Algo huele a podrido en Dinamarca

Por maikelnai, el 24 diciembre, 2011. Categoría(s): Escepticismo
Publicidad

Imagen del predicador Niels-Christian HedegaardTendemos a pensar que los magufos patrios son lo más cutre del mundo y especialmente numerosos. Nos flagelamos pensando que su presencia puede de algún modo estar relacionado con un pésimo sistema educativo, la abundancia de telebasura, o el aún poderoso influjo de las supersticiones oficiales (aka catolicismo). ¡Falso! Lo cierto es que no somos la excepción.

Lo que hagan los bárbaros creacionistas estadounidenses ya no nos sorprende, pero el caso es que incluso en sociedades tan cultas, avanzadas y loadas como las noreuropeas, encontramos iluminados capaces de sorprendernos con sus animaladas. ¡Magufos everywhere!

Todo esto viene a cuento de un e-mail que nos envía José Malax, residente en Dinamarca, en el que nos relata un caso real que ha escandalizado a la opinión pública en el país de Hamlet.

Al parecer la corte danesa ha condenado a un predicador del Norte de Zelanda por charlatanería. Este hombre (en la foto), llamado Niels-Christian Hedegaard, es el responsable de una iglesia evangelista, y se ha hecho tristemente famoso por tratar a enfermos mentales con oración y ayuno luego de retirarles la medicación. Por ello, el Tribunal de Hillingdon, le ha condenado por violación de la ley de salud multándole con 40.000 coronas.

Y es que el amigo Niels-Christian Hedegaard, que tiene nombre de escritor de cuentos (de terror), retiraba la medicación antipsicótica a sus víctimas y la sustituía por tres días de oración, ayuno y (ojo al dato) exorcismos. ¡Un cóctel infalible!

Pues eso, mucho cuidado con pensar que las latitudes afectan de algún modo a la concentración de charlatanes y engañabobos. Allá donde hay un fanático religioso existe peligro.

El enlace de la noticia (en danés) está en el diario Politikiken.



Por maikelnai, publicado el 24 diciembre, 2011
Categoría(s): Escepticismo

 

Publicidad