Combatir la dislexia con ciencia y tecnología

De entre todos los motivos que pueden producir el fracaso escolar de un niño, la dislexia es uno de los más silenciosos. Es un trastorno del aprendizaje de la lectura y la escritura que sufre alrededor de un 10% de la población mundial y cuyo origen parece estar en el desarrollo neuronal. Solo en España, alrededor de 600.000 niños escolarizados coleccionan suspensos debidos a este problema sin saberlo. Puesto que nuestro sistema educativo se basa prácticamente de forma exclusiva en la lectura y la escritura, tener dislexia es un grave hándicap que estigmatiza, en ocasiones, de por vida.

Uno de los grandes problemas de esta discapacidad es que es muy difícil de detectar y, a pesar de que se puede tratar con ejercicios específicos, normalmente esto ocurre cuando los niños ya han sufrido problemas escolares serios.

Durante los últimos 6 años, investigaciones realizadas en las universidades Pompeu Fabra en Barcelona y Carnegie Mellon en Pittsburgh (USA) han desarrollado un algoritmo llamado Dytective que es capaz de diagnosticar la dislexia en tan solo 15 minutos. Utilizando inteligencia artificial y múltiples “juegos” -punto importante para que los niños no se sientan analizados- los niños realizan unos 200 tests distintos que permiten un diagnóstico final fiable, con una precisión de alrededor del 90%; los mejores resultados obtenidos hasta la fecha. El grupo responsable de estas investigaciones también ha desarrollado una aplicación de apoyo -llamada Dynosaur- con ejercicios para las personas diagnosticadas y cuya primera versión, Piruletras, ya recibió el premio vodafone “Mobile for Good” en 2013.

Logo de Dytective, aplicación para diagnosticar dislexia.  Fuente: Change Dyslexia
Logo de Dytective, aplicación para diagnosticar dislexia.Fuente: Change Dyslexia

Ahora estos investigadores luchan por desarrollar Dytective y Dynosaur en forma de App para que sean de libre acceso para todos los usuarios, escuelas y asociaciones de pacientes que lo soliciten. Para ello han puesto en marcha un crowdfunding en el que podéis obtener más información sobre las aplicaciones y donar para que consigan un gran objetivo: el acceso libre a un diagnóstico que puede cambiar muchas vidas.

Para más información también podéis leer [1,2,3] o escuchar entrevistas a Luz Rello, investigadora responsable de los descubrimientos y disléxica. Tiene múltiples conferencias y entrevistas en youtube explicando los resultados. También puede interesaros el artículo “En el cerebro de un disléxico”.


3 Comentarios

Participa Suscríbete

J.DiazJ.Diaz

No me voy a poner pedante como todos esos que exigen la retirada de definiciones del diccionario porque se sienten ofendidos.

Pero.

No creo que la dislexia sea una “discapacidad”.
Discapacidad significa que se carece de la capacidad o competencia para algo, y no es asi. Es una dificultad.
No es que me la coja con papel de fumar, en realidad odio estos terminos eufemisticos politicamente correctos y generalemnte malintencionados, yo no soy discapacitado, incapacitado, minusvalido, invalido, etc. Soy tuyido — o tullido — cuya definicion es simplemente la perdida del uso del cuerpo o partes de el.
Y no lo soy por la dislexia.
El termino no seria aplicable a esto ya que no se pierde nada.
Simplemente la percepcion es distinta.

Para mi desgracia, la dislexia y el autismo me proporcionaron, acompañado por la masificacion en colegios de barrio y la ineptitud de profesores, un bonito historial de fracaso escolar.
Y… Bueno…, por entonce casi ni se habia inventado todo esto.

Luego he aprendido por mi cuenta y estudiado dos carreras y pico… siempre al margen de los procesos academicos, sigo teniendo fobia a los profesores.

La pregunta es cuanta gente con gran capacidad es apartada y marginada del sistema educativo (?) y sus vidas, en vez de ser productivas, son fracasadas(?) gracias, no a la no deteccion precoz de sus particularidades, sino a la mera imposibilidad de recibir un trato que necesitan o acceder a medios que les permitan desarrollar su capacidad.

Personalmente me parece que la iniciativa es positiva, pero inutil, ¿para que sirve detectar la dislexia si el niño no va a recibir el trato compensatorio necesario?

— El niño tiene dislexia.
— Ya, ¿y ahora que hacemos?
— Pues… ¿Aguantarse?

Como en todas estas iniciativas, lo que hay que hacer es cambiar la estructura y sobre todo dejar de destruir la educacoon publica, las herramientas llevan ahi muchos años, solamente hace falta la voluntad y los medios.

O simplemente la voluntad por parte de muchos docentes que han elegido al carrera educativa simplemente para ser funcionarios de morterada caliente y carecen de las capacidades, la empatia y el interes para proporcionar a sus pupilos la educacion que necesitan.

« ¡Callaros, si aguanto a una panda de niñatos como vosotros es porque no he encontrado trabajo de biologa, asi que no me calenteis!(sic)»

Solia decir una profesora a la que obviamente llamabamos Pegui.

Por supuesto, el graduado escolar me lo saque en un par de meses por mi cuenta.

