te puede causar el no tomar otros medicamentos que sí te pueden curar.
Unido a esto, el permitir la homeopatía, es basicamente permitir una estafa. Estoy de acuerdo en que las libertades personales son importantísimas, me fastidia que el gobierno decida por mí que las drogas son malas o que tengo que llevar el cinturón de seguridad en el coche, pero creo que las estafas tienen que estar prohibidas por ley. Las leyes están para proteger a las personas de otros que tratan de estafarlos, además con algo tan peligorso como la salud.
Así que no, lo siento mucho, pero proponer libertad para usar la homeopatía no es parte de ningún manual de uso en una discusión, es una postura clara en una discusión determinada.

Luis Quevedo

Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo en no querer homeopatía pública. Ahora bien, el punto central del Post es el siguiente: la única vía para coartar nuestras libertades es la democrática. Nada mejor que la buena comunicación, la persuasión y la empatía para avanzar en democracia. ¿Estarías dispuesto a acercarte democráticamente a la regulación dea la homeopatía, o crees que es un asunto que sólo admite decisiones de orden tecnocrático?

ScilaScila

Mentar a la democracia para hacer comulgar con ruedas de molino es una falacia. Robar, estafar y matar está prohibido en cualquier pais democrático del mundo. La persona que vende homeopatía es consiente de que está estafando al comprador y de que además está poniendo en peligro su vida ya que puede renunciar a la medicina tradicional por tomar homeopatía. Eso no puede ser legal nunca.
El equilibrio de libertades es difícil, igual que la libertad de expresión acaba donde empieza el derecho al honor de otro, el derecho a decidir qué consumir acaba donde empieza el derecho a estar protegido de engaños. Igual que el consumo de drogas es legal, pero no su venta o tráfico, el consumo de agua con diluciones extremas es logicamente legal (faltaría más) pero no debería ser legal su venta bajo falsas promesas de que cura cualquier enfermedad.

!!

El artículo esta interesante; sin embargo, el título (algo muy general) no es del todo coherente con el contenido (algo muy especifico); el título habla de un manual… y terminas especificandote en un manual… en caso de homeopatía. sugiero -si es que se puede- cambiarlo.

!!

Me gustaría que nos retroalimentemos, expongamos aquí cada cual, los puntos de vista o tácticas que aplicamos en las discusiones -¿les parece?.

Luis Quevedo

Carlos Elías, heroico defensor del pensamiento científico, es un genial director y profesor de debate -al estilo Oxford-. Artistóteles y manuales de lógica formal también me han servido. Ah, y sobre todo, los monólogos de Louis CK y George Carlin!

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Creo que esto es digno de una serie de artículos. Cómo divulgar, cómo convencer, cómo razonar.

Es muy necesario sí… gracias a naukas (entre otras cosas) la divulgación científica en España ha cristalizado y crecido. Ahora es momento de mejorarla cualitativamente :)

Ramon Andrade

La homeopatía es una estafa, no es inocua, nada lo es. Lo siento, esto no es un libre mercado, no todos los agentes tienen el mismo peso y capacidad de convencer o de enamorar. El estado al dar su marchamo a los medicamentos homeopáticos, el ser recetados por ‘médicos’ o su venta en farmacias pesa mucho más que tu opinión o la de muchos científicos a la hora de convencer a la gente. No es una cuestión solo de atraer, hay intereses económicos importantes y su capacidad de persuasión no es igual a la tuya, tu altavoz suena varios ordenes de magnitud más bajo que los suyos. No es algo democrático, no se puede recetar homeopatía a un niño para un otitis, tiene que haber regulación. La vacunación podría ser también algo democrático?

Joan Galve

Vi hace cierto tiempo el video que adjunta Pampina, el de Phil Plait y me gustó mucho.
Una cosa es cierta, podemos decir verdades como piedras, pero no convencerás a nadie a pedradas.
Cuando debatimos sobre pseudociencias con gente que es seguidora de las mismas, estamos hablando sobre temas que no son ciencia: son creencia. Cuando pones en tela de juicio las creencias de la otra persona, esta se siente atacada, puesto que estás dudando de SUS creencias.
Una gran parte del debate sobre las pseudociencias está ligado a modos de vida, a modelos de negocio (el típico argumento de que las farmacéuticas ocultan datos, o que Monsanto oprime a los agricultores).
Cualquier debate que cuestione el modo de vida que ha decidido cada persona, debe hacerse con mucho tacto. En ocasiones, una retirada a tiempo es una victoria. Es importante plantar ideas, sembrar dudas.
Cualquier cambio de idea, de actitud, tiene que parecer idea suya.
Es difícil no perder la paciencia, por que en ocasiones tiene uno la impresión de darse golpes contra la pared.
Opino que dejar decisiones técnicas en manos de la democracia es arriesgado. Requiere de tiempo y trabajo para divulgar e informar. La democracia no siempre tiene la razón.
Recuerdo haber leído acerca de un intento de establecer “por ley” el valor de Pi en 3,20. Sería un retroceso el que las pseudociencias quedasen incluidas en las prestaciones de nuestro sistema de seguridad social.
Por desgracia, estas decisiones son de tipo político, y los políticos, en estos casos, buscan certezas absolutas. Recordemos la crisis de la gripe A. Los políticos compraron masivamente vacunas que al final, no fueron necesarias. El método científico se basa en la duda permanente, en poner a prueba una y otra vez los conocimientos adquiridos. Como no se podía ofrecer la absoluta certeza de que la gripe A no era peligrosa, los gobiernos reaccionaron ante la alarma social que se creó.
Si la creencia en las pseudociencias sigue creciendo, las veremos incorporadas al sistema de la seguridad social.

