Todo lo que un grafólogo puede leer sobre ti… en Google

imagen

Si eres español, joven y aún no has emigrado, es muy probable que en los últimos años hayas tenido que enfrentarte a una entrevista de trabajo. Una entrevista es esa situación social incómoda e ineludible durante la cual un perfecto desconocido intenta averiguar, en el plazo de media hora, cuál será tu desempeño profesional durante los próximos mil años. No es de extrañar que algunos recurran a artes adivinatorias…

Precisamente hace unos meses, en una de estas entrevistas, me pidieron realizar un test de grafología… y está el mercado laboral español como para negarse. O para ponerte a explicarle a tu futuro jefe (con su bolsa de herboristería en un mano y su folleto de reiki en la otra, sic), que este método de selección es una patraña, incluso si a él le funciona. Acepté escribir mi test, no sin antes ofrecer cierta resistencia racional.

—Sólo espero que la elección no se base solo en esto. Que hace mucho que no escribo y… claro, la letra empeora. De hecho, ahora que todo el mundo escribe a ordenador: ¿se estarán estropeando las personalidades también, no?, jajaja…

—¡Claro! De hecho, mejor iría el mundo si la gente asistiese a cursos de caligrafía…

Hago notar aquí que mi pregunta quería ser irónica. La respuesta, en cambio, no lo era. El mundo se está jodiendo por culpa de los fabricantes de teclados, tomen nota. Tras semejante aclaración, elegí papel y boli y comencé a escribir. Primero, mi nombre completo y la fecha, único requisito del texto. Después… la mejor parrafada que pude improvisar procurando desvelar mis cualidades intelectuales y profesionales: empezando por la buena ortografía, los renglones uniformes y un vocabulario rico sobre un tema más o menos complejo. Y a entregar.

Dos semanas después, recibí la llamada que esperaba. Era mi potencial contratador ofreciéndome el puesto de trabajo en base a los resultados del test de grafología. Según me explicó, gracias a mi letra habían podido descubrir:

  • Un montón de vaguedades, como “carácter fuerte” —¿qué coño significa carácter fuerte?— o “tranquila en general, aunque a veces puede llegar a enfadarse”. Fuck yeah!
  • Detalles directamente falsos, una vez se esquiva el efecto Forer (no recuerdo exactamente en qué contexto utilizaba la palabra “explosiva”, pero… no, para nada, por mucha pólvora que me echen).
  • Algunos detalles curiosamente precisos y curiosamente acertados sobre mi perfil profesional.

Tampoco le di muchas vueltas a este último aspecto. A fin de cuentas, era posible que la adivina hubiese leído “algo” en el texto, según mi cuidada manipulación (en el contenido del texto, esto es, no en la letra). Curiosamente, el empleador insistió mucho en que el texto “no lo leían”… pero claro, tampoco creo que hubiese presentado tests con letras al azar a modo de grupo de control.

Mi sorpresa, no obstante, llegó un par de días después, a través de LinkedIn, cuando descubrí qué parte en concreto del contenido del texto le había llamado la atención a la grafóloga…

linkedin

El nombre y los apellidos, ni más ni menos. No hay más preguntas, señoría.


14 Comentarios

Participa Suscríbete

SamuelSamuel

Como cuentas la historia no pude evitar una buena carcajada. Pero la cosa reviste seriedad. Alguien que se dice grafóloga (diplomada en grafopsicología) se mete en tu perfil de Linkedin para conocer más sobre ti… eso se llama estafar.
Aunque no sé si los que ofertaban el puesto de trabajo sabían de las “artes” de la empresa de recursos humanos a la que decidieron contratar para hacer un reclutamiento eficaz y justo. Si es verdad que recurrieron a sabiendas del uso de la grafología, permítanme que dude del buen hacer de una empresa que con casi total seguridad se deba a algún aspecto científico.

Espero que por lo menos te paguen bien 😉

¡¡

Que triste que en este cambio de época hay individuos que dicen titularse como (inventese cualquier cosa)ologo porque dicen que son expertos en (inventese cualquier cosa)logía

¿dónde está el mundo mejor que queremos construir?

Intrépido

Hace unos días a mi mujer la rechazaron en una entrevista de trabajo. No fue un grafólogo, fue una experta en recursos humanos que le hizo la entrevista por teléfono y que le preguntó vaguedades, temas personales, cosas sobre la familia, pero nada acerca del trabajo que iba a realizar.

El motivo del rechazo fue, según la experta, “porque no me gusta su voz”. Ni siquiera era un trabajo en el que tuviera que hablar por teléfono o atender al público. No le gustó su voz. Hay que joderse.

OrbatosOrbatos

Lo gracioso de esto, es que si señalas la obvia estafa de estas memeces, te dirán que solo accedió a tu perfil para confirmar lo que ya había deducido del mismo.

