Hipérbolas de la divulgación

A pesar de llevar años de bloguero, miles de lectores, cientos de páginas escritas, y decenas de conferencias un día te encuentras bloqueado, con pánico escénico… solo que como no estás en un escenario la presión no te induce al desmayo como a Sabina; pero desde luego se te atasca la pluma o la tecla. Tu escribías sobre ciencia y escepticismo (a veces con un toque de humor), por eso hay textos tuyos en este blog ¿no? Por tanto habrá que aproximarse a ese problema de forma científica, comenzando por buscar literatura y por preguntar a los amigos.

Un diagnóstico no cura la enfermedad, pero es un primer paso. Las palabras son asas que se le ponen a los conceptos para poderlos manejar (1), y resulta que una parte de ese pánico escénico tiene nombre, se llama “síndrome del impostor”.

Se trata de un fenómeno psicológico que impide al sujeto interiorizar sus propios logros. A pesar de las pruebas externas de su competencia, sigue convencido de que se trata de un fraude, y que no merecen esos éxitos. Estos éxitos se minusvaloran con argumentos como la casualidad, haber estado en el lugar adecuado en el momento adecuado, y cosas así. Aunque no se considera un trastorno psicológico, y por lo tanto no está recogido en los catálogos correspondientes, es un problema significativo.

Curiosamente (o quizá no tanto) este síndrome lo sufren especialmente personas pertenecientes a grupos tradicionalmente discriminados: mujeres, minorías étnicas o estudiantes de doctorado. Y lo de los estudiantes de doctorado no es una broma (ver aquí o aquí), de hecho algunos de ellos lo han redescubierto y relatado (como ejemplos magníficos véanse este o este).

Y es que la percepción adecuada de la propia competencia es un asunto difícil, y del mismo modo que se puede caer en la infravaloración infundada, también se puede caer en lo contrario y percibir la propia capacidad muy por encima de la realidad. A esto se le conoce como “efecto Dunning- Krugger” tras los experimentos publicados en 1999 por David Dunning and Justin Kruger, de la Universidad de Cornell. Mejor dicho, el efecto Dunning – Krugger va un paso más allá, establece que en un grupo los peores son los menos conscientes de su incompetencia. Y esto vale para un grupo de estudiantes, trabajadores o escritores o lo que sea, y se han replicado los experimentos en diversas ocasiones.

Distribución
Figura 1. El síndrome del impostor y el efecto Dunning – Kruger en la distribución de autores | El síndrome del impostor y el efecto Dunning – Kruger en la distribución de autores

Metido en medio de la distribución de calidades de la obra (ver figura 1) se puede mirar hacia la parte que te queda por encima y quedar abrumado por la altura que te falta. Pero también se puede mirar hacia el otro lado y atribuirte una calidad que no te corresponde. En cualquier caso mejorar el punto de vista no es tan sencillo como darse la vuelta, uno está psicológicamente anclado en su postura.

Preguntados un montón de exitosos blogueros (todos colaboradores de Naukas) sobre esta cuestión, en particular sobre el síndrome del impostor, se ofrecieron diversos relatos personales y estrategias para salir de el. Aunque no sean infalibles, quizá una combinación adecuada pueda ayudar. De forma muy sintética (y anónima), la lista de consejos sería la siguiente:

  • Concitar una presencia de ánimo que tiende a producir sudor genital.
  • Quitarse la túnica”, esforzarse por salir del paradigma de las expectativas que generan tus etiquetas (título, actividades pasadas, etc)
  • Relativizar la presencia de los que te imponen (el viejo truco de imaginárselos cagando, por ejemplo)
  • Relativizar el sentimiento por recurrencia, desde que murió Einstein (o el ídolo máximo que uno tenga) ya no se podría escribir más.
  • Relativizar el sentimiento por paradójico: no podemos escribir todos peor que la media (menos aún peor que todos)
  • Escoger el tema y el enfoque en el que uno se sienta, si no el más experto, al menos suficientemente cómodo.
  • Coleccionar borradores inacabados.

El asunto de escoger el tema y el enfoque adecuados que aparece al hilo del síndrome del impostor fue objeto de una discusión específico no hace mucho entre los mismos contertulios. Y es que es mucho más fácil decir “adecuado” que saber realmente de que hablar y en que tono. Especialmente complejo se vuelve el tema cuando la comunicación versa sobre desenmascarar supercherías y cuestiones escépticas en general. Ahí la posibilidad de ser tildado de prepotente, de no encontrarle la fibra sensible al interlocutor es aún más peliaguda.