Emilio MolinaEmilio Molina

Estando de acuerdo con que hay formas y formas, y con que por nuestra naturaleza somos bastante reticentes a dar nuestro brazo a torcer, el trasfondo de “que cada cual haga lo que le parezca” me parece una falacia peligrosa. Creo que Phil Moriarty, profesor de física de la Universidad de Nottingham, lo exponía con mucha claridad en este vídeo sobre el “Quantum Woo”:
https://www.youtube.com/watch?v=8DGgvE6hLAU
El punto en concreto que destaco:
Brady: ¿Y cuál es el problema? Porque ningún físico va a aceptar esto y él no ha dicho nada que del estilo de “tírate por el barranco o haz algo estúpido”. ¿Qué más da si algunos creen que el artículo puede ser correcto?

Moriarty: Porque cambia la percepción de la Física. Cambia la percepción del mundo que nos rodea y mi trabajo como físico –el trabajo de todos los físicos– es entender el mundo que nos rodea, y ADEMÁS, dado que recibimos financiación pública, la razón por la que hacemos estos vídeos, la razón por la que producimos artículos de investigación, es la de diseminar nuestro trabajo, decir “mira, así es como es el mundo”. Y por eso esto fastidia a tantos físicos: porque es falso, está fundamentalmente equivocado, es como… no sé, eres un periodista y es como si trabajas muy, muy duro para obtener los detalles de una noticia y contarla lo más fielmente posible y entonces alguien, como el periodista del Daily Mail, entra en escena y da una versión completamente distorsionada de los hechos. Te fastidiaría. Y para los físicos no se trata sólo de los peligros de esta perspectiva desde el punto de vista de la percepción social. Es también peligroso sobre cómo los políticos ven lo que está pasando. Como sabes, los políticos no tienen por lo general un sólido bagaje científico. Podrían leer esto y decir “¡Oh, guau!”, y tener todo tipo de influencias en los sistemas de financiación (en el ecosistema de la financiación, si quieres llamarlo así). Podrían retirar un montón de fondos de investigación que es endemoniadamente más valiosa y dedicarlas a este tipo de tonterías.

Desde un punto de vista asimoviano, yo diría que precisamente el hacer creer a la gente (o dejarla creer sin oponer ninguna resistencia, por fútil que sea) que las cosas no son como son, es acercarnos como especie al abismo de una disociación entre fantasía y realidad.

Por supuesto, sería fantástico encontrar una forma de conseguir que alguna gente deje de creer en el ratoncito Pérez, y ojalá que no hubiera ni que intentarlo, pero personalmente me basta con dejar, en algún lado, una pequeña pancarta de protesta y esperanza por si pudiera llegar antes que un homeópata al cerebro de alguien y poder explicarles qué es el número de Avogadro, por qué el agua no tiene memoria (más allá de femtosegundos), qué es el principio activo, el efecto placebo, el sesgo de retorno a la media…

Emilio MolinaEmilio Molina

Se ha ido un poco a la porra el formato de la cita. Es un párrafo de Brady y otro de Moriarty. A partir de “Desde un punto de vista…” vuelve a ser mi opinión. Disculpas por el posible enredo.

Emilio MolinaEmilio Molina

Olvidaba añadir un punto extra: uno no puede decidir en completa libertad si no posee toda la información. “Alguien que tiene total libertad para hacer lo que buenamente crea que le conviene” no disfruta realmente de esa libertad si no conoce la realidad de las alternativas. Desde mi perspectiva, si crees que el agua tiene memoria, si crees que la homeopatía es medicina natural y sin químicos (bueno, por ahí más o menos van bien, si exceptuamos la lactosa o la glucosa de las pastillas), si crees toda la parafernalia de que lo similar cura lo similar y que la sucusión imbuye al agua de las características de las moléculas disueltas en ella… no tienes la capacidad necesaria para tomar decisiones libremente, pues estás siendo fruto de una estafa.

