Y la virgen dio a luz sin conocer macho alguno…

Por Amazings, el 9 mayo, 2012. Categoría(s): Quo
Publicidad

Pez martillo nadando en el acuario de Atlanta
En 2001, en el Zoo Henry Doorly de Omaha, Nebraska, una hembra de pez martillo dio a luz a un pequeño tiburón. No vivió mucho, porque una pastinaca que nadaba en su mismo tanque acabó con ella pocas horas después, pero su efímera presencia dejó atónitos a los expertos pues no había machos en el tanque.

¿Cómo era posible? Para encontrar respuestas, los gestores del acuario analizaron muestras de ADN del cadáver de la cría, lo cual mostró la identidad de su madre (había tres hembras en el tanque, todas ellas capturadas en mar abierto cuando eran a su vez unas crías), además de probar la ausencia de material genético del padre.

La única respuesta posible a este misterio la daba la partenogénesis, que es la habilidad que tienen las hembras de algunas especies para hacer que un óvulo comience a desarrollarse hasta formar un ser vivo sin la presencia de esperma.

Se conocían múltiples casos de esta forma de reproducción en varias especies de insectos, y también en algunos vertebrados como aves, serpientes y otros reptiles como el dragón de Komodo, e incluso en algunos peces óseos, pero nunca se había observado en tiburones.

La explicación al “milagro” del parto de una hembra virgen de tiburón deja en el aire nuevos interrogantes. ¿Surgió la estrategia como respuesta al anómalo hecho de vivir en un tanque en el que no existen machos? ¿Sucederá esto también en la naturaleza?

Este es solo uno de los siete enigmas resueltos por la ciencia que hemos publicado recientemente en la revista Quo.



 

Publicidad