Los perros, su olfato y algunos de sus usos: detectar enfermedades, caracoles y cadáveres

Desde que hace 12 ó 15 mil años –algunos estudios apuntan a tan sólo 7.000- algunos perros se acercaron a algún grupo de humanos para aprovechar los desperdicios que éstos dejaban, siempre nos han acompañado y con el tiempo, además de su compañía, nos ayudan en muchos otros menesteres.

En efecto, el perro presta muchos otros servicios a la sociedad: perro guía para invidentes, tiran de trineos, sirven como pastores, encuentran personas pérdidas o sepultadas tras terremotos o aludes, pueden ser excelentes cazadores. También pueden ser útiles en menesteres menos trascendentes pero muy interesantes como la búsqueda de trufas (antes se hacía con cerdos, pero el perro tiene la ventaja de que no se las come).

Perro policía en un aeropuerto de los EE.UU detectando la entrada de vegetales u otros alimentos no permitidos. Commons Wikipedia
Perro policía en un aeropuerto de los EE.UU detectando la entrada de vegetales u otros alimentos no permitidos. Commons Wikipedia

La mayoría de estas capacidades están relacionadas con el excepcional sentido del olfato que poseen.

Efectivamente, los perros pueden oler mucho mejor que nosotros, están mucho mejor dotados para ello.

Las células responsables de que un animal tenga la capacidad de percibir distintas moléculas en el aire y tener, por tanto, un olfato más o menos fino, forman un tapiz en la cavidad nasal. Pues bien, un perro tiene el epitelio nasal 125 veces más desarrollado que los humanos –algunos estudios indican que la diferencia es aún mayor-, así que tienen la capacidad de percibir los olores entre 10.000 y 100.000 veces mejor que nosotros.

Las personas poseemos alrededor de 3 cms2 de epitelio olfatorio, mientras que algunos perros como el Beagle, llegan a tener 170 cm2. Además, por si esto no fuera suficiente, tienen una mayor proporción de nervios que llevarán esa información recibida por el epitelio nasal al cerebro, así nosotros tenemos 5 millones de receptores olfativos, mientras que un perro puede llegar a los 220 millones.

Además, la cavidad nasal de los canes posee múltiples recovecos que hacen que el aire inspirado permanezca más tiempo y que, por lo tanto, cualquier esencia que se encuentre en él sea procesada más detenidamente y se obtenga más información de la misma. También es importante observar que el aire espirado se elimina lateralmente, de modo que no se inhale nuevamente.

Por fin, su cerebro tiene la porción destinada a descifrar los olores, mucho mayor que el nuestro.

Comparación entre bulbo olfatorio del perro –obsérvese su gran tamaño en proporción al cerebro- y bulbo olfatorio humano, mucho menor en proporción.  Fuentes: Commons Wikipedia y Pixabay
Comparación entre bulbo olfatorio del perro –obsérvese su gran tamaño en proporción al cerebro- y bulbo olfatorio humano, mucho menor en proporción. Fuentes: Commons Wikipedia y Pixabay

De hecho, podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que los perros perciben el mundo a través del olfato, un perro está más desvalido si pierde su olfato que si pierde la visión.

Hemos visto múltiples utilidades que el excepcional olfato de los canes puede tener para nosotros, sin embargo; hay nuevos usos y beneficios, menos conocidos, que pasamos a describir:

Un hallazgo que se viene estudiando desde el año 1994 es la capacidad de los perros de oler en muestras de orina la presencia de cáncer de próstata en el paciente. Si bien este uso es aún limitado, en algunos casos, los perros entrenados fueron capaces de detectar tumoraciones aún no posibles de diagnosticar mediante otros medios.

En estudios más recientes, hechos con muestras de aire exhalado por pacientes con cáncer de mama o pulmón, los perros detectaron los positivos en un rango entre el 88% y 100% de los casos. Estos estudios se están desarrollando ahora para diagnosticar el cáncer de ovario.

He aquí el consejo que presta el doctor responsable de estos ensayos: si su perro le huele una determinada zona del cuerpo de forma repetitiva y este es un comportamiento nuevo…quizá le esté queriendo decir algo.

Pero más allá de estos usos un tanto infrecuentes –por ahora- la sociedad utiliza el fino sentido del olfato de los perros para muchos fines: Son capaces de detectar drogas, explosivos e incluso billetes de curso legal. Pero sus habilidades van mucho más allá de estos usos más o menos frecuentes, veamos otras posibilidades:

  • Detectar enfermedades que afectan a las colmenas de abejas. Concretamente la loque americana. Pues bien, para los apicultores es muy importante identificar y tratar las colonias infectadas antes de que los síntomas sean evidentes. Para este fin, se entrena a perros que pueden detectar las colmenas infectadas mucho más rápidamente de modo que los apicultores pueden aplicar los tratamientos de manera temprana y evitar así la muerte de la colmena.
Colmena afectada de loque. Los perros detectan la enfermedad antes de la aparición de los signos clínicos
Colmena afectada de loque. Los perros detectan la enfermedad antes de la aparición de los signos clínicos
  • Detectar el material del que están hechos los DVDs. El comercio ilegal de DVD está muy extendido, especialmente en Asia, por ello la policía de aquellos países entrena a perros para que sean capaces de detectar policarbonato, uno de los materiales con el que se fabrican estos discos.
  • Encontrar excrementos de ballena. Aunque parezca increíble, hay personas muy interesadas en estos restos: los científicos. De este modo pueden conocer la dieta de estos cetáceos y evaluar su salud. Pues bien, el problema reside en que las boñigas de estos animales se hunden 30 minutos después de ser evacuadas. Por ello los perros son un instrumento muy útil para encontrarlas antes de que se sumerjan para siempre.
  • Diabetes: Como hemos explicado previamente con algunos tipos de cáncer, también hay perros que son capaces de oler la diabetes. Concretamente detectan cuándo una persona va a tener una crisis hipoglucémica.
  • Chinches de las camas: estos molestos parásitos siguen estando presentes en muchos lugares. Son difíciles de ver y de combatir. Y cuando se hacen fuertes en un hotel pueden conducir a la ruina del negocio. Por ello se ha entrenado a perros para que los detecten. Y son capaces de hacerlo con total precisión: hasta un 96%.
Perro especializado en la detección de chinches de las camas. Commons wikipedia
Perro especializado en la detección de chinches de las camas. Commons wikipedia
  • Cuerpos de personas ahogadas y sumergidas: La policía de los EEUU tiene perros entrenados para este fin: hallar cadáveres sumergidos. Personas que han fallecido ahogadas y cuyo cuerpo sólo puede ser hallado por perros capaces de detectar el olor de un cuerpo en descomposición incluso en lugares con fuertes corrientes. Llegan a detectar un cadáver que se encuentre hasta 30 metros bajo la superficie.
  • Y por si todo lo anterior no era suficiente, los perros pueden también adiestrarse para encontrar caracoles.
El perro “Darwin”, perteneciente al servicio de detección de especies invasoras de las islas Galápagos, aprendiendo a detectar caracoles invasores africanos. Fuente: Galapagos conservancy, galapagos.org; © Rebecca Ross
El perro “Darwin”, perteneciente al servicio de detección de especies invasoras de las islas Galápagos, aprendiendo a detectar caracoles invasores africanos. Fuente: Galapagos conservancy, galapagos.org; © Rebecca Ross

Pero no, no para hacer las delicias de los gastrónomos más refinados sino como parte de un plan para eliminar especies invasoras, en concreto una especie gigante (puede alcanzar los 20 cms) de caracol terrestre africano que se ha hecho presente en el sur de Estados Unidos y que ha llegado incluso a la mayor de las islas Galápagos. Este molusco se come las cosechas en una ávida búsqueda de calcio para sus conchas. Al no tener enemigos fuera de su hábitat natural, prolifera incontroladamente. Pues bien, también para este problema los perros representan, con su magnífico olfato, una solución ya que pueden detectar tanto adultos como sus huevos y permitir así su erradicación.

La altísima sensibilidad del órgano olfatorio canino representa una herramienta imprescindible para muchísimos usos como hemos visto. Con toda probabilidad en el futuro veremos nuevas aplicaciones: por ejemplo: detectar la ovulación…ya hay equipos estudiando esta posibilidad.

Este artículo nos lo envía Juan Pascual (podéis seguirlo en twitter @JuanPascual4 o linkedn). Me licencié en veterinaria hace unos cuantos años en Zaragoza y he desarrollado mi vida profesional en el mundo de la sanidad animal, de ahí mi interés en divulgar lo que los animales aportan a nuestro mundo actual. Soy un apasionado de la ciencia. Creo que es fundamental transmitir el conocimiento científico de una manera sencilla para que los jóvenes se enganchen pronto y para que la sociedad conozca más y mejor lo mucho que la ciencia aporta a nuestro bienestar. Viajar es otra de mis pasiones junto con la literatura, que no deja de ser otro modo de viajar.

Puedes leer todos sus artículos en Naukas en este enlace.

Referencias científicas y más información:

  1. Goodnough, A.; SIDEKICK; A Bee-Sniffing Dog Can Be Man’s Best Friend — If the Man Is An Apiarist. New York Times, June 16, 1996
  2. Sewell, C. Fresh Off Malaysian Triumph, DVD-Sniffing Dogs Tackle New York The New York Times, August 28, 2007
  3. Johnson, K.; Tracking a Subtle Scent, a Dog May Help Save the Whales. New York Times, Sep 1, 2012
  4. Dogs Smell Diabetic Attacks Coming. National Geographic, Oct, 2010
  5. Green, P.; A New Breed of Guard Dog Attacks Bedbugs. New York Times, March 2010
  6. Kid, R., Sniffing out the source of our dogs’ remarkable ability to smell. The whole dog journal. Feb 24 2016
  7. Galapagos conservancy.Invasive Snail Detection Dogs. 2014
  8. Fox news. Labrador retrievers help in fight against giant snail invasion in Florida. September, 2013
  9. Julio E. Correa, The Dog’s Sense of Smell. Extension Animal Scientist, Associate Professor, Food and Animal Sciences, Alabama A&M University.
  10. Craven E. B. The fluid dynamics of canine olfaction: unique nasal airflow patterns as an explanation of macrosmia. R. Soc. Interface(2010)7, 933–943
  11. Kathryn A. Bamford Canine Olfaction: An Overview of the Anatomy, Physiology and Genetics,D. K9 Officer, Massasauga Search & Rescue Team

3 Comentarios

Participa Suscríbete

EloyEloy

Cada día me gustan más tus artículos Juan.
Es un gusto leerte y aprender sobre animales contigo.
Un saludo

EstanisEstanis

Interesante i delícioso articulo. Seguramente la especie que se entiende mejor con la nuestra. Me evoca tiempos pasados compartiendo la compañia de un pastor aleman. Gracias.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>