Pedro J

“uno no puede decidir en completa libertad si no posee toda la información”

Problema: en la práctica es difícil poseer toda la información

Paradoja: a veces se toman mejores decisiones con menos información, la mayoría de las veces por la falta de comprensión de cuáles son los factores relevantes. Por eso han evolucionado lo sesgos cognitivos y heurísticos que no son más que atajos para tomar decisiones en situaciones de incertidumbre y falta de información, que por otro lado son las habituales en nuestra vida. Así que muchas veces el secreto para tratar de convencer a la gente de algo no es tanto proporcionarle más información, como proporcionarle un atajo sencillo de razonamiento que encaje en su visión del mundo, lo que es extremadamente difícil de hacer.

Lectura muy recomendable que todo escéptico y divulgador debería tener siempre a mano Guía para refutar mitos

Emilio MolinaEmilio Molina

Estoy de acuerdo con lo que dices, al igual como con lo que expone Javier un poco más abajo, y aún así considero que hay grados de conocimiento, y grados de desinformación.

Yo puedo tener un cáncer (y no tener los conocimientos de un oncólogo, que a su vez no tendrá toda la información posible ni todo el conocimiento del tema), y tener ante mí un abanico de posibilidades de tratamiento. Puedo elegir someterme a una serie de sesiones de Bioneuroemoción:
http://listadelaverguenza.naukas.com...e-alicante/
y podría darse la casualidad de una remisión espontánea o incluso de una cura por razones de algún cambio en el estilo de vida que la ciencia desconozca por ahora. Incluso podría elegir el camino médico y quedarme por el camino. Pero convendréis conmigo en que uno de los caminos, al menos, no parte de una base activamente fraudulenta. Pese a eso, no son pocos los que decidirían “en libertad” la bioneuroemoción por no saber que no tiene base científica alguna (más bien, que va contra muchas de ellas), o incluso por habérseles instruido en que el Universo funciona así, con “yoes cuánticos” del futuro a los que puedes consultar tus problemas.

Creo que todos nos entendemos aquí.

Luis Quevedo

Estimadas y estimados,

Hago un puntualización que, leyendo algunos de los comentarios, me parece necesaria:

Os animo a aprender a comunicar efectivamente.
Os animo a examinar el discurso propio, con sus prejuicios y atajos.
Os animo a ser estratégicos para alcanzar antes y con menores bajas vuestro [nuestro] objetivo.

Leo la consternación que ha causado que abogue por la libertad de conciencia total y me preocupa. No digo que todo igual valga [no soy Feyerabend o Latour, ni ganas]. Digo algo distinto. A saber, que la naturaleza humana [el hardware base de nuestra psicología] es mayoritariamente una. Que millones de años de evolución y un par de décadas de educación moldean a una gran mayoría de modo tal que le resulta más fácil tragar una pastilla de azúcar con esperanza que la amarga verdad de que no siempre hay solución, que no es fácil, que tal vez NO SABEMOS.

Por favor, leed con detenimiento. No soy un relativista, sino un realista.
No quiero que los impuestos paguen la homeopatía. Tampoco creo que eso deba decidirlo una minoría. Creo que debemos resultar convincentes y apelar a la inteligencia y el entendimiento. Creo que le debemos ese respeto a nuestros conciudadanos.

Saludos, Luis

Javier

Sólo recordar algunos hechos inquietantes:
1. No somos libres
Por falta de información,de información de calidad,por sugestiones y presiones y por la propia configuración del coco
2. La gente que “vende” de verdad y que vive de eso no apela nunca a la razón.
Ved cualquier anuncio de una compañía exitosa
3. Ni tú ni yo hemos tomado una decisión racional en toda nuestra p*** vida
Ni tu profesión,ni tu pareja,ni tus gustos o aficiones,por supuesto,ni nada..
Es más,hubiera sido imposible hacerlo por la ausencia de información y la premura que impone la Vida.
Finalmente,sembrar semillas y abrir grietas,sistema en el qie creo,tiene mucho más de “marketing emocional” que de argumento racional.. pero como no somos racionales,quizá sea la manera.
Saludos y gracias por el artículo,compañero

HardradaHardrada

Que lo de tomar las decisiones democraticamente esta muy bien y es muy bonito, pero que es inviable para segun que cosas. Quieres realismo? en una sociedad cada dia mas analfabeta cientificamente hablando (y no cientificamente pero ese es otro tema) en el que la conspiranoia campa a sus anchas, en el que los datos empiricos no valen si yo creo que no valen y en el que la gente se regodea y toma por bandera la estulticia dejar las decisiones en manos de la mayoria es elevar la ignorancia a la categoria de ley, recuerda, en democracia gana la mayoria no la razon. Eso que defiendes y que cualquier democrata defiende esta muy bien y es el objetivo, pero antes de eso hay que crear un sistema educativo fuerte, que de a la gente la capacidad de pensar criticamente, que de a la gente una formacion multidisciplinar solida ademas de divulgar mas y mejor. Mientras eso no se consiga, dejar decidir sobre vacunas, trasngenicos, homeopatia etc a toda la sociedad en lugar de a expertos a mi personalmente me asusta (eso sin contar que en general los politicos pasan de los expertos y actuan en funcion de lo que piensa la mayoria de su electorado).

