¿Diosas de la fertilidad, o juguetes sexuales paleolíticos?

Voluptuosa, carnal y con el descoco de una chica alegre. Tal vez fue así como vio el creador de la Venus de Hohle Fels, hace 35.000 años, a la musa que le inspiró su estatuilla y por eso fue tan espléndido en dotarle de rasgos sexuales y tan cicatero a la hora de esculpir cualquier detalle del rostro que le hubiese aportado un mínimo de expresión o identidad. (Nota, la foto corresponde a otra Venus, la de Willendorf).

¿Estaba tallando en piedra una figura erótica? Un amplio repertorio de tallas de cuerpos de mujeres sin rostro hacen que los expertos les busquen un significado. Pero no se ponen de acuerdo. Para unos son sin duda figuras que ensalzan el sexo, para otros son símbolos de fecundidad. ¿Deidades de la reproducción o un recurso onírico y onanista? Veamos.

No te pierdas el artículo en Quo: Sexo en el paleolítico.



Por Naukas
Publicado el ⌚ 20 marzo, 2013
Categoría(s): ✓ Quo