Receptores
Figura 2.- Distribución de conocimiento de los receptores de la divulgación | Distribución de conocimiento de los receptores de la divulgación

Una pequeña aportación a la cuestión, parecida a la anterior solo que con una gráfica más colorista, para variar (figura 2): hay muchos públicos posibles. Hay personas que saben muchísimo de un tema y a los que, no solo va a ser difícil contarles algo interesante, sino que lo más probable es que te encuentren fallos. Pero hay muchísimos más que no saben tanto y que pueden encontrar interesante tu historia. Y esa distribución además cambia con el tema, porque el que sabía tanto de una cosa no sabrá lo mismo de otra. Una gráfica equivalente se podría dibujar respecto del nivel de credulidad de la audiencia (aquí credulidad se entiende como propensión a las conspiranoias y maguferías varias). La gran mayoría son simples desconocedores que han de formarse una opinión y cualquiera que venga con una y suene convincente les vale. Para ellos todo esfuerzo es poco.

En el otro extremo de la gráfica, unos pocos recalcitrantes resisten impertérritos cualquier argumento, cualquier prueba. Además de mantenerse en su postura inicial, se sienten insultados por los intentos de razonamiento. Ahí todo esfuerzo es vano, y se aplica la Ley de Armentia (o de los cojonesmanuel): En cuanto alguien es tachado de prepotente en público, ES prepotente. Corolario: Cualquier intento de contrarrestar con argumentos ese insulto será percibido como la reacción de un prepotente.

Fig3_MemePrepot Todo lo anterior podría encajar en un modelo ecológico de la divulgación, un entorno en el que hay muchos tipos de comunicadores y muchos tipos de receptores de la comunicación. Ahí cada uno ha de encontrar un nicho acorde con sus conocimientos, sus expectativas y sus gustos. Uno ecosistema en el que no sobra nadie. En fin, aun conscientes de que «Con lo que no sabemos los que estamos aquí, se pueden escribir bibliotecas nacionales enteras» (2), esperemos que estas reflexiones puedan ser de utilidad para alguien.

Disclaimer: Aunque lo aquí relatado procede de la lista de correos de Naukas, todo ha sido reinterpretado libremente por el autor y nadie más es responsable de cualquier error.

Notas:

(1) Frase tomada de un vídeo de VSauce

(2) Frase oída por Javier de la Cueva a Antonio Lafuente


27 Comentarios

Participa Suscríbete

Daniel Manzano

El Síndrome del Impostor con el tiempo se convierte en un amiguete. Lo curioso es que todo el mundo que lo padece piensa que los demás son inmunes.

molinos

Yo tengo síndrome del impostor con casi todo. Lo tengo como madre, como currante y curiosamente lo tenía como bloguera pero ya no. Después de 7 años escribiendo sé que lo hago bien, hay gente que lo hace mejor, muchísimo mejor pero nadie lo hace como yo.

Sobre el síndrome del impostor en divulgación y desde mi experiencia externa, creo que hay más algo parecido a un movimiento de péndulo. Uno empieza con el síndrome del impostor y acaba en el extremo de “soy el rey del mundo de la divulgación y los demás sois chusma”. No todos obvio, algunos consiguen quedarse en el punto medio pero el pendulismo está ahí.

Con todos mis respetos.

Me ha gustado el post.

Joaquin Sevilla

Tienes toda la razón. De adolescente me contaron que os complejos van por parejas: superioridad/ inferioridad (que hacía de adolescente ante un profesional de esas cosas lo dejo para otra ocasión). Ahora no se si se habla de “complejos”, pero desde luego estos efectos ambivalentes o pendulares como tu dices, sin duda se dan.

Gracias :-))

Guille

Gran artículo. Me sumo al comentario de Molinos: yo considero que sufro el síndrome del impostor, e incluso me hago listas mentales y supuestamente objetivas que lo demuestran. Incluso escribiendo esto pienso que ni siquiera puedo afirmar que padezca dicho síndrome, ya que parece destinado a la gente que realmente vale :-(

ToniToni

Cuánto más se sabe de un tema más consciente se es de lo que a uno le falta por conocer, eso fomenta que uno se sienta “impostor” al ser reconocido por otros.
También es difícil acertar con el tono de los artículos, siempre vas a dejar gente fuera. Si hay un feedback correcto, se puede detectar y corregir, al menos un poco ,si se ve que uno se pasa de nivel o se queda corto.

