Las barbaridades que se han dicho sobre Fukushima

Amazings.es se ha puesto en contacto con un experto de una central nuclear española para que nos informe sobre la situación actual de Fukushima. Respetando su petición de anonimato, hemos encargado a Francis que edite su extensa respuesta. Francis la ha dividido en dos entradas (esta que hoy os ofrecemos es la primera) y ha “maquillado” las partes que puedan comprometer dicho anonimato.

Reactor 1 polyester panels May 22 – October 14 | Fuente Imagen

Tal vez Fukushima ya no esté en la primera plana informativa, pero los ingenieros que trabajamos en la industria nuclear seguimos su evolución a diario, por motivos evidentes. Ahora mismo gran parte de nuestro trabajo son las mejoras a raíz de Fukushima. La gente jamás lo aceptará ni lo comprenderá, pero si esto ya era seguro antes, ahora lo será mucho más.

No somos los únicos que seguimos “en la brecha”. Los colectivos antinucleares tampoco se olvidan de Japón. Si durante el accidente la reacción fue de histeria, en los meses que han seguido hemos pasado a la fase de la conspiración. Aunque pasa el tiempo, no dejan de escucharse informaciones terroríficas sobre lo ocurrido. Tengan o no base.

Nada vende tanto como el miedo. La gente desconoce el tema y les hace caso a ellos, no a nosotros. El argumento de un catastrofista es mucho más atractivo que la explicación técnica de un experto. Más aún cuando las explicaciones técnicas son complejas y difíciles de entender. Los ingenieros utilizamos la información oficial sobre el accidente, tanto del gobierno Japonés, la autoridad reguladora nuclear japonesa y la empresa TEPCO, como del INPO (Institute of Nuclear Power Operations). Todas las centrales del mundo siguen a este organismo para sus propios protocolos de seguridad, modificaciones de diseño y mejora continua.

Todos estos informes son públicos y están disponibles en la web para quien quiera leerlos. No hay ninguna conspiración para ocultar “la verdad”, ni para hacer olvidar el asunto, como denuncian los antinucleares, que creen sinceramente que el “lobby” nuclear ha comprado a los medios de comunicación para que no hablen del tema. No existe tal confabulación. De hecho, la apertura con la que se está publicando todo es increíble. El problema es que todos estos informes dirigidos a los expertos suman más de 2000 páginas y son altamente técnicos.

Por ello hay que tener mucho ojo con quien interpreta la información oficial, aunque cite fuentes fiables. Lo digo porque más de un periodista se ha hecho eco de estos informes oficiales, para luego empezar pisotearlos con su interpretación. De hecho, recuerdo haber leído a un periodista que se lio con el concepto de “parada fría”. Asumió que si se declaraba la parada fría en diciembre es porque antes de diciembre los reactores aún estaban en marcha. En su artículo se recreaba con lo horrible, catastrófico e inconcebible que ha sido tener tres reactores en fisión nuclear incontrolada a miles y miles de grados durante 9 meses. Otros han malinterpretado la secuencia de eventos y han llegado a decir que la central no resistió en el terremoto (aunque hubo daños, ninguno comprometía la seguridad hasta que llegó el tsunami, y así lo muestran todos los parámetros recogidos). Esto ha dado pie a que la idea de que el accidente comenzó con el terremoto y no con el tsunami, y que por tanto toda la versión oficial es mentira, haya corrido como la pólvora en los círculos antinucleares.

Así que, como siempre, ojo con lo que lees y la credibilidad que le das. Se han escuchado miles de barbaridades al respecto, de las cuales te puedo destacar las más atroces, porque son los argumentos favoritos del ecologista tendencioso desinformado.

March 22-23 mrem hr 2011 | Fuente

BARBARIDAD 1: La emisión de radiación ha sido enorme, según la fuente que consultes hablan de entre igual que Chernobyl, y hasta 40 veces peor.

Lo cierto es que la emisión de radiación ha sido atroz y, una vez que emites terabequerelios a la atmósfera, venir a acotar el valor es pecar de hipocresía.

