Un viaje épico, sólo de ida…

Por Amazings, el 27 marzo, 2012. Categoría(s): Quo
Publicidad

Mirando atentamente su foto, y tras su serio semblante, pocos podrían adivinar la clase de hombre que llegó a ser Salomon August Andrée. De su cara, adornada con unos prominentes bigotes de tipo morsa, no podríamos vislumbrar el hambre de conocimientos, aventuras y arriesgadas hazañas a las que se lanzó durante su azarosa vida.

Andrée era un tipo inconformista. Le gustaba indagar en las causas de las cosas, y siempre que pudo prefirió comprobarlas por sí mismo. De su cabeza brotaban constantemente preguntas que necesitaban respuestas. Cuestiones en algunos casos aparentemente irrelevantes, como ¿cuántos huevos puede comer un ser humano? Una noche entró en un restaurante, pidió cuarenta huevos duros con pan, mantequilla y leche… y se los comió de una tacada.

Las crónicas de la época no nos cuentan cómo terminó aquel empírico atracón; lo que sí sabemos con seguridad es que no era la primera vez que Andrée se ponía a prueba intentando comprender el mundo. Con solo diez años, construyó un globo impulsado por una cápsula fulminante que funcionó perfectamente… por lo menos hasta que cayó encima de la casa de unos vecinos y la quemó por completo.

Este es sólo el inicio del artículo que publicamos este mes en la Revista Quo y que narra el épico viaje de un explorador tan intrépido y arriesgado como desconocido: Salomon August  Andrée y su expedición a la Antártida.

No te pierdas el artículo completo en la Revista Quo: Un viaje épico, sólo de ida…



Por Amazings, publicado el 27 marzo, 2012
Categoría(s): Quo

 

Publicidad