Anilandro

Como moderador de un foro de ciencia llevo siete años luchando contra los llamados Free-Energy-Boys, es decir contra la tribu creciente de adeptos a las energías gratis, presuntos generadores magnéticos, autogeneradores de hidrógeno y decenas de otros cachivaches que prometen algo a cambio de nada, y la verdad es que no me sirve en absoluto que digan que la solución está en la educación, porque siendo cierto, es un elemento dotado de tanta inercia que ni aún tomando ahora la decisión de enmendarla (decisión que no existe ni en el horizonte de los responsables educativos) se tardaría quince o veinte años en notarse los resultados. Lo único realmente eficiente de un día para otro es evitar que los bulos se propaguen con la facilidad que lo hacen hoy en día, procurando al menos que quienes realizan manifestaciones públicas, internet incluido, tengan un mínimo de formación, no otorgarles a los creyentes en tales historias la oportunidad de que prosigan con su labor de proselitismo, a través del cual una mentira repetida mil veces llega a convertirse rápidamente en una verdad consolidada.

Siete años de lucha en este aspecto me han demostrado que intentar enamorar o no a los dogmáticos y creyentes Free-Energy, si para ello se ha de rebajar el nivel de veracidad y de exigencia con el esfuerzo personal en formarse, no sirve absolutamente para nada.

Saludos

HardradaHardrada

Evidentemente el efecto de la educacion es a largo plazo, por eso dije que a dia de hoy dejar segun que decisiones en manos de gente desinformada es un error.
Conforme con tu solucion a corto plazo :)

Fernando Frías

Creo que has dado con la clave, Anilandro (y con ella el que para mí es el error de base de la entrada). Tendemos a pensar que todo el mundo es igual de receptivo a los argumentos mesurados y a la divulgación, y no nos damos cuenta de que para mucha gente las creencias pseudocientíficas son eso mismo, creencias, y por tanto son inmunes al razonamiento. La homeopatía es un buen ejemplo: basta con unos mínimos conocimientos de química para darse cuenta de que eso no puede funcionar, y también hay información más que de sobra para comprobar que, en efecto, no funciona, pero sigue habiendo creyentes que la defienden a capa y espada. Y a ellos no les vas a enamorar de ninguna forma. Personalmente no creo que haya que preocuparse por rebajar o no el nivel de veracidad o incluso por no ofenderles, porque no lo vas a conseguir.

A quien hay que dirigirse, creo yo, es a esa mayoría de personas que no lo tienen tan claro, que (por seguir con el ejemplo) consumen homeopatía sencillamente porque creen que son “hierbas” y “productos naturales”, porque se lo ha recomendado un amigo o porque algún farmacéutico con ganas de ampliar sus márgenes comerciales se lo ha colado. Y en estos casos la educación, la formación y la divulgación son importantísimas, por supuesto, pero ni son el único recurso ni tampoco siempre el más adecuado, y a veces esa postura sosegada puede ser hasta contraproducente.

Claudi MansClaudi Mans

De acuerdo con el tono y con el espíritu del artículo. Particularmente he publicado contra la homeopatía y sus líderes, pero no contra sus seguidores: es inútil e injusto. El tema no es de toma de decisiones racionales (como un comentario anterior explica muy bien), sino en quien depositas la confianza. Y, en este momento, la confianza de buena parte de la población está puesta en los argumentos antiindustria farmacéutica (da igual que Boiron sea un laboratorio), y en argumentos de “equilibrios”, de “naturaleza” o de “energía positiva”. La educación en ciencias es una mera capa de conocimientos no significativos ni útiles que no afecta las actitudes de la mayor parte de ciudadanos, excepto en lo que coincide con los valores eco-bio dominantes. Quedaríais profundamente inquietos de ver qué tipo de argumentos científicos tienen los profesionales educativos, especialmente de los niveles más jóvenes (y del personal de enfermería, pero eso es otro tema)
Todos los posts, escritos, conferencias, etc, sobre homeopatía, pseudociencias, etc, van dirigidos a los ya convencidos. Cuando hay algún debate nunca es tal: son dos monólogos que no pretenden convencer sino afianzar posiciones.
Y es que los científicos y tecnólogos estamos rodeados.

ManuelManuel

Creo que esta entrada de Luis es una salida de tono innecesaria, insultante para un compañero, y que dirigiendo su argumentación hacia una intención loable hierra tanto que sirve de alimento a los magufos relativistas.
La excusa de todo el post es la entrada de “¿Homeopatía? No, gracias. (Y sin ellas)”. Todo un ejemplo de entrada mesurada, llena de información nada dogmática, educativa y nada insultante. Y se usa esa entrada para atacar el tono y la forma de la misma con la acusación de estar llena de “prejuicios que lastran la labor de [los] que dicen [estar] del lado de la ciencia”. Una acusación realmente desafortunada, hiriente e injustificada.
Y esta acusación se hace en nombre de la defensa de un planteamiento muy posiblemente acertado y necesario, que llama la atención frente a los exabruptos muchas veces innecesarios y hasta contraproducentes que se producen cuando se atacan las pseudociencias, etc.
Pero para plantear la defensa de ese método más mesurado y ese tono mas educativo se recurre a falacias tan obvias que causan pavor. Luis termina echando mano del “cada uno es libre de hacer lo que quiera”, vía de escape de toda creencia irracional.
Solo le faltó defender su postura diciendo que “a él le funciona”.