AitorAitor

Jo… Este articulo es tan bueno…
¡Qué me ánima a recomendaros un libro.!

EL PODER DE LOS INTROVERTIDOS
en un mundo incapaz de callarse
— Susan Cain – 2012 —

¿Sabéis por qué me ha gustado mucho el libro.?
Porque pone a los “gurus”, a los famosos, a los ricos, a los emprendedores, etc. en relación con la situación histórica y evolutiva de la sociedad o país en que viven.
¡Si os ha gustado este articulo, seguro que os gustará el libro.!
( 7 años para escribirlo y terminarlo.)

Saludos.

Joaquin Sevilla

Gracias Aitor. Un libro que también relativiza los éxitos de los existosos por causa de consiciones de entorno es “Outliers” de Malcom Gladwell. Igual te gusta también.

AitorAitor

Pues veo que aquí hay personas informadas y un tienen gustos parecidos a los míos. Gracias.
Precisamente, ahora he echado el ojo a este:

LAS CLAVES DE LA MOTIVACION
Antonio Blanco Prieto – 2014
Me gusta bastante. Aborda temas separadamente. Lo bueno es que al final nos da la “Bibliografía básica” de cada uno de los temas o capítulos que ha escrito. No son libros muy nuevos, pero si los básicos.

Para “lo nuevo” hay que saber inglés. Uno que recuerdo era “Lichpin” o parecido. (Lo que decía de que la persona es el trabajo y el trabajo es la persona.)
Para estar al día o para “SEOs cómodos” hay un portal llamado “resumido.com” que puede ayudar a captar algunas ideas nuevas. Muchos de los libros son en inglés y todavía no los han publicado en español.

Ni que decir que los libros que recomiendo son compartidos. En clave podría decir que soy de “ex vagos” y que los si ros son de tipo “epub libre”.

El sueldo, el dinero y la crisis obliga a comprar/renunciar unas cosas en vez de otras.
A nivel intelectual se podría decir:
“Lo del máximo beneficio con el mínimo esfuerzo; se aplica tanto al consumidor o comprador final como a los fabricantes, mayoristas, vendedores de productos y servicios y demás intermediarios.

AitorAitor

Volviendo a releer el artículo y relacionandolo con las solo 50 páginas que he leido del libro… Se me ocurren 3 ideas o aspectos sobre:

La moda. el heroe, el lider o el ideal social de persona.
=================================================
— Hasta principios del Siglo XX
Huir del mundo, la soledad, sobrevivir solo, retirarse, volver a las cavernas, …
— Desde el Siglo XX
Los felices años 20, triunfar, ser famoso, que se fijen en mi, venderse, fingir, disimular los distintos estados de ánimo, mostrar la riqueza o seudoriqueza, …
— Siglo XXI
El clásico Crack antipado (Japón es el espejo a mirarse, ya lo tuvo), la persona es el trabajo y el trabajo es la persona, el dinero trabaja para si mimo creando automáticamente más dinero, …

Saludos.

PD
Seguiré leyendo el libro…
Yo buscaría en Internet:
101 ideas, 1000 ideas, tips, tricks, 160 ejemplos positivos,

No odies a nadiel. “Judo con palabras” Hasta de tus enemigos y de las cosas más inverosimiles puedes aprender: “Colao Granda Antonio – 160 Ejemplos Positivos Para El Mas Alla pdf”
¡Quién busca encuentra.!

AitorAitor

Perdonar la insistencia… Es que me gusta mucho este artículo.
Le daría el un título alternativo: ¡Cómo ser creativo.!

Lo de los “Magufos” y los “Trolls”, pues lo clásico, siempre han existido.
Me viene a la memoria “La Religión” que, en comparación con “La Fiesta”, es la forma más barata de divertirse y relacionarse co las demás personas.
Daros cuente de que, además de colaborar socialmente en grupo, muchas religiones dan de comer de forma gratuita en sus templos. -¿Quién dona.?

