Cuentos y cuentas para despertar… la curiosidad

Un cuento, quiero que me cuentes un cuento. Porque cuando me cuentas un cuento yo descubro palabras nuevas que no conocía y las aprendo y aprendo su significado. Y no solo eso, porque aprendo cómo y dónde usarla. Y lo aprendo sin darme casi cuenta mientras camino hacia el final de la historia de tu mano. Y como decía Beppo, el amigo barrendero de Momo, cuando llego al final de la calle, estoy feliz y no cansado o aburrido.

Con esta idea nació el proyecto de Mati y sus mateaventuras: hacer cuentos rellenos de Matemáticas o Matemáticas disfrazadas de cuentos. Para que, como en los cuentos, los conceptos matemáticos aparezcan de puntillas y podamos aprenderlos y aprender su significado. Pero, también como en los cuentos, podamos aprender cómo y dónde usar las Matemáticas. Y todo de forma natural, sin agresión.

Desde mayo de 2011, Mati y sus amigos: Sal, Ven y Gauss, han aparecido quincenalmente en este blog contando historias llenas de Matemáticas, empezando con aquello de que El 1 nunca fue un soldado.

Desde el pasado mes de marzo y editado por Espasa, Mati y sus mateaventuras se ha colado en las librerías con su primer libro, Hasta el infinito y más allá, en el que aparecen algunos cuentos del blog y otros inéditos.

Dividido en 6 capítulos que recogen 14 cuentos, el libro aborda temas que empiezan, aunque parezca contradictorio, en el infinito para dar paso a la entrada en el baile de los distintos conjuntos de números que manejamos o el sistema binario que usa internamente el ordenador donde estás leyendo esto; se da un paseo contoneándose entre porcentajes y escalas para enseñarnos a comparar sin agravios y sin meter la pata como alguna vez ha ocurrido incluso en los medios de comunicación; nos enseña a dar unos primeros pasos en el mundo del espionaje y a detectar falacias que nos empujan a tomar decisiones que no son lógicas; nos presenta a personajes ilustres conocidos por su pasión por los conejos o por su brillo dorado; nos invita a cruzar puentes y colorear mapas a lomos de grafos; o nos lleva a asomar la nariz a problemas de geometría que resuelven disputas por caramelos o velan por la seguridad de un cuadro en un museo.

Y todo ello, como se dijo al principio, para que, igual que se aprende vocabulario, ortografía y gramática leyendo, se puedan adquirir con la misma naturalidad conceptos sencillos y atractivos matemáticos, como si fueras un niño, entendiendo como niño un ser curioso, sin miedos y sin complejos.

Hasta el infinito y más allá no es solo un libro para niños. También está dirigido a docentes, familias y, en general, a personas de cualquier edad que quieran acercarse un poco a las Matemáticas de esta forma, con los ojos abiertos de par en par e impaciente.

Si eres lector de Naukas igual te suena la cara de Mati, ¿no?

Pues sí, nuestro amigo Voronoi también aparece en el libro, what else? 😉

Raquel Garcia Ulldemollins, la artista que dibuja a Mati, y yo misma esperamos con ilusión que os guste nuestro libro.

Como decía Richard Feynman, las matemáticas como las conocemos han salido de la mente humana y, por ello, todos tenemos capacidad para acercarnos a ellas tanto como nos apetezca.

¿Hasta dónde te quieres acercar tú? ¿Nos acompañas hasta el infinito? Porque más allá, no hay nada 🙂

Está disponible en librerías y, cómo no, en las webs habituales donde compráis por Internet, por ejemplo, en este enlace de la Librería Matemática Guijarro.

Te invitamos a comentar y conversar sobre este artículo en nuestras redes sociales: Facebook y Twitter.