ManuelManuel

Antonio, pero si hace tiempo que aseguraste que dejarías de leer este blog (?!?!?!).

OmarOmar

El primer punto lleva a un problema de muy difícil solución. Si la premisa no aceptada por aquellos con quienes debates es el método científico, ¿cómo continuas con el debate?

¿Cómo le haces ver a una persona que no quiere ver que el método científico es lo que nos ha dado la salud, la alimentación y la tecnología (entre otros) que tenemos hoy en día? ¿Cómo haces ver a un antivacunas que las vacunas han llevado a la casi desaparición de muchas enfermedades si no acepta los estudios que lo muestran?

¿Y cuando aceptan el método pero se empeñan en citar artículos que han sido retirados o son ejemplos de mala ciencia? ¿Y cuando exigen referencias de cada palabra que contestas? Así un debate puede alargarse hasta tener que mostrar evidencias de que los átomos existen.

Entiendo que algunas veces seamos simplemente estúpidos, sea porque para los que conocemos la ciencia algunas cosas nos parecen obvias o sea por el cansancio que producen las mismas respuestas sin sentido una y otra vez. pero, ¿qué haces cuando te acusan de cientifista o fundamentalista? ¿Das a esa persona por perdida y te arriesgas a que el resto de personas que lean el debate piensen lo mismo?

El PaleoFreak

Creo efectivamente que debemos intentar no ser escépticos fundamentalistas. Tampoco debemos caer en el escepticismo inquisitorial, o en el escepticismo genocida. No seamos todo esto.

😛

SamuelSamuel

Entiendo la propuesta del autor; dejar libertad y poder de decisión a las personas, pero choca con la idea de intentar dejar bajo mínimos a las estafas y pseudociencias. En un mundo más ideal (por lo menos para mí) no existiría la homeopatía, ni los tarotistas, ni los acupuntores, ni los que prometen que vivirás vidas pasadas, ni quirománticos, ni futurólogos etc. Y no existirían porque simplemente no han demostrado nunca aquello que afirman. Mi idea de escepticismo es creer en lo probado científicamente, porque es el único método válido hoy en día para discernir entre lo verdadero y lo falso, aun así tiene puntos a revisar y muchos que se consideran científicos y no lo son.
Con todo lo anterior posiblemente me encuentre en lo que aquí se ha tildado de escepticismo fundamentalista, aunque yo solo me considero escéptico, sin ningún adjetivo que lo acompañe.

Cuando he discutido con personas sobre mi postura suelo utilizar un ejemplo (muy sencillo) inventado para que entiendan mi postura: Si yo digo “soy más rápido que Usaint Bolt”, soy yo quien debe mostrar tal afirmación, si no lo consigo demostrar mi afirmación es una mentira, es decir, no soy más rápido que Usaint Bolt.
Mi libertad me permite ir divulgando que “soy más rápido que Usaint Bolt”, incluso podría ganar dinero con tal afirmación. Pero lo normal sería que nadie pague por escuchar tal cosa, ni incluso cuando haya gente dispuesta a hacerme caso.

ateo666666

Pues nada, no impongamos la visión de que las vacunas salvan millones de vidas, no impongamos las creencias de que los exorcismos no son tratamientos médicos válidos, no impongamos sistemas de valores basados en la reproducibilidad y fiabilidad de la ciencia y mientras tanto permitamos que la homeopatía, las flores de Bach, el reiki, el alineamiento de los chacras y demás supercherías alternativas sigan siendo una monumental estafa económica que puede poner en riesgo la salud y a veces la vida de aquellos pobres incautos que abandonen tratamientos efectivos por esta vacua palabrería. http://lacienciaysusdemonios.com/201...ud-mundial/

martmart

Estoy de acuerdo con la entrada. Hay que tener un poco más de confianza en nuestras propias ideas y mantener la certeza de que las ideas pseudocientíficas caerán por su propio peso solitas.
Por otra parte, quería rebatir un poquito a Hardrada cuando dice que esta sociedad es cada vez más analfabeta en ciencia. En realidad si comparamos la alfabetización actual con la del s.XX en España mismo… por muy catetos que seamos ahora, lo somos menos que antes. Eso no quita que nos gustaría mejorar mucho todavía.