Sobre el tema del articulo, se me ocurren dos o tres cosas.
1 “Uno mismo como especialista, maestro o profesional en algo. Tal vez una sola profesion.
2 La relación con el entorno de Trolls o Magufos. Entes externos y lejanos.
3 La tarea de vivir, amar, aprender y hacer otras cosas por uno mismo. (Este artículo es un ejemplo de ello.)

Aplicando la técnica clásica de “Componentes-Estructur-Funciones”, la de “nacen-crecen reproducen-mueren” o la técnica de “entrada-proceso-salida+retroalimentacion”… Nos puede quedar:

1- Creación y mantenimiento y actualizacion continua de “El propio libro maestro de mi especialidad” + Libro de notas, agenda o diario de vida laboral y/o social. (Recordar a Asimov, es lo que hacía. )
2- Creación y actualizacion del propio libro o diccionario de falacias y otras cosas parecidas. (Wikipedia ayuda muchisimo.) El objetivo no es definir la falacia, lo importante es tener muchísimos ejemplos de falacias parecidas o iguales a las de los “Trolls”. La comparación es lo mejor, el insulto es una técnica de diálogo y provocación social y política. El insulto hace “socialmente débil” al oponente.
Ojo… Los “Magufos y los Trolls” están encantados de que les insultes, lo esperan y lo provocan.
3 – El ejemplo más claro es este artículo:
Aprende quien escribe y quien lo lee.
Sobre las técnicas de escribir… ¿Tan difícil os resulta consultar en Wikipedia la palabras “Figuras literarias. ” – ¡Ya lo sabes.! -Vale… ¿Son las mismas que en Inglés, Francés, Alemán, … ?
— ¿QUIERES SER ESCRITOR o simplemente ESCRIBIR.?
¿Sabes la cantidad de libros de dominio público que existen… Sabes la cantidad de diálogos que hay en ellos… Sabes que puedes copiarlos y adaptarlos como tu quieras, … ?
Sí, sí, sí… Tú, tú, tú.

Saludos.

PD. El tema de la religión cristiana me hace muchísima gracia. Algunas personas quisieran que desapareciera junto a la pobreza y al oficio más grande del mundo.
Os invito a que veáis las divisiones y/o sectas de dicha religión, Wikipedia.
A mi me gusta una en la que “Los Curas y Las Curas” puede casarse, divorciarse tener hijos y ser abuelos.

Ecos del futuro

Dos matices:

1. La suerte en el éxito es muy muy relevante en general. Aunque hay que diferenciar, por supuesto, el éxito del hecho de ser bueno en algo. Recomiendo como lectura al respecto El andar de borracho

2. No podemos escribir todos peor que la media, pero sí todos menos unos :) De hecho, con respecto al éxito suele producirse una distribución del tipo pareto o “el ganador se lo lleva todo” aunque es más probable que la distribución de talentos debe ser mucho más gaussiana, lo que conecta con el punto 1 😉

Joaquin Sevilla

La gráfica que he puesto para la calidad de las obras es tipo Pareto, si. De hecho el título hace referencia a ese tipo de distribuciones. Y es verdad que en ellas la gran mayoría está por debajo de la media… pero no nos vamos a desanimar por eso 😉

MiquelMiquel

Como isleño que soy puedo decir que creo que la insularidad hace incluso más visibles estos estados hiperbolicos. Como ocurre con la evolución, el entorno físico y social en que te mueves determina tu estado: mediocres que se autoven como muy buenos (y que algunos se convierten en realidad en buenos) y excelentes que navegan en la mediocricidad.
Enhorabuena por el articulo.

