Mi primer suicidio homeopático

El escepticismo es el ejercicio de la duda, de la sospecha, de preguntarse por la veracidad de una afirmación si es que esta tiene una pinta, cuanto menos, extraña. Yo no soy escéptico de la homeopatía (como diría Homínidos en Escépticos en el Pub hablando de la Astrología), simplemente no creo en ella. No tengo duda.

No sólo yo, la comunidad científica está de acuerdo, por muchos que vengan ahora en los comentarios (estoy deseándolo) a decir que se imparte en universidades y tal. Y los ensayos clínicos son irrisorios, no puedes consultarlos en las revistas de medicina científica. Quiero decir los que demuestran su veracidad. Son las farmacéuticas de productos homeopáticos las que tienen que probar la eficacia, pues la carga de la prueba está en quien presenta la anomalía.

Lo vimos en Saber y Ganar, y si lo dice Jordi Hurtado

Todo esto viene a que el 25 de noviembre de 2010 procedía a mi primer suicidio homeopático público junto a Mondo Médico. Y digo «primer suicidio» porque, dada su nula efectividad parece que tendré que intentarlo más veces.

Mientras que yo me tragué los gránulos de un frasquito de Gelsemium sempervirens, Mondo Médico se coló entre pecho y espalda las 40 tabletas de Sedatif PC, un medicamento que hace las funciones de tranquilizantes.

Si ella lo hubiese hecho con Valium, posiblemente hoy no estaría entre nosotros. Las empresas farmacéuticas alegan al respecto que tomarse la caja entera no hace nada, que eso es lo bueno, que no tiene efectos secundarios. Ni primarios, veamos.

El suicidio abría una conferencia titulada «¿Matemáticas + Química = Homeopatía?», organizada por Tito Eliatrón e impartida en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Sevilla para alumnos de primero del Grado de Química, concretamente en la asignatura de Matemáticas. La conferencia era de entrada libre y la gran afluencia de público hizo gala de ello. El hilo conductor de la conferencia era responder si la igualdad que da título a la conferencia es cierta o no. Para ello se respondía a tres preguntas básicas:

1. ¿Se trata de una medicina milenaria?

No, de hecho tiene fecha de partida. Samuel Haneman habla por primera vez de ellan en su libro Organon, en 1810.

2. ¿Es eso de las hierbecitas?

No. La medicina herbaria es distinta y sí es efectiva en muchos casos, puesto que se utilizan los principios activos.

3. ¿Realmente cura?

No, no cura, no se ha demostrado un efecto superior al placebo. Y tiene su fundamento científico el asunto: las diluciones son tan tremendamente pequeñas que en las presentaciones comerciales no queda nada de la «tintura madre original», utilizando la verborrea homeopática. Esto es fácil de entender haciendo algunos cálculos que dejo a mano del lector (en los enlaces pueden consultarse).

Por último algunos vídeos y enlaces de interés

Onda Giralda: http://www.youtube.com/watch?v=qifIOhNA-d0

Urgencias: http://www.youtube.com/watch?v=ulrHZFnOnnY

Pis: http://www.youtube.com/watch?v=M1B2aFElfjE

Futurama: http://www.youtube.com/watch?v=_0Ob-dq0c0g

Las preguntas y dudas que tengas: ¿Qué es la homeopatía?

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.