Claudi MansClaudi Mans

¿Algún ejemplode idea pseudocientífica que haya caído por su propio peso solita?
Sobre si la sociedad es más o menos analfabeta en ciencia, habría primero que definir una escala (en lo que no nos pondríamos de acuerdo) y luego medirlo (y no nos pondriamos de acuerdo en las conclusiones). Lo que más se parece a esta medición son las pruebas PISA y similares, y es fácil ver el desacuerdo en la interpretación de resultados.
Fue, creo, Isaac Asimov quien postuló que siempre, toda sociedad ha tenido un 10% de personas cultas, que leen libros y los entienden, y el resto analfabeto funcional: o no leen nada, o no lo comprenden, o leen trivialidades. Y ello vale para la antigua Roma,para la Edad Media, para el siglo XIX y para 2014.
No sé si somos más catetos. Mis alumnos tienen muchísima menos cultura general (lo que sea eso) que la que tenía yo a su edad. Pero saben hacer muchas más cosas que las que sabía hacer yo, y tienen más herramientas tecnológicas. ¿Compensa una cosa a la otra?

S.HS.H

Lo siento, pero no. Como leí en otra entrada en esta web: “Es una guerra y la estamos perdiendo”.

Cuando se miente, cuando se juega con las esperanzas, los bolsillos y, peor aún, la salud de la gente, cuando se denosta el poder de la evidencia científica, cuando el engaño es un negocio… No, me niego a ser testigo silente o indolente.

Félix Moronta

Esta entrada ha sido un sacudón. De esos que te hacen falta de vez en cuando para volver a tus cabales. Necesario, sin duda. Aquí quedo pensando, reflexionando… y feliz, como en período refractario.

YungblutYungblut

Quisiera aportar una corazonada, un mini análisis subjetivo. Se me ocurre, que el camino de la seducción y el convencimiento siempre funciona como una línea recta en el caso de las creencias. Es fácil para un pastor convencer yendo directamente al grano de la cuestión. Pero si se quiere intentar en el caso de las ciencias es mucho más difícil tomar un camino recto, directo al punto, tratar de seducir a alguien explicando que el mundo no funciona con magia. Hay que tomar un camino en espiral, dar vueltas desde afuera, empezar a seducir con pequeñas curiosidades (sobretodo en las temáticas que le interesan al “no converso”) y poco a poco se irá llegando cada vez más cerca del punto que se quería discutir. Pero existen cuestiones que deben ser resueltas con urgencia, y no hay tiempo de trazar esa suave espiral, entonces se toma el camino recto, y se produce el choque.

Michael madisonMichael madison

Entre las afirmaciones del autor de este artículo y el buenrollismo relativista posmoderno no hay mucha diferencia. Es peligroso abdicar ante la superstición y la ignorancia. Más temprano que tarde seremos sus víctimas.

Anilandro

En mi experiencia (no deseada en absoluto) de intentos de convencer a los “creyentes” de cualquiera de estas historias he podido comprobar que el choque es inevitable en nueve de cada diez casos. La espiral de Yungblut siempre suele fallar cuando se llega al meollo del asunto, mientras las metáforas o las comparaciones se mantengan lejos del dogma del creyente, este acepta a medias que la magia no existe, que no es posible sacar un conejo del sombrero sin haberlo metido antes, pero cuando le dices “pues esto tuyo es lo mismo”, entonces se rompen las “concesiones” a la razón por su parte y normalmente estas personas , ante la falta de argumentos, pasan al ataque personal, que si los científicos se creen que lo saben todo, que si antes se creía que la tierra era plana, que si los que niegan estas maravillas tienen la mente cerrada, etc…

En estos casos la ignorancia nacida del pensamiento mágico y la comodidad se protege a si misma con una inacabable repetición de sofismas, a cual más absurdo para cualquier mente centrada. Por ello estoy convencido que la propuesta teórica del autor de este artículo acabaría estrellándose la mayoría de las veces contra la realidad de la conducta humana y sólo serviría para cronificar un problema que lo que precisa son terapias de choque para evitar su propagación.

Saludos a todos

MarinaMarina

Anilandro: La pseudociencia tiene cabida en aquellos ambientes donde la verdad no importa; pero nada, un cero a la izquierda.
Se juega a otra cosa, es decir, a estos participantes que señalas, no les interesa, es más estoy convencida, no les motiva en absoluto buscar la certeza ni la explicación de la verdad que opera en base a tal o cual fenómeno, ya que les presentas pruebas patentes de su falsedad y no te prestan ni dos minutos de su tiempo, ni tan siquiera por curiosidad.
Es como tratar de dialogar con un contestador automático. Es como entrar en un foro sobre el circulo de las cosechas, pasarán décadas y siempre leerás las mismas necedades. No hay evolución.
Las ideologías son en mi personal opinión, peligrosas, consignas uniformes y pervertidas fruto de la anulación de las capacidades superiores.

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Las ocasiones que he tenido que entrar personalmente en el debate, yo simplemente trato de plantar la semilla de la duda, nada más. Algo como no entender por qué si disuelvo más es más potente, no hay que añadir más argumentos. Ya fermentará en la cabeza del otro.