JJ SeñorJJ Señor

Uf, un alivio pa mis orejas. De verdad lo digo.
Me he pasado la vida consciente de que yo lo que en realidad soy es un escritor. Con más dudas a veces, con menos otras, pero escritor.
Pero cualquier idea supuestamente genial, cualquier inquietud en un momento dado, cualquier reflexión superlativa… se me han venido abajo en cuanto me he puesto ante un folio en blanco,
En pocas ocasiones, incluso he logrado a trancas y barrancas superar ese primer obstáculo, pero al releer lo escrito he caído en la cuenta de que mejor hubiera sido no haberme ni puesto. No existen palabras para expresar exactamente mi pensamiento. Folio a la papelera.
Pensando en ello, terminaba frecuentemente en una conclusión: “No puedes escribir -me dije, y no lo olvido del todo- porque no hay nada en lo que seas un erudito infalible. Siempre habrá alguien que te saque las vergüenzas poniéndote faltas por lo que sea”.
Así he pasado varias decenas de años, leyendo lo que los demás dicen de esto o aquello, criticando unas veces y alabando otras las ideas de otros…
Hasta que un día un amigo mío me regaló un tocho con título bastante famoso y muy vendido, y muy leído. Me callaré el título por cortesía, pero lo agradecí porque despertó en mi la autoestima perdida.
De esa manera, resolví liarme la manta a la cabeza diciéndome: “Se te pasa el puchero chaval, estás en la antesala de la vejez y no has pasado de los artículos de prensa. Se acabó; no es posible que alguien escriba una ñoñería y sea leído en todo el mundo y yo esté aquí peleándome con mis vergüenzas; y sin decir nada”.
Así que hace casi dos años empecé a escribir mi obra cumbre. Pero solo documentarme un poco me ha costado más de un año, y luego, las correcciones no se acaban nunca…
Esté artículo me ha venido mejor que el agua de mayo. Ha sido un soplo de aire fresco para mis cohibidas neuronas.
Gracias Sr Sevilla. Me ha hecho ver que hasta los gigantes tienen dudas a veces sobre la consistencia de sus hombros. Eso hace que los enanos nos libremos de tanto complejo.

AitorAitor

JJ Señor… ¿Escibir, querer ser escritor.? … ¡ Qué bonito… qué bonito… !
Hay cosas que parecen innatas a la educación, una de ellas es la dualidad Bien/Mal – Bueno/Malo – Correcto/Incorrecto – Etc.
Aparte del instinto natural de supervivencia, desarrollamos conductas en y con el entorno familiar. Luego, además de las “leyes oficiales del BOE”, recibimos influencias de tipo ético, moral que nada tienen que ver con las leyes aprobadas. Es una estrategia propia de vendedores y de personas que intentan convencerte o venderte algo, ideas y consejos ajenos que no suelen tener ninguna relacion con las leyes familiares y oficiales.
En el caso España lo que más me irrita personalmente es el estilo “Parábola”; con la religión hemos topado, querido JJ Señor. Lo más irritante es que los ejemplos suelen ser de uno entre un millón. Como si cada persona no tuviera su propia “aventura de vivir.”
Esto lo puedes ver en los libros: “Las claves de la motivación” “Este país merece la pena”, etc.

Sobre la tarea de escribir, tenemos.
– El ejemplo de Cervantes, considerada una obla “polifonica” es un ejemplo claro de las “series de televisión actuales”. Y ni que decir que casi se podría decir lo mismo de “La Iliada” y “La Odisea” y algunas otras.
– Las obras indigestibles e incomestibles, cuando se leen es como si nos obligaran a comer, como nos costara tragar la comida.
De estas hay muchísimas. Un lenguaje farragoso para muchas personas, incluso en las novelas “modernas” es inaguantable la cantidad superlativa e innecesaria de insultos en muchas de ellas.
La imitación del lenguaje popular de forma exagerada. Y de la descripción de paisajes, ambientes, etc. ¡A veces se pasan.!
Personalmente creo que el cambio a la siguiente fase la representan los libros policiacos, de finales del siglo XIX hasta mediados del XX.
Un libro de Raymond Carver “De qué hablamos cuando hablamos de amor” puede ser una muestra del cambio de estilo. Creo que pertenece a un grupo de escritores parecidos.
En cuento a las novelas policiales… Son muy interesantes los dialogos.
(Erle Stanley Gardner, con su personajes Perry Mason, parece ser el maestro.)
– Las obras fáciles de leer. Un ejemplo de ello lo tenemos en un libro, de No-Ficción, un maestro de la Ficción: Phil K Dick — Confesiones de un artista de mierda — 1975 .
Hasta un libro simple y sin pretensiones como el de Eloy Arenas: Machistas Anónimos, usa un lenguaje fácil de leer y absorvente.

