Por qué creo que el programa secreto de EEUU para investigar ovnis es una estupidez

Veo en El País de hoy esta noticia:

programa ovni

Programa secreto que se ha revelado recientemente desde el Pentágono, así que ya no es ningún secreto. Por lo que veo en dicha noticia, la investigación consistió fundamentalmente en analizar vídeos de objetos extraños en el cielo y en entrevistar a personas que habían experimentado “encuentros físicos con ovnis”.

Bien está querer saber qué es cualquier cosa que vemos en el cielo, por supuesto. De hecho, ovni son las siglas de “objeto volador no identificado”; pero lo que me rechina es la extrapolación -muy habitual, por otro lado- de asumir que un ovni es una nave artificial de origen extraterrestre. Algo que, al parecer, impregna el proyecto:

“La mayor parte de los fondos fueron asignados a la empresa Bigelow Aerospace, una compañía de investigación aeroespacial dirigida por un amigo de Harry Reid, Robert Bigelow, un empresario multimillonario que trabaja con la NASA para producir naves espaciales expandibles. “Estoy absolutamente convencido de que los aliens existen”, dijo hace años Bigelow en un programa de televisión”.

En el mismo artículo, un poco más abajo, dan la palabra a alguien con más sensatez que Bigelow; Sara Seager, astrofísica del MIT, señala que no poder identificar un objeto volador no implica que proceda de otra estrella o de otra galaxia. Y añade:

“A veces, la gente no entiende que a menudo hay fenómenos que no tienen explicación”.

Con lo que no estoy de acuerdo. Mejor es decir que no conocemos la explicación. Porque tenerla, todos los fenómenos la tienen, no lo dudéis.

Vale, yo me voy a centrar en las ideas de Bigelow, el principal destinatario de los fondos y creyente en las visitas de los aliens, de seres extraterrestres inteligentes. Desde el mundo de la física habría mucho que decir al respecto, pero yo lo voy a hacer desde la biología.

La única vida que conocemos es la terrestre. Hasta donde sabemos, en nuestro sistema solar no hay ni rastro de vida (lo que no demuestra la inexistencia de vida, más que nada porque demostrar inexistencias es imposible), ni tampoco encontramos rastro de ellas en el cada vez mayor número de exoplanetas descubiertos, que por otro lado están tan lejos que la empresa es muy complicada.

Analicemos, si os parece, la vida que conocemos. En nuestro planeta se han descrito alrededor de dos millones de especies, todas ellas con un antecesor común: un único tipo de vida, podríamos decir, que con el tiempo ha ido adquiriendo aspectos diversos (distintas especies). Todos los años se descubren nuevas especies, por lo que el número es, evidentemente, mayor. Por supuesto, desde la aparición de la vida, hace unos 3800 millones de años, muchas de ellas han desaparecido. Voy a ser conservador, y voy a inventarme (perdonadme por ello) que en la historia de nuestro planeta ha habido un total de cien millones de especies. Es una estimación muy conservadora, creedme.

Los primeros seres vivos no podían ser inteligentes. Posiblemente se parecían a las bacterias, y lo cierto es que esta forma de vida, la bacteriana, es muy exitosa. Hoy en día, 3800 millones de años más tarde, nuestro planeta es, aunque no os lo creáis, un planeta dominado por las bacterias. La biomasa bacteriana (la masa total de bacterias) es muy superior a la biomasa de todos los demás seres vivos.

Algunas de aquellas bacterias, cosas del paso del tiempo y de la selección natural, dejaron de ser bacterias, si me permitís la expresión. Se fueron transformando en otros seres vivos, que agrupamos en categorías como protozoos, hongos, algas, animales, plantas… la inmensa mayoría de todas las especies actuales y desaparecidas pertenecían o pertenecen a grupos donde la inteligencia es inexistente.

La inteligencia es producto del cerebro, que aparece exclusivamente en el reino animal. Pero ni siquiera todos los animales tienen cerebro. Como los poríferos o esponjas y los celentéreos como las anémonas. O los bivalvos adultos (almejas y demás). Y llevan muchos millones de años entre nosotros.

Permitidme que ponga algo en negrita: la inteligencia no es necesaria para la vida. De hecho, la vida más abundante, la que se basa en la fotosíntesis, la de algas, plantas y una gran parte de bacterias prospera sin sistema nervioso y no necesita en absoluto de la presencia de seres con cerebro. Ya, ya sé lo de la polinización por insectos, pero es un invento “reciente” en la historia de las plantas.

La mayoría de animales sí tienen cerebro. Se trata de cerebros adaptados a la forma de vida de cada especie y, aunque podríamos asignarles un cierto grado de inteligencia, hablamos de seres que, si fueran extraterrestres, no los calificaríamos como “inteligencias extraterrestres”.