Pero dicho eso, la peor estimación que he visto de organismos serios ajenos a Japón, su gobierno o su industria nuclear, es del 40% de lo emitido por Chernobyl. Sin embargo, la mayoría de los estudios independientes que hay por ahí (el más alabado ha sido el de la universidad de Kobe, muy crítico con la industria nuclear) también está por el 20-25% de Chernobyl.

Esta emisión está sujeta a las siguientes consideraciones que suponen una diferencia dramática respecto del caso ucraniano:

  • Se dio orden de evacuación a la población el propio día 11 de marzo, mucho antes del momento culminante del accidente: el fallo de la cámara de supresión de la Unidad 2 (U2) el día 15, el momento de mayor emisión de todo el evento (las explosiones de las unidades U1 y U3 son más dramáticas a efectos de televisión, pero no afectaron a la integridad de contención y no tuvieron tanto efecto radiológico).
  • Los reactores tenían edificios de contención, que aunque al final han resultado dañados, han permitido que al menos no haya salido combustible fuera de ellos. Aquí se insiste en el error más frecuente de toda esta crisis: se ignora que la contención de un reactor de agua en ebullición (BWR) es interna y que los edificios que estallaron por acumulación de hidrógeno fueron los edificios externos del reactor, no la contención.
  • Fukushima no ha sido un accidente de reactividad como Chernobyl, ha ocurrido con los reactores parados, y por tanto no ha habido procesos nucleares violentos que evaporasen combustible y lo lanzasen a la alta atmósfera. De nuevo, las detonaciones del 12, 13 y 14 de marzo fueron explosiones de hidrógeno en los edificios externos a la contención. [Nota de Francis: Un accidente de reactividad es el que produce un aumento incontrolado de la energía liberada por una reacción nuclear.]
  • Los reactores de Fukushima no emplean moderadores de grafito. El incendio de las 2000 toneladas de grafito brutalmente activado fue la principal fuente de extensión de la radiación en Chernobyl. El inventario radiológico de Chernobyl fue de 2150 toneladas, en Fukushima ha sido de unas 250 (a posteriori se ha comprobado que el combustible de las piscinas, pese a la atención recibida, no han sufrido daños serios y no han contribuido significativamente a las consecuencias del accidente).

BARBARIDAD 2: En noviembre en el reactor 2 se detectó xenón, que prueba irrefutablemente que la reacción nuclear se está reactivando, y que el accidente es cada vez más serio, pese a que nos quieran hacer creer que está bajo control.

Efectivamente, el xenón y el samario son productos de fisión de vida muy corta (horas) y están entre los productos más importantes a considerar al estudiar la dinámica de un reactor nuclear. Influyen dramáticamente en su reactividad. Y es cierto: grandes cantidades de xenón implican irremisiblemente una fisión nuclear reciente. Lo que no se cuenta es que la cantidad de xenón encontrada en la unidad U2 fue muy reducida. La tasa de generación de xenón medida es exactamente la que cabe esperar para el decaimiento normal del combustible nuclear (que incluye, por supuesto, fisiones espontáneas). Eso pasa en cualquier combustible nuclear irradiado, sólo que queda dentro de la vaina y por tanto no se encuentra luego por las tuberías. En Fukushima, obviamente, tras el daño al núcleo las vainas dejaron de existir como barrera. La recritización hubiera activado un marcador mucho mejor: nitrógeno 16, que es de hecho la sustancia que empleamos para detectar fallos de integridad en el circuito primario con el reactor en marcha. Y de éste no hay ni rastro.

A los expertos de wikipedia les encanta hablar de otras dos supuestas “pruebas”, como la detección de un isótopo de cloro, que solo aparece en presencia de neutrones, o la propia detección de neutrones, que según ellos, solo pueden aparecer si hay fisión activa.