Al final volvemos al proceso de escribir.
– Ya te dije que tienes a tu disposicion millones de obras de dominio publico y que incluso de otras también puedes copiar cosas y adaptarlas a tu gusto y estilo.
– Es algo muy fácil. Yo lo hago cuando lo necesito con libros en .epub o PDF.
1- En mi PC tengo instalado el “Cool Reader” y también el Microsoft Office y el LibreOffice.
2- Abro un .epub con Cool Reader para leerlo. Si hay un trozo que me gusta “copio con el ratón” y… lo pego en un documento de Word.
(El único problema es que aparecen caracteres raros. Pero si resulta que “en sucio” lo guardamos en o como un documento .txt y luego lo copiamos a un documento .docx… ¡Problema resuelto.)

JJ Señor… Para terminar te doy un truco sencillo con el que puedes copiar y tener ordenados en documentos, como quieras y a tu gusto, los textos, dialogos, las ficciones, las no-ficciones, o las poesias que tu quieras:

Generos
=======
Guion
Novela
Poesía
Publicaciones periódicas
Relato
Teatro

Subgéneros
==========
Aventuras
Bélico
Ciencia ficción
Didáctico
Drama
Erótico
Fantástico
Filosófico
Histórico
Humor
Infantil
Interactivo
Intriga
Juvenil
Policial
Psicológico
Realista
Romántico
Sátira
Terror

Suerte con la escritura. Saludos.

JJ SeñorJJ Señor

Te ha faltado citar el ensayo novelado. O sea, una aventura ajustada a la verosimilitud con tintes inequívocos de proposición seria.
Imagina una tribu numerosa de hace unos 30 mil años, en el Sahel, que ante una oscilación climática prolongada provocada por los desajustes de la glaciación de Würm decide emigrar al norte del mundo, siguiendo las leyendas de los antepasados.
Por el camino y siguiendo la política de sus jefes provocan la integración de un clan neandertal y otro de tipo mongoloide.
Durante la migración, que dura generaciones, se hibridan y surgen acontecimientos que complementan el argumento. Atraviesan toda Europa y vienen a parar a la mítica Tierra del Sol (Andalucia), entre otros motivos siguiendo a los animales y buscando un refugio que les amortigüe el implacable avance del frío y el hielo.
Terminan en el Estrecho, donde algunos sabios se preguntan si aquello que ven enfrente es una gran isla o la tierra de donde las historias dicen que proceden.
Naturalmente hay que documentarse en paleoantropología, paleoclimatologia, paleobotánica, y paleo-etc.
Ya puestos, coméntame algo al respecto, si te apetece. puede que me hagas ver cosas en las que quizá no haya pensado….

AitorAitor

La idea es buena…
El problema está en como llevar la acción y en como retratar a los protagonistas y las relaciones y dialogos entre ellos.
Ahora mismo, según el proyecto que dices, me vienen imágenes de paisajes helados, altas montañas, luz del sol, arcoiris… Alguna figura o figuras literarias de forma individual y conjunta ayudarían a describir mis pensamientos y visiones paisajisticas y de la naturaleza.

– Restrospectivamente, creo imaginar, recordar y haber visto algunas cosas que se me atragantan, tanto en las películas, los programas de TV e incluso en muchísimos libros:
– 1- Tratar y o dibujar a los aborigenes como tontos. En las peliculas prehistoricas y en las películas de Indios es facil verlo.
Por cierto, el tipo de humor oriental es muy curioso. Al no conocerlo y entender su “intringulis” me hace recordar lo tratarlos como “tontos”, mi olfato me diche que son costumbres sociales de defensa. Por ejemplo: El estar gordo puede considerarse un insulto en una sociedad pobre y de escasos recursos alimentarios.
(El entender el humor oriental es un tema o asignatura que tengo pendiente.)
– 2 – Tratar a los personajes con cariño, el del escritor. Este “cariño” puede hacer odiar la novela al considerar el lector que describe y hace al personaje una persona falsa e irreal. Es algo como contar la vida de santos o una biografia, el ejemplo más claro y bien hecho es la de Steve Jobs de Isaacson.
Esto suele dar lugar a un relato “parábolico” que el lector detecta de forma rápida.
Muchas personas desplazan sus “psicopatias” reales o imaginarias a los personajes. Ejemplo: El amor de los padres por los hijos puede transformarse en “problemas de psicopatia paternal/maternal”.
Y, visto lo visto, el proyectar de forma escrita estas formas exageradas a los personajes de una novela, puede convertirlos en psicopatas sociales más que en personajes cercanos a nosotros.
Creo que el libro de “Phil K. Dich es un buen ejemplo de buen hacer. Hace que vivamos los sentimientos y pensamientos de los distintos personajes de la novela. Una bonita sinfonia “polifónica” de personajes.
En el tema del “terror” no soy experto… pero hay que ser un escritor talentoso para conseguir que, con miedo, el lector lea sus novelas o “ensayos novelados” ¿Alguna persona puede recomendar algún autor.?