Nos queda una especie lo suficientemente inteligente. El ser humano. Hay seres humanos capaces de lograr cosas tan extraordinarias como poner a algunos de los nuestros en la Luna, siempre y cuando trabajen en equipo y lo hagan muy bien. Salir del Sistema Solar es otra cosa pero si dejamos que el futuro no termine con nosotros lo lograremos. Ahora bien, debemos reconocer que la mayoría de seres humanos no tenemos la inteligencia necesaria para conseguir superar retos tan importantes. Solo una fracción mínima de personas son las que logran los grandes avances de la humanidad.

Recapitulemos. Después de 3800 millones de años de vida en la Tierra, de entre los millones de especies que han existido, solo una pequeña parte de esas especies ha desarrollado un cerebro, el órgano imprescindible para que haya inteligencia. La forma de vida dominante, la fotosintética, que solo depende de sí misma (los seres con cerebro no pueden existir sin ella), jamás ha desarrollado un sistema nervioso. De entre las especies con cerebro, que podrían no haber aparecido nunca, solo una tiene un cerebro lo suficientemente dotado como para que una pequeña fracción de sus individuos pueda lograr avances tecnológicos significativos.

Nuestra especie aparece hace unos 300 000 años. Es un porcentaje minúsculo del tiempo en que se ha desarrollado la historia de la vida. Es un porcentaje minúsculo en el total de especies vivas y desaparecidas. Podríamos haber no aparecido jamás, es lo que tienen los mecanismos evolutivos, y podríamos habernos extinguido, lo que ha estado a punto de pasar en alguna ocasión. Pero estamos aquí, y tenemos una tecnología que nos permite dar nuestros primeros pasos fuera del planeta. Lo hemos logrado a partir de la segunda mitad del siglo XX, una fracción ínfima del tiempo que llevamos dando tumbos por la Tierra.

El universo es increíblemente grande, por supuesto. Es probable que haya vida en él, además de la nuestra. Vale. La probabilidad de que en alguna forma de vida extraterrestre surja un órgano parecido a un cerebro, algo capaz de generar inteligencia, me parece remota. Insisto: la inteligencia no es necesaria para la vida. Pero que aparezca una inteligencia capaz de construir artefactos capaces de viajar entre distintos sistemas estelares (de visitar otras galaxias ni hablemos) se me hace tan intensamente improbable que me atrevo a afirmar que no existe. Perdonadme la rotundidad y la inmodestia.

Por cierto, me encantaría que se demostrara que me equivoco. Que conste.


11 Comentarios

Participa Suscríbete

JulioJulio

Muy buen artículo. Aunque discrepo contigo en tu conclusión, me explico.

Yo si que creo que por el abrumador tamaño del Universo, deben existir otras civilizaciones inteligentes, algunas estarán mas “atrasadas” y otras mas “adelantadas”, lo que no creo es que nos visiten, se preocupen por “nuestro karma” y demás.

Simplemente por las enormes distancias involucradas creo que incluso sea imposible que jamás lleguemos a visitarlos o ellos lleguen a nosotros.

Otro tema es que sí que consigamos recibir una señal suya, o nosotros enviarsela a ellos, pero de nuevo si ya es dificil comunicar un spectrum con una nintendo ds (Y están fabricadas por un mismo tipo de inteligencia en un espacio corto de tiempo), que lleguemos a entendernos (Y con el retardo que tendremos entre respuestas) puede ser otra tarea casi imposible…

Un saludo.

PacoPaco

Cuando se habla de vida extraterrestre siempre se dan por supuestas miles de cosas inconscientemente, al igual que al hablar de que la vida llegue a ser inteligente.

Suponemos que sólo hay un único origen de la vida basado en el ADN, carbono, bacterias y demás. Damos por sentado que en todos los planetas con vida habrán las mismas circunstancias y que por tanto la evolución será igual o paralela que aquí. Afirmamos que cada paso a la inteligencia es una suerte de casualidades por azar imposibles de repetir, cuando vemos que aquí la inteligencia ha sido una consecuencia lógica de la vida desde el momento que los seres vivos empezaron a atacar y a defenderse a y de otros seres, y fueron creando cada vez estrategias más elaboradas.

Es cierto que la evolución hasta la inteligencia ha sido un camino de casi 4 mil millones de años, pero podemos preguntarnos qué habría pasado sin las -al menos- 5 extinciones masivas. También hay que recordar que el homo sapiens no es o ha sido la única especie inteligente en este planeta. Al menos que sepamos había 4 razas de humanos rondando por la tierra hace unos pocos cientos de miles de años, y a saber qué nos queda por descubrir.