NO. No creo que hagan falta aplicaicones de telefonito, aparte que se aumenta la desigüaldad, ya que ¿que ocurre con aquellos niños que no tienen acceso a esos medios.

«A mis hijos les obligan a entregar los trabajos por internet».

Muy razonable, ¿y si los padre no pueden tener internet o simplemente no pueden proporcionarles un ordenador?

El probelma d eun niño dislexico, autista con carecai de atencion o hiperactivo(?) es simplemente poder acceder a los medios que compensen sus particualridades para que pueda estar en igüaldad de oportunidades.
Pero con cuarenta niños y cinco grupos, ¿quien tiene tiempo para dar un apoyo individualizado?

Pues no lo se, pero si se ha permitido esa situacion y no hay voluntad de intentar superarla, ¿no seria mejor dedicarse a la fontaneria?
Creo que compensarlo con programas de deteccion no es el camino.
De nada sirven las herramientas si son un sustitutivo y no una ayuda.

En todo caso. Aunque me cueste mucho ser ecuanime, puedo haber tenido muy mala suerte con mis docentes. Supongo que si alguien se da por aludido y se muestra airado, podria aplicarsele el «Quien ajos come…»
Porque evidentemente, los buenos maestros si pierden el sueño para intentar superar todos estos obstaculos y sus alumnos reciben lo que necesitan en alguna medida.
Y no se daran por aludidos.
Pero con esto pasa como con los conductores; todo somos muy buenos.

En fin. Podria seguir y seguir ya que me toca de cerca este asunto, pero como ya soy viejo, no tengo hijos y a fin de cuentas, seguiremos dedicando dinero a los beneficios de los bancos antes que a las escuelas. Mejor lo dejo.

Un saludo

Sonia A. López HaroSonia A. López Haro

No sabes lo concernida que me he sentido con tu carta. Soy docente y tengo un hijo con dislexia y muy inteligente. un niño que sufre cuando ve qeu no llega donde el resto y que se siente impotente ante tanto abandono.
Pero sobretodo me ha dado alegría ver que por por otros medios se puede llegar donde uno quiera. Siempre he pensado que trabajar como docente es un regalo porque te permite estar cerca del futuro y contagiarte de su energía. Pero tengo claro que no hemos recibido la formación necesaria para el trabajo que realizamos, algunos de nosotros ni siquiera tienen la predisposición o atracción por los niños/as y jovenes con los que pasan los días y lo peor cuando van pasando los años, los que llegamos con toda la ilusión . esta se nos va apagando…. cruzo los dedos para que no me pase. Nos sentimos atacados, desbordados y maltratados tan a menudo. Aun así mientras vea los ojos de mi hijo en cada niño que se pone enfrente, seguiré aquí, por si puedo ayudarles en algo, escucharlos y si hay suerte enseñarles alguna cosa.
Ojala´esto cambie, solo he aprendido que para ser buen profesor/a, primero hay que ser buena persona.

J.DiazJ.Diaz

No señora Lopez, siento que la realidad sea un barril de agüa helada, pero no es cierto, al menos en mi caso.
Por eso me he mostrado tan critico con la idea de un programita de telefono para “ayudar”.

Yo no he llegado a donde queria y desde luego tengo muy claro que he desperdiciado mi capacidad y mi”talento”(?).

Aunque sin duda su hijo tiene suerte y muchas mas posibilidades de las que yo tuve.
Ha nacido en otro siglo, espero que mejor.
Los colegios no son como los de los setenta y ya es raro que un profesor rompa dos reglas de madera a la semana en los alumnos.
Su hijo tiene ilimitados medios a su alcance, o eso espero, y además. Y sobre todo. Tiene unos padres, por lo menos usted, ignoro el padre, con cultura y preparacion que pueden ayudarle.

Mi madre era analfabeta funcional, aunque logro que aprendiera a leer a los nueve años — desde entonces no he parado —, y mi padre, bueno, acabo siendo culto autodidacta, herede unos 3.000 libros cuando murio, pero hasta los 16 años no supe que vivia en casa.

Por mucho que nos lo repitan, es falso que uno pueda llegar donde quiera con su propio esfuerzo. Sin suerte o padrinos no se llega.

Y lo triste no son los autistas, los dislexicos, los asperger, los donw…
No.
Lo treiste es el enorme, el descomunal potencial que desperdicia la sociedad.
En otras epocas podia haber un Miguel Hernandez que de pastor llegara a mito literario.
Hoy no lo tengo tan claro en una sociedad que parece avocada a una estructura de castas; si nace obrero pobre, seras obrero pobre porque si no puedes acceder a una buena educacion te jodes por no poder pagarla.

Meritocracia.

SIn duda tiene merito meter el dinero de popo en panama.

En fin, señora Lopez. Si la he dado espranzas o fuerzas para luchar por el futuro de su hijo, me alegro y espero que el chaval lo logre siendo la cada vez mas rara escepcion a la regla.
Si mi experiencia o cualquier cosa que yo pueda hacer es valida para ayudarle. Pues…
En fin, aqui estoy mal que le pese a mas de uno.

Un saludo paratodos menso los lauger

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>