AnilandroAnilandro

Opino que el número ingente de adeptos a estas cuestiones pseudocientíficas se está convirtiendo en un verdadero problema social, pero encima éste se agrava cuando muchos de ellos parecen obsesionados por exponer sus desvaríos en sitios de cierta credibilidad, como podrían ser el foro de ciencia que modero desde hace algunos años o en los espacios de participación de Naukas.

Lo que ocurre en estos casos es que se encuentran con una oposición firme y documentada que intenta ante todo explicarles el porqué no es posible aquello que afirman, al menos hasta que se dan cuenta que la baja formación de los aludidos les impide hasta entender los argumentos más sencillos, pasando entonces a la invitable recomendación que para hablar de ciertos temas procuren antes consultar un manual básico del tema, consejo que lejos de su idoneidad suele ser tomado como una forma indirecta de llamarles ignorantes, lo cual les provoca la sensación de ofensa y a menudo de cierta degeneración en sus modos expresivos.

Entiendo por lo tanto la postura del autor de este artículo en el sentido que nunca debe llegarse a este punto, porque es cuando se rompe cualquier comunicación, lo que no explica es la manera de convencer a quien no está ni siquiera preparado para entender las explicaciones más sencillas de que no puede seguir afirmando falsedades ni elucubrando como si la ciencia ficción fuera una promesa de futuro.

Saludos

gemuesgemues

Creo que el artículo es superficial y algo desafortunado en la mitad, aproximadamente, de sus consideraciones; pero el debate, a la vista de los comentarios, es más interesante.
He participado a través de Internet en bastantes decenas de debates en foros de toda índole, y con relación a la actitud más razonable que considero adoptable en las discusiones donde se argumenta con sentido y juicio crítico, me gustaría hacer algunas reflexiones.

En primer lugar, lo obvio, pero que no conviene omitir: las buenas maneras, el respeto y la empatía. Tal como me parece, y estoy de acuerdo, propone al autor de la entrada que comentamos. Como en la mesa, podemos permitir casi todo, menos que nos escupan, nos tiren comida o bebida, nos empujen, nos codeen y toda esa serie de innecesarias e injustificables impertinencias. Se puede respetar que no sepan comer con la boca cerrada, que no manejen los cubiertos adecuadamente, que no se limpien con la servilleta con la eficacia y frecuencia conveniente… Cuando, simplemente, así se han educado, pero no lo hacen deliberadamente para importunar. En tal caso, cabe poner en marcha nuestra empatía.

En segundo lugar, las coordenadas globales para la ubicación del debate: ¿es un asunto entorno al 99% objetivo y positivo, de carácter estrictamente científico, en el que el paradigma científico está muy contrastado?, o se trata de un debate sobre cuestiones solamente susceptibles de argumentos científicos pero que no acaparan toda la esfera de realidad del asunto?. Un debate sobre si el azul es más bonito que el verde, debe ser solo divertido, de mero ejercicio dialéctico, y se abandona cuando deja de ser entretenido. Un debate sobre si convertir la muerte de un toro en un espectáculo de masas es arte o barbarie, estaría a mitad de camino de los anteriores ejemplos. Para mí, algo más cerca de lo objetivo que de lo opinable y mucho más cerca de la barbarie que del arte. Pero un debate sobre cuestiones (en última instancia) de pura electrodinámica cuántica de cierto tipo de disoluciones en agua, no puede ser afrontado con argumentos compartidos con un creyente en la homeopatía. Solo hay un cierto tipo de argumentos para demostrar a alguien que la raíz cuadrada de dos es un número irracional. Quiero decir, simplemente, que hay debates que no pueden ser tales o que no pueden tener lugar cuando una de las partes no puede acceder o comprender los elementos de juicio necesarios para su elucidación en términos de su naturaleza puramente objetiva y científica. Con la química del bachillerato, no podemos hacer ver nada a un creyente fiel de las fuerzas infusas. Y si le hablas del poderoso binomio de nuestro cerebro y nuestro sistema inmunológico en la mejora sintomatológica cuando es impulsado (el binomio) por un placebo, entonces, también le resulta más verosímil la simple magia de las fuerzas ocultas. Éstas llevan gobernado la mente profunda del 90% de la población desde los orígenes de la humanidad. Es algo que tiene que ver con la cultura popular y con los primeros años de nuestras conexiones neuronales (queda fuera del propósito de esta intervención). Pero el que esté muy claro científicamente que la Homeopatía no tiene otro fundamento, si es que tiene alguna repercusión objetivable en sus tratamientos, que el efecto placebo, no quiere decir que el que divulga esa realidad en un foro de divulgación científica pretenda imponer al creyente en la Homeopatía su convicción científica. Le informa del paradigma al respecto, de las realidades físicas y químicas del agua y del resultado de análisis y experimentos sobre diluciones sucesivas típicas de la homeopatía. Tampoco significa necesariamente que se ha de privar de efecto placebo a quien sicológicamente le resulte consolador o satisfactorio de laguna forma. La raíz de 2 es irracional, y nada más. La homeopatía es desde la perspectiva médica, mero placebo, una farsa, sin duda, pero puede resultar útil en ciertas ocasiones para algunas personas y perjudicial para otras personas que podrían tener un verdadero tratamiento médico que necesitan. Y si los políticos mantienen los estancos donde se sigue vendiendo libremente el venenoso tabaco, no me sorprende que regulen y vendan en farmacias los placebos. Quizá, todo por apaciguar el miedo, por calmar la rabia que puede producir una Realidad tan desconcertante. Seguimos con el pan, circo, alcohol, psicotrópicos y otros pseudosicotrópicos. Bueno, también pueden estar interesados en subir el PIB para mejorar la ratio de endeudamiento…