Pero vamos… tengo que esforzarme en mejorar mi caligrafía, no sea que cualquier día me digan que son un psicopata por tener mala letra o algo por el estilo

Una pregunta tonta… ¿si la entrevista se realiza en chino, japonés, koreano o cualquier otro idioma que no use caracteres latinos, tienen un manual de grafología para otros idiomas? XD

antondbcnantondbcn

Hola:
Me pregunto varias cosas:
– ¿Hay alguna correlación entre algunas características psicológicas y la forma de escribir de un individuo?
– En caso de que existan, ¿se pueden conocer?
– ¿Tienen alguna importancia las características psicologicas de un individuo para desempeñar un trabajo?

No me atrevo a responder a ninguna de ellas pero parece que tú, Puratura, sí. A la primera dices que NO, a la segunda que NO y a la tercera que NO. Es atractivo vivir en un mundo despejado de dudas.

Saludos

damk3rdamk3r

Puratura no dice que si a ninguna de esas preguntas ya que en su artículo no responde a ninguna pregunta planteada como las planteas tu.

Dicho esto ya te respondo yo,

– Obviamente la hay, como en todas las acciónes que acometas tus características psicológicas modifican a estas.
Lo que se dice es que en el caso de la grafologia no se puede determinar las carecterísticas psicológicas a partir de la acción (escribir con una determinada caligrafía).

– Claro que se pueden conocer, pero lo que no se puede es discriminar entre ellas ni establecer una “tabla” para un uso general, cada individuo tiene las suyas y muchas de ellas mezcladas entre si. Con lo cual su utilidad y más importante veracidad es nula.

– No, lo que importa es como se desempeña el individuo en el trabajo. Su salud mental es cosa suya.

Establecer unas preguntas torticeramente a partir de un texto que ningún momento las ha planteado y responder a ellas segun tu interpretación del texto solo me permite sacar dos conclusiones. O intentas desprestigiar al articulo/escritora/sitioweb mediante falacias o necesitas ir al psicólogo urgentemente.

antondbcnantondbcn

Hola:

Reconozco que he querido ser un poco escandaloso para provocar alguna respuesta.

Interpreto a partir de tu texto algo así como que no se puede caracterizar psicologicamente completamente a un individuo con el 100% de seguridad basandose en unas ‘recetas’ grafológicas. Por supuesto, estoy de acuerdo con eso. Pero…

Seleccionar personal es una tarea limitada por cuestiones prácticas. Si se tiene una forma rápida y sencilla de conocer ‘algo’ del candidato, se reduce (aunque sea muy poco) la probabilidad de equivocarse en la elección a un precio muy bajo.

Quizás la controversia surja de la valoración subjetiva de esas pruebas. Unos creen que lo que se extrae de ellas ‘va a misa’ y otros que no vale nada. Yo no tengo claro cuánto dicen esas pruebas pero de lo que estoy seguro es de que mi valoración … es completamente subjetiva.

Mi intervención en parte se debe a que quiero saber de dónde sale esa seguridad que noto en vosotros ,Puratura y Damk3r.

Saludos

josejose

Es que no se conoce nada del candidato. Todos los estudios indican que no hay diferencias entre adivinar a partir de los grafos o inventárselo directamente.

Es lógico, yo sin ir más lejos he heredado muchas “manías” de la letra de mi madre (de la de mi padre no, que no la entiendo xD) y sin embargo no podemos tener personalidades más diferentes.

antondbcnantondbcn

Hola:
‘Todos los estudios indican…’ ¿no es eso mucho decir? Puede que no sean todos sino algunos. Y ¿seguro que no hay estudios que indican lo contrario?
Tú mismo hablas de ‘la letra de mi madre’ y ‘la letra de mi padre’. ¿No se puede sospechar alguna relación entre la manera de ser y la forma de escribir?
Saludos

0 (0 Votos)
Alex

Yo hace tres años me corté trabajando de cocinero el tendón del dedo corazón de mi mano derecha y ahora no lo puedo doblar bien. Mi escritura ha cambiado de una manera bestial «si ya era fea antes por la costumbre de usar el teclado imaginaros sin el punto de apoyo donde aposentaba el bolígrafo»

¿Habré cambiado yo también psicológicamente? No me quiero ni imaginar lo que dirían de mi letra.

Pero vamos, que es un fraude seguro, os dejo un enlace que es bastante interesante sobre el tema.

gemuesgemues

La estupidez se ha adueñado también de la gestión empresarial, y no solo es una cuestión de políticos.
Mi teoría acerca de cómo ha sido posible y porqué siguen mal-funcionando las empresas (esto resulta obvio porque todos somos objeto de malos servicios y productos), es que, en unos casos, la propiedad, es ninguneada por los consejos de administración con minoría del capital y, en los otros, la propiedad sigue las modas y tendencias estúpidas de gestión de recursos y de gestión financiera.
Complementa todo ello un Derecho medieval (prácticamente romano), alejado de las complejas condiciones objetivas, y una Teoría de Empresa que, como en Teoría Económica, se dedican, prácticamente, a hacer liturgia estadística y matemática, creyendo que, por hacer porcentajes y calcular medias, están haciendo ciencia.

1 Trackback

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Si eres español, joven y aún no has emigrado, es muy probable que en los últimos años hayas tenido que enfrentarte a una entrevista de trabajo. Una entrevista es esa situación social incómoda e ineludible durante la cua…

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>