En fin. Creo que los autores de Ciencia Ficción son expertos en lo que tu dices. Si sabes aplicarlo al “ensayo novelado” pues habras encontrado tu camino de escritor.

Al leer “ensayo novelado” me has recordado al libro “El poder de los introvertidos.” Este mismo libro es un “ensayo novelado”, lo que pasa es que es díficil ver el “matiz”.
Resulta que es un “ensayo novelado en prosa” y no un “ensayo novelado lleno de dialogos.”
Hay hay un problema. Gordo… Gordo… Gordo.
Y en lo tuyo más.
– ¿Comó tratas los pensamientos y los dialogos primitvos.?
– ¿Por qué crees que los hombres primitivos no iban a pensar como nosotros.?
– Aunque no supieran escribir, se presupone que sabrían hablar y comunicarse entre ellos. ¿Para cazar es necesario un dialogo.?
– ¿ Como engañas al lector o qué haces para que a una persona de hace 30 mil años no parezca un niño o un “enfermo mental”.?

Al final surge lo básico:
¿ Cómo haces para que el lector o lectora se meta en la piel de tus personajes.?
¿ Qué tienes que hacer para que el lector no se sienta engañado y deje de leer tus libros.?

Hasta el próximo dialogo…
Nunca me cansaré de escribirte aquí.
¡ Los que tu quieras y cuando quieras. !

JJ SeñorJJ Señor

La única obra que he leído donde se refleja el pensamiento del hombre de cromañón y del neandertal de una forma parecida a como yo creo que tuvo que ser durante el Paleolítico Superior es “la danza del tigre”, de Björn Kurtén, es decir, con capacidad de raciocinio muy cercana a la nuestra, si bien salvando las distancias. Muchas otras los pintan como humanoides grotescos.
También salvaré “tras las huellas del hombre rojo”, de autor español que no recuerdo ahora.
No hay que olvidar que no hace mucho más de un siglo incluso los más eminentes científicos consideraban descabellado la inexistencia de Dios, aunque matizaran sobre su esencia. Estamos hablando de gente muy organizada para la supervivencia, aunque creyeran que hasta las piedras tenían su propia alma.
El quid de la cuestión en mi relato es la hibridación, de la que por otra parte no faltan paleoantropólogos y paleogenetistas que la defienden, o al menos la consideran plausible dentro de ciertos límites; por lo tanto la relación entre ellos tuvo que ser estrecha en ciertas ocasiones.
Apostaría que entonces había un porcentaje similar al actual de gente más o menos descreída y desenvuelta, como también lo tuvo de haber de cerrados de mollera, pacifistas y agresivos, buenos y malos cazadores, etc., e incluso chamanes más dedicados al estudio de los misterios de la naturaleza, que no eran pocos, que a aplacar a los espíritus malignos.
Desde luego hay que tener en cuenta que el culto a la Madre Tierra o Diosa Madre eran las creencias básicas de entonces. Todavía no se había pensado generalizadamente en dioses caprichosos y mucho menos en el Dios único, creador, todopoderoso y vengativo. En contraste, hoy mismo existen tribus encasilladas en la prehistoria carentes de más creencia que lo que ven con sus propios ojos.
Con éstos bártulos y un poco de imaginación ya estoy en mitad del camino.
Luego vendrá lo de publicar, que tampoco debe ser fácil.
Saludos.

AitorAitor

… Continuación …
J J Santos… Como escribir me sirve de distracción… ¡Yo sigo.!