Aunque no es del todo falso, es incompleto y sesgado. No hace falta tener el reactor en marcha para tener neutrones. Un núcleo que ya ha estado activo sigue emitiendo un fondo neutrónico, que es precisamente el que empleamos para volverlo a arrancar. Por eso, cuando se arranca por primera vez un reactor nuclear, en su combustible se emplean barras de californio para proporcionar los neutrones necesarios para iniciar la fisión, y en el segundo arranque ya no son necesarias, pudiendo arrancar con el propio fondo neutrónico del reactor. Lo llamamos “rango fuente” y siempre está ahí, por eso los racks de las piscinas de combustible gastado son de acero borado que absorbe neutrones. De este fondo neutrónico viene la detección de isótopos exóticos de cloro, que de nuevo, han sido detectados en concentraciones paupérrimas inconsistentes con una recritización. Y repito: el marcador por antonomasia es el nitrógeno 16 y de ese no hay ni rastro.

No hubo recritización en U2, pero el tema les encanta porque es de un dramatismo enorme. Es recurrente, ya nos lo vendieron media docena de veces en marzo, y otra docena con la piscina de U4.

Boiling water reactor design fukushima daiichiBARBARIDAD 3: Nos mintieron cuando nos dijeron que no había fusión de los núcleos. Los tres núcleos se han fundido, han agujereado las contenciones y ahora mismo se está produciendo el síndrome de China. Cuando el combustible llegue al agua de la capa freática se producirá una macro-explosión nuclear que arrasará medio país.

Todos los que nos dedicamos a la industria nuclear sabíamos que los núcleos se habían fundido durante las primeras 24 horas del accidente. Cuando se produce hidrógeno es que estás empezando a dañar seriamente el combustible y en Fukushima tuvimos pruebas dramáticas de que se estaban generando cantidades masivas de hidrógeno, implicando un daño gravísimo a los núcleos. Desde las primeras horas, las tablas de estado del JAIF (Japan Atomic Industrial Forum) para los parámetros conocidos de las unidades mostraban el porcentaje de núcleo que estimaban que se había fundido ya.

Los únicos que han estado dando vueltas con fusión sí, fusión no, fusión en abril o fusión en septiembre han sido los medios de comunicación y los ecologistas. No tiene vuelta de hoja: el combustible se fundió al inicio del accidente, la única discusión ha sido hasta qué punto (la industria japonesa pecó de optimista, estimaron que se había fundido el 70% del núcleo de Unidad 1, y hoy sabemos que la fusión fue total).

Ni ha habido ni hay en este momento síndrome de china.

Cuando el corium fundido degrada el hormigón (proceso, por cierto, muy lento) se emiten compuestos característicos a la atmósfera de la contención. Estos compuestos han sido medidos y seguidos tras el accidente. En base a cuánto y cuándo se han detectado estas sustancias, se estima que en Unidad 1 el corium fundido ha penetrado unos 60-70 cms en la primera capa de hormigón de la contención, aunque obviamente es un cálculo con mucha incertidumbre. Los ecologistas insisten una y otra vez, como si ellos hubiesen entrado a la contención a verlo personalmente, en que ha atravesado la contención, pero el liner de acero de dicha contención está bajo una capa de 1,8 metros de hormigón en la zona inferior del reactor; bajo ese liner de acero, hay otros 5 metros de hormigón core catcher, cuya misión es evitar que un núcleo fundido escape. [Nota de Francis: se llama corium (del inglés core) al magma resultado de la fusión del núcleo de un reactor nuclear].

Ni siquiera en Chernobyl hubo síndrome de China, pese a que hubo riesgo real de que se produjera.

Llegaron a movilizar a miles de mineros del Cáucaso para excavar una cámara gigante bajo el edifico del reactor e instalar un sistema de refrigeración que evitase tal síndrome de china: no fue necesario y terminaron llenando la cámara de hormigón. Una de las pocas, si no la única, lección positiva de Chernobyl es que el núcleo fundido al interactuar con el hormigón se dispersa, se mezcla con él y aumenta su volumen, reduciendo su temperatura y resolidificándose. En Chernobyl hay multitud de “chorretones” de corium fundido corriendo por tuberías y suelos de hormigón como ríos de lava, algunas tan famosas como la “pata de elefante” y no llegaron a penetrar ni siquiera suelos de hormigón industriales convencionales.