JesusJesus

Demasiado tajante para un científico. El que no tengamos pruebas no confirma que no exista. Además… ¿Por qué, a menudo, cuando se habla de vida extraterrestre se pone como modelo único el nuestro?
El universo nos ha demostrado más de una vez que es más grande que nuestra imaginación.

un saludo

TheTouristTheTourist

La evolución tiende a crear mentes.
http://www.fogonazos.es/2017/11/la-e...mentes.html

Una cosa es un programa secreto para investigar ovnis, y otra es si hay vida o no inteligente en el Universo, y creo que la respuesta vendrá como siempre viene, osea dándonos un golpe de humildad.

Creo que decir que los humanos somos inteligentes sera vergonzoso cuando nos demos cuenta de las otras cosas que hay en el Universo.

Pedro

Es cierto, como dice usted, que la inteligencia no es necesaria para la vida.
Es posible también que la aparición de un cerebro sea difícil. Pero, como digo, me parece “posible”. Yo no lo aseguraría con rotundidad. Creo -modestamente- que la gran mayoría de cuerpos con vida no pasan de vida bacteriana pero que en buena parte de los que han pasado sí se han desarrollado cerebros. Saludos.

Carlos Chordá

Quiero dejar claro que, por mucho que me apoye en la biología (terrestre, como no puede ser de otra manera), mis conclusiones son completamente especulativas, Se trata simplemente de mi opinión personal.
Muchas gracias por vuestras aportaciones.

kurodo77kurodo77

Lo estúpido no es el programa. Investigar Objetos Voladores No Identificados ya sean fenómenos metereólogicos o naves extraterrestres(o incluso naves terrestres) pues es de interés público en cualquiera de los dos casos(sabiendo, que de acuerdo a la evidencia que tenemos esta segunda posibilidad por ahora la veo altamente improbable). Lo estúpido es que el programa sea secreto. Eso es absurdo. ¿Que sentido tiene ponerle secretismo a esto?

Pedro

El único sentido que le veo es que si el ejército de un país usa sus recursos para investigar OVNIs se puede extraer información de la capacidad de dicho ejército. Por supuesto, los ejércitos intentan mantener cierto secretismo sobre sus capacidades reales. Saludos.

FranciscoFrancisco

El artículo me parece estupendo, si bien no puedo compartir sus conclusiones.
Como usted bien dice, inteligencia y vida no son un binomio obligatorio, pero es curioso que en el único planeta en el que sabemos a ciencia cierta que hay vida, ya encontramos vida inteligente y autoconsciente, y con capacidad de desarrollar una tecnología compleja. ¿Que razón aduce usted para suponer que es única? De hecho, esa suposición nos convierte en una anomalía a nivel cósmico. Yo no creo en anomalias. Quizás la vida y la inteligencia sea más común de lo que creemos. De hecho, dado el tamaño y edad del universo, esta sería la opción más probable. Ahora, de ahí a inferir que nos visitan inteligencias alienigenas hay un salto importante. Es más, la dificultad técnica que implica no solo el viaje interestelar, sino la comunicación interestelar en sí misma, hace poco probable que lleguemos a conocer nunca a una civilización extraterrestre. Y francamente, yo así lo prefiero. La inteligencia es depredadora. Al menos aquí en la tierra. Nada garantiza que no sea igual en otro planeta

antondbcnantondbcn

Hola: No es inverosímil que exista otra especie inteligente en el Sistema Solar además de la nuestra. Los humanos hemos pasado de hacer utensilios de piedra a pisar la Luna y modificar el código genético en unos 10000 años más o menos. Supongamos que dentro de 1000 más prevemos un cataclismo planetario inevitable… por ejemplo, el típico asteroide en rumbo de colisión con la Tierra. Los humanos de ese momento buscarán una solución al problema que puede enfocarse de dos modos: Aceptar la muerte o buscar una manera de sobrevivir. ¿Seremos capaces dentro de mil años crear biosferas en Marte, o en el cinturón de asteroides, o en estaciones espaciales orbitando al Sol, etc…? ¿Podremos modificarnos genéticamente o ciberneticamente para adaptarnos a otros lugares ‘cercanos’ del Sistema Solar? Parece difícil… pero no inverosímil que es la palabra que he empleado al principio. Si en menos de 20000 años una especie puede mantenerse viva fuera de la biosfera terrestre, ¿no es posible que eso haya ocurrido ya? Sólo 20000 años en una historia de 3600 millones de años.Podemos dejar abierta la posibilidad de que aquellos fenómenos OVNI que parezcan producidos por alguna inteligencia tengan una explicación basada en inteligencias no humanas.
Ahora bien, agotemos cualquier otra vía de explicación antes de tomar esta posibilidad en serio.
Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>