— 1 – Tendrás que pensar en los tipos de personajes y/o protagonistas principales y secundarios.
— El personaje tipo “Conan el Barbaro” o tipo “Rambo” son irreales y distorsiones de la realidad. Aunque tienen sus “tics fotogenicos” de “personajes tipo” y poses estrella.
Uno representa la fuerza bruta y el otro el sufrimiento físico y mental extremo. Irreales y pasados de moda.
— 2 — Tus personajes primitivos deberían adaptarse a las leyes de la supervivencia.
— Eran viejos a los 30 años y a partir de esa edad envejecian y morían.
Así pues los protagonistas y las protagonistas deberían ser de tipo “casi enclenque” y hasta “androgino”, prácticamente adolescentes. Los tics o poses serian: -Pelo: Rubio-Moreno, Corto-Largo, Seri-Alegre, etc. Hay que pensarlo, describirlo y escribirlo en algún sitio para consultarlo según vas escribiendo.
— Lo de la era glacial y el hielo es muy bonito. Pero, ademas de haber estaciones, hay que describir, escribir y distribuir los tiempos de acción-reposo propios de una trama o novela.

— 3 — Algunas ideas sueltas.
— Lo de ir constantemente con la lanza o arma, es la mayor tontería de este tipo de películas.
— Lo de que los protagonistas sean como una roca, Conan, es otra tontería. Y lo de que son fuerte y aguantan el golpe por golpe, es la estupidez que dice que si nos dan un guantazo, deberíamos poner la otra mejilla.
— Las técnicas orientales de aprovechar la fuerza bruta de los demás y hasta la de los animales para cazarlos, se presupone que es la forma lógica de defensa y de caza de nuestros antepasados, incluidos los más primitivos.
— Un toque oriental no estaría mal en muchas novelas.

En fin. Aquí mi exposición.
Ahora toca hacerte algunas preguntas para poder seguir.
— ¿ Tienes ya los cuadernos de notas de tu futuro “ensayo, saga, novelado y biografico”. Cuántos cuadernos o documentos tienes. Has empezado ya a escribir el libro.?
— ¿Como lo haces: Escribiendo a mano o, por ordenador.?
— ¿Llevas continuamente contigo algún bloc o cuaderno para apuntar ideas o hechos que se te ocurren y te ocurren.?
— ¿Cuántos libros o borradores de “novelas has escrito.?
— Podrías explicar aquí tus trucos y las herramientas que usas para escribir “tus novelas”

Termino diciéndote que me parece que el ejemplo que has puesto no es el que realmente quieres escribir. Cosa que considero lógica, no vaya a ser que te quiten la idea.

Por otra parte, si eres aficionado, mis consejos son gratuitos. No o tan te, para seguir escribiendote, tendrías que decir algo de tus métodos.
En el caso de que seas un profesional que se ha quedado sin ideas, en serio y en broma, te expongo mis tarifas:
– 600 €uros mensuales, mínimo un año. Con la opción del 25% del adelanto editorial, mínimo 7.200 €uros.
– 5% del “precio final en libreria” por cada libro vendido.

¡ Qué las musas de la escritura te acompañen. !
SALUDOS

PD.
¡ Soñar no cuesta nada… Ja… Ja… Ja. !

AitorAitor

JJ Señor… Se me olvido decirte una cosa importantísima.

Algo imprescindible para todo escritor: Tener su propio diccionario en el procesador de textos con el que escribe.

Por lo general salen una 5.000 palabras. Y no sé si el Word de Microsoft Office o el de Libre Office ya cumplen esta condición. Creo que se pueden editar los diccionarios para poner o quitar las palabras que se consideren oportunas.
Es algo importante. En el Chino y el Japones creo que como máximo se usan unas 5.000 palabras. Leyendo algunos libros es fácil ver “la magia” que hacen con ellas.

Luego hay otra cosa también imprescindible y que complementa la anterior. Tener un “Diccionario de Sinonimos e Ideas Afines”. (En Internet existe el de Corripio.)

Nada más. Saludos.

PD.
(Esto demuestra la importancia de poder tomar apuntes de nuestras ideas en cualquier momento.)

jojo

Yo aún me siento un impostor en mi trabajo (que por cosas de la vida se me da bién, aunque nada tiene que ver con lo que me gustaba o pensaba que haría en el pasado). El hecho es que estoy en el número uno de 100 e un pueblo de 10.000 habitantes (esos rankings basados en opiniones de gente en internet), me han recomendado en sitios dónde no es fácil que te recomienden, y me sigo considerando un impostor. Y la verdad, yo nunca supe hace 15 años que tendría aptitudes para lo que hago ahora. He escrito así inlcuso para no dar datos y me tomen por “chulo”.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>