Se sabe que la reacción de degradación del hormigón no está continuando en U1 porque desde hace meses no se detecta ninguno de los residuos de la reacción entre el corium y dicho hormigón. En U2 y U3 no se ha llegado a detectar estos compuestos en ningún momento y se cree que eso implica que en estos casos las vasijas del reactor han resistido el núcleo fundido en el interior (del mismo modo que las tuberías de Chernobyl contuvieron el su interior el corium chorreante, sin fundirse ellas mismas). Habrá que verlo, yo no cuento con ello.

Elephant foot of corium in chernobyl

BARBARIDAD 4: Ha habido miles de muertos, pero nos los ocultan. Se producirán decenas de miles de muertes y deformaciones.

La población fue evacuada pronto. En algún caso hacia zonas contaminadas. El seguimiento de las dosis a las que han sido expuestos ha sido exhaustivo. En todos los casos, la población ha sido expuesta a niveles bajos de radiación. No cabe esperar efectos adversos a niveles tan bajos.

En cuanto a los trabajadores, ninguno ha muerto por exposición a la radiación, aunque sí cabe esperar entre algunos de ellos casos de cáncer en el futuro. En Chernobyl hubo gente expuesta a 1.500 rems, cientos, tal vez miles recibieron más de 100 rems. En Fukushima no se permitieron los suicidios entre los trabajadores y en parte por eso terminó siendo tan grave. Han pasado por la planta 18.846 trabajadores, de los cuales 171 han recibido más de 10 rems y sólo 6 han superado los 25 rems. El trabajador más expuesto ha absorbido 68 rems. A partir de 100 rems empiezan los efectos deterministas (casi siempre leucemia, aunque no tiene por qué ser mortal, de hecho, a 400 rems la tasa de supervivencia es del 50%). Radiológicamente, la situación no tiene nada que ver con Chernobyl.

Evacuation zone fukushima | New York Times

BARBARIDAD 5: Hay 200 mil evacuados en 30 kilómetros a la redonda que no volverán jamás a sus casas.

De nuevo, matizar estas cifras es pecar de hipocresía, pues un solo evacuado ya es inaceptable. Pero el dato actual es de 80 mil evacuados en la zona hasta 30 km de la central. Hace dos meses el gobierno retiró la orden de evacuación a partir de 20 km, salvo en la zona noroeste, donde hay una pluma importante de contaminación hasta grandes distancias (el viento soplaba hacia allí el día 15 cuando falló la cámara de supresión de U2). Parte de esa gente ha regresado, pero la mayoría aún no, quieren más garantías, es comprensible. Se espera que a mediados de 2012 se levante parcialmente la orden de evacuación de 10 a 20 km, salvo en las zonas más contaminadas.

Se está preparando un plan de descontaminación muy ambicioso para volver a hacer habitable la zona de evacuación. Esto no es Ucrania, no es un país con baja densidad de población y una superficie enorme que se pueda permitir abandonar la zona como hizo el régimen soviético en su día. Japón es un país muy poblado y el plan es descontaminar el área afectada. Se habla de que a finales de 2012 haya retornado la mayoría de la gente hasta 10 km de la central, salvo en la zona noroeste, donde está la “pluma” de contaminación más seria y que llevará más tiempo. La zona a menos de 10 km de la central será más complicada y desmantelar la central en sí no llevará menos de 40 años. Personalmente, encuentro el calendario de retorno demasiado optimista.

Si sigo con las barbaridades, puedo pasarme horas y listar miles, pero creo que esto es significativo de los mayores “tópicos” sobre el accidente, aparte del absurdo que ni siquiera merece un párrafo propio, de que la mitad de los periodistas aún confunden la fusión transición de fase con la fusión nuclear. La fisión nuclear es una reacción inducida por neutrones, no por temperatura, así que aunque el núcleo se sobrecaliente y se funda, eso no reactiva la reacción. De hecho, ocurre lo contrario: a más temperatura menos reactividad por un efecto denominado “captura en las resonancias”, y un núcleo fundido no tiene una geometría favorable a la reacción.

———————– La segunda parte de este informe ya está online explicando exhaustivamente cuál es el estado actual de Fukushima

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.