En tercer lugar, las consideraciones sobre la naturaleza del propio foro. En Naukas, por ejemplo, lo razonable es entrar, cuando menos, si crees en que con la razón, los argumentos, la investigación y el estudio, se puede mejorar nuestra concepción de mundo de modo que se aproxime mejor, o más, a la realidad. Si entras como un elefante agitado irracionalmente en la sutil cacharrería de la argumentación científica, tu ruido puede justificar alguna llamada de atención si no eres correcto, no razonas, no argumentas, no contra-argumentas con un mínimo de decencia y lógica. Si eres un creyente acérrimo en la Homeopatía, exclusivamente, pero posees más juicio crítico en todos los demás ámbitos, muy probablemente con el tiempo, acabarás desestimando la capacidad de cura de esa técnica y asimilando los posibles y supuestos efectos benéficos en términos del efecto placebo, por ejemplo, que desconocías en ese ámbito. Pero si crees además que el mago crea de la nada las palomas que hace aparecer, que con la energía de tu cerebro puedes levitar si te ejercitas, que la posición de los planetas cuando naciste intervino en tu personalidad, o que los extraterrestres están entre nosotros, ora estudiándonos, ora abduciéndonos, entonces, eres un crédulo con muy poco juicio crítico sobre muchas y muy importantes cosas de la Realidad, del mundo que te rodea y de ti mismo.

Finalmente, enfocando el asunto hacia los foros de vocación marcadamente de divulgación científica (cual es este caso), en mi opinión, no se debe, no es justo, no es necesario, decirle imbécil a nadie, en ningún caso (aquí también estoy de acuerdo con el autor de la entrada que comentamos). En el peor de los casos, se le puede advertir de cierto de grado o riesgo de estupidez (según la gravedad), siempre y cuando, en el mismo momento se entretenga uno en definir estupidez como aquella generalizada tendencia, o mal muy frecuente y humano, consistente en persistir en el error evidente teniendo (al menos aparentemente) medios, oportunidad y capacidad para eludirlo. Creo en la responsabilidad de la negligencia cognitiva en ciertos casos. Y es una decisión humana respetable de quien prefiere no saber, de quien prefiere creer, tener fe en que las cosas sean tal como el interesado preferiría que fueran. En tales casos concretos de bloqueo y cerrazón cognitivas, estas personas no deben entrar en foros de discusión científica (salvo que fueran conscientes de ello y tangan voluntad de aprender). Y yo no tengo reparos, una vez constatado, una vez me he asegurado de que estoy ante tal caso, de darle elegantemente la opción de elegir, para su buen gobierno y conocimiento, una de estas tres posibilidades de diagnóstico: muy humana y frecuente estupidez (fase aguda), cognopatía (fase crónica) o malaleche (arrebato transitorio de quien solo quiere fastidiar al foro y/o a los foristas).

Emilio MolinaEmilio Molina

Te voy a robar el ejemplo de la venta de tabaco en estancos (y le sumaré la de que hay médicos que fuman), porque es triste que un argumento a favor de la homeopatía es que, si no hiciera nada, no se permitiría su uso o los médicos no la recetarían.

Es otra de esos pensamientos que, aunque no van a convencer a nadie, pueden darles que pensar que efectivamente el sistema debería funcionar así, pero no lo hace.

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

Mil aplausos. Necesitamos esto como agua de Mayo, especialmente en Naukas, para no perder lo que tanto ha costado conseguir.
Gracias al autor.

kebab de naranjakebab de naranja

Al gran Arnold le preguntaron si para ponerse cachas era necesario ingerir toda esa proteína. El roble austríaco respondió: Si los criminales están por toda la ciudad, la policía debe estar por toda la ciudad. La homeopatía se basa en dar por sentado que la dosis terapéutica se puede lograr con cantidades precisas que no tienen en cuenta la de principio activo que se va a perder en lugares en los que no es necesario

Camino a Gaia

Debemos entender que solo existe pseudociencia cuando algún tipo de afirmación se hace en nombre de la ciencia. Que algo no sea ciencia no significa que sea pseudociencia.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>